Leer Ensayo Completo Posicionamiento: La Batalla Por Su Mente

Posicionamiento: La Batalla Por Su Mente

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.104.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: Jerry 05 junio 2011

Palabras: 7368 | Páginas: 30

...

os muchas veces, que la comunicación tiene diversas funciones: resolver problemas, asuntos sociales, etc. Esto, ha generado un congestionamiento tal en los canales, que sólo unos pocos mensajes llegan a su destino. Podemos tomar como ejemplo el de la publicidad; un pequeño canal en el gran río de la comunicación. Así también los libros, los periódicos, las revistas….ninguna persona puede asimilar toda esa información.

La comunicación en una sociedad sobrecomunicada resulta difícil. A menudo, es mejor no comunicar a menos que se está dispuesto a conquistar posiciones a largo plazo. Nadie tiene una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. De acuerdo a esto, podemos afirmar que la única respuesta a los problemas de la sociedad sobrecomunicada es el posicionamiento.

Otra de las razones por las cuales nuestros mensajes se pierden, se debe a la cantidad de medios que se han inventado para satisfacer nuestra necesidad de comunicación: TV; radio AM y FM; carteles en la calle, en los autobuses; periódicos, revistas y hasta personas. Cada día, miles de mensaje publicitarios compiten por lograr un lugar en la mente del cliente, y es así como la mente se convierte en el campo de batalla.

Otra razón es la cantidad de productos que hemos inventado para atender nuestras necesidades físicas y mentales. Por ejemplo los supermercados de Estados Unidos que tienen expuestos 12.000 productos individuales o marcas. En otras áreas de sucede lo mismo. A pesar de lo antes descripto, a medida que la eficacia de la publicidad disminuye, su uso aumenta no sólo en volumen, sino también en el número de usuarios. No se limita ya a empresas comerciales, médicos; abogados; dentistas y economistas comienzan a usarla.

En nuestra sociedad sobrecomunicada, se da la paradoja de que nada es más importante que la comunicación: con ella todo es posible, sin ella nada se logra. El posicionamiento es un sistema organizado para encontrar ventanas en la mente. Se basa en el concepto de que la comunicación sólo puede tener lugar en el tiempo adecuado y bajo circunstancias propicias. La mejor manera de penetrar en la mente del otro es ser el primero en llegar. Podemos demostrar la validez de este principio preguntándonos quién fue el segundo astronauta que pisó la luna, o cuál es la segunda montaña más alta del mundo. Es difícil desbancar estos primeros lugares. En los negocios, al igual que en el matrimonio, se debe impactar primero y, luego, procurar que no haya ningún cambio.

El papel de la publicidad ha cambiado, y el hecho de que ya no funcione como antes, se ve reflejado en el caos que reina en el mercado. Todavía hay quienes creen que con tal de que el producto sea bueno y el plan adecuado, no hay razón por la cual el producto no pueda funcionar. Pero olvidan algo: que el nivel del ruido en el mercado es demasiado alto.

La era de los productos: Durante los años ’50, los publicistas fijaban su atención en las características del producto y en los beneficios que obtenía el cliente. Pero a finales de la década, la tecnología comenzó a levantar cabeza y así se hizo más difícil establecer una "propuesta de venta única". El final de esta era, sobrevino a causa de una avalancha de artículos de segunda que cayeron sobre el mercado.

La era de la imagen: En los años 60’s, s compañías bien constituidas se dieron cuenta de que la reputación era más importante para la venta de un producto que las características intrínsecas de éste. Pero a medida que cada empresa intentó conquistar una reputación, la magnitud del ruido llegó a ser tan alto que pocas salieron airosas. Las que lo consiguieron, fue gracias a los avances técnicos.

La era del posicionamiento: Hoy en día, la creatividad ya no es la clave para el éxito. Toda compañía debe crearse una posición en la mente del cliente, y esta posición debe tener en cuenta no sólo sus fortalezas y debilidades, sino también la de sus competidores. La publicidad está entrando en una nueva era, donde la estrategia es la reina. (IBM no inventó las computadoras, pero fue la primera que se ganó una posición en la mente de los compradores).

Para comprender mejor cuáles son los elementos contra los que se debe medir el mensaje que uno emite, debemos considerar más de cerca la mente humana, la cual, tiene una ranura o posición para cada dato que opta por tener. Como mecanismo de defensa en contra del volumen de las comunicaciones de hoy, la mente sólo admite aquella referencia que cuadra con alguna experiencia previa.

El consumidor, es un ser emocional y no racional. Si así no fuera, la publicidad no tendría sentido. Tenemos ejemplos de campañas en las que se observa de qué manera se ve lo que se espera ver y se saborea lo que se desea saborear (típico ejemplo de las degustaciones a ojos cerrados). El objetivo primordial de toda publicidad será, entonces, elevar las expectativas y realizar los "milagros".

La mente humana no sólo rechaza la información que no concuerda con sus conocimientos o experiencias anteriores, sino que tampoco tiene muchos conocimientos o experiencias previos con los que funcionar. De este modo, la mente humana en nuestra sociedad, resulta un recipiente totalmente inadecuado. Para hacer frente a la complejidad de la comunicación, la gente ha aprendido a simplificar todo, con el objeto de evitar verse abrumada por las complejidades de la vida. Frente a la explosión de productos, la gente ha aprendido a ordenar los mismos y las marcas en la mente. Si alguien de la competencia quiere su participación en el mercado, debe desalojar a la marca ubicada más arriba, o bien relacionar la suya con la posición lograda por la otra compañía.

Un publicista que quiera introducir una categoría de productos desconocida, tiene que colocar una nueva escalera. Pero esto también es difícil, ya que la mente no tiene espacio para lo nuevo y lo diferente, a menos que lo relacione con lo viejo. Por esta razón, si ese tiene un producto totalmente nuevo, conviene decirle al cliente lo que no contiene en lugar de explicarle lo que es. En el mercado actual, es tan importante la posición que ocupa uno mismo como la que ocupa la competencia. Para ello, se puede adoptar el posicionamiento "en contra": una maniobra publicitaria clásica, en la que si la compañía no es la primera, será entonces la primera en ocupar la posición número dos. El ejemplo clásico de este tipo de posicionamiento es el caso de Avis quien, teniendo claro que el primer peldaño lo ocupaba Hertz dijo: "Somos la número dos en alquiler de coches. Por qué venir con nosotros? Porque nos esforzamos más.

Otra estrategia clásica de posicionamiento es subir por la escalera de otro. Así hizo 7-Up, quien apreciando que la mente de los consumidores sólo abarcaba bebidas cola, al vincular el producto a lo que ya estaba en la mente del cliente, la posición sin cola, la implantó como una alternativa frente al refresco de cola. Para encontrar una posición exclusiva, hay que olvidarse de la lógica común. Esta sostiene que debe encontrarse el concepto dentro de uno mismo o en el producto. Esto no es así; lo que se debe hacer es mirar el interior de la mente del cliente.

Una vez logrado el posicionamiento, se necesita nada más que constancia. Lo que se debe evitar es caer en la trampa del O.L.Q.L.D.E.E., o sea, "olvidaron lo que les dio éxito". Esto es lo que le sucedió a Avis, luego de que ITT la comprara, cuando difundió anuncios tales como: "Avis va a ser la número uno".

Si actualmente queremos tener éxito, no se puede ignorar la posición del competidor, ni olvidar la posición propia.

La experiencia americana en Vietnam, es el más claro ejemplo de cómo el espíritu del "todo lo puedo" puede fallar. Vivimos en la convicción de que todo puede hacerse, pero hay muchas cosas que no son posibles, por más que nos esforcemos. Una empresa puede disponer de un buen producto, una gran fuerza de ventas, una magnífica campaña publicitaria, y no obstante fracasar rotundamente si se encuentra en una posición desde la que no se puede llegar "de aquí hasta allá", por más millones que esté dispuesta a invertir. Esto es lo que ocurrió con RCA en el sector de las computadoras. En esa época era difícil luchar frontalmente contra la posición que IBM había establecido, pero RCA con el espíritu del "todo lo puede" se lanzó contra ella. Antes de un año el techo se les caía encima y luego de años de escasas operaciones todo aquel meollo se vendió a otra empresa. Una compañía puede sentirse frustrada pensando que la respuesta al problema consiste en esforzarse mas, pero para que este esfuerzo extra sirva de algo se debe aplicar para establecer una buena posición de liderazgo del producto.

Para ser un líder, debemos llegar primero a la mayoría de los sitios. La historia demuestra que la primera marca que entra en el cerebro logra generalmente el doble de participación en le mercado a largo plazo que la número dos y el doble nuevamente que la número tres. Cuando el líder del mercado no es el primero en una nueva categoría, el nuevo producto pasa normalmente a ser uno de tantos. De no haber fuertes razones en contrario, los consumidores suelen elegir, en la próxima ocasión que compran, la misma marca que la última vez. Casi en cada peldaño la marca líder lleva las de ganar. En algunas categorías las dos marcas principales corren casi a la par. También es verdad que esas categorías son inherentemente inestables. Tarde o temprano una de las marcas se adelantará y abrirá la brecha. Cuando dos marcas están próximas, una crecerá mas y dominará el mercado en los años siguientes. Se requiere un esfuerzo adicional cuando la situación es dudosa y ninguno de los competidores tiene una superioridad clara. Los líderes pueden hacer lo que se les antoje en materias de estrategia para mantener el liderazgo. A corto plazo son casi invulnerables, el propio impulso los lleva. Los líderes han de emplear su flexibilidad a corto plazo para garantizarse un futuro a largo plazo que sea estable. Esto no funciona, ya que no se puede alcanzar el liderazgo atendiendo solo a cómo ve las cosas la propia empresa. Se debe buscar una posición de liderazgo vista desde la perspectiva del cliente.

El ingrediente esencial para asegurar la posición del liderazgo es penetrar primero en la mente. Y el ingrediente esencial para mantener esa posición es reforzar el concepto original. "Lo autentico", como el primer amor, siempre ocupará un lugar especial en la mente del público ("nosotros inventamos el producto"). Los líderes suelen leer su propia publicidad con tal avidez, que acaban pensando que son infalibles. Así, cuando alguien de la competencia presenta un nuevo producto o alguna característica del mismo, la tendencia es menospreciar el avance. El clásico error que comete el líder es creer que el poder del producto proviene del poder de la organización. Y es a la inversa. El poder de la organización es consecuencia del poder del producto; la posición que el producto ocupa en la mente del cliente. La mayoría de los líderes ponen a cubierto los movimientos competitivos presentando otra marca. Esta estrategia de marcas múltiples mas bien se trata de una estrategia de posición única.

Cada marca se haya en una posición única que ocupa un lugar en la mente del publico. Cuando los tiempos cambian, cuando los nuevos productos van y vienen, no es necesario realizar ningún esfuerzo para cambiar la posición. Mas bien se presenta un nuevo artículo indicando que se debe al cambio de tecnología y gustos. Lo que desbanca a un líder, desde luego, es el cambio. Muchas veces el simple movimiento hacia la protección no logra ser aceptado dentro de la Cía. La gerencia suele ver el mismo producto más como un competidor que como una oportunidad. A veces un cambio de nombre bastaría para cubrir la brecha entre una era y la siguiente. Al ampliar el nombre, se puede hacer que la Cía. adopte una transferencia mental. Así, la revista Sales Management, no hace mucho cambio su nombre a Sales Management & Marketing(para abarcar la función del rápido crecimiento del marketing) y seguramente mas adelante podría cambiar por Marketing Management. El liderazgo no significa el final de un programa de posicionamiento, solo es el principio. Los líderes se encuentran en la mejor posición para aprovechar las oportunidades a medida que estas surgen. Los líderes deberían emplear constantemente el poder de su liderazgo para mantenerse fuera del alcance de la competencia.

Lo que funciona para un líder no necesariamente funciona para el segundo en el mercado. Los lideres pueden contrarrestar un ataque de la competencia y mantener su liderazgo, mientras que los segundos no pueden sacar ventaja de este tipo de táctica de defensa. Cuando imitan al líder, no lo están contrarrestando, están dando una respuesta confusa. Los productos, en su mayor parte, no logran ventas razonables porque hacen hincapié en "lo mejor" y no en la "rapidez". No basta con ser mejor que el competidor, hay que lanzar el ataque mientras la situación es fluida y antes del que el líder tenga tiempo de establecer su liderazgo. Lo que normalmente ocurre es lo opuesto: la empresa segunda pierde un tiempo valioso en mejorar el producto y luego inicia la campaña publicitaria con un presupuesto más reducido que el del líder. Podemos resumir la estrategia diciendo que hay que buscar un hueco y luego llenarlo. Pero para encontrar el hueco hay que tener la capacidad de pensar a la inversa, de ir contra la corriente. Este hueco se esta abriendo para muchas categorías de productos, a medida que la sociedad aprecia la necesidad urgente de la conservación, estimando el producto de acuerdo a su calidad de mayor duración. El precio es una ventaja de manera especial si uno es el primero en afianzarse en el hueco del alto precio. El secreto del éxito consiste en ser el primero en establecer la posición del alto precio, tener un producto con una historia verosímil y tratarse de una categoría en las que los consumidores estén dispuestos a pagar un precio alto. De otra forma el costo no hará sino ahuyentar a los posibles clientes. Es a menudo una buena estrategia en caso de productos nuevos, mientras que el hueco del alto precio puede ser una buena elección en el caso de productos bien establecidos. La introducción de alimentos sin marca es un esfuerzo por aprovechar el hueco de los precios bajos en los supermercados: si no funciona bien no es tanto el dinero que pierdo. La edad es otra estrategia que se puede adoptar en la conquista de posiciones, el momento del día es otra posibilidad, así como también el posicionamiento para consumidores fuertes.

Un error común al buscar huecos es tratar de llenarlos en la fábrica y no en la mente del consumidor. Una buena estrategia dentro de la fábrica, pero mala en el mercado en una categoría ya atestada, no sirve. Un gran logro en un laboratorio de investigación quedará también frustrado si no existe un hueco en la mente de los consumidores. El cliente no haría grandes esfuerzos por entender los puntos sutiles de la lógica verbal de lo que se esta ofreciendo. Otra trampa consiste en querer complacer a todo el mundo, situación que era factible hace unos años cuando había un número menor de marcas y menos publicidad. Para ganar en el ambiente competitivo de hoy hay que salir a esculpir un hueco específico en el mercado. Si se quiere agradar a todo el mundo, probablemente se pueda mantener el nivel si ya se ocupa un lugar o se tiene una buena posición en el mercado, pero es mortal si se quiere conquistar una posición a partir de cero.

Hay ocasiones en que es imposible encontrar el hueco: como cada categoría de productos tiene cientos de variantes las oportunidades de hallar un sitio aún libres son escasas.

A la hora de crear un hueco propio una Cía. debe tomar como estrategia básica el reposicionar a la competencia. Para introducir una nueva idea o producto en la mente hay que desplazar la idea o producto existente. Una vez que se ha logrado desbancar una idea vieja, la presentación de una nueva es sencillísima: la propia gente busca la nueva idea para llenar el vacío. Para que una táctica de reposicionamiento funcione, hay que decir algo acerca del producto de la competencia que obligue al público a cambiar de opinión, no acerca de lo que se está presentando, sino acerca de ese producto competidor.

En la era del posicionamiento para obtener una posición, no solo hay que citar los nombres de la competencia, sino también desentenderse de las antiguas reglas publicitarias. Aunque mucha gente que trabaja en publicidad rechaza el uso de estas tácticas, para tener éxito en esta sociedad sobrecomunicada, hay que jugar de acuerdo con las reglas que ella establece.

El nombre es el gancho del que cuelga la marca en la escala de productos que el cliente tiene en mente. En la era de la conquista de posiciones, la decisión mas importante que se puede tomar en cuestión de marketing es el nombre del producto. Antes, cuando había menos productos, cuando el volumen de comunicación era más escaso, el nombre era algo que no tenía tanta importancia. Hoy, lo que se debe buscar, es un nombre que inicie el proceso del posicionamiento, que le diga al cliente cual es la ventaja principal del producto. Un nombre descriptivo, fuerte, de corte genérico, impedirá que los competidores segundones penetren en el territorio de uno. El hecho de que un nombre sea mejor que otro puede significar millones de dólares de diferencia en las ventas. La primera Cía. que penetre en la mente con un nuevo producto o una nueva idea, se hará famosa. No importa que se trate de un nombre inventado como Kodak o Xerox. Pero el nombre inventado es peligroso, sólo cuando uno penetra primero en la mente con un producto del todo nuevo, se puede dar el lujo de emplear un nombre que no significa nada. Un nombre negativo puede ser positivo si logramos polarizar deliberadamente la situación: la margarina puede ser mantequilla de soja exponiendo las ventajas frente a la leche de vaca, mostrando así el orgullo de origen. Se puede también dar la vuelta al nombre, o sea, reposicionar el concepto usando las mismas palabras para invertir el significado. Se ve lo que se espera ver y un nombre inapropiado provoca una reacción en cadena que solo sirve para confirmar la opinión inicial desfavorable. El nombre es el primer punto de contacto entre le mensaje y la mente. No es la bondad o inconveniencia del nombre en un sentido estético lo que determina la eficacia del mensaje.

Cuando se puede elegir una palabra o un conjunto de iniciales, todas con la misma longitud fonética, la gente usara la palabra invariablemente, no las iniciales. Las empresas están orientadas según una referencia visual: les preocupa mucho que el nombre tenga una buena apariencia y no tienen en cuenta como suena. Sin embargo, los clientes se refieren a las empresas de una manera fonética. Cuando uno ha llegado a la cima y cuando todo el mundo lo conoce, se pueden emplear las iniciales sin caer en ambigüedades. Del mismo modo, una Cía. ha de ser muy bien conocida para que pueda usar sus iniciales. Muchas empresas caen víctimas de la moda "inicialitis". Pero el posicionamiento es como el juego de la vida, algo a largo plazo. Las decisiones sobre nombres que se tomen hoy, quizás no rendirán fruto sino al cabo de muchos años. La mente trabaja de oído, almacenamos directamente los sonidos y luego los vamos repitiendo en diversas combinaciones a medida que mejora nuestra destreza mental. Primero aprendemos a hablar y luego a escribir. Todo mensaje sonaría mejor al quedar impreso, si antes hubiera sido diseñado para la radio. Pero normalmente ocurre al revés. No es que las empresas no deban cambiar sus nombres, nada permanece inalterable durante mucho tiempo. Los mercados vienen y van y a veces son necesarias las fusiones, por lo que llega un momento en que es necesario el cambio del nombre. Muchas empresas llevan nombres obsoletos sin ser culpables. Pero antes de abandonar un nombre por iniciales sin sentido, véase si se puede dar otro nombre que sea operativo y acorde con lo que se desea.

En la era de los productos, cada empresa se especializaba en una sola línea y su nombre lo decía todo. Pero el progreso técnico creo oportunidades, así las Cías. Comenzaron a diversificarse abarcando nuevos campos. Debido a que las empresas crecen por dos estrategias distintas (desarrollo interno o adquisición externa), se desarrollan también dos estrategias distintas en lo que se refiere al nombre. El ego corporativo dicta la estrategia. Cuando una empresa crea un producto normalmente lo bautiza con el nombre de la misma. Cuando la Cía. acepta un producto por adquisición externa suele dejarlo con el nombre que tenía. Si uno es el primero en penetrar en la mente, cualquier nombre funcionará. Si no se llega en primer lugar, el hecho de no seleccionar el nombre mas idóneo equivale a coquetear con el desastre. Para ilustrar las ventajas de utilizar distintos nombres en lugar de los que ya tenía el producto, podemos ver la estrategia de Procter & Gamble que da a cada producto un nombre y con él un posicionamiento que le permite ocupar un hueco único en la mente. Así, esta empresa vende el doble de la competidora. Cuando aparece un producto realmente nuevo, casi siempre es un error brindarle un nombre conocido. La razón es que ese nombre conocido es así porque se asocia con algo concreto y ya ocupa un lugar en la mente del público. Si se quiere tener éxito con el nuevo producto se requerirá una nueva escala, y a nueva escala nuevo nombre. Cuando se miran las cosas con la mente del cliente en prospecto, se puede advertir dónde estuvo el error. Es el principio del sube y baja. Un nombre no puede seguir para dos productos claramente distintos, cuando uno sube el otro baja. Una Cía. desconocida con un producto desconocido, tiene mucho más que ganar de la publicidad que una buena Cía. con un producto ya establecido. Cuando hablamos de expansión de línea nos referimos a tomar un nombre de un producto ya consagrado y usarlo en otro nuevo. La lógica está del lado de la expansión de línea, lo mismo que los principios de la economía. Tener una posición en la mente, significa lograr que el nombre se convierta en un sustituto o sucedáneo del nombre genérico. Desde el punto de vista de la comunicación, la marca genérica es muy eficiente porque una palabra sirve para dos cosas. Cuando se tiene una marca genérica, puede uno desentenderse de la marca y anunciar la categoría. Desde el punto de vista del cliente, la expansión de línea opera en contra de la posición de la marca genérica. Vuelve borroso el agudo enfoque que tiene la marca en la mente. El pensamiento de adentro hacia fuera es el principal obstáculo para el éxito. El de afuera hacia adentro la mejor ayuda. Mientras que la expansión de línea normalmente es un error, lo inverso puede funcionar. Revertir la expansión de línea puede llamarse ampliar la base. Un buen ejemplo es el champú para bebes de Johnson, que fue introducido en el mercado de los adultos.

Una de las razones de la incesante popularidad de la expansión de línea es que a corto plazo tiene algunas ventajas. Después del reconocimiento inicial de la expansión de línea por la marca, el cliente nunca esta seguro de si existe el producto. Los nombres que resultan de una expansión de línea se olvidan porque no ocupan ninguna posición independiente en la mente. Son satélites del nombre original y esta es la gran desventaja que provoca a largo plazo. La confusión que causa un nombre que sirve para más de un producto, va minando lenta pero firmemente el vigor de las marcas. La marca acaba convirtiéndose en un cascaron vacío. Lo que hace tan dañina a la expansión de línea es que tarda muchos años en pasar la factura. Donde no hay marcas o las marcas son débiles, uno puede expandir la línea. Pero tan pronto como llegue una competencia fuerte, comenzaran los problemas. Normalmente la expansión de línea hacía productos de mayor categoría, obtienen ventas anémicas. Quién pagaría un precio caro por un nombre barato. El problema con los productos de menos calidad es a la inversa: los productos de menor categoría son a menudo un éxito instantáneo. La resaca llega luego. A la expansión de línea la llamamos trampa, pero no error. La expansión de línea puede funcionar de acuerdo a:

Según el volumen: los productos potencialmente triunfadores no deben llevar el nombre de la casa. Los productos de pequeño volumen si deben llevarlo. La competencia: cuando hay un vacío, el producto no debe llevar el nombre de la casa. En un sector saturado, debe llevarlo. Apoyo publicitario: las marcas con un gran presupuesto de publicidad no deben llevar el nombre de la casa. Las que cuentan con un presupuesto pequeño si deben incluirlo. Trascendencia: Los productos de avanzada no deben llevar el nombre de la casa. Las materias primas como los químicos, deben llevarlo. Distribución: los productos que se venden en estantes de supermercados no deben llevar el nombre de la casa. Los que se venden por medio de representantes o canales especiales si deben llevarlo.

El nombre de una empresa, debe estar a tono con el sector industrial. Si una empresa ocupa el peldaño superior de la escala de productos en la mente del público, se puede estar seguro de que los clientes en perspectiva piensan que esa empresa cuenta con el mejor servicio personal. Después de "la gente" el tema más común de posicionamiento corporativo, es "diversificación". Las empresas desean ser conocidas como fabricantes diversificados de una gran gama de productos de alta calidad. Pero la diversificación no es eficaz como enfoque de publicidad corporativa. En realidad, los conceptos de posicionamiento y diversificación son opuestos. Es un hecho que las posiciones fuertes en la mente del cliente en perspectiva, se consiguen tras logros importantes y no en base a líneas diversificadas de productos. Una compañía puede tener la capacidad de incrementar sus utilidades diversificándose. Debe, sin embargo, pensarlo dos veces antes de establecer una posición basándose en ese concepto.

La táctica turística, era resaltar la ubicación central de Bélgica como puerta de entrada a Europa, y la facilidad que ofrecía para dirigirse a otras capitales. Aunque belleza es un buen atributo, no basta como tema de promoción turística. Para establecer el posicionamiento de un país como destino, se requiere de atractivos que hagan que el turista permanezca allí al menos unos días. Esta promoción turística, hizo que muchos viajeros empezaran a interesarse por el país. La estrategia publicitaria de la ciudad de tres estrellas, tenía tres ventajas importantes:

Convertir a Bélgica en un destino que ya se encontraba en la mente del viajero, Amsterdam.

Milk Duds es un bombón que viene en una cajita amarilla y marrón, tiene fama de ser una golosina de las que comen en el cine los adolescentes, pero la empresa quería ampliar el negocio e incluir a los niños. El primer paso es ver dentro de la mente del cliente en perspectiva. El mejor cliente de Milk Duds, es un goloso refinado. El comprador promedio del producto tiene diez años. La mayor parte de los programas de reposicionamiento, no son ni más ni menos, que una búsqueda de lo obvio. ¿Qué tiene en la mente el público cuando se habla de chocolate? En la mayoría de los niños, el concepto de chocolate, suscita la idea de la barra de chocolate. Esta idea la han colocado los millones de dólares que ha costado la publicidad de este tipo de productos. Para Milk Duds, la única manera de estampar el producto en la mente infantil, era asignarle un nuevo reposicionamiento a la categoría "barra de chocolate". Por suerte, en la competencia, había una debilidad evidente que se podía explotar, esa debilidad resulta obvia cuando se considera el tamaño, la forma y el precio de la tableta Hershay que se vende actualmente. Los Milk Duds, son diferentes. Se venden en una caja, en lugar de empaquetados, y le ofrecen al niño quince bombones distintos, por lo que pueden comerse poco a poco. Frente a la tableta normal, una caja de Milk Duds, dura más. Aquí, la diferencia es la alternativa de larga duración frente a la barra de chocolate. Este atributo, permitió encontrar una solución al problema de posicionamiento, que normalmente se encuentra en la mente del consumidor, y no en la mente de un producto.

Posicionar un producto o un servicio, no tiene muchas diferencias, sobre todo desde el punto de vista estratégico, la mayor parte de las diferencias son técnicas. En un anuncio de producto, el elemento dominante es la imagen, el elemento visual. En un anuncio de servicio, el elemento predominante, suelen ser las palabras, el elemento verbal.

La teoría del posicionamiento, dice que se debe comenzar con los méritos que el cliente está dispuesto desde ya a otorgar. Toda esta campaña diseñada por una empresa de publicidad, ayudó a implantar el concepto tan difundido del posicionamiento.

.Existen más de mil centros de esquí en Estados Unidos. Dado que los esquiadores sólo pueden retener solo una fracción de nombres, el problema de posicionar uno de ellos, puede resultar difícil. En cierta forma, dado el renombre que tiene Stowe, bastaría solo con anunciarlo y dejar que el esquiador forme su propia imagen. Pero posicionarlo adecuadamente, permitirá realzar la reputación y contribuir a que este se incremente. Stowe esta seleccionado entre los diez mejores centros de esquí en el mundo. Los anuncios de posicionamiento de Stowe, utilizaban parches para ropa con la forma de las áreas de esquí, y el anuncio decía así: "de los diez mejores centros de esquí en el mundo, uno se encuentra en el este". La competencia tenia una gran ventaja respecto de la distancia, ya que esquiadores provenientes de Nueva York, el principal centro de población, debían manejar una o dos horas mas desde otros centros de esquí, para llegarse hasta Stowe. "Uno de los diez mejores centros de esquí", representa una estrategia clásica de posicionamiento. Se vale de la tendencia mental que existe de "hacer una lista" cuando se trata de asuntos externos o complicados. Por otro lado, esta estrategia también se puede usar por tiempo indefinido. También es valedero, utilizar una autoridad reconocida para darle credibilidad al anuncio.

La esencia de cualquier religión, es la comunicación: desde la divinidad, pasando por el clero a los fieles. Los problemas no surgen con la perfecta divinidad o la imperfecta feligresía, sino con el clero. El modo como esto aplique la teoría de la comunicación a la práctica de la religión, tendrá una importancia capital, respecto del modo como la religión afectara a los fieles. La petición de tratar los problemas de comunicación de la Iglesia Católica, partió desde un grupo de laicos, preocupados por la denominada "crisis de identidad".

Para la mayoría, la Iglesia era la "Maestra de la ley". Se insistía mucho en los preceptos, las recompensas y los castigos. Por ese lado, significaba lo mismo para jóvenes que para viejos. El Concilio Vaticano II, apartó a la Iglesia Católica de esa postura de ley y orden. Fueron numerosos los cambios en la liturgia y en el estilo en general, pero no hubo en Roma, por desgracia, ningún gerente de publicidad cuando se realizaron estos cambios. Era evidente que faltaba una clara presentación de lo que era la nueva Iglesia Católica. Los fieles se preguntaban qué era la Iglesia, sino la Maestra de la Ley. Pero no obtenían respuesta. Así, la asistencia dominical a Misa, se situó debajo del 50 por 100 del total de población católica, hay un 20 por 100 menos de sacerdotes y monjas, y un 60 por 100 de disminución de las vocaciones. La pregunta que se hizo fue, cual es el papel de la Iglesia Católica en el mundo moderno, pero no hubo dos respuestas iguales. Para elaborar un programa de identidad de una empresa, hay que ver cual es el negocio fundamental, y acudir a los informes anuales de ejercicios anteriores. En este caso, es preciso regresar dos mil años y basarse en la Biblia. Se concluye de las Escrituras, que Cristo consideró que el papel de la Iglesia era la de ser "Maestra de la Palabra". Al rehacer los pasos, se logra definir el papel de la Iglesia como consistente en mantener vivo a Cristo en la mente de la nueva generación y relacionar su palabra con los problemas de la época. Una vez que se aisló el concepto básico, lo siguiente era desarrollar la técnica para llevarlo a cabo. Lo primero y principal, era aprender oratoria, para predicar mejor los sermones. Además, se propuso una película de introducción, intitulada "Vuelta a los Principios". Se recomendó una amplia gama de programas, todos estructurados cuidadosamente, en torno del papel de la Iglesia "Maestra de la Palabra". Pero, mas allá de todo esto, nada ocurrió. Ha sido muy difícil convencer a la "Dirección" de la Iglesia Católica de que ponga en práctica esta solución a sus problemas. No solo los Obispos se resisten a que los laicos les indiquen como deben dirigir la Iglesia, sino que la solución parece tan obvia que resulta difícil de aceptar. Y como pasa con la mayor parte de los grandes problemas, estos, no desaparecen.

La parte más difícil del posicionamiento, es la selección de un concepto especifico sobre el que apoyarse. La mayoría de la gente, no es lo suficientemente resuelta como para dar un concepto definido sobre sí misma. Cometa errores. Todo lo que vale la pena hacer, vale la pena hacerlo mal. Si no valiera la pena, no se intentaría. Cerciórese de que lleva un nombre idóneo. La ley le concede a Ud. el derecho de adoptar cualquier nombre que desee, con tal de que no intente defraudar o engañar. (No podemos cambiarlo por el de Mc Donald, en el caso en el que quisiéramos abrir una hamburguesería.

Evite la trampa del anonimato. Muchos hombres de negocios, caen víctima de la "inicialitis" tanto personal como corporativamente. Solo se puede dar el lujo de proceder de esta forma, si todo el mundo sabe quién es. Si se está ascendiendo, si se trata de plasmar un nombre en la mente de las gerencias, requiere de un nombre, no de un grupo de iniciales. Por las mismas razones exactamente, deben proceder así las empresas.

Encuentre un caballo que montar. El secreto del éxito, consiste en encontrar un caballo en el que cabalgar: se basa más en lo que los demás pueden hacer por uno, que en lo que uno puede hacer por si mismo. El primer caballo que cabalgar es la empresa donde se trabaja: Si su empresa no va a ninguna parte, búsquese otra. No se puede salir adelante por si mismo. El segundo caballo que montar es su jefe: pregúntese también si se dirige a alguna parte o quien es él. Busque siempre la persona mas lista, brillante y competente que pueda encontrar. Si su jefe va escalando posiciones, es probable que Ud. también lo haga. El tercer caballo que montar es un amigo. La mayor parte de os grandes avances que tiene una persona en la cartera, se debe a que algún amigo de negocios lo recomendó. Cuantos mas amigos profesionales haga fuera de la empresa. Mas probabilidad hay de que consiga algún trabajo bien remunerado. El cuarto caballo que montar, es una idea: todo el mundo sabe que una idea puede llevarlo a la cima con mayor rapidez que ninguna otra cosa. Pero la gente suele esperar demasiado de una idea. Para, montar este caballo, hay que estar dispuesto a exponerse al ridículo y a la controversia. El quinto caballo a cabalgar es la fe: fe en los demás y en sus ideas. La importancia de salir de uno mismo, de encontrar la fortuna fuera, queda para los hombres que han sido un fracaso la mayor parte de su vida. El sexto caballo a cabalgar es uno mismo: Es posible tener éxito en los negocios o en la vida por uno mismo, aunque no es facil. Los negocios, al igual que la vida son una actividad social, y tienen tanto de cooperación como de competencia. El posicionamiento consiste en pensar a la inversa: en lugar de comenzar por uno mismo, se comienza por la mente del público. En lugar de preguntarnos quienes somos, debemos preguntarnos que posición ocupamos ya en la mente de otras personas. Luego, nos preguntaremos que posición queremos ocupar. Y es aquí donde hemos de sacar la bola de cristal e imaginarnos cual es la mejor posición que deberíamos ocupar, desde un punto de vista a largo plazo. Hay demasiados planes que se proponen comunicar una posición que es imposible de alcanzar, porque ya hay alguien que la ocupa. A veces se puede ser demasiado ambicioso, aspirando a una posición demasiado amplia. Y ahí esta la trampa del segundón. Si la posición que nos proponemos alcanzar, exige un enfrentamiento "cara a cara" contra un líder del mercado, mejor será que olvidemos el asunto. Es mejor rodear un obstáculo que superarlo. Es preferible dar marcha atrás y buscar una posición en la que nadie haya puesto la mano aun. Un gran obstáculo para lograr un posicionamiento airoso, es buscar lo imposible. Cuesta dinero conquistar una porcino de la mente y cuesta dinero establecer una posición y mantenerla una vez que se ha establecido. Además, para mantenerse en el paso del cambio, es importante adoptar un punto de vista de largo alcance, determinando cual es la posición básica, y luego ajustarnos a ella. Hay que mantenerse aferrado a la posición que tenemos, año tras año. Pero una vez que ese espacio se ha vendido, puede resultar imposible recuperarlo.

La gente creativa, a menudo, se resiste al principio de posicionamiento, ya que cree que restringe su creatividad. Pero la creatividad por sí misma, no vale nada. Sólo cuando esta subordinada al objetivo de lograr el posicionamiento puede contribuir en algo. Al desconocer que ocurre dentro de una empresa, el papel que ocupa una tercera persona, en el caso en el cual nosotros mismos no podamos hacer determinada cosa, permite ver mejor qué ocurre en el exterior: en la mente del cliente. La objetividad es el ingrediente clave que proporciona la agencia de marketing o de publicidad. Pero se debe tener en claro que la agencia de publicidad no tiene la varita mágica que hace que el cliente se lance de inmediato a comprar el producto. Hoy, la creatividad esta muerta, y el juego se llama posicionamiento.

Como viene diciendo los semánticos desde hace años, las palabras no contienen significado, el significado esta en la gente que las usa. La rigidez mental, es una barrera para un posicionamiento exitoso. Para salir adelante en el posicionamiento, se requiere, hoy, de cierta flexibilidad. Hay que entender cómo las palabras afectan a la mente, estas son detonadores que evocan significados que se encuentran enterrados. Desde luego, que si la gente entendiera esto, no tendría sentido re-bautizar un producto o seleccionar palabras emocionales para nombrarlo. El lenguaje, es la moneda de la mente. Para pensar mentalmente hay que manipular las palabras, y si se escogen las adecuadas, se puede influir en el proceso mental mismo. Se debe ser cuidadoso con los cambios, la gente vive bajo la ilusión del cambio. Constantemente nacen nuevos productos, servicios, mercados e incluso medios de comunicación. Se necesita visión. El cambio es una ola en el océano del tiempo. corto plazo, las olas causan agitación y desconcierto. A largo plazo, las corrientes subyacentes son de mucha mayor importancia. Para hacer frente al cambio, hay que adoptar un punto de vista de largo alcance, determinar el negocio fundamental y ajustarse a el. Se necesita valor. Cuando se rastrea la historia para ver cómo se implantaron los liderazgos en posicionamiento, se advierte que el hilo conductor no es la habilidad en marketing, ni tampoco la innovación de los productos. Lo importante es tomar la iniciativa antes que el competidor haya tenido oportunidad de establecerse. Solo una idea obvia funcionara hoy. Se necesita sutileza. Los principiantes que empiezan a practicar el juego de posicionamiento, hacen, a veces, la siguiente observación: ¡que fácil es, no se trata más que de encontrar una posición que pueda llamarse propia!. Sencillo sí, fácil no. La dificultad esta en encontrar una posición abierta que sea también eficaz. S debe estar dispuesto al sacrificio. Se debe estar dispuesto a perder algo para lograr esa posición única. El tercer medio es la expansión cronológica. Se afianza la marca entre determinado grupo de edad y luego se transfiere a otros grupos. No debemos olvidar a la distribución que es otra técnica de expansión. Se necesita una perspectiva global. El marketing se está convirtiendo rápidamente en un juego internacional. A medida que las empresas comienzan a operar a escala mundial, se encuentran con que tienen un problema con el nombre. No se necesita la reputación de ser un genio de marketing, en realidad, esto puede ser un estorbo fatal.

Muy a menudo, el líder de un producto, comete un error garrafal, al atribuir su éxito a su habilidad en marketing. Las reglas de posicionamiento, valen para toda clase de productos. Es difícil entender la inclinación suicida de las empresas que se enfrentan cara a cara contra una competencia establecida. Saben lo que les espera, pero siguen adelante. La esperanza nunca muere en el hombre. Nueve de cada diez veces, uno del montón se dispone a atacar al líder: resultado, el desastre. Valga repetirlo: la primera regla del posicionamiento es que para ganar la batalla de la mente no se puede competir de frente contra una empresa que disfruta de una posición vigorosa y firme. Se puede intentar un rodeo, por arriba o por abajo, pero nunca ir de frente.

El líder posee el terreno elevado, para ascender por esa escalera, hay que seguir las reglas del posicionamiento. En nuestra sociedad sobrecomunicada, el nombre del juego hoy, es posicionamiento. Y solo los mejores jugadores lograran sobrevivir.