Leer Ensayo Completo Monografia De Anorexia

Monografia De Anorexia

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.109.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: karlo 09 mayo 2011

Palabras: 3147 | Páginas: 13

...

uto impuesta. Cuenta la leyenda medieval que durante años se alimentó con trocitos de manzanas, y que con un régimen de plegarias su rostro y cuerpo se cubrieron de vello.

Si bien la leyenda tiene algo de misticismo, es un claro ejemplo de lo que una distorsión de la imagen puede causar en un individuo. Por otro lado, la primera descripción clínica es atribuida a R. Morton (1694) cuando describió a una joven de 18 años “víctima de la supresión total de sus menstruaciones, a causa de una multiplicidad de inquietudes y pasiones de su mente” y agrega que aunque no tenía fiebre, “su apetito había disminuido y su digestión habíase intranquilizado” . Según su informe, la paciente se negó a recibir tratamiento y murió tres meses después.

En 1874, Sir William Gull define el nombre anorexia nerviosa, luego de atender varios casos en los cuales el paciente perdía el apetito y, por consiguiente disminuía el peso corporal Sin embargo, también describe las características de lo que llamamos bulimia y, por otro lado, vigorexia:

Ocasionalmente, durante uno o dos días, el apetito fue voraz, pero esto era muy excepcional. La paciente no se quejaba de ningún dolor, pero esta inquieta y activa. En efecto, esto era una manifestación sorprendente de su estado nervioso ya que parecía prácticamente imposible que un cuerpo tan dilapidado pudiera sobrellevar el ejercicio que parecía sentarle bien .

Entre las consecuencias mencionadas por Gull, podemos destacar la amenorrea, el pulso bajo y la lentificación de la respiración. A su vez, Gull desarrollo un tratamiento, a través del cual, sus pacientes en aproximadamente dos años recuperaban el apetito y la buena salud si lo continuaban.

Es importante retomar los aspectos más relevantes para Gull: a) la típica aparición en la adolescencia; b) los efectos del agotamiento calórico sobre los signos vitales; c) su preponderancia en las mujeres; d) la importancia de intervenir oportunamente con atención profesional especializada. Supuestos que fueron desarrollados con posterioridad por Lasegue, Bruch y Minuchin, entre otros.

En síntesis, la anorexia es una enfermedad que se caracteriza por el miedo intenso a ganar peso o por una imagen distorsionada del propio cuerpo que se hace que el individuo se vea obeso aun cuando su peso se encuentre por debajo de lo recomendado. En consecuencia, se inicia una disminución progresiva del peso mediante ayunos y la reducción de la ingesta de alimentos. Por orto lado, la anorexia también puede ocurrir por causas tan diversas como el miedo a convertirse en mujer o problemas meramente afectivos.

CARACTERÍSTICAS Y CONSECUENCIAS:

Es muy frecuente hallar tablas de peso ideal en libros y revistas, pero los pesos que allí se indican son solo promedios estadísticos. Ciertos especialistas definen al controvertido peso ideal como aquel con el cual n individuo e encuentra a gusto, permitiendo, que se desarrollen normalmente todas las funciones biológicas.

Cabe señalar que con la misma altura, 1,70 mts., por ejemplo, ciertos individuos se mantienen en el peso correcto con 60 Kg., mientras que otros individuos lo hacen con 50 o 55 Kg. Este concepto se fundamenta en ciertas Bases fisiológicas. Todos los individuos son diferentes en cuanto a la masa muscular, la masa grasa, las secreciones hormonales, la inervación muscular, etc. Por lo tanto, la altura no es más que uno de los parámetros para estimar el peso teórico optimo.

El error que se comete en base a este concepto es notoriamente visible en los modelos de la actualidad. Mientras que la altura promedio para participar de un desfile en pasarela es de 1,75 mts., el peso debería variar. Según los aspectos mencionados en el párrafo anterior. Es por ello, que al tener todos unos pesos de entre 50 y 60 Kg., algunas parecen esqueletos vivientes y otras parecen mujeres saludables.

La complexión es otro parámetro tomado por los especialistas en la nutrición. El diámetro de los hombres es variable según la persona, indica si es pequeña, mediana o grande. Dentro de cada complexión se establece una gama, basada en el perímetro de la muñeca:

• Débil: por debajo de 16 cm.

• Mediana: 16 – 18 cm.

• Ancha: 18 a 20 cm.

• Maciza: por encima de 20 cm.

El perímetro de la muñeca, que esta cubierta por escasa grasa y músculo, indica el espesor del esqueleto en general (ligero, mediano o pesado).

También debemos tomar en cuenta la edad. Según los expertos se debe conservar el mismo peso a partir de los 25 años aproximadamente, con ligeros aumentos luego de la cuarta década de vida de un individuo. Sin embargo, es natural que la mujer experimente un incremento de peso a partir de la menopausia, con una redistribución de la grasa corporal; y, por otro lado, las mujeres en edad fértil, aumenta de peso los días previos a la menstruación, hecho que es considerado normal cuando no sobrepasa los 2 Kg.

Mientras que en el sexo femenino la menopausia y la menstruación son factores naturales n el aumento de peso, el hombre tiene mayor desarrollo de masa ósea y muscular, por ende el músculo es más pesado que el tejido graso. Es así que se han diseñado tablas de pesos teóricos según el sexo (por ejemplo, un hombre de 1,70 mt. Debería pesar entre 61,7 – 66,6 Kg.; una mujer entre 56,1 – 62,8 Kg.)

Pero estos datos son simplemente orientadores no deberían ser tomados como una regla obligatoria para todos los individuos, sino como una mera referencia a la hora de diagnosticar clínicamente alguna enfermedad (anorexia, obesidad). Tampoco deberían ser tomados en cuenta para rotular a un individuo como anoréxico.

Las investigaciones han enumerado ciertos síntomas que con frecuencia presentan los enfermos de anorexia, a saber:

• Miedo a subir de peso.

• Alteraciones en la margen corporal.

• Pérdida notable del peso.

• Alteraciones en la menstruación.

• Miedo a comer en público.

• Estado de ánimo irritable.

• Insomnio.

• Ejercicio excesivo.

• Excusas para no comer – indigestión al comer.

• Desmayos – mareos.

• Frío constante.

• Osteoporosis.

• Pérdida del esmalte de los dientes y en consecuencia caries.

• Uñas frágiles. Caída del cabello.

• Aparición de vello excesivo en brazos y piernas.

• Estreñimiento.

Incluso en páginas de Internet y artículos de revistas aparecen test para saber si un individuo es realmente un enfermo o un posible enfermo anoréxico. Algunas de las preguntas son:

• ¿Te pesas más de una vez al día?

• ¿Lo primero que te interesa saber de un alimento es la cantidad de calorías?

• ¿Tus temas de conversación son el gimnasio y las dietas?

• A menudo preguntas ¿Estoy gorda?

• ¿Hacés ayuno periódicamente?

• ¿Te mirás al espejo y no te ves delgada?

• ¿Probaste varias clases de dietas y/o pastillas para adelgar?

• ¿Tomás diuréticos y/o laxantes sin prescripción médica?

• ¿Te aíslas para no comer obligatoriamente en público?

• ¿Se retraza o ha desaparecido tu menstruación?

• ¿No usás bikinis o mallas, o directamente no vas a la pileta para no mostrar tu cuerpo?

• ¿Prefieres usar ropa holgada?

• ¿Sientes mareos y mucho frío aunque otras personas tengan calor?

• ¿Tienes miedo constante a engordar?

• ¿Sientes el corazón latir irregularmente?

• ¿Te dicen que tu carácter es insoportable y agresivo?

Aunque algunas respuestas pueden coincidir con personas saludables, luego de un análisis clínico el médico puede diagnosticar a un enfermo de anorexia. Tanto las tablas de peso ideal, la complexión y los test. Sirven para que la familia o algún integrante del contexto de un determinado individuo pueda estar alentar si varias características o síntomas aparecen. Sin embargo, es el profesional médico el encargado de diagnosticar y proponer algún tratamiento.

TRATAMIENTO:

En esta sección de nuestro trabajo pretendemos retomar ciertos estudios realizados en pacientes con anorexia, los cuales dieron resultados positivos. Sin embargo, es necesario aclara que los individuos que presentan afecciones gastrointestinales (colon irritable, úlcera, síndrome de mala absorción, enfermedad de Crohn), enfermedades de tipo endocrinas (hipertiroidismo, enfermedad de Adisson, hipopituitarismo, diabetes), tumores del sistema nervioso central, afecciones del tipo psiquiátricos (depresión, esquizofrenia con presencia de ideas delirantes acerca de la contaminación de los alimentos) o drogadicción (cocaína, heroína, etc.) requieren tratamientos específicos.

Entre los tratamientos posibles para un individuo con anorexia diagnosticada encontramos:

• Opciones terapéuticas.

• Grupo de autoayuda.

• Psicoeducación.

• Terapias del comportamiento.

• Terapias psicológicas individuales.

• Tratamientos farmacológicos.

• Tratamiento dietéticos – nutricionales.

• Internación.

Opciones terapéuticas:

Según el grado de afectación que presente el enfermo. Por ejemplo: si la anorexia es severa y descompuesta y el individuo presenta arritmias cardíacas, deshidratación y se encuentra en shock, es primordial implementar una terapia tendiente a conservar la vida. Luego de la recuperación, es indispensable recurrir a equipos interdisciplinarios, cuya finalidad es la reeducación nutricional y el abordaje de aquellos conflictos psicológicos que fueron el disparador en la enfermedad.

Grupos de autoayuda:

Algunas personas prefieren compartir lo que les sucede, tanto con el profesional que atraviesan situaciones similares.

Se han organizado asociaciones de lucha que ofrecen un tratamiento intensivo ambulatorio y grupal. Los asistentes al grupo se comprometen a abstenerse de efectuar ayunos, atracones, usar la balanza durante el día; conductas a las cuales se han vuelto adictos. El grupo ejerce una fuerte influencia en los participantes para que cada uno logre su objetivo. Además, se organizan grupos para padres, amigos y familiares del paciente, para que estos también puedan ayudar al enfermo.

Seis meses a un año es el tiempo óptimo para resolver el trastorno alimenticio, según la Escuela Española de Calalunya, con un período posterior de seguimiento. Cada grupo debe contar con un profesional a cargo, para que este dirija cada encuentro que puede variar de una a dos horas.

Psicoeducación:

Consiste en informar al paciente y a los familiares sobre la enfermedad, desde lo orgánico a lo psíquico, e incluso a lo espiritual. Se brinda una explicación al círculo vicioso “dieta – atracón - dieta” o “dieta – purga - dieta”, y las consecuencias negativas para el organismo.

Por otro lado, se cuestiona el modelo estético actual, socialmente impuesto y propagados por los medios masivos de comunicación (televisión, revistas). La presión cultural que lleva a que una mujer mantenga su peso muy por debajo de lo normal, conlleva a la pérdida de la salud.

Se hace hincapié en la importancia de un dieta equilibrada, con un mínimo de cuatro comidas diarias; se analizan los afectos indeseables de los laxantes, diuréticos, productos anorexígenos y edulcorantes; se resalta el hecho de que la recuperación requiere de meses y mucha paciencia por parte del enfermo.

Terapias del comportamiento:

Son terapias psicológicas que se basan en técnicas activas y directivas. Los grupos proponen de 10 a 15 sesiones, aunque también pueden trabajarse en forma individual.

Los encuentros enfatizan la importancia de alcanzar el peso fisiológico adecuado, señalando las situaciones de riesgo propias para el individuo.

Terapias psicológicas individuales:

Lo que se pretende modificar con las conductas patológicas que significan riesgo de muerte, por ello los especialistas recurren a esquemas conductistas. Se considera que los trastornos en la alimentación implican una alteración en las pulsiones de auto conservación, entonces, en un anoréxico las pulsiones de muerte son predominantes.

Por otra parte, se complementa el concepto con el heho de que estos trastornos se desarrollan sobre una personalidad de base narcisista. Es por ello que el especialista analiza al paciente para identificar posibles tendencias suicidas, relacionadas con un severo desmembramiento de la autoestima. En el caso de un intento de suicidio, se aconseja la internación inmediata, ya que se encuentra en presencia de una urgencia psiquiátrica.

Tratamiento farmacológico:

Previa evaluación del estado orgánico general del paciente, y en casos en los que el apoyo psicoterapéutico no surte efecto, el especialista puede aconsejar antidepresivos (fluoxetina, por ejemplo, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, ISRS), Loa antidepresivos se administran pos varios meses, al cabo de las primeras cuatro semanas comienzan a notarse los efectos (base de impregnación), pero se ha informado de ciertos efectos colaterales (insomnio, fatiga, náuseas, diarrea, nerviosismo) y no puede ser empleado en niños.

También pueden emplearse antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) y trazodona. O los ansiolíticos (tranquilizantes menores) y antipsicóticos (tranquilizantes mayores). Estos últimos se emplea en casos de anorexia severa con distorsión en la percepción de la imagen corporal y negación absoluta de la enfermedad con trastornos conductuales graves.

La ciproheptadina combinada con complejos vitamínicos suelen utilizarse en casos de anorexia restrictiva, ya que estos pacientes pierden progresivamente la capacidad de reconocer las señales internas de hambre.

Tratamiento dietético nutricional:

Se intenta establecen hábitos alimenticios normales, a través del apoyo psicológico y las charlas educativas a cargo de un médico nutricionista. Es un tratamiento individual. El plan alimenticio debe incluir un mínimo de cuatro comidas diarias, con o sin colaciones a horarios regulares prefijados. El nutricionista corrobora que el régimen contemple las cuatro leyes fundamentales de la alimentación: cantidad, calidad, armonía y adecuación. El incremento en la calidad calórica diaria es progresivo. Pueden surgir constipación o diarreas en etapas iniciales, debido al ayuno provocado por determinado tiempo.

Internación:

El tratamiento depende del cuadro de descompensación que presente el paciente. En general, se hospitaliza a un individuo cuando:

• Su peso es inferior al 25% del mínimo normal acorde para su edad y altura.

• Deshidratación severa (lengua seca, hipotensión, taquicardia, desmayos)

• Intento de suicidio.

• Insuficiencia cardiaca – arritmias.

• Vómitos con sangre.

• Deposiciones melénica.

• Anemia severa.

• Signos de colapso gastrointestinal.

• Convulsiones.

• Neumonías, sepsis.

Se administran, por vía endovenosa o sonda nasogástrica, soluciones con aminoácidos, ácidos grasos, complejos polivitmínicos, dextrosa y electrolitos. Lamentablemente, la mayoría de los pacientes ingresan directamente a UTI (unidad de terapia intensiva)

LA ANOREXIA Y LA BULIMIA

A lo largo del tiempo, los investigadores de estos trastornos alimenticios han abordados posibles clasificaciones de la enfermedad. En esta sección, profundizaremos en ciertas semejanzas y diferencias entre la anorexia restrictiva y la anorexia bulímica.

Si bien pueden ser clasificadas por separados (anorexia y bulimia) es interesante distinguir dos grupos dentro de la anorexia:

• Anorexia restrictiva: el individuo logra su descenso de peso limitando su ingesta. Esto es un rasgo muy importante, ya que el enfermo controla su alimentación. Tienen una distorsión severa de la imagen corporal, por lo cual siempre se ven gordas. Se sobre exigen buscando la perfección total. Suelen tener rituales para comer (cortan los alimentos en trozos muy pequeños, etc.) e incluso tiran, esconden o escupen la comida.

• Anorexia bulímica: el individuo logra su objetivo provocándose el vómito o recurriendo al uso de laxante y/o diuréticos. A diferencia del anterior, el enfermo no controla su alimentación, por este motivo suele darse atracones. No tiene conciencia de su enfermedad, pero luego del atracón tiene culpa y recurre al vómito auto provocado.

Ambas tipologías pueden entrecruzarse en un mismo individuo. El temor ha engordar y la distorsión de la imagen corporal son disparadores en la enfermedad. Por ello, requieren de la intervención de un profesional para transformar el hábito alimenticio. Como docentes no podemos diagnosticar u ofrecer algún tratamiento, sin embargo podemos prevenir con charlas o debates referidos a la estética corporal distorsionada de la actualidad.

EL NUEVO MILENIO Y LAS ADICCIONES EN RELACIÓN A LA IMAGEN FÍSICA DEL INDIVIDUO.

Últimamente, la problemática en relación con los modelos de belleza actuales está en discusión directa con las temáticas de la salud de la población. La ropa cada vez más estrecha, la aparición de modelos de pasarela cada vez más delgadas, la presentación de nuevos productos para adelgazar (pastillas, aparatos), la influencia que ejercen estos en las nuevas generaciones que tratan de conseguir el supuesto cuerpo perfecto, son temáticas cuestionables desde el punto de vista de la salud.

La solución aparente, para muchos psicólogos, es la formación de la juventud, enseñarlos a ser felices con el propio cuerpo, realzando la auto estima individual. Enseñar a descubrir las posibles dependencias en relación a la imagen corporal, sería otra solución.

Por otro lado, la doctora Norma Piazza, secretaria del Comité de Nutrición de la Sociedad Argentina de Pediatría, comenta que las recomendaciones para la normalización del peso son múltiples, ya que las causas que producen el exceso de kilos en ciertas personas también son múltiples. Agrega que la situación en torno al peso ideal llega a ser problemática por que el contexto actual influye directamente en nuestros niños y adolescentes. Los chicos tienen incorporados en sus dietas diarias los alimentos chatarras y un alto consumo de calorías vacías (bebidas azucaradas, golosinas), la industria de alimento tiene un alto contenido de grasas lo cual favorece a que una sola ingesta aporte muchas calorías, produciendo el sobre peso indeseado.

Por otro lado, la tecnología (Internet, play station, celulares) ha dejado de lado el ejercicio saludable. Los niños y adolescentes prácticamente no realizan deportes, por el contrario, pasan mucho tiempo frente a los aparatos tecnológicos. Si bien estos aparatos tienen mucha utilidad para determinados trabajos o necesidades, es importante que los individuos practiquen diferentes actividades físicas.

Sumado a todo esto, la diversidad en las modalidades de familias (madre soltera, padres divorciados, padres ausente) ejerce una influencia no solo orgánica sino psicológica e incluso espiritual en muchos jóvenes que no pueden elevar su autoestima y autonomía. En síntesis, nuestra labor, en tanto profesionales de la docencia, es prevenir este tipo de adicciones comportamentales desde la escuela. Aunque esto no significa diagnosticar al alumno o indagar en su historia personal. Por ello, no hemos profundizado en las posibles causas personales (psicológicas, familiares) que llevan a un individuo a ser dependiente de un comportamiento.

La escuela, en tanto organismo de distribución del conocimiento, puede impartir charlas preventivas explicativas no solamente desde el punto de vista sintomático sino de las consecuencias perjudiciales para el organismo. Este tipo de disertaciones serían sumamente necesarias en temporadas de estudiantinas, actos de colación y recepción, o en casos detectados en vísperas a la celebración de la fiesta de 15 años.

BIBLIOGRAFÍA:

• Apunte de cátedra.

• Anorexia nerviosa y bulimia: Amenaza a la autonomía. Parte I: Anorexia nerviosa. Páginas 20 a 59, en cuadernillo de Curso de Prevención de Adicciones Comportamentales, 2007. S/D.

• Materiales varios (Internet, recortes periodísticos, revistas, programas televisivos)