Leer Ensayo Completo Perfil Psicologico Del Pedofilo.

Perfil Psicologico Del Pedofilo.

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.909.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Rimma 19 mayo 2011

Palabras: 2453 | Páginas: 10

...

con niños (13 años o menos) durante un período no inferior a los seis meses. El manual indica que estas fantasías e impulsos sexuales provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad del individuo. El manual indica distinguir a su vez en el diagnóstico cuando se trata de una situación incestuosa, si es exclusivo (solo atracción con niños), si es hacia varones, mujeres o por ambos sexos.

La definición del DSM-IV lleva implícita la concepción clásica, pero otras lecturas permiten pensar que esa definición resulta bastante acotada. Es posible ver conductas pedofílicas menos marcadas, y de otras personas que no sufren de un malestar significativo al respecto. Incluso se parte de esta situación para pensar otros aspectos relevantes, tal como puede ser la pregunta si es que se trata de cuestiones médicos biológicas o no. Por otra parte cabe la pregunta si es que este fenómeno se da principalmente en personas que está a cargo del cuidado de niños por lo que cabría la hipótesis según la cual el contacto permanente con niños favorecería la manifestación paidofílica.

Haciendo énfasis en la etimología, la pedofilia significa amor por los niños , lo cual hace referencia a la manifestación de un aspecto de la sexualidad del individuo. Sin embargo debido a la vulnerabilidad de esta población en cuanto a la estructura de su personalidad y las posibilidades de escoger de manera consciente su orientación e identidad sexual, la pedofilia es vista como una conducta perversa.

En cuanto a los términos es necesario tener en cuenta la diferencia entre pedofilia y pedastia o paidofilia; estos dos últimos términos hacen referencia al abuso sexual y homicidios contra niños. Como se menciono anteriormente en la pedofilia existe un componente de amor erotico hacia un niño, es decir el pedófilo como tal no intenta la agresión o abuso al menor, lo cual en ocasiones se sustenta según la estructura de personalidad, los significados que maneja y las costumbres culturales de un individuo. Este último factor en ocasiones se convierte en motivo de disyuntivas y debate cuando se trata de comprender este tipo de comportamientos.

3. CARACTERISTICAS DE LOS PEDOFILOS

• Sus tendencias hacia la preferencia de niños como objeto erótico pueden iniciarse en la adolescencia entre 15 y 16 años. Sin embargo en la mayoría de información encontrada se hablan de sujetos entre los 30 y 40 años.

• Se observan historiales de abuso sexual, maltrato , degradación ambiental y psicológica en la infancia de estos sujetos.

• El abuso sexual y la agresión hacia los niños pocas veces es cometido. Sin embargo realizan otras actividades como el exhibicionismo, la masturbación, caricias y el lenguaje soez.

• Cuando comenten el acto sexual con el niño, estos suelen justificar sus acciones, acudiendo a argumentos históricos, culturales o la actitud del niño.

• Por lo general estas personas suelen estar muy cerca del niño, bien sea unidos por lazos consanguíneos o de afiliación, también por las relaciones interpersonales que los padres pueden mantener con estas personas.

• Al igual que las personalidades sociópatas, estas personas tienden a rastrear y seleccionar sus victimas, u objetos de “amor”. Observando los niveles de vulnerabilidad y las posibilidades de éxito que puede ofrecer el entorno.

• Suelen no sentir culpabilidad, ya que argumentan que su forma de amar es valida y una manera mas de expresar el amor.

• En varias ocasiones se presenta un historial de abuso de alcohol.

• A la hora del análisis de la conducta del pedófilo, se tiene en cuenta factores de riesgo como: la edad, la capacidad de resolver conflictos o experiencias angustiantes, el tipo de lazos afectivos establecidos en su infancia.

4. ¿POR QUE NO AGREDEN A LOS NIÑOS?

En este comportamiento subyace toda una lógica a tener en cuenta en el estudio de este tipo de parafilias. Una de las justificaciones principales de la no agresión intencional a los niños, radica en que lo que verdaderamente se ama no se lastima o se daña; así los pedófilos sostienen su derecho de amar a menores.

Además de esto ellos argumentan la voluntad o el consentimiento del niño, ante el inicio y prolongación de la relación afectiva y sexual. Sin embargo recordemos el carácter de vulnerabilidad en la infancia y adolescencia donde el individuo se encuentra en proceso de desarrollo de sus habilidades y estructuras cognitivas, al igual que de sus habilidades sociales y morales, lo cual no le permite un razonamiento lógico acerca de la situación y mucho menos tomar decisiones autónomas. Quizás muchos de los pedófilos niegan estos aspectos debido a su falta de información y educación, pero es realmente su personalidad inmadura en cuanto a aspecto sociales y personales que no permiten tener en cuenta estos elementos.

5. RASGOS PSICOLOGICOS DEL PEDOFILO.

Como todos los seres humanos poseemos personalidad, y ello nos dice que nuestra forma de interpretar la realidad es diferentes de todos entre si, bien sea debido a factores ambientales, biológicos, o la interacción de ambos. Sin embargo investigadores han encontrado rasgos en común.

Algunos de estos son los rasgos narcisistas en los que el niño actúa como un reforzador de la autovaloración del pedófilo (al exteriorizar admiración positiva hacia el adulto), una autoestima frágil que necesita ser reafirmada con la vivencia de la situación de dominio que el pedófilo tiene y la incapacidad para asumir un rol responsable (de ahí el enorme temor de ser descubierto y mostrarse públicamente responsable de sus actos). Tampoco son ajenos a los pedófilos. (Oliverio y Ferraris, 2004, 87 - 88)

Las tendencias antisociales también están presentes, ya que suelen evadir y transgredir la norma, al igual que los parámetros moralmente establecidos. Además de esto se observan déficit comunicacionales amplios y problemas en cuanto al desarrollo de habilidades sociales profundas y verdaderas.

6. TIPOS:

La sentimental homoerótica y la agresiva heterosexual. Los sentimentales homoeróticos tienen poco interés por las mujeres, toda su capacidad sexual se concentra en los niños, concretándose bajo la forma de caricias que le provocan el orgasmo. Los agresivos heterosexuales intentan satisfacer sus impulsos con niñas, con métodos que van desde la seducción a la violencia.

7. PEDERASTIA Y ASESINO PEDOFILO.

En ocasiones el asesino pedófilo puede representar una variante del homicida serial; es decir, que hablamos de sujetos que asesinan a niños de forma constante, teniendo en cuenta como mínimo tres homicidios sin importar el numero de victimas de un solo episodio, con un intervalos de tiempo entre sus crimines, en los cuales en primera instancia no se encuentran motivos radicales para explicar los hechos, tal el caso de Luis Alfredo Garavito.

Este tipo de sujetos suelen desarrollan tendencias sádicas y comportamientos agresivos para con los niños. Teniendo un modus operandi casi que ritualista, ya que suelen primero violar, y después asesinar, en pocas ocasiones ambos hechos son cometidos de manera simultánea. Además, al parecer el asesinato no vasta para satisfacer su necesidad, es necesario seguir lacerando y mutilando el cadáver, las heridas cortopunzantes en cabeza y glúteos son constantes, al igual que el descuartizamiento y la mutilación genital.

7.1 FASES DE ACTUACION DEL ASESINO SERIAL.

Como el caso “Garavito”, quien ha sido diagnosticado con múltiples trastornos entre estos la pederastia, y la categoría de asesino serial, sumado a un trastorno de personalidad antisocial; en cualquier momento un pedófilo puede trasformar sus conductas y convertirse en un homicida serial, desde luego la evolución hacia este cuadro patológico dependerá de los rasgos de coomorvilidad del individuo.

a. Fase de Aurea: En esta fase no podemos encontrar signos específicos, todo ocurre al interior del sujeto, sus experiencias subjetivas, se relacionan con la fantasía de cómo cometer el asesinato, el contacto con la realidad disminuye y el sujeto se aleja de lo social.

b. Fase de Pesca: Se incia el rastreo de la victima, se empieza a buscar el sujeto idóneo para satisfacer la necesidad.

c. Fase de Seducción: Estas personas suelen comprometer a sus victimas generándoles placer y seguridad. Sin embargo en ocasiones el evento de sorprender a la victima también se puede presentar.

d. Fase de captura: En ocasiones el asesino amplia las posibilidades de su propia captura, jugando a ser un sujeto ansioso y temeroso lo cual hace parte de su juego.

e. Fase de asesinato: Simboliza el clímax sexual para el asesino, el momento cumbre y de máximo placer.

f. Fase fetichista: Los “trofeos”, u objetos que identifiquen a la victiman suelen ser guardados con recelo, con el fin de prolongar la experiencia.

g. Fase depresiva: Eliminado el estimulo o evento activador, se elimina la emoción o excitación, dejando al sujeto en un estado depresivo, que en ocasiones genera ideación suicida y acto suicida.

8. BASES NEUROPSICOLOGICAS.

A la hora de explicar desde el punto de vista biológico este tipo de desviaciones de la normalidad, los científicos suelen acudir al argumento de la actividad neuronal en el cerebro. Sin embargo como muchas de las explicaciones científicas no se intenta brindar una justificación sino simplemente ofrecer respuestas a interrogantes causales que puedan ser tenidos en cuenta en tondos los sectores de la sociedad aportando a la disminución de riesgos y solución justa de esta problemática en cuanto al tema legal y jurídico.

Los primeros en establecer la pedofilia como un desorden neurológico son los doctores Rusell Swerdlow y Jeffrey Burns en el año 2002. Ellos empezaron analizando el caso de un hombre de 40 años de rasgos pedófilos con un historial de larga data en este aspecto. Lo primero que observaron fue un tumor del tamaño de un huevo alojado en la región orbitrofrontal del cerebro, lo cual incida en una presión intracraneal que alteraba la química cerebral, dicho tumor fue extirpado obteniendo como resultado la desaparición de los comportamientos pedófilos en el sujeto. Como una forma de comprobar su hipótesis, estos científicos decidieron reproducir el tumor en la misma zona años mas tarde, concluyendo con la reaparición de los síntomas de esta parafilia.

Después de dos años de este hallazgo, un equipo interdisciplinario de la universidad de Yale (EE.UU) y Madenburgo en Alemania, proclaman haber observado claras diferencias entre un grupo de sujetos clínicos y “normales” a través de la resonancia magnética se midió la actividad neuronal de ambos grupos exponiendo como estimulo una película alto con contenido pornográfico. Se esperaba que este contenido fuera extactamente de pornografía infantil sin embargo no ser realizo de esta manera por el aspecto ético. Aquí los sujetos sub clínicos evidenciaron una clara alteración en su funcionamiento neuronal.

Las diferencias de manera concreta fueron: actividad neuronal sensiblemente más baja en el caso de los sujetos con tendencias pedófilas, justamente en el hipotalamo y un nivel de liberación hormonal más baja en la corteza prefrontal. Concluyendo el experimento el doctor Northoff líder de la investigación propone que los resultados pueden ser vistos como un primer paso hacia el establecimiento de una neurobilogia de la pedofilia, que en última instancia puede contribuir al desarrollo de las terapias para el tratamiento de este desorden. De esta manera el tratamiento ira orientado al consumo de medicamentos que obliguen o modificar la química cerebral estimulando mucho mas regiones con menor actividad.

Sin embargo debido a los pocos estudios que relacionan los comportamientos pedófilos y la biología no se puede aseverar que la baja activación en estas zonas una causal directa de la pedofilia. Bien se podría decir que estos signos se convierten en síntomas que provienen de elementos meramente psicológicos, o como dice Francisco Montañes reconocido psiquiatra español “ lo que necesitan es un mayor nivel de estimulación , por eso buscan experiencias arriesgadas”.

“Lo único que hemos investigado es como estos pacientes reaccionan hacia los adultos, así que nuestra investigación solo puede dar información acerca de por que estos pacientes no reaccionan ante personas adultas, pero no dice nada sobre que sucede con respecto a los niños. Esto implica que nuestra investigación no revela ninguna causa del trastorno. Tampoco implica que esto sea una consecuencia”

9. CONCLUSIONES.

Se calcula que entre uno y dos de cada diez niños han sufrido de acercamiento o abuso sexual por parte de un adulto. La pedofilia esta dentro delos trastornos conocidos como parafilias, aunque presentan rasgos que la hacen surgir como patología muy diferente de las demás.

El nivel intelectual y status socioeconómico de estos pacientes es indiferente, al contrario de lo que sucede en otras parafilias como la sadomasoquista.

La usencia física y psicológica de los padres al igual que el maltrato y las relaciones con sus principales cuidadores basadas en la dominancia – sumisión a través de la agresión son rasgos comunes en los pedófilos. Tambien es de tener en cuenta que muchas de estas personas se encuntran en un estado de comorbilidad con diferentes patologías como por ejemplo los trastornos de personalidad narcisista o antisocial sumado al consumo de psicofármacos y alcohol que exacerban la problemática.

Por ultimo es de tener en cuenta que mucho de esta problemática se inscribe como una disyuntiva jurídica, médica y psicológica, así que el trabajo en este aspecto continua.

BIBLIOGRAFIA.

• http://www.pedofilia-no.org/

• Homicidios en Serie. Ivan Valencia Laharenas. FAID Editores. 2003

• Perfil psicológico de los pedófilos. Fances Xavier Moreno Oliver.2002

• www.psicologiaonline.com/articulos/2006/perfil_psicologico_criminal.shtml - 39k