Leer Ensayo Completo Problematica De La Educacion En Venezuela

Problematica De La Educacion En Venezuela

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.869.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: Rimma 05 junio 2011

Palabras: 8403 | Páginas: 34

...

rio de la naturaleza y de las relaciones humanas, en las sociedades autodenominadas “avanzadas” ni siquiera se plantea la posibilidad de un cambio hacia una mentalidad cooperativa y solidaria que nos permita hacer frente a los graves problemas ambientales que se avecinan.

Existen países tan pobres y desdichados en materia educativa como lo son Haití y países centroamericanos donde las desproporción de riquezas es exagerada, asimismo hay naciones que se escaparon del común denominador latinoamericano como lo son Chile que pese a sufrir la opresión de un sistema dictatorial implantó una reforma educativa que luego de varios años de ocurrido, hoy cosecha sus frutos y lo sitúan como una nación poderosa económicamente y como es lógico culturalmente también, porque al hombre no solo se le debe dar el pan como alimento sino el pan como conocimiento, que aparte de consumirlo debe ser correctamente asimilado.

Los problemas relevantes relacionados con la educación venezolana y al estudiar sus causas y sus consecuencias, se podría decir que existe un severo problema en la calidad de la educación, que impacta de manera directa sobre la igualdad de oportunidades de la población.

La educación recibida por la población con mayor escasez de recursos no aporta la calidad requerida para avanzar con éxito en el sistema educativo. Y lo que más protege a una persona contra la pobreza es su permanencia en la escolaridad.

Es más factible que los más pobres que no cumplen con las expectativas en la escuela, son expulsados prematuramente y formen filas de la pobreza.

El fracaso escolar puede tener como manifestación más grave la deserción, es decir, los alumnos son expulsados del sistema y quedan prácticamente excluidos de toda posibilidad de continuar sus estudios en un nivel de educación formal. En realidad este fracaso no propio de los alumnos que se ven obligados a desertar. Es el ocasionado de cierta manera por sistema educativo y de la escuela, que no son capaces de retener en su resguardo a los alumnos que más necesitan las oportunidades brindadas por un alto número de años de estudio. Hoy se sabe que la mayoría de los desertores fueron primero repitientes. Y que la repitencia es mucho mayor en dos grados clave como lo son la entrada al sistema educativo y el inicio de la secundaria o del bachillerato. De modo que, si se lograra evitar la repitencia, se reduciría considerablemente la deserción. Obviamente, repiten los que tienen el más bajo rendimiento, los que no logran dominar los aprendizajes que la escuela intenta enseñar. Y esto se debe esencialmente a fallas en el desempeño de los docentes y a los métodos pedagógicos empleados por la nación.

Objetivos de la Investigación

Objetivo General

Determinar la problemática de la educación en Venezuela, sus causas, efectos y consecuencias.

Objetivos Específicos

➢ Indagar los fundamentos históricos de las distintas corrientes educativas.

➢ Detectar el nivel de atrofio del sistema educativo vigente

➢ Identificar las causas de la deficiencia escolar.

➢ Sugerir posibles estrategias y recomendaciones que contribuyan a la formación de un eficiente sistema educativo.

Justificación

En todo el mundo la educación es uno de los pilares fundamentales que sustentan el desarrollo y porvenir de una sociedad, los pueblos crecen si esta avanza y declinan si esta retrograda. En esta investigación se analizara la eficiencia y alcances que logra la educación en nuestro país, los elementos constitutivos de esta; las razones epistemológicas que soportan al actual modelo educativo nacional y demás factores presentes en la problemática planteada. El impulso y desarrollo de este proyecto investigativo argumentado por el interés que genera la educación tanto a nivel social, moral, cultural, y económico; genera la posibilidad de conocer e instruirnos en la realidad que afronta nuestro sistema educativo; procurar originar bases practicas, metodologicas y teóricas tanto para cualquier investigador como para los futuros docentes, que conociendo y estando concientes de su responsabilidad y contribución a la sociedad; encaminar los recursos a lo que a la formación pedagógica se refiere.

CAPITULO II

MARCO TEORICO

Antecedentes del problema

Los antecedentes son indagaciones previas que sustentan al objeto de investigación y que en su composición tratan o hacen referencia sobre el mismo problema o guardan relación entre si. Todos los antecedentes sirven de guía al investigador permitiéndoles hacer comparaciones, justificaciones y tener ideas sobre cómo se trató el problema en esa oportunidad y a donde se pretende llegar con estos conocimientos previamente adquiridos al proyecto de investigación actual.

En pocas palabras ayuda a establecer los alcances de la investigación sus logros y si ya estas teorías fueron confirmadas y puestas a pruebas. En esta sección se pretende realizar una síntesis conceptual de las investigaciones o trabajos realizados sobre el problema formulado, con el fin de determinar el enfoque metodológico de las investigaciones realizadas con anterioridad. Por lo general como antecedentes de la investigación se toman trabajos de grado, monografías, ensayos, informes y entre otros.

De los antecedentes es imprescindible considerar los siguientes aspectos: título de la investigación; autor o autores, año de la publicación; resumen; propósito y finalidad de la investigación.

Bases Teóricas

Sistema Educativo Venezolano

El Sistema Educativo Venezolano comprende 4 niveles y 6 modalidades. Son niveles, la educación Preescolar, la educación Básica, la Educación Media Diversificada y Profesional y la Educación Superior. Se consideran oficialmente modalidades la Educación Especial, la Educación para las Artes, la Educación Militar, la Educación para la Formación de Ministros del Culto, la Educación de Adultos y la Educación Extraescolar.

Base legal del Sistema Educativo Venezolano

Los principios fundamentales del Sistema Educativo Venezolano están contemplados en la Constitución Nacional y en la Ley Orgánica de Educación (L.O.E.). Estos principios constitucionales se expresan en la Ley Orgánica de Educación, al fijar como objetivos de la educación, el pleno desarrollo de la personalidad, la formación de ciudadanos aptos para la vida, el ejercicio de la democracia, el fomento de la cultura y el espíritu de solidaridad humana. Además, se considera a la educación como un servicio público y como una función primordial e indeclinable del Estado, así como un derecho permanente e irrenunciable de la persona.

En las Disposiciones Generales de la Ley Orgánica de Educación, Titulo II, Capitulo I, se define al Sistema Educativo "como un conjunto orgánico, integrador de políticas y servicios que garanticen la unidad del proceso educativo, tanto escolar como extra-escolar y su continuidad a lo largo de la vida de la persona mediante un proceso de educación permanente. Asimismo, el sistema educativo se fundamenta en principios de unidad, coordinación, factibilidad, regionalización, flexibilidad e innovación".

La educación en Venezuela es gratuita y obligatoria entre los 7 y los 14 años de edad; asimismo, el Estado garantiza la gratuidad de la enseñanza pública secundaria y universitaria. La evolución de la alfabetización ha sido creciente y especialmente acelerada durante el periodo 1950-1990; la tasa de alfabetización en los habitantes de más de 10 años pasó del 51,2% en 1950 al 92,7% en 1994.

El Sistema Educativo Venezolano (según el Artículo 16 de la L.O.E.) está comprendido por niveles y modalidades. Los niveles se refieren a: la Educación Preescolar, la Educación Básica, la Educación Media Diversificada y Profesional y la Educación Superior. En cuanto a las modalidades del Sistema Educativo se tiene: la Educación Especial, la Educación para las Artes, la Educación Militar, la Educación para la Formación de Ministros de Culto, la Educación para Adultos y la Educación Extra-escolar.

El reglamento de la Ley Orgánica de Educación tiene por objeto establecer normas y directrices complementarias sobre el sistema, el proceso y los regímenes educativos. Este reglamento rige para todos los niveles y modalidades del sistema educativo, excepto para el nivel de enseñanza superior. El sistema educativo venezolano comprende cuatro niveles: educación preescolar, educación básica, educación media diversificada y profesional, y educación superior.

La Educación Preescolar o Inicial

Constituye el primer nivel obligatorio del sistema educativo y dura un año escolar. La Educación Inicial es el primer nivel del Sistema Educativo, cuya finalidad es facilitar y mediar la formación integral del niño o niña, apoyando su desarrollo y crecimiento a través de distintos programas y estrategias convencionales y no convencionales que involucran a la familia y la comunidad, con la orientación docente especializada, en función de las áreas de desarrollo. Comprende las siguientes fases: maternal (niños de 0 a 3 años) y la preescolar obligatoria (niños de 3 a 6 años). Misión: La Dirección de Educación Preescolar tiene como propósito fundamental formular y evaluar las políticas educativas y los lineamientos curriculares del nivel inicial, que garanticen una atención integral de calidad a la población infantil de 0 a 6 años, con la participación de la familia y la comunidad. Funciones: ampliación de la cobertura y mejoramiento de la calidad de atención a la población de 0 a 6 años. Atención y protección integral a la infancia a través del fortalecimiento de redes intersectoriales, interinstitucionales y comunitarias. Fortalecimiento de la familia como primera institución educativa del niño y la niña.

La Educación Básica

La Educación Básica busca promover la formación integral, que sirva de base para el aprendizaje y el desarrollo humano permanente de cada persona, incluidas las políticas de orientación pre-vocacional y de formación en, por y para el trabajo. Es el segundo nivel de la educación obligatoria y comprende nueve años de estudio al cabo de los cuales se otorga la certificación correspondiente.

[pic]

La Educación Media Diversificada y Profesional

Está articulada curricular y administrativamente con la educación superior. La Educación Media tiene por finalidad profundizar los conocimientos científicos, humanísticos y tecnológicos de los estudiantes, así como continuar con su formación ética y ciudadana y particularmente, prepararlos para su incorporación digna y eficaz al mercado de trabajo y para proseguir sus estudios en educación superior, constituye el tercer nivel educativo, cuya duración es de 3 años. La culminación de los estudios de educación media conducirá a la obtención del Título de bachiller y quienes hayan aprobado todos los requisitos establecidos obtendrán el título de Técnico Profesional.

La Dirección de Educación Media Diversificada y Profesional es el organismo que garantiza a los estudiantes inscritos en el Nivel, su permanencia y egreso exitoso, mediante una formación integral científica, humanística y técnica que posibilite la incorporación al trabajo productivos y la prosecución de estudios superiores.

Educación Especial

Tiene como objetivo atender a aquellas personas cuyas características físicas, intelectuales o emocionales les impida adaptarse y progresar en los diferentes niveles del sistema educativo. Igualmente presta atención especializada a aquellas personas que posean aptitudes superiores a lo normal. La Educación Especial está enmarcada en el derecho a una educación de calidad para todos que de respuesta a la diversidad. Las personas con necesidades educativas especiales no pueden ser discriminados ni excluidos de la escuela. Es una variante escolar del sistema educativo venezolano que se inscribe en los mismos principios y fines de la Educación, en general manteniendo una relación de interdependencia con el resto del Sistema. Representa la garantía del derecho a la educación para las Personas con Retardo Mental, Autismo, Deficiencias Visuales, Deficiencias Auditivas, Dificultad del Aprendizaje, Talento e Impedimentos Físicos desde temprana edad hasta la adultez. La Dirección de Educación Especial del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes establece, como instancia nacional, la política educativa para garantizar a los niños jóvenes y adultos con necesidades educativas especiales el acceso a la Educación Integral, el respeto a la diversidad en igualdad de condiciones y oportunidades, de manera que participen activa y responsablemente en los cambios requeridos en el desarrollo del país.

Es el ente rector en el diseño y la supervisión de la política que garantiza el derecho a la educación de niños, niñas, adolescentes y adultos con necesidades educativas especiales, el acceso a una educación integral, el respeto a la diversidad de igualdad de condiciones y oportunidades, en un continuo de la atención educativa integral para que participen de manera activa y responsable en los cambios requeridos para el desarrollo del país, a través de un modelo de atención educativa integral, desde temprana edad hasta la adultez, como respuesta a los derechos constitucionales. La población con necesidades educativas especiales se atiende de acuerdo a los siguientes grupos: Desde la gestación a 6 años, 6 a 15 años y más.

La Educación de Adultos

Es la parte del sistema educativo a quien le compete lo relativo a los servicios educativos que el Estado venezolano proporciona a las personas mayores de 15 años, a través de una oferta educativa de calidad que abarca una educación básica, media diversificada y profesional con salidas a la educación superior y capacitación en un oficio, garantizando competencias básicas para la incorporación al campo laboral, combinando estrategias flexibles que proporcionan al adulto desarrollo personal, social, cultural, comunitario y económico en pro del bienestar común y de la sociedad. Con este propósito le compete al organismo rector de la modalidad, formular, coordinar, ejecutar, promover y desarrollar las políticas que en materia educativa demanda la población adulta del país. La Dirección de Educación de Adultos, desarrolla acciones dirigidas a atender los niveles de Educación Básica y Media Diversificada y Profesional. La administración y evaluación curriculares, se sustentan en los principios de flexibilidad y participación, de acuerdo a las necesidades educativas de la población, la cual puede optar por estrategias de aprendizaje presencial, a distancia, radiofónica o por la estrategia de evaluación Libre de Escolaridad.

Aspectos Organizativos del Sistema Educativo Venezolano.

En cuanto a su organización, el sistema educativo no está descentralizado. Sin embargo, existen 3 instancias gubernamentales con escuelas oficiales públicas y un sistema de escuelas privadas. Es decir, a pesar de que la educación no ha sido descentralizada, en Venezuela existen 24 gobernaciones de estado y 350 alcaldías de municipios cuyas autoridades son electas por el pueblo cada 4 años. Las 24 gobernaciones de estado tienen un sistema de educación que depende de esos estados y que en promedio agrupan el 30% de las escuelas y el 20% de la matrícula. El resto de las escuelas que están ubicadas en los estados son de dependencia nacional es decir, pertenecen al Ministerio de Educación. Las alcaldías también tiene escuelas pero en menor cuantía. De hacho la Ley Orgánica de Régimen Municipal no asigna responsabilidades educativas de manera obligatoria a los municipios.

Tanto las 24 gobernaciones de estado como las alcaldías tienen la libertad de iniciativa y, con recursos de su propio presupuesto pueden diseñar programas de apoyo a la educación pública. En general lo hacen única y exclusivamente para las escuelas de dependencia descentralizada tanto estatal como municipal. Pero algunos gobernadores y alcaldes extienden el alcance de sus programas de apoyo educativo a todas las escuelas de su estado, incluyendo las que pertenecen al nivel central, al MECD. En muchos casos se trata de programas de mejora de la planta física y del mobiliario (pintura, mantenimiento, dotación equipamiento).

Dirección de Evaluación y Acreditación

La Dirección de Evaluación y de Acreditación establece los criterios, procedimientos y lineamientos que determinen con precisión las bases en las que sustentan la evaluación y la acreditación de los aprendizajes en los niveles y modalidades del sistema educativo venezolano.

Funciones más importantes asignadas a la Dirección:

• Participar en la elaboración de la normativa legal que en materia de evaluación y acreditación fundamentan los niveles y modalidades del sistema educativo venezolano a excepción de la Educación Superior.

• Establecer los créditos para el otorgamiento de equivalencias revalidas, transferencias y reconocimientos de estudio ya que cada aspecto conlleva a un procedimiento técnico administrativo que tanto la administración como el administrador debe cumplir.

• Resolver con 100% de efectividad las solicitudes interpuestas por los interesados en cuanto a convalidaciones de títulos extranjeros o equivalencias de estudios cursados en el extranjero.

• Formular criterios y definir lineamientos técnicos para el registro de inscripción y renovación de planteles privados.

• Asesorar a las entidades federales en materia de transferencia y equivalencia de estudio en los casos que se haya transferida el servicio educativo a otras instancias.

• Elaborar y reformular conjuntamente con las otras dependencias involucradas, la normativa legal que rige la evaluación y acreditación en los niveles y modalidades del sistema educativo excluyendo los de educación superior.

• Atender y resolver las solicitudes que impliquen evaluar y acreditar aprendizajes propios de los niveles y modalidades del sistema educativo venezolano.

• Establecer contactos con otros países, para conocer y resolver las situaciones atípicas que se originen en materia de evaluación y acreditación, respondiendo a las necesidades e intereses de los usuarios.

• Asesorar en criterios, procedimientos y lineamientos, para la evaluación y acreditación de los aprendizajes en los niveles del sistema educativo venezolano.

Sistema Educativo Bolivariano (SEB)

El SEB es el conjunto de elementos estructurados e integrados entre sí, orientado de acuerdo con las etapas del desarrollo humano que tiene como finalidad garantizar los servicios educativos a toda la población venezolana bajo la dirección del Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE). Comprende los siguientes subsistemas: la Educación Inicial Bolivariana, con dos niveles (maternal, de 0 a 3 años, y Preescolar, de 3 a 6 años); la Educación Primaria Bolivariana (de 1º a 6º. grados, de 6 a 12 años); la Educación Secundaria Bolivariana, con sus dos opciones (Liceo Bolivariano, de 1° a 5° años, y la Escuela Técnica Robinsoniana y Zamorana, de 1° a 6° años, de 12 hasta 19 años de edad, aproximadamente); la Educación Especial; la Educación Intercultural Bilingüe; la Educación de Jóvenes, Adultos y Adultas (incluye las Misión Robinson (I y II) la Misión Ribas).

En el proceso revolucionario resuelve, a través de estos subsistemas y las misiones, la exclusión y crea el modelo de equilibrio social para cumplir con el precepto constitucional de educación integral y de calidad para todos y todas. Está estructurado de forma tal que garantiza desde las primeras edades el tránsito de la nueva generación, hasta alcanzar la formación para la vida como un ser comprometido con la sociedad en que se desarrolla. De igual manera, favorece la progresividad curricular y pedagógica entre los diferentes subsistemas.

El SEB, en las circunstancias y momentos actuales, tiene ante sí la tarea de educar a las nuevas generaciones en un contexto que se caracteriza por contradicciones sociales complejas que afectan los procesos formativos en la sociedad nacional e internacional y por una mayor comprensión de la dirección y perspectivas de la labor educativa que desarrollan la sociedad y los diversos actores participantes.

La construcción de la nueva conciencia socialista venezolana y la formación de las nuevas generaciones portadoras de ella, en los próximos años, se materializa en la toma de conciencia de los complejos problemas que afectan la existencia humana a consecuencia del mundo en que se vive y la necesidad de eliminarlos. Ello es posible mediante una sólida identidad nacional y de defensa del país, sustentada en una ética enraizada en el pensamiento bolivariano y en la comprensión de las necesidades individuales y sociales que garanticen una acción creativa y transformadora.

Tiene como función fundamental el desarrollo de los servicios educativos basados en los preceptos de la Educación Bolivariana, que se concibe como un proceso histórico-social, integral, permanente, continuo, sustentado en una ética enraizada en el pensamiento bolivariano, robinsoniano, zamorano y el humanismo social para la comprensión de las necesidades sociales que garantiza una acción creativa y trasformadora, promueve la construcción del conocimiento, la valoración del trabajo y la formación de la ciudadanía para la participación activa, solidaria, consciente y protagónica en los procesos de transformación individual y social hacia la construcción del socialismo del siglo XXI.

Finalidad de la Educación Bolivariana en el Marco del Sistema Educativo Bolivariano

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en su artículo 102:

“(…) La educación es un servicio público y está fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento, con la finalidad de desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática basada en la valoración ética del trabajo y en la participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social, consustanciados con los valores de la identidad nacional y con una visión latinoamericana y universal (…)”.

Para concretar sus fines e ideales, el SEB especifica que la institución educativa es un espacio para:

• La formación de un ser humano social, solidario, crítico y con una participación democrática, protagónica y co responsable.

• La fomentación de los Derechos Humanos y la construcción de la paz.

• La participación ciudadana en igualdad de derechos y condiciones.

• Las innovaciones pedagógicas.

• La formación de una conciencia crítica para el análisis de los contenidos divulgados por los medios de comunicación social y alternativos.

• Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

• La formación integral del niño, la niña, el o la adolescente, el o la joven, el adulto y la adulta, para elevar su calidad de vida (salud, deporte, recreación, entre otros).

• La formación en, por y para el trabajo productivo y liberador, que contribuya con el adecuado uso de la ciencia y la tecnología, a la solución de problemas y el desarrollo comunitario.

• El desarrollo de valores y actitudes para consolidar la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia, de manera que se asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia y a la igualdad social y sin discriminación de pueblo, color de piel, sexo, origen social, credo o religión.

• La formación de una conciencia ciudadana de educación ambiental para el desarrollo endógeno, sustentable y sostenible.

• El desarrollo de una conciencia patriótica y republicana consustanciada con la identidad local, regional y nacional, con una visión caribeña, latinoamericana y universal.

Características Generales del Sistema Educativo Bolivariano (SEB)

El SEB tiene como características generales las siguientes:

• Se desarrolla en las instituciones educativas creadas para esos fines en cada uno de los sistemas.

• La población atendida institucionalmente por el SEB en sus diferentes subsistemas, comprende las edades de cero (0) años en adelante.

• Tiene como pilares fundamentales del proceso educativo la enseñanza sistemática de las ciencias en general, de la historia, la geografía, el idioma castellano, las lenguas indígenas y, en especial, los principios del ideario bolivariano.

• Favorece el desarrollo de las capacidades, habilidades e intereses científicos y tecnológicos en correspondencia con las necesidades y problemas planteados por los diversos contextos socioculturales de la República Bolivariana de Venezuela.

• Estimula la creación de una cultura científica, desde una plataforma didáctica de la enseñanza y el aprendizaje de la ciencia, adecuada y pertinente desde los primeros períodos de vida hasta la adultez.

• El tránsito por el SEB garantiza la coherencia e interrelación entre los diferentes subsistemas.

• Centra su atención en el ser humano como participante activo y protagónico de su propia formación.

• Garantiza los derechos de igualdad de oportunidades y condiciones para la integración en los diferentes subsistemas de los niños y las niñas, los y las adolescentes, los y las jóvenes, los adultos y las adultas, atendiendo a la diversidad multiétnica, intercultural y pluricultural con necesidades educativas especiales.

• La naturaleza sistémica, flexible e integral

Fundamentación del Sistema Educativo Bolivariano

El estudio del pensamiento educativo venezolano, latinoamericano y universal permite construir un referente teórico del SEB con identidad propia. En este se identifican, entre otros representantes a: Simón Rodríguez (1769-1854), Simón Bolívar (1783-1830), Ezequiel Zamora (1817-1860 ), Luis Beltrán Prieto Figueroa (1912-1993), Belén Sanjuán Colina (1916-2004) .

Fundamentación Legal del Sistema Educativo Bolivariano

La fundamentación legal que soporta al Sistema Educativo Bolivariano está sustentada en la CRBV como máximo instrumento legal, rector del desarrollo y la convivencia en la República, donde se consagran y profundizan los principios que consideran a la educación y la cultura como derechos fundamentales y pilares del proceso de cambio y transformación que se desarrolla en nuestro país. Otorga a la educación una condición básica para la realización de los fines esenciales del Estado al establecer, tal como lo señala el Preámbulo de la CRBV, como fin supremo del pueblo, la refundación de la República y el establecimiento de una sociedad democrática, participativa, protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de derecho y de justicia que consolida los valores de la libertad, solidaridad, democracia, la responsabilidad social y la preeminencia de los derechos humanos.

Las directrices constitucionales en materia educativa se encuentran especialmente fijadas en los artículos 102 al 111, mediante los cuales se establecen los fundamentos del sistema educativo, partiendo de:

• La educación como un derecho humano y un deber social esencial y de máximo interés para el Estado. Es democrática, gratuita y obligatoria. Es un servicio público fundamentado en el respeto a todas las corrientes del pensamiento (Art. 102).

• Establece el derecho de toda persona a una educación integral de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones (Art. 103).

• Estipula las características morales y académicas de las personas encargadas de la educación (Art. 104).

• Precisa la obligatoriedad de la educación ambiental, la enseñanza de la lengua castellana, la historia y la geografía de Venezuela, así como los principios del ideario bolivariano (Art. 107).

• Indica la incorporación en los centros educativos del conocimiento y aplicación de las nuevas tecnologías y de sus innovaciones, según los requisitos legales (Art. 108).

• Reconoce el derecho de las personas al deporte y la recreación como actividades que beneficien la calidad de vida individual y colectiva (Art. 111).

El Estado asume la educación como instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad, el que desde el SEB debe apuntar al desarrollo nacional y elevar los niveles de calidad de vida en la sociedad venezolana, así como considerar la educación y el trabajo como procesos fundamentales para alcanzar estos fines.

De igual forma, reconoce los derechos de los pueblos y las comunidades indígenas, así como de los afrodescendientes, propone formas de control ciudadano en la gestión de los servicios y realiza un nivel de inversión para modificar los obstáculos que afectan las condiciones donde se desarrollan los procesos educativos.

En este contexto es importante citar el capítulo VIII y los artículos 9 y 100 de la CRBV. En el primero se reconocen los derechos espirituales, materiales y culturales de los pueblos indígenas y se refrenda el derecho a una educación propia y un régimen educativo de carácter intercultural y bilingüe, atendiendo a sus particularidades socioculturales, valores y tradiciones, así como el derecho a servicios de formación profesional y a participar en la elaboración, ejecución y gestión de programas específicos de capacitación, entre otros (Art. 121 y 123). En el artículo 9, se expresa el carácter oficial de los idiomas indígenas y su reconocimiento como patrimonio cultural de la nación y de la humanidad y, en el 100, se establece la interculturalidad bajo el principio de la igualdad de culturas, en lo referido a su diversidad, que caracteriza la conformación de la nacionalidad.

En consideración, la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (2006) reproduce los derechos del ecodesarrollo y la sustentabilidad de esos pueblos donde el Estado, como ente rector, reconoce y protege su existencia, garantizando una educación propia como principio constitucional de socialización y de carácter intercultural bilingüe. Sus bases se cimientan en la cultura, valores, normas, tradiciones, enseñanzas del castellano y del idioma propio de cada pueblo indígena, de aportes tecno-científicos y humanísticos desarrollados a través del SEB que deberá atender sus particularidades socio-culturales (Art. 74 al 85).

También se destaca el alcance de la intervención del Estado en materia educativa para que se garantice con sentido de justicia y equidad el respeto a todas las corrientes del pensamiento en los términos establecidos en la Constitución. El Estado ejerce su atribución de rectoría y máxima orientación en la educación que se desarrolla en el territorio de la República, desde los diferentes subsistemas: Educación Inicial Bolivariana, Educación Primaria Bolivariana, Educación Secundaria Bolivariana; Educación de Jóvenes, Adultos y Adultas y Adultas; Educación Especial y Educación Intercultural Bilingüe.

La educación y el trabajo constituyen los procesos fundamentales para alcanzar los fines del Estado, reflejados en el artículo 3 de la CRBV; por otra parte, en las líneas orientadoras del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001- 2007, se establece que el Estado orienta el desarrollo del país en la creación de un nuevo modelo productivo, capaz de generar un crecimiento sustentable, la diversificación productiva y la estabilidad macroeconómica, entrelazado con los principios de conservación del ambiente (Modelo de Desarrollo Endógeno), planteado en los cinco equilibrios que representan las fuerzas y los factores que intervienen en el nivel nacional.

En el Plan Estratégico Simón Bolívar 2007-2013, se concreta la línea estratégica referida a la Suprema Felicidad Social sobre la que se desarrolla la educación, materializando la extensión de la cobertura educativa con atención integral a toda la población excluida, de extrema pobreza y máxima exclusión social. También se consideran los elementos esenciales del modelo productivo social; fortalece e incentiva la investigación, el desarrollo de la educación intercultural bilingüe y la garantía de accesos a la Educación Superior, con pertinencia sociocultural y de integración continental.

Es necesario considerar que este plan estratégico de desarrollo trasciende de una manera directa o indirecta al resto de las líneas, visto como uno de los elementos claves en la transformación social del país, en la construcción y consolidación de un nuevo modelo de ciudadanía y de un nuevo(a) republicano(a).

El Ministerio del Poder Popular para la Educación, como ente rector y orientador de las políticas educativas, las articula con las del Estado. De allí que sus acciones están dirigidas a garantizar el fortalecimiento de las líneas estratégicas que vinculan a la educación con el trabajo productivo propias del desarrollo social, local, regional y nacional, a través de la formación del estudiante en, por y para esta forma de trabajo, que le permita satisfacer sus necesidades básicas, su formación permanente y contribuir al desarrollo nacional.

Se impulsan las acciones que apuntan a esta dirección, se diseñan políticas para lograr la inclusión social, la calidad y la pertinencia del proceso educativo, de manera que todas las actividades que se ejecuten en el sistema influyan en la formación de esa nueva generación comprometida e involucrada en pensamiento y modos de actuación con los procesos de transformación social en el marco de la identidad nacional y con una visión caribeña, latinoamericana y universal.

La CRBV en su artículo 23 declara que los tratados, pactos y convenciones relativos a los derechos humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía constitucional; en virtud de ello, los siguientes instrumentos internacionales sirven de base al desarrollo del SEB: la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, adoptada el 14 de diciembre de 1960 por la Conferencia General de la UNESCO y puesta en vigor el 22 de mayo de 1962; la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (sancionada y promulgada en 1968); la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Educación para todos en las Américas. Marco de Acción Regional, desarrollada del 10 al 12 de febrero de 2000, en Santo Domingo, República Dominicana; la Conferencia Regional Preparatoria de las Américas Contra el Racismo, Discriminación Racial, Xenofobia, Intolerancia y Formas Conexas, celebrada en diciembre de 2000 en Santiago de Chile; la Declaración y Programa de Acción de la III Conferencia Mundial contra el Racismo, Xenofobia, Intolerancia y Formas Conexas de Intolerancias, efectuada en 2001 en Durban, Sudáfrica; la Declaración de Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (Art. 4), ratificada por el Estado Venezolano en fecha 23/09/2003 y la Convención Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural de noviembre de 2005.

En la Convención Internacional de los Derechos del Niño, la República Bolivariana de Venezuela suscribió el compromiso de brindarles protección integral, referida al aspecto de protección social y jurídica. Consagra, a través de la Ley Orgánica de Protección del Niño y Adolescente (2000), el disfrute pleno y efectivo de sus derechos, deberes y garantías, conforme al desarrollo evolutivo de sus facultades, acompañado de un incremento positivo de sus deberes y responsabilidades. Los padres, representantes y responsables tienen el deber de orientarlos en ese ejercicio, de forma que contribuyan a su desarrollo integral y a su incorporación a la ciudadanía activa.

Además, sobre la base de la CRBV se dictaron leyes y decretos que viabilizan su ejecución y cumplimiento, cuyo articulado ofrece elementos para el desarrollo del SEB; entre otras se encuentran: Ley Orgánica para las Personas con Discapacidad, Ley Nacional de la Juventud, Ley Orgánica del Sistema de Seguridad Social, Ley sobre los Derechos de la Mujer a una vida libre de Violencia, Ley Orgánica del Ambiente, Decreto Presidencial No. 3.645 de mayo de 2005, Comisión Presidencial para la Prevención de toda forma de Discriminación en el SEB, Decretos Nº 1.795 y 1.796, referentes al uso de los idiomas en los pueblos indígenas, Decreto Nº 825 (2001) referido al uso de las tecnologías.

Por lo antes expresado, se reafirma que la educación constituye el proceso fundamental para la transformación del país y que la institución educativa tiene en su esencia, ser el espacio de siembra y ejercicio de estos principios transformadores constitucionales. De allí, la importancia de la redefinición de sus propósitos al contribuir a la formación del ciudadano y ciudadana de la Venezuela revolucionaria que en este momento refunda la República, construyendo la democracia participativa, protagónica, multiétnica y pluricultural.

Fundamentación Filosófica del Sistema Educativo Bolivariano

Los cambios económicos, políticos y sociales por los que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela implican grandes retos para la educación como elemento clave del desarrollo nacional e instrumento para la formación integral del ser humano, tomando en cuenta los nuevos criterios para las políticas educativas. Se asumen en el contexto cotidiano los conceptos sobre derechos humanos, la importancia de la ética y la moral en el ser humano, así como su posterior comportamiento ante la sociedad para el beneficio común.

La concepción filosófica del SEB se centra en las ideas de Simón Bolívar acerca del papel de la educación y en un nuevo modelo de sociedad que prefigura, tal como lo consagra el Preámbulo de la CRBV, el perfil de la nueva generación, que hará posible una república democrática, participativa, protagónica, multiétnica y pluricultural, en un Estado de derecho y justicia que le permita crecer progresivamente en la comprensión de su condición de ciudadano o ciudadana y responder, corresponder y participar en la sociedad.

Bolívar consideraba la necesidad de desarrollar una personalidad en función de la formación del espíritu y el corazón de los ciudadanos, además de para el ejercicio del trabajo en la sociedad y de la capacitación para la vida social y humana. También valoraba lo indispensable de la educación como instrumento para el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos y las ciudadanas, quienes no requieren condiciones especiales de bienes y fortunas para ejercerlos. Para él, la nación será lo que sean sus principios en educación sabia y virtuosa y a cada sociedad corresponde un tipo de educación; su ritmo de sabiduría u oscuridad determinarán si avanza o se hunde.

El SEB transita hacia un adecuado modelo de la nueva república, retomando una visión que tendrá como fines esenciales la defensa y el desarrollo de las personas, el respeto a su dignidad, al ejercicio democrático de la voluntad popular y la construcción de una sociedad más justa. Por eso, está centrado en la formación de un ciudadano desde un enfoque humanista-social, lo que define las bases para una educación que abra el camino hacia el socialismo del siglo XXI, hacia la igualdad, al promover un proceso educativo de calidad para todos y todas y el ideal de una escuela nueva, renovadora, transformadora y continua.

El humanismo social tiene en el ser humano y en su realización una concepción de carácter integral, que lo abarca como totalidad, se le concibe en su devenir histórico y en su desarrollo; aspira a su derecho de existencia plena, se encauza al desarrollo de una educación popular en todos los momentos y en todos los espacios con énfasis en lo cultural, científico, tecnológico, ideológico, valorativo, moral y ético, como manifestaciones de las necesidades de los ciudadanos(as), los pueblos y las comunidades, de aprender a reflexionar e interpretar el mundo que les corresponde vivir. En tal sentido, se reivindica el sentimiento de identidad, pertenencia, soberanía y libertad.

Con este enfoque se aspira promover la cooperación pacífica entre las naciones, impulsar y consolidar la integración latinoamericana, de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad.

La educación tiene la responsabilidad de formar a la nueva generación con respeto y reconocimiento a la diversidad, la interculturalidad como uno de los principios rectores, con pertenencia sociocultural, fundamentada en el ideario bolivariano; una educación que atienda a los períodos de desarrollo de los que se educan y su formación como seres individuales, sociales, capaces de responder y participar activamente en la transformación social.

La nueva relación Estado-sociedad, desde la institución educativa como espacio de concreción de las acciones y como principal forma organizada, promueve la participación en los cambios institucionales y culturales necesarios, de igual forma consolida el modelo de desarrollo endógeno y soberano a través del crecimiento de la producción social, la búsqueda de los equilibrios y la sustentabilidad ambiental para el alcance de la calidad de vida digna; de manera que se desarrolle una sociedad de equidad y justicia social, enfocada en la construcción de un orden más justo de paz, confraternidad, hermandad y solidaridad.

Código de Ética del Docente

Siendo una obligación del docente prestar sus servicios a personas o grupos, el profesional de la educación debe caracterizarse por poseer un comportamiento digno, responsable, honorable, trascendente y comprometido. Educar representa por sí solo un acto de moralidad, es decir, se debe trabajar en beneficio de los educandos así como a favor de su libertad y desarrollo integral, independientemente de los intereses y creencias personales. Por lo tanto, el docente debe actuar con una ética impecable.

La misión del docente consiste en convocar a sus educandos hacia un proyecto de incidencia social a través de un liderazgo colaborativo que incorpore las iniciativas y necesidades de los propios educandos, en beneficio tanto de ellos como de su comunidad. El docente debe realizar su trabajo respetando en todo momento el valor y la dignidad inherente a cada ser humano. Todos los actos que realice el docente deberán manifestar su compromiso con la incorporación de los individuos al movimiento social y a la producción de la cultura universal.

El presente Código Ético del Docente pone de manifiesto el valor que posee cada persona y su entorno social, así como la afirmación de los principios que han de prevalecer en las relaciones humanas, con el fin de mantener un alto nivel ético propuesto a los docentes en el ejercicio profesional y orientar su conducta en las relaciones con educandos, colegas, instituciones y comunidad.

El docente deberá:

Artículo 1. Asumir la obligación de regir siempre su ejercicio profesional de acuerdo a principios éticos y científicos inherentes a la práctica docente.

Artículo 2. Respetar las ideas y opiniones políticas, religiosas y la vida privada, independientemente de la nacionalidad, sexo, edad, posición social o cualquier otra característica de las personas con quien se relaciona profesionalmente.

Artículo 3. Procurar la puntualidad y aprovechar el tiempo destinado a las actividades educativas a su cargo para el cumplimiento del Plan de Trabajo docente.

Artículo 4. Fundamentar su actividad en una preparación actualizada en su materia y para el trabajo docente, procurando la superación personal y profesional continua, así como el desarrollo armónico de los seres humanos y grupos sociales.

Para ello, debe mantenerse al tanto de los avances y propuestas nacionales e internacionales en la docencia.

Artículo 5. Respetar escrupulosamente la integridad física y mental, especialmente de sus educandos y de todos los seres humanos, evitando manipular y obtener beneficios personales que impliquen perjuicio a sus alumnos o para otros.

Artículo 6. Ser receptivo a las problemáticas que sus alumnos le confíen y guardar la información recibida.

Artículo 7. Evitar que su vida personal obstaculice el desarrollo de los objetivos educativos a su cargo, además de abocarse a buscar la superación de sus problemáticas.

Artículo 8. Fomentar el pensamiento científico, especialmente en el ejercicio profesional.

Artículo 9. Delimitar su campo de intervención como docente y reconocer el alcance y límites de las temáticas que domina, así como de sus técnicas educativas. Cuando sea necesario recurrir al apoyo profesional para remitir y resolver los problemas que se presenten en el ámbito educativo, comprometiéndose a trabajar interdisciplinariamente.

Artículo 10. Evitar atribuirse calificaciones profesionales, méritos científicos o títulos académicos que no posee.

Artículo 11. Negarse a expedir cualquier certificado e informes que no se basen en los principios científicos y oficiales que sustentan a la educación.

Artículo 12. Evitar ejercer su profesión cuando su capacidad profesional se encuentre limitada por el alcohol, las drogas, las enfermedades o incapacidades físicas y/o psicológicas.