Leer Ensayo Completo Motricidad Fina

Motricidad Fina

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.874.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Jillian 05 abril 2011

Palabras: 1706 | Páginas: 7

...

scubrir y jugar con sus manos, al principio solamente involucrando las sensaciones del tacto, pero después, cerca de los tres meses, involucran la vista también. A

esta edad, sin embargo, el tomar cosas deliberadamente sigue sin control del niño.

La coordinación ojo-mano comienza a desarrollarse entre los 2 y 4 meses, comenzando así un periodo de práctica llamado ensayo-y error al ver los objetos y tratar de tomarlos. A los cuatro o cinco meses, la mayoría de los infantes pueden tomar un objeto que este dentro de su alcance, mirando solamente el objeto y no sus manos. Llamado “máximo nivel-de alcance,” Este logro se considera un importante cimiento en el desarrollo de la motricidad fina. A la edad de seis meses, los infantes pueden tomar un pequeño objeto con facilidad por un corto periodo, y muchos comienzan a golpear objetos. Aunque su habilidad para sujetarlos sigue siendo torpe, adquieren fascinación por tomar objetos pequeños e intentar ponerlos en sus bocas. Al principio, los bebes intentan indistintamente agarrar las cosas que no se pueden tomar, por ejemplo fotos de un álbum, así como los que si pueden tomar, por ejemplo una sonaja o una pelota. Durante la ultima mitad del primer año, comienzan a explorar y probar objetos antes de

tomarlos, tocándolos con la mano entera y eventualmente, empujarlos con su dedo índice.

Uno de los logros motrices finos mas significativos es el tomar cosas usando los dedos como tenazas (pellizcado), lo cual aparece típicamente entre las edades de 12 y 15 meses. Inicialmente, un infante puede tomar solamente un objeto, tal como una sonaja, con la palma de su mano, envolviendo sus dedos (incluyendo el pulgar) alrededor del objeto por solo un lado, una rara posición llamada agarre palmar, el cual hace difícil sostener y manipular un objeto. Para la edad de ocho a diez meses, el agarre con dedos comienza, pero los objetos se pueden sujetar solamente con los cuatro dedos empujados contra el pulgar, que aun así es difícil tomar cosas pequeñas. El desarrollo del pellizcado—la habilidad de tomar objetos entre el pulgar y el dedo índice—da al infante una capacidad mas sofisticada de tomar y de manipular objetos, y también dejarlos caer deliberadamente. Para la edad de un ano, un infante puede dejar caer un objeto dentro de un recipiente, comparar objetos que toman entre ambas manos, apilar objetos, y jerarquizarlos unos con otros.

Gateo (1-3 años)

Los niños en edad de gateo desarrollan la capacidad de manipular objetos cada vez de manera mas compleja, incluyendo la posibilidad de marcar el teléfono, tirar de cuerdas, empujar palancas, darle vuelta a las paginas de un libro, y utilizar crayones para hacer garabatos. La dominancia (lateralidad) de, ya sea la mano derecha o izquierda, surge generalmente durante este periodo también. Los niños también agregan una nueva dimensión al tocar y manipular objetos, cuando simultáneamente son capaces de nombrarlos. En vez de hacer solo garabatos, sus dibujos incluyen patrones, tales como círculos. Su juego con los cubos es más elaborado y útil que el de los infantes, ya que pueden hacer torres de hasta 6 cubos. Pueden también doblar una hoja de papel por la mitad (con supervisión), encadenar cuentas grandes, manipular los juguetes rápidos, jugar con plastilina, y sacar objetos pequeños de su envoltura.

Preescolar (3-4 años)

Las tareas mas delicadas que enfrentan los niños de preescolar, tales como el manejo de los cubiertos o atar las cintas de los zapatos, representan un mayor reto al que tienen con las

actividades de motricidad gruesa aprendidas durante este periodo de desarrollo. El sistema nerviosos central todavía esta tratando de logar suficiente maduración para mandar mensajes complejos del cerebro hasta los dedos de los niños. Además, los músculos pequeños se cansan fácilmente, a diferencia de los grandes; y los dedos cortos, regordetes de los niños de preescolar hacen más difíciles las tareas complicadas. Finalmente, las habilidades de motricidad gruesa son las que requieren más energía, que es ilimitada en los niños en preescolar, mientras que las habilidades de motor finas requieren paciencia, la cual en esta edad es muy escasa. Así, hay una considerable variación en el desarrollo de motricidad fina entre este rango de edad. Para cuando los niños tienen tres anos, muchos ya tienen control

Sobre el lápiz. Pueden también dibujar un círculo, aunque al tratar de dibujar una persona sus trazos son aun muy simples. Es común que los niños de cuatro anos puedan ya utilizar las tijeras, copiar formas geométricas y letras, abrocharse botones grandes, hacer objetos con plastilina de dos o tres partes. Algunos pueden escribir sus propios nombres utilizando las mayúsculas. Una figura humana dibujada por un niño de cuatro anos es típicamente una cabeza encima de dos piernas con un brazo que sale de cada pierna.

Edad Escolar (5 años)

Para la edad de cinco años, la mayoría de los niños han avanzado claramente mas allá del desarrollo que lograron en la edad de preescolar en sus habilidades motoras finas. Pueden dibujar figuras humanas reconocibles con las características faciales y las piernas conectadas en un tronco mucho mas preciso. Además del dibujo, niños de cinco anos también pueden cortar, pegar, y trazar formas. Pueden abrochar botones visibles (contrario a esos que están en la parte interior de la ropa) y muchos pueden atar monos, incluyendo los monos de las cintas de los zapatos. El uso de su mano izquierda o derecha queda ya establecido, y utilizan su mano preferida para escribir y dibujar.

EJERCICIOS QUE LA FAVORECEN

Para estimular el desarrollo de motricidad gruesa se requiere un espacio abierto seguro, un grupo de compañeros para interactuar, y cierta supervisión de un adulto. La consolidación del desarrollo de las habilidades motoras finas es considerablemente mas complicada. Para que un niño logre tener éxito en su habilidad motora fina requiere de planeación, tiempo y una gran variedad de materiales para jugar. Para que un niño este motivado a desarrollar su motricidad fina hay que llevar a cabo actividades que le gusten mucho, incluyendo manualidades, rompecabezas, y construir cosas con cubos. Puede también ayudar a sus papas en algunas de las áreas domesticas diarias, tales como cocinar, ya que aparte de la

diversión estará desarrollando su habilidad motora fina. Por ejemplo, el mezclar la masa de un pastel proporciona un buen entrenamiento para los músculos de la mano y del brazo, cortar y el

poner con la cuchara la masa en un molde, requiere de la coordinación ojo-mano. Incluso el uso del teclado y “mouse” de una computadora pueden servir de práctica para la coordinación

de los dedos, manos, y la coordinación ojo-mano. Ya que el desarrollo de las habilidades motoras finas desempeña un papel crucial en la preparación escolar y para el desarrollo cognoscitivo, se considera una parte importante dentro del plan de estudios a

nivel preescolar.

Referencia:

Gale Encyclopedia of Childhood & Adolescence. Gale Research, 1998 in association with The Gale Group and Look Smart

IDEAS PARA DESARROLLAR LA MOTRICIDAD FINA

Confeccione una tabla de veinte por veinte centímetros e inserte en ella clavos sin punta al espacio de un centímetro. Corte hilos de cinco centímetros y haga que el niño amarre un pedacito de hilo en cada clavo. Este mismo clavijero puede ser utilizado para percepción figura-fondo cuando desarrollemos esta actividad.

Recorte de figuras: primero el niño recortará figuras geométricas para luego cortar siluetas de figuras humanas, animales y otros objetos, debe asegurarse que las tijeras estén en buen estado y tengan punta redondeada.

Recorte cuadrados de papel de cinco centímetros y haga confeccionar "piropos" (rollos de papel envuelto).

Ejercicios de manos: abrir y cerrar los dedos de la mano, utilizando la luz del sol, proyectar con las manos diferentes figuras de animales y objetos, con la sombra.

Ejercicios de muñecas: giros de la muñeca de la mano: en el aire, sobre la espalda del compañero y la superficie del pupitre.

En la hoja de trabajo trazará líneas: rectas de izquierda a derecha, verticales, oblícuas, círculos, cuadrados, rectángulos, triángulos, quebradas, mixtas, onduladas, paralelas simétricas, asimétricas. Es importante que la maestra tome muy en cuenta que este tipo de ejercicios guarda complejidad para el niño y que debe estimularlo para que lo haga cada vez mejor. Tenga en cuenta la cantidad de repeticiones, inicie con 4 o 5 renglones para culminar con toda la hoja.

Con una aguja roma y un hilo de un metro, haga ensartar bolitas y mullos (cuentas).

Punteado de figuras sobre una espuma flex.

Manipulación de plastilina o masa.

Fuente: Dr. Ivan Espinosa, Problemas del Aprendizaje, Quito, Imprenta Multigráficas H.C.G., 2003.