Leer Ensayo Completo Motivacion En El Aula De Clases

Motivacion En El Aula De Clases

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.101.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Jillian 22 abril 2011

Palabras: 5500 | Páginas: 22

...

ente y, a veces resulta imposible separarlas, ya que la autoestima juega un papel muy importante.

¿Cómo motivar al alumno?

Para saber como motivar debemos tener en cuenta algunos de los siguientes aspectos:

a) Explicar a los alumnos los objetivos educativos que tenemos previstos para esa sesión.

b) Justificar la utilización de los conocimientos que les intentamos transmitir con las actividades que les vamos a plantear.

c) Plantearles las actividades de forma lógica y ordenada.

d) Proponerles actividades que les hagan utilizar distintas capacidades para su resolución.

e) Tomar los errores como nuevos momentos de aprendizaje y como momentos enriquecedores.

f) Fomentar la comunicación entre los alumnos y las buenas relaciones, realizando tareas de grupo.

g) Plantear el razonamiento y la comprensión como la mejor herramienta para la resolución de actividades y conflictos.

h) Aplicar los contenidos y conocimientos adquiridos a situaciones próximas y cercanas para los alumnos.

Estrategias para promover la motivación de los estudiantes

Lograr que los estudiantes- ya sean niños, adolescentes o adultos - se sientan motivados y aprendan con interés, no siempre es una tarea sencilla. Ya sea porque se concurre obligatoriamente a una clase o curso o porque la rutina y las experiencias vividas en el sistema educativo lo condicionan, muchas veces los alumnos se sienten desmotivados y los docentes comienzan a sentir un clima de desinterés en sus clases.

Los factores que conducen a la desmotivación pueden ser de diversas índoles -psicológica, social, cultural, institucional- por lo que la problemática podría abordarse desde diversos puntos de vista.

TÉCNICAS Y ESTRATEGIAS PARA LA MOTIVACIÓN EN EL AULA DE CLASES.

1. Empezar conociendo a los estudiantes y a su situación inicial.

Para poder empezar a darles los ladrillos será necesario primero conocerlos y saber de sus habilidades y fortalezas, para poder ofrecerles un tipo u otro de ladrillos.

Creo que todos hemos aprendido de nuestra experiencia que aquellos profesores que no ponían ningún interés en aprender los nombres de los alumnos no llegaban a conectar con ellos y no inspiraban el aprendizaje. Recuerdo que mis mejores profesores eran los que realizaban un esfuerzo extra para aprender los nombres de los alumnos de una manera rápida. No podemos decir que estamos preocupados por el aprendizaje de los alumnos si no les conocemos. Realizar un esfuerzo en aprender de una manera rápida los nombres, aunque sea en un grupo amplio. Algunas pistas:

- Aprovechemos un detalle curioso: los alumnos tienden a ocupar todos los días el

mismo asiento que ocuparon el primer día o en una proximidad razonable. El primer

día de clase, podemos aprovechar para pedirles que rellenen una ficha en la que

indiquen, además de su nombre, el interés que tienen por la asignatura, qué creen

que van a aprender, qué expectativas tienen ante la asignatura. y aprovechar parte

de esta primera clase para que algunos de ellos lo expongan. Si guardamos las

fichas de una manera ordenada por filas, y nos hacemos después un listado, lo

podemos utilizar para futuras clases para hacer preguntas a los alumnos. Siempre se

trata de que el alumno reconozca nuestro interés en conocerle.

- Averiguar sus posibles miedos, debilidades o dificultades. Por ejemplo, decirles si

es necesario haber cursado alguna otra asignatura antes de enfrentarse a ésta. Que

nos digan qué han oído hablar de la asignatura.

Conclusión: Una manera de motivar a los alumnos es demostrarles que nos interesan y que nos preocupamos por su aprendizaje.

2. Conocer sus métodos de aprendizaje.

Por medio, por ejemplo, del juego de Perry, se puede detectar el procedimiento más

utilizado de aprendizaje. Consiste en que cada alumno elija, entre 53 afirmaciones

relacionadas con la docencia, aquéllas con las que está de acuerdo (se puede utilizar

para el primer día de clase, por ejemplo).

3. Que se note el entusiasmo con tu asignatura.

Si estás apático o aburrido, los estudiantes también lo estarán. Dicho entusiasmo viene muchas veces del gusto por la materia o por el genuino placer de enseñar. Se nota cuándo aun profesor le gusta enseñar. Esta es una clave para motivar a los alumnos es que ellos vean igual que tu estas motivado de enseñarles.

4- Tratar a los estudiantes con respeto y confianza.

Los comentarios a los estudiantes pueden hacerse, pero nunca de forma peyorativa. Nunca ridiculizar a un estudiante en público. En ese caso, el alumno, en vez de orientar su energía al aprendizaje, la dedicará a sus sentimientos. Mejor decir las cosas en privado. Si el alumno hace una cosa bien, felicitarle; le dará confianza (en la materia y en el profesor). Démosle al estudiante su dignidad y él nos recompensará con su esfuerzo. Si detectamos una debilidad en el estudiante, dejarle claro que tus comentarios se refieren a un trabajo determinado, pero no al estudiante como persona.

Apoyarle al alumno, en vez de juzgarle.

Una forma de hacerlo es ganarte la confianza del estudiante y que te llegue a ver como un amigo aparte de maestro.

5- Mantener altas expectativas de los estudiantes.

Si a un alumno le dices que no va a aprobar, se desmotivará. Si les animas diciendo que pueden hacerlo y se le comenta qué herramientas debe utilizar (tiempo de estudio,

realización de problemas, trabajos...) sentirá que el profesor tiene confianza en él.

Demostrarle al alumno que confías en sus capacidades y que con tu ayuda va llegar al éxito.

6-Señalar la importancia de la asignatura.

Explicar en detalle por qué la materia es importante. Señalar ejemplos de su utilidad en su vida profesional. Realizar problemas prácticos de aplicación. Todo esto desde el primer día hasta el último, pero siendo realista, analizándolo en el contexto de la titulación

7-Variar los métodos de enseñanza. Que valga la pena ir a clase.

No vale la pena ir a una clase en la que el profesor se limita a seguir al pie de la letra unos apuntes o un texto, simplemente leyéndolo. Se trata de evitar el aburrimiento, la rutina. Que cada clase sea una aventura nueva. Estamos acostumbrados a las clases magistrales en las que los alumnos son meros oyentes. Pero el estudiante aprende haciendo, construyendo, diseñando, creando, resolviendo, el aprendizaje mejora si se obliga al alumno a utilizar varios sentidos. La pasividad de las clases magistrales amotigua la motivación y la curiosidad de los estudiantes. Que los estudiantes sepan qué se va a tratar en la siguiente sesión, pero sin saber cómo.

La manera en que un estudiante aprende no depende sólo de su inteligencia o de su

educación anterior, sino de su estilo preferido de aprendizaje. Hay que preguntar a los

alumnos cómo aprenden mejor. Tipos de aprendizaje fundamentales:

- Visual: aprenden mejor viendo y leyendo lo que estás tratando de enseñar.

- Auditivo: aprenden mejor escuchando.

- Táctil y psicomotor: aprenden mejor haciendo.

Herramientas que se pueden utilizar:

- Clase magistral

- Clase magistral con discusión.

- Panel de expertos.

- Brainstorming (lluvia de ideas).

- Videos.

- Discusión en clase.

- Discusión en pequeños grupos.

- Análisis de casos.

- Role-playing.

- Ejercicios-problemas de análisis.

- Problemas de diseño-problemas complejos abiertos.

- Simulaciones

- Prácticas de laboratorio, visitas a empresas.

Por qué introducir el trabajo en grupo: los estudiantes aprenden mejor cuando reflexionan dialogan, preguntan, escriben, resumen y crean su propio conocimiento. Modos de introducir el trabajo en grupo: parejas, PBL, estudio de casos, juegos, simulaciones. El PBL es una técnica en la que se le da un problema al estudiante antes de estudiar los conocimientos necesarios para resolverlo.

Otras técnicas:

- Dejar partes en blanco en las transparencias en zonas críticas, en las que los

alumnos tengan que pensar. No dar los temas completos.

- Incluir de vez en cuando diapositivas graciosas, humorísticas....

8. Fomentar la participación activa de los estudiantes. Hacer preguntas.

Ello aumenta su interés y aprendizaje. Moverse alrededor de la clase para fomentar la discusión. Cuando un estudiante hace una pregunta, alejarse de él; así tiene que hablar a toda la clase y coge el protagonismo. Incluso en grupo grande se pueden realizar preguntas. Pero, un detalle: como profesores, tendemos a hacer preguntas dentro de la categoría del conocimiento en un 80 o 90% de las veces. Estas cuestiones no son malas, pero sí lo es utilizarlas todo el tiempo. Sería interesante utilizar diversos tipos de preguntas. Aquí están los 6 tipos de preguntas definidos por Bloom (1956):

1-De conocimiento: recordar, memorizar, recogida de información (qué, quién,

cuando cómo, dónde, describir).

2-De comprensión: interpretar, describir con sus propias palabras, organización y

selección de hechos e ideas.

3-De aplicación: resolución de problemas, poner un ejemplo de ...., decir cómo está

relacionado con....., ¿por qué es importante...?

4-De análisis: identificar motivos, separación de un todo en sus partes componentes,

clasificar de acuerdo con..., comparar/contrastar con....

5-De síntesis: crear un producto único, original, bien de forma verbal o un objeto

físico. Combinación de ideas para formar una nueva totalidad. ¿Qué ideas puedes

añadir? ¿Cómo crearías/diseñarías un nuevo...?¿Qué podría ocurrir si combinas...?

¿Qué solución sugerirías para...?

6-De evaluación: Hacer juicios de valor sobre asuntos. Desarrollo de opiniones.

¿Estás de acuerdo con...? ¿Qué piensas sobre...? ¿Qué es lo más importante de ...?

Colocar en orden de prioridad. ¿Qué criterios usarías para evaluar/valorar...?

Un ejemplo de pregunta de evaluación: El juego espacial de la NASA.

El módulo lunar ha hecho un alunizaje forzoso en la luna. Y tiene usted que volver a la

nave espacial que se encuentra a 300 km de distancia del lado iluminado de la Luna. El

alunizaje ha averiado totalmente el módulo lunar. La única posibilidad de salvación para

su tripulación está en poder llegar a la nave espacial. Del equipo instrumental, sólo 15

aparatos han resultado no dañados. La tarea consiste en ordenar por orden de importancia los objetos siguientes, primero de una manera individual y después en equipos de unas seis personas. Posteriormente se les entrega la respuesta dada por los técnicos de la NASA: Cerillas. Alimentos concentrados. 25 metros de soga de nylon. Seda de paracaídas .aparato portátil de calefacción. Dos pistolas del 45. Leche en polvo dos tanques de oxígeno. Un atlas del cielo. Una canoa autoinflable de salvamento. La brújula. 5 bidones de agua. Cohetes de señales. Botiquín de urgencia con jeringuillas.

Receptor/emisor de ultracorta alimentado por energía solar.

Otra idea: utilizar la máxima: .la mejor manera de aprender algo es enseñándoselo a los demás.: que los alumnos preparen alguna presentación, lo cual puede ser factible para cursos superiores a primero.

9. Responder claramente a sus preguntas.

Qué se puede hacer cuando un alumno realiza una pregunta? Posibilidades: repetir la pregunta, contestarla, redirigirla, promover una discusión entre los estudiantes.

10. Utilizar ayudas visuales para explicar conceptos abstractos.

Usar materiales didácticos que le llamen la atención a los alumnos y le ayude a entender mejor el tema pero sobre todo que se emociones como esta aprendiendo.

11. Dar la información de los contenidos

Señalar qué contenidos deben ser aprendidos de memoria, y cuáles están basados

en la lógica. Decirles también qué deben hacer para sacar adelante la asignatura.

12. Un buen profesor debe tener un toque de humor.

Interrumpir las clases con anécdotas, analizando por ejemplos errores cometidos por alumnos anteriores, chistes, etc., crea una atmósfera más relajada que favorece el aprendizaje de los alumnos.

13. Mostrar el contenido de la clase

Al principio de clase, poner lo que se va a enseñar, el plan de batalla.

Señalar al principio lo que se va a dar y que se quede escrito durante toda la clase para ir acudiendo a dicho índice según se van viendo los apartados.

14. En la pizarra, importante la organización y la claridad.

A los estudiantes les gusta la estructura. Que sepan dónde estamos escribiendo si se pierden en el momento de tomar apuntes. Yo utilizo desde siempre la técnica de dividir la pizarra en tramos con líneas verticales.

15. Que cada clase tenga un comienzo, un desarrollo y un final.

Es frustrante para los alumnos dejar las cosas a medias. Dedicar siempre un tiempo al final para hacer un resumen de todo lo visto.

16. Utilizar la pizarra como freno.

Para no correr tanto al poner transparencias que los alumnos se pierdan.

17. Dar resultados enseguida

Si se realizan exámenes parciales o algún tipo de evaluación continua, transmitirle

los resultados al alumno lo más rápidamente posible.

Se trata de que el alumno sepa en cada momento cómo va y qué tiene que hacer para

mejorar. Transmitir a todos los alumnos copias de los trabajos bien hechos. Ello puede

servir de aprendizaje para los demás.

18. Utilizar la técnica del minuto en la cuartilla.

Es una manera muy rápida y simple de recoger una estimación del aprendizaje de los alumnos. Se les dice que escriban, al final de la clase, dos cuestiones en una frase cada una: ¿Cuál es la cosa más importante que has aprendido durante la clase? Y ¿qué cuestión importante permanece sin resolver? Partir en la siguiente clase con el análisis de las respuestas obtenidas con la técnica: una transparencia. Nos podemos sorprender de sus respuestas.

19. Planear el tiempo durante el curso

Preguntar a los alumnos a principio de curso cómo van a organizar su tiempo y

qué van a hacer para sacar adelante el curso.

¿Han hecho algún tipo de planificación para superar el curso? Animarles a que la hagan

20. Establecer medios para evaluar la propia docencia.

La única manera de mejorar la docencia es evaluarla de una forma continua,

contrastándola con alumnos u otros profesores, para introducir las mejoras oportunas

para mantener la motivación de los estudiantes.

21. Dar guías para aprender a aprender.

Algunos ejemplos de mini-clases:

- Método de resolución de problemas.

- Cómo escribir un texto.

- Cómo leer un libro.

- Cómo utilizar la bibliografía electrónica.

22. Asignar responsabilidades de liderazgo a los alumnos.

Por ejemplo, indicar a dos alumnos al principio de clase que deben realizar un sumario o resumen que deben transmitir al resto al finalizar la clase y así sucesivamente hasta que pasen todos los alumnos del salón.

23. Recuperar los temas de interés y los saberes previos de los alumnos

Sabemos que los alumnos ingresan a clase con diferentes grados de conocimiento sobre la materia y con distintos intereses. Para capitalizar aquello que ya existe en ellos es importante dedicar un tiempo a descubrir las cosas que cada uno trae consigo y vuelca en el curso.

Una técnica posible es tratar, mediante preguntas o alguna dinámica de trabajo grupal, de obtener la mayor cantidad posible de información sobre los estudiantes: su nivel de preparación, sus experiencias previas en la materia y lo que más les interesa en el área. Esto permitirá ofrecerles un punto de partida que les resulte familiar y que sea una especie de "carnada para pescar nueva información".

En el aula y a través de diferentes actividades, el docente puede proponer a los alumnos que comiencen a meditar sobre sus intereses y sus conocimientos, y pedirles que relacionen y adapten la información obtenida en el curso con estos.

En síntesis, conectar el trabajo en clase con los intereses de los alumnos es esencial para que puedan ir allá de un conocimiento superficial o de la memorización de información hacia una comprensión conceptual de su significado o aplicación.

24. Ir controlando el tiempo que dedica el alumno a la asignatura.

Los estudiantes no son míos sino que los tengo compartidos con el resto de profesores del curso. Que la carga de trabajo sea factible con el número de créditos de la asignatura

25. Dedicar el último día de clase a un repaso general.

26. Recordar que las condiciones ambientales también influyen en la motivación.

27. Dar temas provocadores.

- Si trabajas en una empresa que contamina ilegalmente, ¿qué harías y por que?

Problemas de ética profesional.

- Asignar diferentes proyectos de investigación a los alumnos.

- Asignar el análisis de diversos artículos.

- Dejar a los alumnos que preparen las preguntas de examen, de manera que el

profesor escoja entre ellas una parte del examen.

28. Mostrar la importancia de los contenidos a enseñar

Cuando los alumnos asisten a clases que son obligatorias - como sucede con la escuela o con algunas materias en la universidad- no se detienen a considerar de qué modo lo que estudian es importante para su formación.

Los docentes pueden ayudarlos a conectar los contenidos a estudiar con sus propios intereses, destacando el significado más amplio del contenido del curso y las aptitudes que desarrolla, o bien buscando ejemplos de la vida real que sirvan para ilustrar conceptos o teorías.

Que el material utilizado sea relevante también puede involucrar el uso de ejemplos de la vida real para ilustrar la aplicación de principios y teorías. Por ejemplo, un profesor de la Universidad de Stanford rediseñó su curso de Análisis Probabilista cuando se dio cuenta de que los libros de texto casi siempre contenían ejemplos de problemas que podían ser resueltos con la mecánica aprendida, pero ignoraban la etapa de comprensión sobre cómo colocar los problemas en primer lugar. Decidió entonces pedirles a sus alumnos que buscaran en revistas o diarios ejemplos ilustrativos que sirvieran para confeccionar técnicas de situaciones probabilistas. El hecho de tener que buscar ejemplos y analizarlos, les dio a los estudiantes la sensación de que los principios aprendidos en el curso ponían en funcionamiento soluciones intuitivas y ayudaban a profundizar la comprensión sobre la creación y la resolución de problemas.

29. Capacitar a los alumnos para el aprendizaje independiente

En algunos estudios sobre la motivación se señala que mantenerla depende de que los estudiantes logren una sensación de control de los desafíos y puedan ir adquiriendo progresivamente diferentes habilidades.

En este sentido, es fundamental que el docente no solamente enseñe los contenidos a aprender sino también las metodologías para obtener nuevos conocimientos fuera del aula y en proyectos independientes. Los profesores pueden alentar a sus alumnos a revisar sus objetivos y métodos de aprendizaje, dándoles la oportunidad de poner en juego los conocimientos obtenidos en diferentes tipos de proyectos vinculados con temas de su interés.

30. Dar respuestas útiles y proveer una constante retroalimentación

El esfuerzo que los alumnos ponen en sus trabajos debe ser reconocido por medio de respuestas que les permitan sentir que lo que están haciendo es valioso. Cuanto más rápida sea la respuesta a sus tareas y a sus exámenes, más se los ayudará a meditar no sólo acerca de su conocimiento de los contenidos, sino también sobre las técnicas de aprendizaje que aplican.

Mientras que las calificaciones pueden ser altamente motivadoras, los comentarios acerca de un trabajo los pueden ayudar a mejorar sus aptitudes. En este sentido, es fundamental que los profesores que marcan errores puedan también sugerir métodos para que en el futuro, los alumnos mejoren su rendimiento.

En síntesis, aunque para muchos docentes puede resultar un "sueño" no tan fácil de cumplir, lograr que todos los integrantes de una clase estén siempre y en cada momento motivados con sus propuestas, un punto de partida para aumentar la motivación puede ser replantear el lugar que se le otorgan en la definición de objetivos, selección de materiales y recursos y elaboración de actividades acordes con los intereses reales de los estudiantes.

MANEJO DE LA MOTIVACIÓN “ANTES”, MANEJO DE LA MOTIVACIÓN “DURANTE”, MANEJO DE LA MOTIVACIÓN “DESPUÉS”:

a) Manejo de la motivación “antes”:

1-Mantener una actitud positiva. Primero que nada, el maestro debe mostrar una actitud positiva, ya que los alumnos la captarán inmediatamente cuando entre al salón de clases.

2-Generar un ambiente agradable de trabajo. El clima o la atmósfera del salón de clase deben ser cordial y de respeto. Se debe evitar situaciones donde se humille al alumno.

3- Detectar el conocimiento previo de los alumnos. Esto permitirá tener un punto de partida para organizar las actividades y detectar el nivel de dificultad que deberá tener. Asimismo, se podrá conocer el lenguaje de los alumnos y el contexto en el que se desenvuelven.

4-Preparar los contenidos y actividades de cada sesión. Un maestro que llega a improvisar es detectado automáticamente por los alumnos, por lo cual pierde credibilidad y los desmotiva.

5-Mantener una mente abierta y flexible ante los conocimientos y cambios. Hay que considerar que los conocimientos se construyen y reconstruyen día con día; que existen diferentes perspectivas para abordarlos ya que no son conocimientos acabados e inmutables.

6-Generar conflictos cognitivos dentro del aula. Plantear o suscitar problemas que deba resolver el alumno, que activen su curiosidad e interés. Presentar información nueva, sorprendente, incongruente con los conocimientos previos del alumno para que éste sienta la necesidad de investigar y reacomodar sus esquemas mentales.

7-Orientar la atención de los alumnos hacia la tarea. Tratar de que los alumnos tengan más interés por el proceso de aprender y no por las recompensas que puedan tener.

8-Cuidar los mensajes que se dan. Tratar de no desmotivar a los alumnos diciendo que algo es muy difícil y que no van a poder con ello. Al contrario, hay que alentarlos a que den su mayor esfuerzo y felicitarlos por ello.

b) Manejo de la motivación “durante”:

1-Utilizar ejemplos y un lenguaje familiar al alumno. A partir del conocimiento previo del educando, el maestro puede conocer su forma de hablar y pensar. Utilizando esto se pueden dar ejemplos que los alumnos puedan relacionar con su contexto, sus experiencias y valores.

2-Variar los elementos de la tarea para mantener la atención. Si el maestro siempre sigue las mismas actividades y procedimientos en todas las clases, los alumnos se aburrirán, ya que éstas se harán monótonas. Por ello, el maestro deberá tener una amplia gamma de estrategias de aprendizaje para que los alumnos se motiven en la construcción de su aprendizaje.

3-Organizar actividades en grupos cooperativos. Pueden ser exposiciones, debates, representaciones, investigaciones, etc. Las actividades en grupos cooperativos permitirán a los alumnos tener diferentes puntos de vista sobre el mismo material, por lo cual sus compañeros servirán de mediadores en su construcción del conocimiento.

4-Dar el máximo de opciones posibles de actuación para facilitar la percepción de la autonomía. El alumno, aún cuando sea parte de un grupo, es un ser autónomo, que merece ser tomado en cuenta como tal; por lo cual, no debe ser tratado como uno más en la masa. Se debe respetar su individualidad dejándolo actuar y pensar por sí mismo.

5-Mostrar las aplicaciones que pueden tener los conocimientos. Ejemplificar mediante situaciones diarias la relevancia de los contenidos. Muchas veces los alumnos dicen: para qué estudio esto si no me va a servir para nada. El maestro debe orientarlos para que lo apliquen en su realidad. Si es posible, guiarlos para que sean ellos quienes le encuentren sentido y digan para qué sirve.

6-Orientarlos para la búsqueda y comprobación de posibles medios para superar las dificultades. Hay un dicho popular que dice: si le das un pez al hambriento, comerá ese día. Si le enseñas a pescar, comerá siempre. Esta analogía sirve para ejemplificar la labor del docente.

c) Manejo de la motivación “después”:

1-Diseñar las evaluaciones de forma tal que no sólo proporcionen información del nivel de conocimientos, sino que también permitan conocer las razones del fracaso, en caso de existir. La evaluación debe permitir detectar las fallas del proceso enseñanza aprendizaje, para que el maestro y el alumno puedan profundizar en ellas y corregirlas.

2-Evitar en lo posible dar sólo calificaciones. Se debe proporcionar a los alumnos información acerca de las fallas, acerca de lo que necesita corregir y aprender.

3-Tratar de incrementar su confianza. Emitir mensajes positivos para que los alumnos se sigan esforzando, en la medida de sus posibilidades.

4-Dar la evaluación personal en forma confidencial. No decir las calificaciones delante de todos. Es preferible destinar un tiempo para dar la calificación en forma individual, proveyéndolos de la información necesaria acerca de las fallas y los aciertos; buscando de esta forma la retroalimentación del proceso enseñanza aprendizaje.

5-Éstas son sólo algunas recomendaciones para el manejo de la motivación dentro del aula, no es una receta de cocina, ya que cada profesor podrá agregar más a la lista, según la experiencia que haya tenido en su labor docente.

¿QUÉ PODEMOS HACER EL PRIMER DÍA DE CLASE?

Podríamos empezar diciendo simplemente: .este es el primer día, adelante con la materia.

Otra posibilidad: .este es el programa, la bibliografía, nos veremos el próximo día..

Ninguna de estas dos opciones (muy practicada la segunda) la considero adecuada. Esta

opción puede dar la sensación al alumno de que el tiempo de clase no es demasiado

importante. Además se pierde la oportunidad de usar la excitación que los estudiantes traen el primer día: la oportunidad de dirigir la excitación hacia el entusiasmo por la clase.

Presento varias posibilidades (no habría por qué hacer todas el primer día) para conseguir un comienzo positivo:

a. Implicar a los alumnos rápidamente. Hacer que hablen, permitirles que escriban

mediante alguna actividad semejante a la señalada en 1 (¿cuáles son sus

expectativas para la asignatura?, ¿qué creen que van a aprender?, ¿cuáles son

sus sentimientos?...) Preguntarles qué problemas o ideas les gustaría que se

viesen en el curso. De esta manera les estamos diciendo desde el principio que

ellos van a ser participantes activos. Dejar que pregunten cosas sobre la

asignatura. Así empezamos a conocerles desde el primer día.

b. Identificar el valor y la importancia de la materia. Los estudiantes no suelen

tener las ideas claras de por qué la asignatura es importante. Cuanto más pronto

se haga, más rápido se motivará en su aprendizaje. (Para qué voy a estudiar algo

si no sé para qué sirve). Una herramienta: presentar ofertas de trabajo en las que

requieran conocimientos o habilidades relacionadas con la materia. Posibles

ámbitos profesionales de utilización de dichos conocimientos.

c. Establecer expectativas del curso: cantidad de tiempo apropiada de tiempo de

estudio y de trabajo en casa, la importancia de entregar los trabajos, problemas,

asignaturas a haber cursado previamente, etc. a tiempo, qué tipo de interacción

se espera de los alumnos. Hay que hacerles ver que el profesor está preparado

para enseñarles a aprender

d. Revelar algo sobre ti mismo. Los estudiantes te verán más cercano si te pueden

ver como ser humano. Compartir experiencias personales y estar dispuesto a

reirte de ti mismo pueden ayudar en el proceso. Se pueden señalar anécdotas,

cosas que pasaron el primer año que diste la materia, cómo la estudiaste.

Decirles lo que yo, como profesor, espero de ellos. ¿Qué piensas sobre la

enseñanza y el aprendizaje? ¿Cuáles son tus esperanzas? Que se note que te

gusta enseñar la asignatura, que tienes entusiasmo en ello. Poner el nombre sobre

la pizarra (muchas veces no lo conocen ni al final del curso). Importante: no

señalar tus limitaciones; esto aumentaría la inseguridad de los estudiantes.

e. Establecer tu propia credibilidad. A veces ocurre automáticamente, pero otras el

alumno necesita saber la experiencia previa del profesor, investigación,

publicaciones. Esto permite ganar la confianza del alumno: .el profesor sabe de

lo que está hablando..

f. Establecer el clima para la clase. Cada profesor puede preferir un tipo de clima:

intenso, relajado, formal, personal, con humor, serio, etc..Sea cual sea el clima,

ponerlo en práctica desde el primer día. Se puede establecer una discusión sobre

problemas típicos en este campo, mitos comunes, interpretaciones provocadores

sobre temas de la asignatura...aprovechando el posible conocimiento previo de

la misma

g. Proporcionar información administrativa: temario, material que necesitarán los

estudiantes, trabajo en casa necesario a realizar, horas de tutorías, situación del

despacho, exámenes, métodos de evaluación....

h. Introducir la materia. Qué es, partes, temas.. Con qué otras asignaturas está

directamente relacionada.

i. Dar al final dos minutos para que expresen su reacción ante el primer día. Esto

es algo que se puede hacer todos los días: ¿Cuál es la cosa más importante que

has aprendido hoy?. Es importante que se haga el primer día lo que quieres hacer el resto del curso. Si quieres que haya debates, que los haya el primer día, si quieres trabajar en pequeños grupos, encontrar alguna manera de que lo hagan el primer día.

NUEVO MODELO DE PROFESOR: CARACTERÍSTICAS.

-Experto en la materia.

-Conocedor de estrategias para enseñar la asignatura: de comunicación, de

aprendizaje, de motivación, técnicas pedagógicas-didácticas.

-Conocedor de cómo aprenden los estudiantes.

-Con conocimiento curricular de la titulación en la que transmite sus conocimientos.

-Preocupado por la formación continua, crítico y comprometido.

Todo ello va a llevar al profesorado a una mayor dedicación de tutorías, atención

personalizada, organización docente, desarrollo y evaluación de actividades prácticas,

actividades semi-presenciales, virtuales, conocimiento y manejo de TICS, movilidad,

conocimiento de idiomas, preparación y orientación de trabajos.....

Y un problema importante: ¿Cómo inculcar la cultura del esfuerzo en el alumnado?

Y un aspecto final: la historia del rosbif: .Una señora estaba preparando la cena. Estaba

haciendo rosbif y cortó un trozo grande antes de cocinarlo. Cuando se le preguntó la razón dijo que era lo que hacía siempre su madre. Al preguntarle a su madre ella dijo que lo hacía porque a su vez lo hacía su madre. Por fin, al plantearle el interrogante a la abuela, respondió: porque era la única manera de que cupiera en el recipiente..

Esta historia indica que, cuando aprendemos algo, puede haber una razón para que tenga sentido en un contexto en ese momento. Lo que queremos hacer es dar a nuestros alumnos información de manera que, aunque el contexto cambie, siga siendo de utilidad para ellos.

Análisis Personal

Este trabajo me sirvió para comprender muchas cosas y sobre todo las responsabilidades que tiene un maestro sobre sus alumnos y para saber a que me voy a enfrentar el día de mañana y llegar a ser una maestra responsable y consiente de mis responsabilidades y que mis actos van ayudar o perjudicar a los alumnos. Fue muy interesante realizar la investigación.

Sustento bíblico

El principio de la sabiduría es el respeto a lo eterno solo los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Proverbios capitulo 1 versículo 7

Escucha, pueblo mío, mi enseñanza, prestad oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca en parábola, hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos, lo que hemos oído y entendido, que nuestros padres nos contaron.

Salmo capitulo 78 versículos 1-3

Bibliografía

http://www.educared.pe/docentes/articulo/1037/estrategias-para-promover-la-motivacion-de-los-estudiantes/

ftp://ftp.ehu.es/cidira/centros/euiti/Web/castellano/imagenes/documentos/Xabier/(Tecnicas%20de%20Ense_361anza%20para%20mejorar%20la%20motivacion%20de%20los%20estudianates.pdf).pdf

http://www.psicopedagogia.com/motivacion-aula

http://motivacioneneaula.blogspot.com