Leer Ensayo Completo Metodos Mixtos

Metodos Mixtos

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.115.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Jerry 04 mayo 2011

Palabras: 7912 | Páginas: 32

...

foques".

Esta concepción parte de la base de que los procesos cuantitativo y cualitativo son únicamente "posibles elecciones u opciones" para enfrentar problemas de investigación, más que paradigmas o posiciones epistemológicas (Todd, Nerlich y McKeown, 2004). Tal como señalan Maxwell (1992) y Henwood (2004), un método o proceso no es válido o inválido por sí mismo; en ciertas ocasiones la aplicación de los métodos puede producir datos válidos y en otras inválidos. La validez no resulta ser una propiedad inherente de un método o proceso en particular, sino que atañe a los datos recolectados, los análisis efectuados, y las explicaciones y conclusiones alcanzadas por utilizar un método en un contexto específico y con un propósito particular. D. Brinberg y J. E. McGrath (en Henwood, 2004), lo expresan de esta manera: la validez no es un artículo que pueda "comprarse" con técnicas. Más bien, es como la "integridad, el carácter y las cualidades", se alcanza con cierto propósito y en determinadas circunstancias.

Ante la posibilidad de fusionar ambos enfoques, Grinnell (1997) se formula una serie de cuestionamientos: ¿las lógicas inductiva y deductiva deben estar vinculadas con enfoques específicos? Por eje mplo, si empleamos un esquema inductivo, basado en una postura cualitativa para un estudio, ¿esto significa que también debamos utilizar procedimientos de recolección de datos que con frecuencia son asociados con investigaciones cualitativas? De manera alternativa, ¿un estudio basado en un esquema deductivo y guiado por una teoría producto de investigación cuantitativa siempre tendrá que vincularse con procedimientos de recolección de datos y diseños ligados a tal tipo de investigación, como los experimentos y las encuestas? Las respuestas son complejas, pero han dado pie a varias posturas en torno a la posibilidad de emplear los enfoques cuantitativo y cualitativo en una misma investigación, por ejemplo:

a) "Los fundamentalistas." Son investigadores que defienden uno de los dos enfoques y desdeñan al otro. Ya sea que hayan adoptado el cuantitativo y menosprecien al cualitativo, ubicándolo como "seudociencia" (subjetivo, sin poder de medición, etc.); o aquellos que han adoptado al cualitativo y desprecian al cuantitativo, considerándolo "impersonal", "incapaz de capturar el verdadero significado de la experiencia humana", etc. Estos extremistas (de ambos enfoques) sólo aceptan una visión para investigar y, desde luego, rechazan el enfoque mixto, les deno minamos "fundamentalistas metodológicos". Un argumento que los radicales cualitativos es gruñen es el siguiente: La idea de combinar métodos es "ingenua" y resulta incompatible con el constructivismo, que postula que no existe una versión correcta de la realidad, sólo distintas versiones competitivas, y si no hay una versión correcta, consecuentemente el enfoque mixto es inútil. Por su parte, los radicales cuantitativos consideran la imposibilidad de mezclar datos que no son comparables.

Otro argumento que extremistas de ambos enfoques han señalado es: los métodos cuantitativo y cualitativo se emplean para generar diferentes preguntas y puede ser muy complicado utilizarlos para estudiar el mismo problema de investigación.

b) "Los separatistas." Se trata de investigadores que consideran que los enfoques cuantitativo y cualitativo son opuestos (antitéticos), aunque les otorgan el mismo estatus (los respetan por igual), y regularmente muestran preferencia por alguno de los dos, aunque pueden emplear ambos, pero en estudios diferentes. Se oponen también al enfoque mixto.

c) "Los integradores." Normalmente son investigadores que además de asignarles una posición igual a los enfoques cuantitativo y cualitativo, han adoptado la posibilidad de combinarlos en un mismo estudio. Es decir, aceptan el enfoque mixto.

d) "Los pragmáticos." Son investigadores que brindan el mismo estatus a los enfoques cuantitativo, cualitativo y mixto. Aceptan cualquier posibilidad. Asimismo, señalan que es el planteamiento del problema y las circunstancias las que "dictan" el método (Teddlie y Tashakkori. 2003; Mertens, 2005). En este sentido, el matrimonio cuantitativo-cualitativo es conveniente en un mismo estudio, sólo si es el enfoque que mejor puede ayudamos a responder las preguntas de investigación que hemos establecido.

Mertens (2003) denomina a estas posiciones: incompatibilidad de enfoques (fundamentalistas y separatistas), complementariedad (integradores) y pragmática (pragmáticos y aquellos que realizan investigación ignorando conscientemente cualquier premisa epistemológica o filosófica) Cabe agregar que, en buena medida, el enfoque mixto ha sido influido por el pragmatismo (Teddlie y Tashakkori, 2003).

Creswell (2005) comenta que la contraposición de enfoques y la posibilidad de mezclarlos se ha centrado en la compatibilidad-incompatibilidad entre la visión epistemológica y los métodos. Algunos autores insistieron en que cada método o enfoque obedecía a una visión diferente del mundo, con sus propias premisas, y que esas visiones impedían la investigación mixta. Pero recientemente, algunos autores insisten en que esta posición dicotómica es incorrecta. Por ejemplo una organización es una realidad objetiva (tiene oficinas, a veces edificios, personas que física mente laboran en ella, capital, y otros elementos que constituyen recursos tangibles), pero tambien es una realidad subjetiva, compuesta de diversas realidades (sus miembros perciber. diferente muchos aspectos de la organización, y sobre la base de múltiples interacciones se construyen significados distintos, se viven experiencias únicas, etcétera).

El mismo Creswell (2005) señala que algunos métodos se encuentran más relacionados con. una visión que con otra; sin embargo, categorizarlos como pertenecientes a una sola visión es algo irreal.

Creswell (2005) opina que son cinco los factores más importantes que el investigador debe considerar para decidir qué enfoque le puede ayudar con un planteamiento del problema específico:

1. El enfoque que el investigador piense que "armoniza" o se adapta más al planteamiento del problema. En este sentido, es importante recordar que aquellos problemas que necesitan establecer tendencias, se "acomodan" mejor a un diseño cuantitativo; y los que requieren ser explorados para obtener un entendimiento profundo, "empatan" más con un diseño cualitativo (Creswell, 2005).

2. El enfoque que el investigador perciba se "ajusta" mejor a las expectativas de los usuarios o lectores del estudio. Si éstos son personas abiertas, cualquier enfoque puede utilizarse. Si son tradicionalistas, por ejemplo, psicólogos experimentales, la respuesta es más que obvia. Si el investigador pretende publicar los resultados en cierta revista, se analizan tendencias en la historia de la publicación y se elige el enfoque que prevalezca (Creswell, 2005). Ciertamente esto refleja una postura pragmática.

3. El enfoque con el que el investigador se "sienta más cómodo" o prefiera. Tal vez sea un criterio no muy racional, pero que también es importante.

4. El enfoque que el investigador considere racionalmente más apropiado para el planteamiento, lo cual está muy vinculado al primer factor.

5. El enfoque en el que el investigador posea más entrenamiento. Ante la indecisión, Creswell (2005) sugiere buscar en la literatura cómo ha sido abordado el planteamiento y qué tan exitosos han resultado los estudios que utilizaron distintos enfoques.

Algunos pragmáticos, por su parte, sugieren que el enfoque mixto posee su propia visión filosófica del mundo y que al afrontar un planteamiento es necesario utilizar todos los métodos que puedan funcionar. El concepto de "unidad" inclinó a ciertos investigadores hacia los modelos mixtos. Este principio postula que la idea de contraponer visiones sobre el mundo es errónea e incoherente (Creswell, 2005); sus defensores opinan que el investigador debe reportar cuál es su postura, pero que puede recolectar y analizar ambos tipos de datos.

Unrau, Grinnell y Williams (2005) señalan que la mayoría de los estudios incorpora un único enfoque debido al costo, tiempo y conocimientos que requiere emplear una perspectiva mixta.

En lo personal los autores de este libro consideramos que en la investigación debe privar "la libertad de método". Por ello no criticamos ninguna postura. Sin embargo, creemos que se deben resaltar más las bondades que las limitaciones de cada enfoque (cuantitativo y cualitativo); y en todo caso, una situación de investigación particular nos dirá si debemos utilizar un enfoque u otro, o bien, ambos. Obviamente no sólo aceptamos el paradigma mixto, sino que por años lo hemos intentado impulsar.

Henwood (2004) llama a esta posición "democratizadora" e indica que insistir en que los enfoques cuantitativo y cualitativo son diferentes no nos lleva a ninguna parte. Asimismo, señala que la polarización de enfoques es hipercrítica, restringe el quehacer del investigador y bloquea nuevos caminos para incluir, extender, revisar y reinventar las formas de conocimiento; por tal motivo, el enfoque mixto es la posición que promueve más la innovación en las ciencias.

Desde luego, el enfoque mixto ha terminado con la idea de contraponer al enfoque cuantitativo con el enfoque cualitativo y abre una nueva ruta que, al menos, vale la pena explorar.

DEFINICIÓN DEL ENFOQUE MIXTO

El enfoque mixto es un proceso que recolecta, analiza y vincula datos cuantitativos y cualitativos en un mismo estudio o una serie de investigaciones para responder a un planteamiento del problema (Teddlie y Tashakkori, 2003; Creswell, 2005; Mertens, 2005; Williams, Unrau y Grinnell, 2005). Se usan métodos de los enfoques cuantitativo y cualitativo y pueden involucrar la conversión de datos cuantitativos en cualitativos y viceversa (Mertens, 2005). Asimismo, el enfoque mixto puede utilizar los dos enfoques para responder distintas preguntas de investigación de un planteamiento del problema.

Este relativamente nuevo enfoque (particularmente para Iberoamérica) se fundamenta en la triangulación de métodos. Ha recibido varias denominaciones, por ejemplo: "Metodología sintética interpretativa" (Van y Colé, 2004). Estos autores comentan que los enfoques cuantitativo y cualitativo son métodos y que el mixto es una metodología. Stenner y Stainton (2004) le nombraron "cuali-cuantilogía". Pero la mayoría le llama "modelo, método o enfoque mixto". Creswell (2005) lo considera un tipo de investigación con diseños específicos.

En realidad, es un enfoque que en la práctica se utilizaba en el trabajo arqueológico y criminalística desde las primeras décadas del siglo XX, ya que la labor investigativa se basaba en datos cuantitativos (por ejemplo, análisis químicos) y datos cualitativos (por ejemplo, observación y deducción del escenario del descubrimiento o del crimen). Pero sus antecedentes como enfoque de la investigación provienen de alrededor de 1960. Sin embargo, su empleo (y el consecuente debate sobre éste) se inicia en la década de 1980. Cabe destacar que el enfoque mixto va más allá de la simple recolección de datos de diferentes modos sobre el mismo fenómeno, implica desde el planteamiento del problema mezclar la lógica inductiva y la deductiva. Como señalan Teddlie y Tashakkori (2003), un estudio mixto lo es en el planteamiento del problema, la recolección y análisis de los datos, y en el reporte del estudio.

VENTAJAS O BONDADES DEL ENFOQUE MIXTO

El enfoque mixto ofrece varias ventajas o bondades para ser utilizado, con las cuales:

1. Se logra una perspectiva más precisa del fenómeno. Nuestra percepción de éste es más integral, completa y holística. Además, si son empleados dos métodos -con fortalezas y debilidades propias-, que llegan a los mismos resultados, esto incrementa nuestra confianza en que éstos son una representación fiel, genuina y fidedigna de lo que ocurre con el fenómeno estudiado (Todd y Lobeck, 2004). La investigación se sustenta en las fortalezas de cada método y no en sus debilidades potenciales. Todd, Nerlich y McKeown (2004) señalan que con el enfoque mixto se exploran distintos niveles del problema de estudio. Incluso, podemos evaluar más extensamente las dificultades y problemas en nuestras indagaciones, ubicados en todo el proceso de investigación y en cada una de sus etapas. Creswell (2005) señala que los diseños mixtos logran obtener una mayor variedad de perspectivas del problema: frecuencia, amplitud y magnitud (cuantitativa), así como profundidad y complejidad (cualitativa); generalización (cuantitativa) y comprensión (cualitativa). Miles y Huberman (1994) le denomina "mayor poder de entendimiento". Harré y Crysta! (2004) lo señalan de este modo: conjuntamos el poder de medición y nos mantenemos cerca del fenómeno. Cada método (cuantitativo y cualitativo) nos proporciona una visión o "fotografía" o "trozo" de la realidad (Lincoln y Guba, 2000).

2. El enfoque mixto ayuda a clarificar y a formular el planteamiento del problema, así como las formas más apropiadas para estudiar y teorizar los problemas de investigación (Brannen, 1992). Con un solo enfoque, el investigador regularmente se esfuerza menos en considerar estos aspectos con una profundidad suficiente (Todd, Nerlich y McKeown, 2004). Con una perspectiva mixta, el investigador debe confrontar las "tensiones" entre distintas concepciones teóricas y al mismo tiempo, considerar la vinculación entre los conjuntos de datos producidos por diferentes métodos.

3. La multiplicidad de observaciones produce datos más "ricos" y variados, ya que se consideran diversas fuentes y tipos de datos, contextos o ambientes y análisis. Se rompe con la investigación "uniforme".

4. En el enfoque mixto se potencian la creatividad teórica con suficientes procedimientos críticos de valoración (Clarke, 2004). Este autor señala que sin alguno de estos elementos en la investigación, un estudio puede encontrar debilidades, tal como una fábrica que necesita de diseñadores, inventores y control de calidad.

5. El mundo y los fenómenos son tan complejos que requerimos de un método para investigar relaciones dinámicas y sumamente intrincadas, el enfoque mixto es la mejor herramienta para lograrlo. Mingers y Gilí (1997) lo señalan de este modo: las situaciones del mundo empírico abarcan conceptos y situaciones tan diversas y ricas, que pueden ser mejor entendidos (as) y explicados'as) al utilizar diferentes métodos, que sean adecuados para los distintos fenómenos bajo estudio.

6. Al combinar métodos, aumentamos no sólo la posibilidad de ampliar las dimensiones de nuestro proyecto de investigación, sino que el entendimiento es mayor y más rápido (Morse, 2002; Newman, Ridenour, Newman y De Marco, 2002; y Mertens, 2005).

7. Los métodos mixtos pueden apoyar con mayor solidez las inferencias científicas, que si se emplean aisladamente (Feuer, Towne y Shavelson, 2002).

8. Los modelos mixtos logran que "exploremos y explotemos" mejor los datos (Todd, Nerlich y McKeown, 2004).

9. Son útiles para presentar resultados a una audiencia hostil (Todd, Nerlich y McKeown, 2004). Por ejemplo, un dato estadístico puede ser más "aceptado" por investigadores cualitativos si se presenta con segmentos de entrevistas.

En resumen, el enfoque, mixto es igual a mayor amplitud, profundidad, diversidad, riqueza interpretativa y sentido de entendimiento.

RETOS DEL ENFOQUE MIXTO

El enfoque mixto o multimodal, desde luego, genera retos para el investigador. El primero es obvio, el investigador debe poseer un considerable entrenamiento en los enfoques cuantitativo y cualitativo (para el estudiante es indispensable que haya efectuado investigaciones de ambas clases). Como señalan Todd y Nerlich (2004), en algunas ciencias (y cabría agregar: universidades, centros de investigación y departamentos que realizan estudios) hay un fuerte conocimiento en los métodos cuantitativos y en otras, de los métodos cualitativos, por lo cual, para implementar los modelos mixtos, se necesita fortalecer el conocimiento en el método donde hay menor experticia.

Asimismo, con respecto al enfoque cuantitativo hay mayor claridad de lo que debe enseñarse, no así con el enfoque cualitativo; y la realidad es que pocos investigadores o tutores de investigación, dominan ambos enfoques, lo que entonces requiere de la colaboración y cooperación de investigadores cuantitativos y cualitativos (Todd y Nerlich, 2004).

El segundo reto es la evolución continua de criterios para valorar la investigación y mezclar métodos. Los criterios para evaluar la investigación cuantitativa se encuentran más o menos bien establecidos (desde luego, continúan afinándose), pero en el caso de la investigación cualitativa aún se encuentran en debate (Sandín, 2003); incluso, algunos autores consideran que no deben establecerse. Por ejemplo, puesto que la mayoría de los estudios cualitativos utilizan muestras pequeñas (lo que ya dijimos que no es una debilidad, sino una característica), se sugirió encontrar un criterio que sustituyera el tradicional parámetro cuantitativo de "generalización", el cual fue el de "transferencia". Asimismo, los criterios son distintos para el caso cuantitativo que para el cualitativo. Esto conlleva una dificultad para el enfoque mixto: ¿qué criterios se emplearían para evaluar un estudio de esta naturaleza? (Yardley, 2000; Todd y Nerlich, 2004). Nuestra propuesta, incluida en el CD anexo, es por completo exploratoria, puesto que los enfoques mixtos, se encuentran al inicio de su "adolescencia" (edad muy hermosa, pero ciertamente inestable y cambiante).

El tercer reto es la revisión de la literatura. En los diseños mixtos, algunos utilizarán la perspectiva cuantitativa de la revisión de la literatura (antes de recolectar los datos, consultar los estudios antecedentes), otros la visión cualitativa, lo que da origen a dos problemas potenciales relacionados que es necesario considerar (Todd y Nerlich, 2004):

a) ¿En qué medida utilizar la literatura para plantear el estudio mixto y desarrollarlo?

b) ¿Cómo incorporar adecuadamente los descubrimientos de ambos enfoques en la revisión de la literatura?

La respuesta no es simple. Algunas ideas podrían ser: En el caso de la literatura cuantitativa, basamos más en los meta-análisis que en estudios específicos. Es decir, los meta-análisis presentan tendencias de variables, hipótesis y teorías, que pueden ser comparados y/o conjuntados "con menor dificultad" con los resultados de estudios cualitativos (los cuales producen categorías, temas, hipótesis y teoría fundamentada). En este sentido, sería necesario considerar cómo hacer meta-análisis de investigaciones cualitativas, o bien, como sugieren Todd y Nerlich (2004), utilizar técnicas bayesianas de meta-análisis para incluir estudios cualitativos en una revisión sistemática. El problema es que las conceptualizaciones son opuestas. Los investigadores cualitativos suelen trabajar para cambiar sus disciplinas y persuadir a los investigadores cuantitativos para re conceptualizar la manera de abordar ciertos tópicos. Por ejemplo, el caso de las actitudes: los estudios cuantitativos suelen medirlas de manera individual, agregar tales mediciones e intentar predecir la conducta; en cambio, los cualitativos buscan adentrarse en los conceptos y significados compartidos de percepciones por parte de grupos de individuos, más que localizar actitudes individuales. Los propósitos y métodos son distintos.

Un cuarto reto, es el análisis de bases de datos a "gran escala" en el enfoque mixto. ¿Basta una muestra considerable y representativa por la parte cuantitativa del estudio? Es un asunto debatible y la verdad no hemos encontrado una respuesta satisfactoria. Los impulsores de los métodos mixtos tenemos que seguir trabajando en estos retos.

Lo que nos queda claro es que para poder comprender la utilidad, alcances y naturaleza de los diseños mixtos debe entenderse a fondo tanto el enfoque cuantitativo como el cualitativo, capacitarse en los dos enfoques y haber realizado estudios de ambos tipos y, por supuesto, estar abiertos al cambio. Una investigación mixta requiere de tiempo, maneja extensos volúmenes de datos y efectúa análisis diversos. Para llevarla a cabo, requerimos de la recolección de datos cuantitativos y cualitativos.

¿CÓMO PODEMOS COMBINAR O MEZCLAR LOS ENFOQUES CUANTITATIVO Y CUALITATIVO? LOS DISEÑOS MIXTOS

La combinación entre los enfoques cuantitativo y cualitativo se puede dar en varios niveles. De acuerdo con Greene y Caracelli (2002), Creswell (2005) y Mertens (2005) la mezcla puede ir desde cualificar datos cuantitativos o cuantificar datos cualitativos hasta incorporar ambos enfoques en un mismo estudio. A continuación mostramos tres ejemplos de investigaciones realizadas por los autores de este trabajo, que integraron elementos cuantitativos y cualitativos en diferentes grados.

Sin embargo, en los últimos años se han concebido diferentes diseños mixtos que combinan los enfoques cuantitativo y cualitativo, los cuales son útiles para problemas complejos (Teddlie y Tashakkori, 2002). Estos diseños han recibido diferentes nombres y trataremos de proporcionarlas cuando se comente cada diseño.

DISEÑOS DE DOS ETAPAS

Dentro de una misma investigación se aplica primero un enfoque y después el otro, de forma independiente o no, y en cada etapa se sigue las técnicas correspondientes a cada enfoque.

Este diseño tiene a su vez varias modalidades que implican diferentes niveles de complejidad:

1. Transformación de un tipo de datos en otro (cuantitativos en cualitativos o viceversa) y/o generación de un tipo de datos con análisis del otro enfoque (cuantitativos analizados con métodos cualitativos y a la inversa). El término "transformación" puede ser percibido por algunos lectores como muy "radical" y tal vez sea más apropiado decir: matizar datos de un tipo de enfoque en otro.

Considero esta modalidad, porque primero se incluye un elemento cuantitativo y luego uno cualitativo o al contrario. Algunos ejemplos podrían ser los siguientes:

a) Cuantificar datos cualitativos: los datos cualitativos son codificados y se les asignan códigos a las categorías. El número de veces que cada código aparece es registrado como dato numérico.

b) Cualificar datos cuantitativos: los datos cuantitativos de escalas de intervalo y razón son sometidos a análisis de factores y las dimensiones resultantes (factores) se consideran temas emergentes "cualitativos".

c) Formar datos categóricos: situar características obtenidas en un estudio cualitativo (por ejemplo, diferentes grupos religiosos, estados de ánimo después del parto o razones por las que un joven porta armas). Estas características se convierten en una variable categórica que posteriormente se introduce como variable en un estudio correlacionar causal.

d) Validar un instrumento cuantitativo: aplicar una prueba y después obtener datos cualitativos sobre los elementos esenciales del instrumento, por ejemplo, grupos de enfoque, y utilizar estos datos como información sobre validez de criterio concurrente.

Todd y Nerlich (2004) sugieren tres aproximaciones para utilizar métodos cuantitativos con datos cualitativos: a) análisis cuantitativo de todos los datos cualitativos, mediante categorización; b) análisis cuantitativo guiado por análisis cualitativo (categorizar los datos en primero y segundo planos, y los datos del primer nivel -categorías- transformarlos en frecuencias y asignarles un valor de acuerdo con el número de frecuencias y efectuar los análisis estadísticos descriptivos, posteriormente a los temas -segundo nivel- correlacionarlos por medio de las frecuencias de sus categorías); c) análisis cualitativo adicional desarrollado por análisis cuantitativo (por ejemplo, encontrar significado a las diferencias de frecuencias entre categorías y temas).

2. Aplicación de un diseño cuantitativo y un diseño cualitativo de manera secuencial. Esta modalidad posee dos variantes principales:

a) Diseños de aplicación independiente, pero cuyos resultados se complementan. Consiste el primero en aplicar un enfoque y luego el otro, de manera relativamente independiente, dentro del mismo estudio. Uno precede al otro y los resultados se presentan de manera separada o en un solo reporte.

En cada etapa se respetan los métodos inherentes a cada enfoque. Por ejemplo,-el caso de un estudio en materia de Derecho Fiscal realizado por Acero (2001) para evaluar la "cultura fiscal en México". El investigador primero hizo un estudio cuantitativo, donde analizó estadísticas referentes al pago de impuestos y la evasión tributaria.

Partió de la base de que las cifras disponibles en esta materia serían un indicador confiable del grado en que la ciudadanía poseía una cultura fiscal. Aunado a ello, revisó otros estudios antecedentes sobre conocimiento de la materia tributaria por parte de los contribuyentes, actitudes hacia ésta, problemas en la recaudación y áreas que le permitieran deducir el grado en que estaba desarrollada la cultura fiscal mexicana.

Una vez concluido su estudio cuantitativo, procedió a realizar entrevistas con informantes clave acerca de la cultura fiscal (desarrolló entrevistas semi-estructuradas entre magistrados de los tribunales fiscales, funcionarios gubernamentales, expertos en Derecho Fiscal, asesores en la materia y contribuyentes); pero con preguntas generales y abiertas tales como: ¿qué es la cultura fiscal? ¿Qué elementos la integran? ¿Existe una cultura fiscal en México? Las entrevistas siguieron el método cualitativo clásico (observó y registró las respuestas, así como el contexto en que se llevaron a cabo; posteriormente interpretó, buscó significados, etc.). Reportó los resultados de sus entrevistas y obtuvo sus conclusiones.

Primero enfocó cuantitativamente el estudio y luego cualitativamente; en su reporte final, incluyó ambas fases del proceso de investigación. Cabe señalar que en la segunda etapa actuó inductivamente, sin dejarse llevar por los resultados cuantitativos.

b] Diseños vinculados o modelo de dos etapas por derivación (la aplicación de una etapa conduce a la otra. Creswell (2005) les llama diseños "exploratorios".

Una de las etapas (cuantitativa o cualitativa) se construye sobre la otra. Este ha sido tal vez el modelo mixto más utilizado y con mayor antigüedad, pero generalmente se había utilizado para construir instrumentos estandarizados con base en la recolección de datos cualitativos, sobre una secuencia.

El caso de Fernández Collado (1982) entraría en esta categoría: construyó su instrumento estandarizado sobre la base de entrevistas abiertas.

Creswell (2005) señala la posibilidad de implementar un diseño cuantitativo o cualitativo y darle seguimiento por medio de un diseño del otro enfoque (les denomina "diseños explicativos"). Por ejemplo, seguimiento de casos extremos: mediante la recolección de datos cuantitativos, identificar casos residuales o extremos (digamos, ubicados en las categorías más apartadas de los valores centrales de una distribución o puntos que están más lejos de la recta de regresión) y luego recolectar datos cualitativos para profundizar en la naturaleza y características de esos casos. Por ejemplo, individuos con una motivación excepcional hacia el trabajo y empleados completamente desmotivados.

Exploración de datos Ubicación de categorías

Construir un

cualitativos para y temas. Los segundos

^- >• instrumento cuantitativo

identificar conceptos y pueden ser variables y

y validarlo,

expresiones. las primeras ítems.

O lo contrario, los casos extremos detectados en el estudio cualitativo, incorporarlos a la muestra de un estudio cuantitativo (y desde luego, ampliar con más casos de este tipo). Un ejemplo sería: a un grupo de personas que se les detectó -mediante entrevistas-, los más fuertes sentimientos de depresión después de un terremoto. A éstos se les administrarían pruebas estandarizadas -cuantitativas- para profundizar en el grado en que el sismo contribuyó a la depresión (y encontrar un mayor número de participantes con elevada depresión).

Otras situaciones específicas en las que un diseño cuantitativo y uno cualitativo pueden ser incluidos en un mismo estudio son las siguientes:

Ampliar el entendimiento de un resultado. Por ejemplo, si realizamos una prueba t o un ANOVA Para comparar grupos y posteriormente -con el fin de dar seguimiento a los resultados esta-dísticos^, entonces podríamos organizar grupos de enfoque con características similares a los grupos que se contrastaron mediante valores estadísticos. O viceversa, primero organizar los grupos de enfoque y luego recolectar datos cuantitativos de grupos equivalentes. Utilizar una tipología generada cuantitativamente para analizar datos cualitativos: aplicar mediciones de intervalo o razón y obtener factores mediante el análisis respectivo. Estos factores se utilizan posteriormente como una tipología para identificar categorías y temas en datos cualitativos producidos mediante sesiones de enfoque, entrevistas u observaciones.

Estos son algunos ejemplos, cada investigador puede concebir otros usos de este modelo.

NOTACIÓN DE LOS DISEÑOS MIXTOS

Janice M. Morse (1991) concibió un sistema para simbolizar a los diseños mixtos que se encuentra más o menos extendido (ver: Creswell, 2005; Mertens, 2005). Este sistema tiene cierto parecido al de los diseños experimentales, con otras implicaciones, por supuesto.

DISEÑOS DE ENFOQUE DOMINANTE O PRINCIPAL

Se lleva a cabo en la perspectiva de alguno de los enfoques, el cual prevalece, y el estudio conserva algún componente del otro enfoque.

En este modelo, el estudio se desarrolla bajo la perspectiva de alguno de los dos enfoques, la cual prevalece, y la investigación mantiene un componente del otro enfoque.

Por ejemplo, un estudio sociológico para conocer las secuelas del terrible acto de violación sexual a jóvenes de ambos sexos, realizado en una ciudad de Valledupar, Colombia.

La investigación podría enfocarse cualitativamente mediante tres herramientas: á) entrevistas en profundidad con víctimas de violación sexual; b) sesiones de grupo con discusión abierta sobre el tema, también con jóvenes que sufrieron una agresión de este tipo, y c) revisión de registros en los juzgados.

El investigador profundizaría en las experiencias de las víctimas, sus traumas, el impacto en su percepción del mundo y la vida cotidiana; en fin, en otros temas que pudieran surgir. Comienza su estudio inductivamente, sin categorías preestablecidas, sólo con tópicos generales para tratar en las entrevistas y en las sesiones, así como puntos a revisar en los expedientes. También, si se quiere, puede comenzar de una manera completamente abierta, con una pregunta general en entrevistas o sesiones relacionadas con el significado general de la experiencia, como detonante de las respuestas y los comentarios.

DISEÑOS MIXTOS COMPLEJOS

Los diseños mixtos complejos representan el más alto grado de integración o combinación entre los enfoques cualitativo y cuantitativo. También se les denomina diseños de triangulación (término que también se aplicaría, en todo caso, a los diseños en paralelo). En los diseños mixtos complejos, ambos enfoques se entremezclan o combinan en todo el proceso de investigación, o al menos, en la mayoría de sus etapas. Requiere de un manejo completo de los dos enfoques y una mentalidad abierta. Agrega complejidad al diseño de estudio, pero contempla todas las ventajas de cada uno de los enfoques.

La investigación oscila entre los esquemas de pensamiento inductivo y deductivo, además de que por parte del investigador se necesita un enorme dinamismo en el proceso. Esto lleva a un punto de vinculación de lo cualitativo y lo cuantitativo, que suele resultar inaceptable para los "puristas". Es el diseño más controversial (Creswell, 2005).

Algunas de las características de estos diseños son:

* Se recolectan simultáneamente datos cuantitativos y cualitativos, a varios niveles o en diferentes secuencias, a veces se combinan los dos tipos de datos para arribar a nuevas variables y temas para futuras pruebas o exploraciones (Creswell, 2005).

* Se realizan análisis cuantitativos y cualitativos sobre los datos de ambos tipos durante todo el proceso. Se cuantifican datos cualitativos, se cualifican datos cuantitativos, se comparan categorías cuantitativas con temas y se establecen contrastes múltiples.

* Se involucran varios diseños en el mismo estudio.

* Los resultados se reportan hasta el final, aunque pueden elaborarse reportes parciales.

* Se comparan datos cuantitativos y cualitativos y se mezclan, a veces unos originan otros.

* El proceso es completamente iterativo.

* Son diseños para lidiar con problemas sumamente complejos.

* Los resultados se generalizan, se puede desarrollar teoría emergente, probar hipótesis, etcétera.

* Cada diseño es prácticamente único y sus secuencias pueden variar. Por lo tanto, la esquematización dependerá del estudio en particular.

LOS DISEÑOS MIXTOS SE FUNDAMENTAN EN EL CONCEPTO DE TRIANGULACIÓN

El concepto de triangulación que durante años impulsó el enfoque cualitativo al referirse a la triangulación de fuentes para verificar los datos, así como el concepto de poder de medición "multimodal” que se sugirió para fortalecer la recolección de los datos en el enfoque cuantitativo, significaban una "triangulación de métodos para recabar datos". Pero en el enfoque mixto, tal concepto tiene mayores implicaciones y es el fundamento central de la propuesta mixta.

En 1973, S. Sieber (citado por Creswell, 2005) sugirió la combinación de estudios de caso cualitativos con encuestas, creando "un nuevo estilo de investigación" y la integración de distintas técnicas en un mismo estudio. En 1979, T. D. Jick introdujo los conceptos básicos de los diseños mixtos, propuso recabar datos mediante técnicas cuantitativas y cualitativas, e ilustró la triangulación de datos; además de comentar la necesidad de obtener "una fotografía más enriquecedora y con mayor sentido de entendimiento de los fenómenos" {Jick, 1979).

El término triangulación proviene de la ciencia naval militar como un proceso que los marineros utilizan, y consiste en tomar varios puntos de referencia para localizar la posición de un objeto en el mar (Jick, 1979). El trabajo de Jick incluso se tituló: "Mezclando métodos cualitativos y cuantitativos: La triangulación en acción." La idea es que cuando una hipótesis o resultado sobrevive a la confrontación de distintos métodos, tiene un grado mayor de validez que si se prueba por un único método

Posteriormente, en la década de 1980 se inició el debate sobre la legitimidad de la investigación mixta, el cual aún no concluye (y no se hará mientras haya investigadores que desdeñen a la investigación cuantitativa o a la cualitativa). En la siguiente década, de 1990, el concepto de la triangulación de métodos se fortaleció en diversas partes del mundo; del mismo modo, los defensores del enfoque mixto, comenzaron a concebir diseños para combinar datos cuantitativos y cualitativos, así como a realizar en la práctica estudios concretos.

Los diseños mixtos se han consolidado con el trabajo de autores como Janice Morse, M.B. Miles, A.M. Huberman, A. Tashakkori, C. Teddlie, J. Creswell, D. Mertens, R. Grinnell, Z. Todd y muchos otros más.

Pero el concepto de triangulación se extendió más allá de la comparación de métodos o datos cuantitativos y cualitativos, por lo que podemos hablar de diversos tipos de triangulación (Denzin y Lincoln, 2000; Todd, Nerlich y McKeown, 2004; Hernández Sampieri, 2004; Rodríguez, 2005; Creswell, 2005; Mertens, 2005).

1. TRIANGULACIÓN DE DATOS:

a) De distinta naturaleza (cuantitativos-cualitativos).

b) De distintas fuentes (archivos, cuestionarios, observación, etcétera).

c) De distintos tiempos (preprueba/posprueba, series de tiempos, experimentos cronológicos).

d) De bases de datos.

2. TRIANGULACIÓN DE MÉTODOS:

a) Dentro de cada método.

b) Entre métodos (cuantitativo y cualitativo):

* Diseños de dos o más etapas.

* Diseños de enfoque principal o predominante.

* Diseños en paralelo.

c) Por medio de métodos (cuantitativo y cualitativo):

• Diseños mixtos complejos.

3. TRIANGULACIÓN DE INVESTIGADORES:

a) Mismo método (auditoría).

b) Distintos métodos (colaboración en equipo).

4. TRIANGULACIÓN DE TEORÍAS:

a) Construir una nueva teoría que aglutine principios de otras.

b) Desarrollar una perspectiva teórica para una investigación en particular.

c) Consolidar y ampliar el entendimiento de un fenómeno o problema de estudio.

5. TRIANGULACIÓN DE CIENCIAS Y/O DISCIPLINAS:

a) Enfocar el problema desde varias disciplinas.

Todd, Nerlich y McKeown (2004) señalan que la triangulación de métodos solamente se aplica cuando éstos son complementarios. Si poseen los mismos riesgos no resulta una verdadera triangulación. Si una investigación (cuantitativa o cualitativa) no produce los resultados espera dos o éstos no son convincentes, puede ser favorable el empleo del modelo mixto.

Cuando se logra la triangulación total, la riqueza es máxima, pero el riesgo de que la investigación se disperse y se convierta en una especie de "torre de Babel", también es elevado.

La triangulación proporciona una visión holística, múltiple y sumamente enriquecedora. La. Utilización de múltiples métodos permite desarrollar un programa de investigación sistemático. Cada uno de los métodos debe generar un estudio completo en sí mismo. A su vez, debe incidir en la naturaleza y dirección del siguiente. Los resultados obtenidos serán validados y extendidos m cada aplicación alumbrando un entendimiento global del fenómeno de estudio (Morse y 2003).

DEFINICIONES FUNDAMENTALES PARA DECIDIR EL DISEÑO MIXTO

Si estamos abiertos a nuevas metodologías, somos progresistas, creemos en el cambio y la innovación, así como en que todavía hay mucho que aprender y que la evolución de la ciencia es permanente. Procuramos ir más allá de "las guerras civiles entre los cuantitativos y los cualitativos" y "los conflictos paradigmáticos"; estamos haciendo una primera definición sobre el enfoque mixto: aceptarlo es creer en la posibilidad del matrimonio cuantitativo-cualitativo (relación que como todo matrimonio no es fácil, tiene sus recovecos, hay celos, hay intentos de imposición, hay escaladas en la interacción, se sube y se baja, a veces se va a la izquierda y a veces a la derecha).

Otras definiciones que, de acuerdo con Creswell (2005) y Mertens (2005) debemos hacer, son las siguientes:

• Racionalización del diseño mixto: en un diseño mixto podemos tener uno, dos, tres o más planteamientos del problema, simultáneos o encadenados. En cualquier situación, debemos indicar por qué utilizamos un diseño de esta clase (por ejemplo, validar cuantitativamente un instrumento generado cualitativamente, explicar con más detalle hallazgos cuantitativos, etc.). Lo anterior implica determinar si es posible llevar a cabo investigación mixta en cuanto a conocimientos y habilidades (entrenamiento), recursos y tiempo. En ocasiones, ciertos problemas pueden ser afrontados con éxito sólo con el proceso cuantitativo o cualitativo, a un costo menor.

* Decisión sobre qué instrumentos utilizaremos para recolectar los datos cuantitativos y cuáles para los datos cualitativos (en el apartado o apartados de método, se discuten tales instrumentos).

* Establecimiento de prioridades de los datos cuantitativos y cualitativos: evaluar el "peso conceptual e interpretativo" que se le otorgará en el estudio a cada tipo de datos (mismo peso, mayor importancia a los cuantitativos o a los cualitativos). En el reporte, si éste incluye ambas clases de datos, regularmente no mencionamos cuál consideramos en lo personal el "mejor tipo genérico de datos", sino en la clase de datos que se remarcaron más durante la investigación.

* Si somos realistas, a veces las prioridades las señalan los usuarios o quienes financian el estudio (editores de revistas, contratantes de estudios, directivos de instituciones, entre otros), también las determina nuestro propio conocimiento de uno u otro enfoque o nuestras preferencias. Las prioridades normalmente se reflejan en el planteamiento, método, análisis de los datos y reporte, pero es muy importante señalar que aunque las prioridades no sean las mismas, la calidad en la obtención de los datos (confiabilidad, validez, dependencia, confirmación, credibilidad, etc.) y la sistematización en el análisis debe ser igual para ¡aparte cuantitativa u cualitativa de la investigación.

* Secuencia en la recolección y análisis de los datos cuantitativos y cualitativos (ambas actividades): a) concurrente (al mismo tiempo, como en los diseños en paralelo), b) secuencial (primero los datos cuantitativos y luego cualitativos o a la inversa; o bien, varias secuencias como en los diseños mixtos complejos). Esta secuencia depende del fenómeno a estudiar, del planteamiento del problema (explorar o validar un instrumento, combinar bases de datos, enfocarse en determinado aspecto del problema, etc.) y de las circunstancias que rodean al estudio. Lo anterior significa determinar el diseño mixto inicial (que puede cambiar de acuerdo con la evolución de la indagación y los acontecimientos que ocurran en el campo). Asimismo, debemos hacer una estimación tentativa de los tiempos de ejecución de cada proceso o fase (que de por sí en el caso cualitativo era complejo, en la investigación mixta lo es aún más).

* Forma cómo vamos a transformar, asociar y/o combinar tipos de datos distintos; definición de métodos de análisis en cada proceso y etapa. Recordemos los principales tipos de datos que genera cada proceso Forma de presentar los resultados inherentes a cada enfoque: de manera conjunta o independiente (puede ser que ciertas partes se presenten de forma separada y otras mezclando resultados cuantitativos con cualitativos).

Estas definiciones pueden ocurrir al inicio de la investigación y durante el desarrollo de la misma. Además es muy difícil encajar un proceso mixto con secuencias predeterminadas.

IDENTIFICACIÓN DE DISEÑOS MIXTOS

Antes de efectuar estudios mixtos es recomendable que el estudiante o el investigador revise previamente algunas investigaciones que se enmarquen en esta categoría, además de que reflexione sobre qué los hace ser diseños mixtos. Creswell (2005, p. 513) nos brinda una guía para identificarlos:

1. Buscar evidencia en el título. Analizar si se emplean palabras como: método mixto, enfoque mixto, cuantitativo (a) y cualitativo (a) (simultáneamente), triangulación, métodos híbridos y equivalentes ("mixíng", "qualiquantology", etcétera).

2. En el apartado de "método" o "procedimientos" se menciona que se recolectaron y analizaron datos cuantitativos y cualitativos.

3. En el planteamiento o planteamientos se mencionó que se recolectaron y analizaron datos cuantitativos y cualitativos o se combinaron procesos. Una vez identificados los puntos anteriores, es conveniente evaluar:

¿Qué tanto peso o prioridad se le asignó a la recolección y análisis de cada tipo de datos? ¿Qué secuencia se siguió en la recolección y análisis de los datos de cada clase? (simultánea secuencial) combinaron datos cuantitativos y cualitativos en el análisis o se efectuaron los mismos por separado? ¿Se incluyó una visualización, diagrama o esquema del diseño mixto? ¿Los resultados cuantitativos y cualitativos se reportaron conjuntamente o se mezclaron?

De esta forma es más fácil identificar el proceso completo del estudio.

EVALUACIÓN DE MÉTODOS MIXTOS

El lector encontrará una propuesta de parámetros para evaluar la calidad de un estudio cuantitativo y también una propuesta de aspectos para considerar un estudio cualitativo (éstos aún en debate). Sin embargo, en el caso de las investigaciones mixtas, creemos que todavía tales parámetros o aspectos están en proceso de reflexión y desarrollo. Por este motivo, es que no se trata simplemente de considerar los parámetros cuantitativos para evaluar la parte cuantitativa del estudio mixto y los cualitativos para la cualitativa; porque en la mezcla, entre ambos procesos, hay una parte muy importante que debe ser analizada. La madurez de los diseños mixtos llegará algún día, pero esto no será pronto. Por ahora, incluimos algunas de las cuestiones que se han propuesto para tal fin.

• Comparación de criterios de rigor en los estudios cuantitativos (experimentales y no experimentales) y cualitativos, con los mixtos

De manera adicional, Mertens (2005) y Creswell (2005), consideran prudente evaluar ciertas cuestiones "críticas" sobre los métodos o diseños mixtos, por medio de las siguientes preguntas:

* ¿El estudio emplea al menos un método asociado con la investigación cuantitativa y uno con la investigación cualitativa?

* ¿Qué propósitos múltiples o planteamiento justificaron el uso de un modelo o diseño mixto?

* ¿El investigador o investigadora emparejó los propósitos y preguntas a los métodos apropia dos?

* ¿De qué modo el investigador manejó la tensión entre las demandas potencialmente conflictivas de los enfoques cuantitativo y cualitativo en el diseño y su implementación?

* ¿Se identificó con claridad qué datos cuantitativos y cualitativos se recolectaron y la prioridad otorgada a cada uno de éstos?

* ¿Los procedimientos y análisis fueron los apropiados en cada caso?

* ¿El investigador estuvo consciente de las limitaciones asociadas con los datos que fueron recolectados para complementar al enfoque principal del estudio?

ALGUNAS CONSIDERACIONES FINALES

¿Qué factores nos llevan a elegir un método u otro? A veces la selección depende de nuestras creencias y preferencias en cuestiones epistemológicas, del paradigma y enfoque que están detrás del método. Otras veces, la decisión tiene que ver con el tipo de entrenamiento que hayamos recibido (que es producto de las instituciones en las cuales nos formamos, los mentores que nos guiaron y los libros que leímos). En ciertas ocasiones, la elección está determinada por aspectos político-académicos, como por ejemplo, el paradigma adoptado "oficial o extraoficial-mente" por la institución donde trabajamos o el paradigma de moda en un determinado momento (el favorecido por los editores de revistas, asociaciones profesionales, redes de investigadores y científicos). Finalmente, algunas otras ocasiones, los factores de decisión son cuestiones prácticas (presupuesto, tiempo, recursos tecnológicos, etcétera).

Durante la mayor parte del siglo XX la elección en muchas ciencias y disciplinas se circunscribió entre dos opciones: la cuantitativa y la cualitativa. Las ciencias "duras" (Física, Química, etc.) se inclinaron por el enfoque cuantitativo. En las ciencias biológicas se impuso también este enfoque, aunque con ciertos elementos naturalistas. Las ciencias sociales se enfrascaron en la discusión enfoque cuantitativo (positivismo-neopositivismo) frente al enfoque cualitativo (constructivismo, naturalismo, subjetivismo, etc.). Hacia el final del siglo, surge una posibilidad nueva (tiempo atrás practicada, como hemos dicho, por criminólogos, arqueólogos, historiadores, entre otros, y con un diseño muy utilizado en la sociología, la educación y la comunicación, la investigación-acción): el enfoque mixto.

En la actualidad, la popularidad de los métodos, modelos o diseños mixtos ha crecido y se continúa el trabajo de su refinamiento. Prueba de ello es que cada vez son más los textos que los definen como una opción válida y recomendable. Asimismo, las versiones más recientes de los paquetes estadísticos y los programas de análisis cualitativo con mayor importancia, contienen interfases entre sí (por ejemplo, SPSS y Atlas.ti). La tendencia es que su desarrollo los haga compatibles, que acepten datos que antes no admitían (los cuantitativos, datos cualitativos; los cualitativos, datos cuantitativos).

La visión o corriente denominada pragmatismo ha venido a dar un impulso a la investigación mixta y, como explicitan Todd y Nerlich (2004), esta nueva perspectiva (considerada por algunos como "paradigma" en el sentido clásico de T.S. Kuhn) puede proporcionarnos varias ventajas en distintos niveles, desde el diseño de estudios individuales hasta el desarrollo del conocimiento en una disciplina completa. Diferentes autores le han dado la bienvenida; sin embargo, existe un debate sobre si se imponen o no limitaciones a los investigadores, lo cual sería una contradicción porque uno de sus componentes, el cualitativo, no impone criterios más allá de los recursos y el tiempo de que disponga el investigador (Yardley, 2000). Tanto en el método cuantitativo como en el cualitativo debe ser posible un segundo y tercer análisis.

Ahora bien, curiosamente quienes han propuesto el modelo mixto tuvieron como uno de sus objetivos mejorar la comunicación entre investigadores cuantitativos y cualitativos, pero esto sólo ha ocurrido cuando los investigadores muestran voluntad para el diálogo.

El matrimonio cuantitativo-cualitativo puede ayudamos a poner en práctica lecciones aprendidas en ambos enfoques, nos mantiene cerca del fenómeno estudiado, nos provee de un sentido de entendimiento más completo (una especie de "cubismo metodológico").

El enfoque elegido debe depender de lo que tratemos de hacer y de la naturaleza del fenómeno investigado, más que de aspectos filosóficos u ontológicos o de seguir a un paradigma en particular. Nadie puede negar que la investigación cuantitativa y la cualitativa tienen fundamentos diferentes y una lógica distinta. Además, en ciertas ocasiones los diseños mixtos no serán los más apropiados y sus datos no siempre se podrán comparar. Sin embargo, nuestra predicción es que la investigación mixta será cada vez más importante y por ello es necesario continuar desarrollándola: ¿qué papel debe jugar la literatura en los distintos diseños?, ¿cómo puede elaborarse un protocolo o propuesta mixta?, son asuntos que merecen una profunda reflexión y que no han sido resueltos. Por lo pronto, el debate, la discusión sobre la compatibilidad-incompatibilidad de los enfoques cuantitativo y cualitativo, ya ha enriquecido y contribuido a que profundicemos en cada uno de ellos.

Finalmente, como dice John Creswell: "si tenemos acceso a datos cuantitativos y cualitativos, podemos usar ambas fuentes de datos para entender con mayor profundidad y amplitud el problema de investigación". Y agregaríamos, volviendo a la paradoja de los laberintos de la sección anterior (de Margaret Williams, Yvonne Unrau y Richard Grinnell:

Si entramos al laberinto con brújula y otros instrumentos de precisión, con todos los sentidos en alerta máxima, confiando también en nuestra intuición y experiencia, y además observamos con cuidado; es más probable que encontremos más rápidamente la salida.

Si los problemas de investigación que nos ocupan son abordados con diferentes enfoques y desde la perspectiva de diversas disciplinas, obtendremos mejores resultados, un mayor conocimiento.

Cuando un alumno nos pregunta: ¿mi estudio debe ser cuantitativo, cualitativo o mixto? Una respuesta que solemos dar es: "El que prefieras, todos son válidos, pero llévalo a cabo, solamente hazlo".