Leer Ensayo Completo Los Mandamientos Del Abogado Ensayo

Los Mandamientos Del Abogado Ensayo

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.867.000+ documentos

Categoría: Filosofía

Enviado por: Rebecca 21 junio 2011

Palabras: 1923 | Páginas: 8

...

muchas veces ráfagas de la tempestad y puede contenerlas. Como ética la abogacía es un constante ejercicio de la virtud. Como acción esta es un constante servicio a los valores superiores que rigen la conducta humana, muchas otras veces la abogacía es también una militancia en la lucha por la libertad. Arte, política, ética y acción son los contenidos de la abogacía, como todo arte tiene un estilo, la diversidad es el estilo de esta.

1° ESTUDIA

Ningún abogado puede afirmar con seguridad que conoce todas las disposiciones del derecho, ya que estas normas nacen, cambian y mueren constantemente, ya que una palabra del legislador reduce a polvo toda una biblioteca de conocimientos. En la abogacía hay tantas posibilidades de error que los abogados son como los héroes de la independencia ya que frecuentemente perecen en la batalla. Durante esta carrera solo se vive del aprendizaje constante y este estudio solo concluye con la vida misma.

…“el derecho se transforma constantemente. Sino sigues sus pasos, serás cada día un poco menos abogado”…

2° PIENSA

El abogado recibe un caso de supuesta angustia humana y lo transforma en una exposición tan lúcida como su pensamiento se lo permite. Lo que se dice con gravedad, debe transformarse, la angustia en lógica y la pasión en un esquema mental sencillo. Es como el juez ya que su tarea consiste en escoger una de las dos soluciones que se le proponen, o hallar una tercera con lo mejor de ambas. El abogado transforma la vida en lógica y el juez la lógica en justicia. En el pensamiento del abogado la inteligencia, la intuición y la experiencia juegan un papel muy importante, ya que el pensamiento del abogado no es puro, porque el derecho no es lógica pura, su pensar es al mismo tiempo inteligencia, intuición, sensibilidad y acción, esta lógica es hecha a base de las experiencias humanas.

…”el derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando”…

3° TRABAJA

El trabajo de un abogado es arduo, de cada cien casos que recibe en su despacho, cincuenta no son judiciales, mas se trata de orientaciones, consejos, orientaciones e ideas para prevención de conflictos futuros, en estos casos la ciencia cede su paso a la prudencia. De los otros treinta restantes son casos de rutina como gestiones, tramitaciones, etc. Esto puede hacer que el trabajo del abogado se transforme en una oficina de tramitaciones; los veinte restantes, quince tienen alguna dificultad y se necesita de trabajo arduo. Los cinco restantes es donde se encuentra la esencia misma de la abogacía, son casos grandes por la magnitud del esfuerzo físico e intelectual.

…”la abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la justicia”…

4° LUCHA

A lo largo de los siglos al abogado se le ha considerado como un soldado del derecho. La lucha por el derecho plantea, cada día el problema del fin y de los medios, el derecho no es un fin, sino un medio, la lucha en realidad debe ser por la justicia, en esta lucha lo que cuenta es ganar la guerra y no ganar batallas.

…”tu deber es luchar por el derecho; pero el día que encuentres en conflicto el derecho con la justicia, lucha por la justicia”…

5° SE LEAL

La abogacía es un arte, es escéptica e investigativa, el abogado al dar concejo, al orientar la conducta ajena, comienza por investigar los hechos y por decidir libremente su propia conducta. La lucha judicial es lucha de aserciones y no de vacilaciones, la duda es para antes y no para después de haber aceptado la causa. En cuanto a la lealtad para con el adversario, ay que mencionar que si a las astucias del contrario y a sus deslealtades correspondiéramos con otras astucias y deslealtades, el juicio ya no sería en contra de un pillo, sino contra dos. De la lealtad hacia el juez este debe creer de buena fe en el abogado. Si este traiciona a la lealtad, se traiciona a sí mismo y a su ley.

…” leal para con tu cliente, al que no le debes de abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Leal para con el adversario, aun cuando él sea desleal contigo. Leal para con el juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú dices, y que, en cuanto al derecho, alguna que otra vez, debe confiar en lo que tú le invocas”…

6° TOLERA

Ser enérgico, eficaz, combativo y digno como lo requiere el juicio, la inteligencia y la educación, se debe ser tan opuesto y tan contradictorio al mismo tiempo y todos los días del año, en todos momentos, todo esto constituye un prodigio. Para conciliar todo esto es más que indispensable la tolerancia, la inteligencia. Ya que será el arma de lucha y escudo de defensa, ley de combate y regla de equidad. La tolerancia nos insta a proceder con fe en la victoria pero sin desdén jactancioso en el combate.

…”tolera la verdad ajena en la misma medida en que quieres que sea tolerada la tuya”…

7° TEN PACIENCIA

La impaciencia es un pequeño demonio que ronda y acecha alrededor de los abogados y cada día pone en peligro su misión. Se necesita de paciencia para escuchar, cada cliente cree que su asunto es el más importante del mundo. Se necesita de paciencia para hallar la solución, no siempre aparece a primera vista y es necesario andar detrás de ella durante largo tiempo. Lo más importante paciencia para soportar al adversario, le debemos lealtad y tolerancia hasta cuando sea un majadero. Una de las más difíciles la paciencia para esperar la sentencia, mientras el cliente se desmoraliza, el abogado debe contener su debilidad. Y sobre todo tener paciencia para soportar la sentencia adversa.

…”el tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración”…

8° TEN FE

Como abogado se debe tener fe en el Derecho, la razón del más fuerte no es solamente la ley de la brutalidad, también lo es la angustiosa incertidumbre.la prescripción no procura la justicia, sino el orden, la transacción no asegura la justicia, sino la paz, la cosa juzgada no es instrumento de justicia, sino de autoridad, la pena no es siempre en medida de la justicia sino de la seguridad. La fe en la paz proviene de la convicción de que también la paz es un valor en el orden humano.

…”ten fe en el derecho como el mejor instrumento para la convivencia humana; en la justicia como destino normal del derecho; en la paz como sustitutivo bondadoso de la justicia; y sobretodo, ten fe en la libertad, sin la cual no hay derecho, ni justicia, ni paz”…

9° OLVIDA

Existe insistente enfermedad que ataca a los abogados y les hace hablar frecuentemente de sus casos, aunque la mayoría de estos nacieron para ser olvidados. La mayoría de las veces el abogado sigue discutiendo después de la cosa juzgada, contra un enemigo inexistente, una victoria que se le ha escapado de las manos.

…”la abogacía es una lucha de pasiones. Si en cada batalla fueras tu alma cargando tu alma de rencor, llegara un día en que la vida será imposible para ti. Concluido el combate, olvida tan pronto tu victoria como tu derrota”…

10° AMA A TU PROFESION

El amor por las cosas bien hechas, debe acompañarnos toda la vida, las parte invisibles de las cosas, deben reparase con el mismo escrúpulo que las partes visibles. El amor a la profesión, la eleva a la jerarquía de arte. La abogacía no es ciertamente un camino glorioso; esta hecho como todas las cosas humanas, de penas y exaltaciones, de amarguras y esperanzas, de desfallecimientos y de renovadas ilusiones.

…”trata de considerar la abogacía de tal manera que el día en que tu hijo te ÷ida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado”…

CONCLUSION:

La constante renovación de los conocimientos jurídicos será vital para el desempeño de nuestra profesión, ya que sin ella, nos volveremos obsoletos e incapaces de resolver los inconvenientes que tenga nuestro cliente. Tener presente que tenemos que utilizar nuestra lógica y sentido común. Siempre estar ocupándonos de la problemática del cliente, al servicio del mismo, sin esperar que venga a nosotros la solución. Avocarnos a hacer cumplir las leyes, siempre teniendo en cuenta la prioridad de nuestra profesión, que es la justicia. No usar las mentiras y artimañas para obtener un beneficio, con ninguna de las partes intervinientes en el juicio. Aprender a escuchar los argumentos de la contraria, que sin duda son igualmente validos, en la medida del valor evidenciable que tenga. Adjuntada con la tolerancia, que permiten el entendimiento propio de la situación que se presenta. La fe para mí significa la seguridad de mi trabajo como profesional y del desempeño de mi carrera. Sin lugar a dudas, olvidar nos da la pauta para no tomar como personales los conflictos. Y finalmente amar nuestra profesión es la mejor manera de ser feliz, demostrando que al hacer lo que nos gusta nos llevará al éxito. Sin duda este documento debe estar en la oficina de cada uno de los abogados para tener presente el gran compromiso que llevamos en los hombros. Así tal vez sea más fácil no perder de vista el objetivo principal de esta noble profesión.