Leer Ensayo Completo Métodos De Desarrollo De Párrafo

Métodos De Desarrollo De Párrafo

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.865.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Ninoka 10 mayo 2011

Palabras: 1799 | Páginas: 8

...

serrar las cuerdas…

Alejo Carpentier.

ejemplificación

f) La vida se nos aparece como un inacabable proceso de transformación. Todos los seres -del mineral al hombre- existen por la transformación de sus propias circunstancias y de sí mismos en ellas. La vida es fluencia, movimiento, lucha. Lucha el mineral con su circunstancia de piedra y nace de esta lucha su interna armonía; lucha la planta por transformar en savia y flor y fruto los jugos de la tierra; lucha el animal –ameba, fiera, hombre- por adaptarse, primero a la circunstancia natural, y luego por someter a ésta a sus necesidades y caprichos. Lucha eterna de contrarios que se resuelve en una eterna armonía resumida bellamente en verso pitagórico: “Un mismo ritmo mueve las almasy las estrellas”.

José Antonio Portuondo.

reiteración

g) Durante siglos se pensó que el Quijote oponía dos personajes, que Don Quijote y Sancho personificaban dos tendencias antagónicas de la naturaleza humana. Si hubiera sido así, ¿no resultaría monstruoso que dos personas tan distintas y opuestas anduvieran juntas, inseparables por el mundo, se quisieran con tan profundo afecto y se ayudaran fraternalmente? Pero el Quijote no tiene en realidad dos personajes primarios. Su verdadero protagonista es un personaje dual, un héroe doble: Don Quijote-Sancho. El guión que uso como signo ortográfico significa que Cervantes concibe la naturaleza como una inseparabilidad de elementos separados, distintos, de dos impulsos, lo quijotesco y lo sanchesco. Si se admite en lo que tiene de razonable, que el uno personifica nuestra tendencia a lo mejor, a los valores espirituales y desinteresados, y el otro nuestra proclividad a lo menos bueno, al egoísmo, que Cervantes nos insinúa en la pareja de personajes, es que hemos de conformarnos conviviendo, por la existencia, esas dos fuerzas que nacen con todos nosotros, la ascendente y la descendente. No se mire esto como una especie de neutralidad.

Pedro Salinas.

pormenorización

h) El día era de otoño, húmedo, triste. A lo lejos, asentada sobre una colina, se divisaba la aldea con sus casas negruzcas y sus torres más negras aún. En el cielo, gris como una lámina mate de acero, subían despacio las tenues columnas de humo de las chimeneas del pueblo. El aire estaba silencioso; el río, escondido tras de un boscaje, resonaba vagamente en la soledad.

Pío Baroja.

pormenorización

i) Situación y problemas de la pintura cubana.

En estrecha relación con este nuevo trabajo hay un dato, un testimonio que es muy preciso tener muy en cuenta, que el mismo resulta de la mayor significación histórica y artística. Este dato, este testimonio es la presencia entre. Para dar una idea de la importancia de “esta llegada” baste decir que ella sola ha movido realmente el medio plástico más que lo hicieran reunidos los siguientes acontecimientos de los últimos tres años: la gran exposición de pintura cubano-norteamericano con motivo de las Conferencias de Cooperación Intelectual; los juicios de ciertos europeos ilustres (por ejemplo Focillon) sobre nuestra pintura moderna; la visita del Director del Museo de Arte de Nueva York; la exposición de Picasso; el paso por La Habana del pintor mexicano Sequeiros. Cada uno de estos sucesos significaba reales aportaciones a la vida de nuestra pintura, pero no podía ninguno de ellos a causa de su misma proyección mover a esta en el sentido que se dice de algo que tiene la virtud de contrastar, comparar y confrontar. Contrariamente la residencia de Lam entre nosotros desde el año 41 sí iba a mover nuestro milieu de los pintores y sus obras por las especialísimas circunstancias y causas que a continuación paso a exponer.

Comparación y ejemplificación

j) El arte “es un tipo específico de conciencia social y de actividad humana, que refleja la realidad en forma de imágenes artísticas y constituye un importantísimo medio de asimilación estética del mundo”.

pormenorización

k) Las cartas de José Martí son documentos de gran valor para conocer. Pueden dividirse en dos grupos: cartas que constituyen documentos políticos sobre temas revolucionarios, asuntos de Nuestra América, y cartas íntimas, subjetivas. Entre estas últimas son famosas la que dirigió a su madre, poco antes de caer en Dos Ríos y las que dirigió a María Mantilla, editadas con el título de “Cartas a una niña”.

Ejemplificación y comparación

l) Pablo usaba ropas de oro y se afeitaba totalmente. Su cara era redonda y de nariz fina. El pelo se tornaba gris y espeso. Era la misma cara simpática y frente ancha, la misma expresión irónica que no sabe si proviene de la boca, o de los ojos, el mismísimo perfil de romano abolengo. Su estatura era un poco rechoncha y firme. Sólo faltaba en Pablo un mirar profundo.

Reiteración y comparación

m) Los hombres, aunque probablemente tienen el mismo origen, no son todos iguales. Los hay de diferentes razas y distintos tipos. Físicamente desiguales, los unos son altos y otros bajos; estos son gruesos, aquellos delgados; algunos sucumben a las inclemencias del tiempo mientras otros se desarrollan ventajosamente bajo el azote del agua, del viento y de los rayos solares.

Comparación y reiteración

n) A partir de 1855, surge un grupo de poetas, con una nota más íntima, suave, elevará el cultivo de la poesía a su verdadero lugar, desaparece la poesía altisonante, externa, moralizante para dar paso a una poesía cuidadosa de lo formal como en Joaquín Lorenzo Luaces, o la melancólica e intimista como en Rafael María de Mendive o la de Juan Clemente Zenea y Luisa Pérez de Zambrana.

Cira Soto.

Comparación y ejemplificación

o) El pan y la rosa.

Hubo un tiempo, y en algunos sitios ese tiempo subsiste detenido, en el que el arte era una especie de gracia celestial. El artista se llamaba a sí mismo criado cuando escribía a los nobles y a los reyes, mendigaba migajas de la mesa cuajada de manjares, pero a la cual no le era permitido sentarse.

Era el artista servidor del señor feudal.

Hubo otro tiempo, y en algunos sitios ese tiempo no ha mudado todavía, en que el arte sirvió a los agraciados con él, para ser ministros, engañar al pueblo, explotar empresas, sentar en la silla eléctrica a luchadores generosos.

Era el artista servidor del capitalismo.

En los tiempos que corren hoy el artista hecho al tumulto de la calle, a la discusión del sindicato, al paso de las guerrillas, ya habla el lenguaje simple del compañero que trabaja a su lado. Como en la fábula clásica, es dueño del fuego y la esperanza: ésta, para no temer su destino mortal; aquél, como una fuente milagrosa de donde fluye inagotable la técnica. Conoce palabras terribles, como la palabra napalm, y ha visto las espaldas del pueblo lamidas por esas lenguas del infierno; y la palabra guerra. Pero conoce también palabras como Viet Nam y Nicaragua y Cuba y El Salvador, ésta empapada en sangre fresca de estudiante, obreros y campesinos; y por fin la palabra venganza, que traducida a la lengua natural de nuestros pueblos quiere decir: ¡Victoria!

Nicolás Guillén.

Comparación y reiteración

p) Oíd ahora a Wilde hablar de otro armoniosísimo poeta, William Morris, que escribió El Paraíso Terrenal, y hacía gala de su belleza suma y condición sonora de sus versos, vibrantes y transparentes como porcelana japonesa. Oíd a Wilde decir que Morris creyó que copiar de muy cerca de la Naturaleza es privarla de lo que tiene de más bello, que es el vapor, que a modo de ya halo luminoso, se desprende de sus obras. Oídle decir que a Morris deben las letras de Inglaterra aquel modo preciso de dibujar las imágenes de la fantasía en la mente y en verso a tal punto que no se conoce poeta alguno inglés que haya excedido, en la frase nítida y en la imagen pura, a Morris.

José Martí.

reiteración

p) Tomemos dos obras de asunto similar realizadas por dos artistas que han vivido y trabajado en la misma sociedad, en la misma época: Guajiros de Eduardo Abela (1891-1965), y Campesinos felices de Carlos Enríquez (1890-1957), ambas pintadas en 1938…

Eduardo Abela nos ofrece una imagen del campesino dominguero, el grupo sereno, estático, recortado por una línea fuerte, la tranquilidad de los campesinos se afirma en el desolado batey que les sirve de fondo.

Carlos Enríquez nos impone otra visión. Sus guajiros no tienen el mismo carácter de los de Abela; son la viva estampa de la desilusión y del desengaño. En esta pintura se puede leer la historia del campesinado cubano de aquella época, el hambre, la desnutrición, el parasitismo y toda la secuela de males que traía el “tiempo muerto” a nuestros campos, conun realismo y un apasionamiento, que convierte el mensaje en violenta denuncia.

Oscar Morriña y María Elena Jubrías.

Comparación y pormenorización

II. Establezca el método de comparación por contraste entre dos:

• Épocas

• Películas

• Figuras históricas

• Objetos

• Compañeros de clase

* Escoja solo una de las opciones.

III. Redacta acerca de un tema que te guste donde emplees los métodos de desarrollo estudiados en clases.