Leer Ensayo Completo Movimientos Sociales En México En El Desarrollo Estabilizador 1958-1970

Movimientos Sociales En México En El Desarrollo Estabilizador 1958-1970

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.605.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: tolero 30 marzo 2011

Palabras: 5749 | Páginas: 23

...

cación Pública (SEP) el 3 de julio, del Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM).

La lucha se mantuvo con mítines y paros que fueron fortaleciendo el movimiento hasta el 12 de abril de1958, cuando un mitin magisterial y popular frente a la SEP es amenazado por la policía y el contingente se traslada al Zócalo, donde es reprimido. El 21 de abril los maestros realizan otra manifestación del Monumento a la Revolución al Zócalo, entregan un pliego petitorio con demandas salariales directamente a la SEP e instalan, el 30 de abril, una guardia permanente en esa secretaría. Se inicia una feroz campaña de prensa en su contra, logran mantener el apoyo de los padres de familia y consiguen la solidaridad del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), de las centrales obreras CROC y CRT, de estudiantes normalistas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del IPN, etcétera.

El 1 de junio el propio presidente Adolfo Ruiz Cortines concede un aumento salarial y los maestros retiran su guardia de la SEP. La directiva del SNTE se ve obligada a convocar a un Congreso de la sección IX para fines de agosto, pero no se admite la entrada de los delegados del MRM, que eran mayoría, y éstos realizan un Congreso paralelo en el que eligen a Othón Salazar como su secretario general. El 6 de septiembre la policía reprimió un mitin magisterial en demanda del reconocimiento de los líderes democráticos y son detenidas 200 personas, entre ellas Othón Salazar y otros 5 dirigentes, que son declarados formalmente presos por el delito de "disolución social".

Así, aunque se logra un fallo del Tribunal de Arbitraje de los Trabajadores del Estado que obliga a una nueva elección de Comité Ejecutivo de la Sección IX, Othón Salazar no puede participar en ella por estar preso. Sin embargo, el MRM gana los comicios con el 97 por ciento de los votos el 30 de octubre y los presos son liberados el 5 de diciembre.

Pero el Comité democrático dura poco en funciones. El 2 de marzo se inicia un paro en la Escuela Nacional de Maestros y la sección IX se solidariza con ellos, pero el ejército ocupa la Normal y cierra su internado el 24 de marzo; el Comité Ejecutivo de la Sección IX es suspendido en sus funciones por los líderes del SNTE y su local es tomado por un grupo de choque armado.

Los maestros responden con un paro indefinido de labores y grandes manifestaciones el 7,19 y 25 de junio y el 7 de julio, pero el 4 de agosto otra manifestación es reprimida con un saldo de más de 500 heridos y numerosos detenidos.

La SEP inició los despidos por el paro, un mitin fue reprimido en el Monumento a la Revolución el 10 de agosto y el 31 de ese mes se levanta el paro con la promesa incumplida del presidente Adolfo López Mateos de reinstalar a los más de 500 despedidos (sólo volvieron después de un tiempo unos 200).

Después de una gran ola de fuertes levantamientos huelguistas de diversos sectores sociales que se comenzaron a dar en los periodos presidenciales anteriores, los periodos de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz que comprenden el periodo llamado “Desarrollo estabilizador” no se salvan de los levantamientos que se venias gestando en años atrás.

A la llegada de López Mateos a la presidencia (1958) se comienzan a presentar diferentes levantamientos huelguísticos, los principales que hereda del periodo anterior y al cual se enfrenta son: el magisterial, el de los telegrafistas, los maestros y petroleros todos ellos uno tras otro. Las exigencias en general de estos levantamientos son: una revisión al contrato colectivo de trabajo, aumento salarial, democratización del sindicato, prestaciones de ley, seguro medico, desconocimiento los líderes generales por venderse y nuevo reconocimiento a los lideres escogidos por la parte trabajadora. Todos estos levantamientos de una u otra forma tuvieron éxito pero no al 100%, les costo tiempo pero al final lograron algo. La mejor manera de que se cumplieran sus demandas fue haciendo paros, marchas, mítines, boletines, usaron los medios de comunicación etc. Con el objetivo de tener contacto con el presidente del país para dialogar y entrar a un acuerdo, pero éste no les resolvió de manera inmediata sus demandas, sino que, al irse normalizando los levantamientos y la clase trabajadora se fuera integrando a sus lugares de trabajo, el presiente les iba cumpliendo sus demandas y así logro mantener poco a poco la estabilidad pero no por mucho tiempo, ya que después de esto se comienza a levantar una gran movilización que perduro mas de un año y es el movimiento ferrocarrilero.

En ese año (1958) un grupo de trabajadores ferrocarrileros encabezados por Demetrio Vallejo y Valentín Campa buscó mejorar su situación económica, pero Fidel Velázquez un esquirol, líder de la CTM, descalificó a Vallejo y a su grupo achacándoles un fraude en la administración de los recursos del sindicato. Luego se llevaron a cabo paros, huelgas, atentados a las vías generales de comunicación y movilizaciones contra el gobierno. El escritor José Agustín cuenta el problema ferrocarrilero:

“El movimiento ferrocarrilero fue decisivo para el México moderno: en un principio robusteció al régimen y deprimió la línea represiva que privaría en los años sesenta; por otra, fue el inicio de protestas populares que, poco a poco generaron el contexto en que se dio 1968"

El movimiento ferrocarrilero opto, primero por exigir mejoras salariales, e inmediatamente después por democracia sindical, se inició el 2 de mayo de 1958 con la formación de la Gran Comisión Pro Aumento de Salarios, y se consolidó con la proclamación del Plan del Sureste el 12 de junio y el estallido de paros a partir del 26 de ese mes. El 28 de junio su primera gran manifestación en el Distrito Federal (DF) es reprimida al terminar por la policía y los bomberos, muriendo los trabajadores Rafael Alday Sotelo y Andrés Montaño Hernández (este último rematado en una delegación de policía). El ejército ocupó el mismo día todos los locales sindicales.

Siguieron los paros y tomas de locales sindicales por los trabajadores y el 2 de agosto el ejército y la policía intervienen tomando los cuatro locales de las secciones sindicales del DF, lo que motiva el estallido de una huelga por tiempo indefinido. El 4 de agosto se realiza otra manifestación en la capital que es reprimida con un saldo de cuatro muertos, con lo que se desatan paros y huelgas de solidaridad por parte de telegrafistas, maestros y trabajadores petroleros.

Ante la persistencia y ampliación de la lucha, las autoridades laborales tuvieron que aceptar que hubiera elecciones sindicales, mismas que gana por abrumadora mayoría Demetrio Vallejo (militante del POCM), quien toma posesión como secretario general el 27 de agosto de 1958.

El 25 de febrero de 1959 estalla la huelga en los Ferrocarriles Nacionales por la revisión contractual y se logra un acuerdo de aumento salarial. El 25 marzo estalla la huelga en el Ferrocarril del Pacífico y en el Ferrocarril Mexicano demandando un aumento similar, que es declarada inexistente, y un paro de solidaridad de media hora en los Ferrocarriles Nacionales. Al día siguiente el sindicato propone al gobierno levantar los paros a cambio del cese a las violaciones al contrato colectivo, pero el 27 comenzaron los despidos y, cuando aún continuaban las pláticas con el gobierno, se procedió a la detención de Vallejo y los demás líderes sindicales.

El ejército ocupó todos los locales sindicales e instalaciones ferrocarrileras, aprehendió a casi 10 mil trabajadores y luego fueron despedidos casi 9 mil. El 3 de abril se reprimió en el DF una manifestación popular en apoyo a los ferrocarrileros y se detuvo a más de 300 personas.

El paro siguió desorganizadamente hasta el 12 de abril, pero el día 15 el gobierno logró instalar una directiva sindical "charra". La represión prosiguió con el asesinato en Monterrey del ferrocarrilero comunista Román Guerra Montemayor y la detención, el 17 de mayo de 1960, del líder del POCM Valentín Campa. Se mantuvo varios años en prisión a 800 ferrocarrileros, 150 de ellos acusados de comunistas. Vallejo y Campa fueron liberados hasta 1969 y otro dirigente, Santos Bárcena un poco antes.

Respecto a los motivos de la represión final, Lauro Ortega, (prominente político que fue presidente del PRI, gobernador de Morelos, etcétera) confesó a Lázaro Cárdenas el 25 de febrero de 1959 (antes de los hechos) que un alto funcionario del gobierno de Adolfo López Mateos le dijo que "si los ferrocarrileros no realizan la huelga que vienen anunciando, la provocaremos nosotros para lograr el cambio en la directiva del sindicato".

Desde el 26 de junio de 1956 se inicia el movimiento por democracia sindical y mejoras laborales de los maestros de la sección IX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) con un paro de labores y con la fundación, en un mitin realizado en la Secretaria de Educación Pública (SEP) el 3 de julio, del Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM).

La lucha se mantuvo con mítines y paros que fueron fortaleciendo el movimiento hasta el 12 de abril de1958, cuando un mitin magisterial y popular frente a la SEP es amenazado por la policía y el contingente se traslada al Zócalo, donde es reprimido. El 21 de abril los maestros realizan otra manifestación del Monumento a la Revolución al Zócalo, entregan un pliego petitorio con demandas salariales directamente a la SEP e instalan, el 30 de abril, una guardia permanente en esa secretaría. Se inicia una feroz campaña de prensa en su contra, logran mantener el apoyo de los padres de familia y consiguen la solidaridad del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), de las centrales obreras CROC y CRT, de estudiantes normalistas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del IPN, etcétera.

El 1 de junio el propio presidente Adolfo Ruiz Cortines concede un aumento salarial y los maestros retiran su guardia de la SEP. La directiva del SNTE se ve obligada a convocar a un Congreso de la sección IX para fines de agosto, pero no se admite la entrada de los delegados del MRM, que eran mayoría, y éstos realizan un Congreso paralelo en el que eligen a Othón Salazar como su secretario general. El 6 de septiembre la policía reprimió un mitin magisterial en demanda del reconocimiento de los líderes democráticos y son detenidas 200 personas, entre ellas Othón Salazar y otros 5 dirigentes, que son declarados formalmente presos por el delito de "disolución social".

Así, aunque se logra un fallo del Tribunal de Arbitraje de los Trabajadores del Estado que obliga a una nueva elección de Comité Ejecutivo de la Sección IX, Othón Salazar no puede participar en ella por estar preso. Sin embargo, el MRM gana los comicios con el 97 por ciento de los votos el 30 de octubre y los presos son liberados el 5 de diciembre.

Pero el Comité democrático dura poco en funciones. El 2 de marzo se inicia un paro en la Escuela Nacional de Maestros y la sección IX se solidariza con ellos, pero el ejército ocupa la Normal y cierra su internado el 24 de marzo; el Comité Ejecutivo de la Sección IX es suspendido en sus funciones por los líderes del SNTE y su local es tomado por un grupo de choque armado.

Los maestros responden con un paro indefinido de labores y grandes manifestaciones el 7,19 y 25 de junio y el 7 de julio, pero el 4 de agosto otra manifestación es reprimida con un saldo de más de 500 heridos y numerosos detenidos.

La SEP inició los despidos por el paro, un mitin fue reprimido en el Monumento a la Revolución el 10 de agosto y el 31 de ese mes se levanta el paro con la promesa incumplida del presidente Adolfo López Mateos de reinstalar a los más de 500 despedidos (sólo volvieron después de un tiempo unos 200).

Después de estos levantamientos el gobierno comenzó a recurrir a la represión hacia los dirigentes de las distintas organizaciones. Uno de los casos fue el que sufrió Rubén Jaramillo y su familia en 1962 miembro del movimiento cívico guerrerense. La Asociación Cívica Guerrerense (ACG) surgió a fines de los años 50 organizando a campesinos, estudiantes, copreros y trabajadores en la lucha por sus demandas y contra el régimen autoritario del gobernador Raúl Caballero Aburto. El 30 de diciembre de 1960 realizaba un mitin en el Zócalo de Chilpancingo cuando intervino el ejército para reprimir, dejando como saldo al menos 13 muertos y numerosos heridos

Pese a esa represión, la ACG continuó encabezando luchas populares y en 1962 apoyó la candidatura del disidente priista José María Suárez Téllez a la gubernatura del estado. El 30 de diciembre de 1962, al conmemorarse 2 años de la primera matanza, nuevamente se lanzó a la tropa contra un mitin de la ACG en Iguala matando a 39 personas, dejando 119 heridos y deteniendo a un millar de ciudadanos.

A estos actos represivos se sumó, en febrero de 1965, el aplastamiento de un movimiento estudiantil en Chilpancingo, el asesinato de los hijos de dos dirigentes de la ACG en julio de 1966 y el encarcelamiento de su líder principal, Genaro Vázquez, quien se fugó de la cárcel el 22 de abril de 1968 y pasó a formar la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR) encabezando su grupo guerrillero. Genaro Vázquez muere en un extraño accidente automovilístico el 2 de febrero de 1972.

Otro movimiento importante que se dio en este periodo fue el movimiento médico como resultado de la expansión de servicios de salud, el número de trabajadores de salud creció. Las condiciones de trabajo de los médicos eran pésimas, tenían bajos salarios, pocas prestaciones de ley, largas jornadas de trabajo (36 horas de servicio por 12 de descanso). Los becarios, estudiantes del último año de medicina que laboraban en los hospitales y eran considerados como “estudiantes”, no tenían contratos de trabajo por antigüedad, ni siquiera servicio medico para sus familiares. Las peticiones de los médicos comprendían el establecimiento de contratos de trabajo con antigüedad y escalafón, en lugar de becas, aumento de sueldos, reinstalación de los despedidos, no represalias, preferencia para ocupar plazas de médicos en los hospitales a los egresados de esas instituciones. El conflicto comenzó el 26 noviembre de 1964, cuando los residentes e internos del hospital 20 de noviembre del ISSSTE reclamaron el pago de aguinaldos atrasados y 206 de ellos fueron despedidos. En respuesta a los despidos se formó la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos (AMMRI) que comenzó a organizar paros que para el día 26 de ese mes ya abarcaban a 40 hospitales del ISSSTE, Seguro Social y Ferrocarriles. El 10 de diciembre el presidente Gustavo Díaz Ordaz, recién entrado en funciones, prometió estudiar sus peticiones de aumento de sueldos y participación en la elaboración de planes de estudios, con lo que el 15 se levantó el paro.

Sin embargo, se inició una campaña de desprestigio contra el movimiento y el gobierno rompió las pláticas de avenimiento. Ante ello, los médicos titulados respondieron formando la Alianza de Médicos Mexicanos Asociación Civil (AMMAC), que luego absorbió a la AMMRI. La AMMAC inició otro paro el 13 de enero de 1965, formulando ya no sólo demandas de aumento salarial, sino también de carácter laboral más general. Díaz Ordaz prometió nuevamente negociaciones, con lo cual se levantó el paro el 27 de enero.

No obstante, la oferta de retabulación salarial no fue satisfactoria. El 20 de marzo la AMMAC llamó a separarse de los sindicatos controlados por la FSTSE y el 25 propuso la creación de un sindicato de trabajadores de la salud. El 19 de abril estalló otro paro que se mantuvo hasta el 3 de junio y se celebró otra reunión con Díaz Ordaz, que sólo resolvió un aumento mínimo de sueldos pero ninguna otra demanda. Ante ello, los médicos realizaron una manifestación el 20 de abril que fue atacada por grupos de choque de la FSTSE.

Decididos a obtener una solución a sus demandas, los médicos iniciaron un paro el 16 de agosto de 1965. La respuesta fue el desalojo violento de los paristas de los hospitales 20 de Noviembre, Rubén Leñero y Colonia y su sustitución por médicos militares. Se elaboraron listas negras de los médicos participantes en el movimiento para impedirles que volvieran a trabajar en hospitales dependientes del gobierno y encarcelados sus dirigentes. El movimiento es derrotado por la fuerza represiva. Al poco tiempo se mejoraron las condiciones de trabajo y los salarios de los médicos residentes y de los médicos base, tomando en cuenta las demandas del movimiento.

Después de este movimiento las masas estudiantiles comenzaron a tener mucho mas acto de presencia debido a los altos costos al transporte publico. El 1 de octubre de 1966 estudiantes y ciudadanos de Morelia coincidieron en un movimiento en contra del alza en las tarifas del transporte público. Al día siguiente efectuaron una gran manifestación que fue atacada por pistoleros del PRI, que robaron un aparato de sonido. Al dirigirse la marcha al local priista para reclamar el robo, fue recibida a tiros y murió el estudiante Everardo Rodríguez Orbe.

En protesta por esa muerte los estudiantes declararon la huelga el 4 de octubre y el ejército comenzó a patrullar las calles, pese a lo cual se efectúa un gran mitin el 7 de octubre en el centro de Morelia. El 8 de octubre, a petición del Congreso Local, la tropa, mandada por el general José Hernández Toledo, tomó la universidad y detuvo a decenas de estudiantes. Durante 3 años aproximadamente estuvieron presos el líder de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos, Rafael Aguilar Talamantes, y el dirigente popular Efrén Capiz.

Los estudiantes sonorenses se sumaron y encabezaron la protesta popular por la imposición de Faustino Félix Serna como candidato del PRI a la gubernatura de la entidad. La protesta de la población, con fuerte influencia panista, llegó a actos como ataques masivos a una comandancia de policía y casas de funcionarios en Hermosillo. Como las escuelas eran el centro de la movilización, la policía las atacó, pero sólo logró que 139 planteles se incorporaran a un paro. Ante ello, el gobernador Encinas Johnson solicitó y obtuvo del Congreso el llamado a la intervención del ejército, que, nuevamente al mando de José Hernández Toledo, el 17 de mayo atacó y tomó la Universidad de Sonora.

Desatada ya una gran represión a estos movimientos el que tampoco se salvo fue el movimiento de los copreros que se dio en Acapulco en 1967. Los campesinos cultivadores de copra de Guerrero siempre han sido uno de los sectores más pobres y explotados de la entidad. El 20 de agosto de 1967, 800 delegados de la Unión de Productores de Copra se reunieron en el local de la Confederación Nacional Campesina en Acapulco para discutir las cuotas de sostenimiento de su organización y tratar de elegir una dirección democráticamente. A pesar de estar encabezados por el entonces diputado priista César del Ángel, los asistentes fueron atacados a tiros por pistoleros del líder espurio de su propia organización, Jesús Flores. Hubo más de 80 campesinos muertos y un número indeterminado de heridos y detenidos, entre los últimos Del Ángel. Gracias al apoyo del gobierno local a Flores, nadie fue encarcelado por la matanza que causó escándalo en el ámbito nacional.

Después de esta masacre siguió la del profesor Lucio cabañas, en atoyac. El maestro Lucio Cabañas, fue egresado de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero, secretario general de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas, participante a principios de los años 60 en el Movimiento de Liberación Nacional y en las luchas contra el gobernador guerrerense Raúl Caballero Aburto.

En 1967 era miembro del Partido Comunista Mexicano, daba clases en la primaria de Atoyac de Álvarez y realizaba trabajo político y social entre los campesinos de la zona. En mayo de ese año inició una lucha de los maestros y padres de familia de esa escuela para pedir la destitución de la directora por los malos manejos económicos que ésta realizaba, con el apoyo de las autoridades del municipio. Pero incluso una lucha tan elemental era inadmisible para los caciques de la región y un mitin de protesta organizado por Lucio fue disuelto a balazos por policías judiciales y guardias blancas, dejando un saldo de 5 muertos y varios heridos. El profesor logró escapar y fue perseguido, lo que lo obligó a remontarse a la sierra.

Las consecuencias de este acto represivo fueron más allá de lo que sus autores imaginaron. Cabañas formó primero la Brigada Campesina de Ajusticiamiento como un grupo armado de autodefensa y luego el Partido de los Pobres (cuyo ideario fue dado a conocer el 30 de marzo de 1972), que llegó a tener gran simpatía entre los campesinos de Guerrero como grupo guerrillero que fue combatido con un enorme despliegue de fuerzas militares hasta la muerte de Lucio, en combate, el 2 de diciembre de 1974.

En México, las clases medias hacen acto de presencia en un conflicto, en esta ocasión, de mayor envergadura. El número de participantes en el movimiento de 1968 y las dificultades que enfrenta el Estado para su control así lo determinan.

Durante el gobierno de diaz Ordaz el estudiantado realizo constantes manifestaciones de protesta. Uno de los motivos que llevo al movimiento del 68 en Mexico fueron: la revolución cubana, la vietnamita, el movimiento argentino de liberación, el movimiento estudiantil de Europa, particularmente en Francia, pero sin lugar a dudas fue la situación nacional la que genero las protestas estudiantiles: el asfixiante clima represivo creado por el régimen priista, la ausencia de democracia, la existencia de presos políticos, el autoritarismo a ultranza y, sobre todo, el monopolio político del PRI.

En este año desde el medio estudiantil se protesta por las restricciones de orden político impuestas por el gobierno de Díaz Ordaz. En lugar de una respuesta del mismo tipo se hace uso del ejército. En el curso de dos meses la movilización cobra un auge inusitado. A los estudiantes se unen profesores de enseñanza media y superior, una buena cantidad de intelectuales y algunos núcleos de obreros, campesinos y empleados.

El gran mensaje del movimiento de 1968 era despertar la conciencia estudiantil ante una sociedad deshonesta, ya que la mayoría de las personas, dirigentes políticos, estudiantes y grupos de porros patrocinados por la administración reprimían a los estudiantes.

Las demandas principales del movimiento estudiantil popular se resumen en la defensa y ampliación de las libertades democráticas; libertad para todos los presos políticos; derogación del llamado delito de disolución social; y defensa de la autonomía universitaria y de la integridad del Instituto Politécnico Nacional

Salvo el periodo que va del 1º al 26 de agosto de 1968, el movimiento estudiantil de ese año fue objeto de una escalada represiva que culminó el 2 de octubre. Un rasgo distintivo de algunas de las acciones represivas fue el hecho de que encontraron una respuesta de legítima defensa de los estudiantes, aunque éstos nunca iniciaron la violencia.

El 23 de julio los granaderos penetraron a la Vocacional 5 golpeando a maestros y estudiantes con el pretexto de perseguir a pandillas que se habían enfrentado en La Ciudadela. El 26 de julio la policía disolvió los contingentes del Politécnico y de la marcha conmemorativa de la Revolución Cubana sólo porque intentaban dirigirse al Zócalo. Hubo respuesta estudiantil a pedradas. Pero la policía no se limitó a eso, sino que atacó a los alumnos de la Preparatoria 3 que no habían tenido nada que ver con la manifestación, asaltaron el local del Partido Comunista y de su periódico la Voz de México y detuvieron a varios de sus líderes.

El 29 de julio la policía no se contentó con detener un intento de marcha estudiantil al Zócalo, sino que, cuando los alumnos ya se encontraban en sus escuelas del centro de la capital comenzó a atacarlos, suscitando una resistencia que se prolongó de las 5 de la tarde a la una de la madrugada, cuando entró el ejército. Se supone que hubo muertos, pero lo comprobado es que se registraron numerosos heridos de ambas partes. Fueron detenidos más de mil estudiantes.

Frente a estos actos represivos, la huelga estudiantil se extendió por las más de 70 escuelas públicas y varias privadas de la capital, y además en otras de diversos estados de la República, levantando un pliego petitorio de seis puntos que sintetizaban la lucha por las libertades democráticas en el país.

Luego vino el periodo en el que se dejó actuar al movimiento, pensando que éste se iba a desprestigiar a sí mismo (según confesión del jefe del Departamento del DF, Alfonso Corona del Rosal en sus memorias); cosa que no ocurrió.

Frente a ello, el 27 de agosto, el ejército y la policía desalojaron el campamento estudiantil que se había instalado en el Zócalo luego de la manifestación de ese día, registrándose sólo heridos. Al día siguiente, nuevamente el ejército y la policía tuvieron que desalojar a los trabajadores del Estado que habían sido reunidos en el Zócalo para un supuesto acto de desagravio a la bandera, pues esos trabajadores se manifestaron contra el gobierno. A partir de esa fecha comenzaron los ametrallamientos de escuelas, el secuestro de estudiantes y la detención de las brigadas de propaganda, pese a lo cual se realizó la manifestación silenciosa del 13 de septiembre. La vocacional 7 fue atacada al menos tres veces por los granaderos, encontrando una tenaz resistencia de parte de los estudiantes y de los habitantes de Tlatelolco.

El 18 de septiembre el ejército ocupó la Ciudad Universitaria sin hallar resistencia y detuvo a más de mil 500 personas. Del 20 al 22 de septiembre hubo ataques policíacos o ametrallamientos realizados contra la Vocacional 7, Zacatenco, la Vocacional 5 y las Preparatorias 8 y 9.

El 23 de septiembre por la tarde, la policía armada con fusiles comenzó a atacar el Casco de Santo Tomás y la Vocacional 7. El Casco fue tomado por el ejército luego de ocho horas de enfrentamientos con un saldo de al menos tres estudiantes muertos. La Vocacional 7 y Zacatenco cayeron al cesar la resistencia antes, sin que se registraran víctimas.

El 2 de octubre, el ejército rodeó y atacó el mitin estudiantil en Tlatelolco previa desocupación de todas las cárceles y espacios en el Campo Militar Número Uno para recibir a los detenidos. Según las cifras oficiales sólo hubo 996 detenidos, 23 muertos civiles, dos soldados y 36 heridos. El Consejo Nacional de Huelga calculó en su momento en 150 el número de muertos. El entonces prestigiado periodista estadounidense Drew Pearson dijo que fueron 130 muertos y el diario inglés The Guardian habló de 300. En 1995, en el libro Mis Memorias Políticas, de Alfonso Corona del Rosal, se incluyó una carta del general de división Javier Vázquez Félix en el que él afirma haber sido el encargado de hacer el recuento de muertos sobre el terreno y dice que fueron 38 en la plaza, un niño en un departamento y cuatro soldados, o sea 19 fallecidos más de los reconocidos oficialmente.

Pero todavía hubo más víctimas, el 16 de noviembre el estudiante de medicina de la UNAM José Luis González Martínez fue asesinado a tiros en Bolívar y Avenida Central por en agente de tránsito. Julio Martínez Jiménez fue muerto por estar realizando una pinta y, el 27 de noviembre, el estudiante politécnico Eugenio Ramírez Clachar fue asesinado a tiros por "porros" en la preparatoria 5 y dos de sus compañeros resultaron heridos. Ninguno de los responsables de esos crímenes fue detenido. Según la Procuraduría General de la República, durante el movimiento estudiantil hubo 5 mil detenidos.

Sintetizando, a mediados de la década los 60s el modelo de desarrollo estabilizador empezó a decaer de manera considerablemente por los siguientes aspectos:

* Un desajuste en balance de la dependencia alimentaría del país y la exportación; ya no habían para solventar a ambas.

* El aumento desmedido de desempleo y subempleo en el sector agrícola.

* El fuerte auge de las revueltas y conflictos sociales.

* Las organizaciones de trabajadores del país, organizaron movimientos sociales independentistas en los cuales exigían un mejor salario para tener mejores condiciones de vida, democracia y apertura del dialogo para presentar las inconformidades de los altos mandos del país.

* La afectación del sector agrícola se vio reflejado en el movimiento migratorio y el numero creciente de desempleo; esto ocasiono la llamada Crisis Agrícola. A partir de esta década se redujo a un 7% del fondo de inversión publica para este sector, esto ocasionado por que el país se había restringido para los bines de consumo propio, todo se enfocaba a la producción para la exportación.

* El país se vio en la prioridad de enriquecer y satisfacer al mercado extranjero antes que el suyo, esto también se vio afectado por la gran cantidad de tecnología que había sido impuesta haciendo mas rápida y eficiente la producción de lo alimentos, así como transporte para el mercado extranjero, ocasionando un numero considerable de bajas de empleo en este ramo y por consecuencia el movimiento de las masas para encontrar nuevas oportunidades de trabajo.

* Se da el movimiento Campesino, en los que males campesinos de diferentes estados invadieron latifundios y tomaron tierras. Se desarrollaron también algunos movimientos de base campesina que estaba orientada contra la imposición política y el despotismo de las autoridades, en todos esos casos el gobierno respondió con represión y abusos de autoridad.

* En esta década, el numero de sindicatos adheridos a la principal central obrera oficialista, la CTM, aumento en términos absolutos y relativos, mientras que el numero de agrupaciones autónomas de trabajadores constantemente, pasando de 60.4% a 21.5%. Esto hizo que la CTM tuviera mas peso en el sector obrero y tuviera control para cualquier intento de movilización que no le conviniera a los intereses gubernamentales. En esta década los obreros desarrollaron nuevas organizaciones y luchas autónomas. A finales la década, iniciaron la discusión del proyecto de creación de la Unión obrera independiente con el fin de apoyarse recíprocamente. Esto fue el precursor de lo que fue el Moviendo Obrero

* Hacia mediados de esta década se da el denominado Movimiento Medico; los servicios públicos de salud enfrentaban numerosas dificultades agudizadas por la disminución del gasto social por parte del Estado. En el campo, los pequeños centros de salud, operaban con deficiencias de equipo y medicamentos; Esto se debía a que los salarios de los médicos eran muy bajos, particularmente los de aquellos internos y residentes que prestaban sus servicios ahí. En 1965 se desarrollo un amplio movimiento nacional de médicos que demandaban mejores condiciones laborales y cuestionaban las bases del sistema de salud que se había implantado.

* Los grupos socialistas y comunistas fueron perseguidos con diversos grados de dureza. Pero la represión no solo llegaba a los más radicales. El autoritarismo gubernamental de estos años era tan grande a tal grado que en 1965 el presidente del PRI fue separando de su cargo por intentar democratizar dicho partido

* Aquellos movimientos no duraron mucho. Sin embargo, tuvieron algunas represalias sobretodo en el estado de Guerrero ya que en 1967 aparecieron 2 organizaciones de lucha guerrillera una encabezada por Lucio Cabañas y la otra por Genaro Vásquez.

* En 1968 se desarrollo en la ciudad de México un amplio Movimiento Estudiantil. Este movimiento, surgido de protestas en contra de actos represivos de la política y del ejército. El crecimiento del movimiento provoco frecuentes detenciones de estudiantes y el endurecimiento de la represión, esto provoco una situación muy tensa ya que para 1968 los juegos olímpicos se realizarían en México y como Gustavo Díaz Ordaz presidente en ese momento no quería que México se viera manchado por movilizaciones ante el mundo, procuro evitar a cualquier costo, llegara a la inauguración de las olimpiadas con la existencia de una movilización social intensa. A pesar de que el movimiento fue violentamente reprimido, provoco una grave crisis de credibilidad y legitimidad del gobierno, lo que condujo en los años siguientes a que abrieran canales institucionales para la desinencia política y a que el gobierno limitara su carácter represivo.

* La vida política del país se caracterizo por la ausencia de democracia, el control de las organizaciones de trabajadores y la represión a los movimientos sociales. Las contradicciones sociales, políticas se agudizaron durante el gobierno de Díaz Ordaz (1964-1970), esto fue la causa inminente de la Perdida de la legitimidad del gobierno esto desemboco en una crisis de legitimidad, que se evidencio en varios movimientos sociales.