Leer Ensayo Completo Proyecto Democratico Y La Realidad Socio-Politica 1999-2004

Proyecto Democratico Y La Realidad Socio-Politica 1999-2004

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.626.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: Rebecca 31 mayo 2011

Palabras: 2129 | Páginas: 9

...

ra ha llevado a Venezuela a participar en organismos como la OPEP , así como a establecer relaciones económicas especiales con algunos países.

- La integración Latinoamericana ha constituido uno de los objetivos centrales de la política exterior venezolana; de hecho, tanto en la constitución de 1961 como en la de 1999, se contempla dicha integración como un objetivo prioritario del estado venezolano.

- La relación de Venezuela con los Unidos ha sido una de las preocupaciones fundamentales en la política exterior desde el Gobierno de Betancourt y hasta el día de hoy. Este país es el primer socio comercial de Venezuela, punto de origen de casi todas las importaciones y principal destino de los productos comerciales venezolanos.

- En todo momento Venezuela ha mantenido una postura pacífica ante la comunidad internacional, sin verse envuelta nunca en conflictos armados internacionales. En ese sentido vale la pena mencionar que Venezuela ha participado en distintas partes de América en misiones de Paz y de Ayuda Humanitaria, en casos de Guerras ó desastres naturales.

- Venezuela ha ratificado la inmensa mayoría de los tratados y convenios internacionales en materia ambiental, de desarme y no proliferación de Armas, de ayuda y cooperación económica, así como en materia de derechos Humanos y respeto a la propiedad.

El ALCA,

Que significa Área de Libre Comercio de las Américas, es aquel tratado de libre comercio, que busca impulsar una reducción arancelaria, a las exportaciones realizadas, entre todas las naciones pertenecientes al conteniente americano. Sólo la nación de Cuba, quedaría fuera de acuerdo, por medio de disposiciones establecidas por los Estados Unidos, debido a la antigua rivalidad existente entre ambas naciones.

Sería una extensión, en pocas palabras, del acuerdo o Tratado de Libre Comercio Norteamericano, que existe en la actualidad, entre las naciones de Canadá, México y los Estados Unidos.

EL ALBA

Es una plataforma de integración enfocada para los países de América Latina y el Caribe que pone énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social con base en doctrinas []

Se concreta en un proyecto de colaboración y complementación política, social y económica entre países de América Latina y el Caribe, promovida inicialmente por Cuba y Venezuela como contrapartida del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), impulsada por Estados Unidos.

El ALBA[

] se fundamenta en la creación de mecanismos que aprovechen las ventajas cooperativas entre las diferentes naciones asociadas para compensar las asimetrías entre esos países. Esto se realiza mediante la cooperación de fondos compensatorios, destinados a la corrección de discapacidades intrínsecas de los países miembros, y la aplicación del TCP (Tratado de Comercio de los Pueblos).

El ALBA-TCP

Otorga prioridad a la relación entre los propios países en pie de igualdad y en el bien común, basándose en el diálogo subregional y abriendo campos de alianzas estratégicas fomentando el consenso y el acuerdo entre las naciones latinoamericanas.

|

El ALCA y la propiedad intelectual

Los derechos de propiedad intelectual deben constituirse en un instrumento de desarrollo y no en un fin en sí mismo |

Los derechos de propiedad intelectual (DPI) se han encontrado inmersos en intensos debates y polémicas respecto a la conveniencia y la oportunidad de vincular esta temática con los tratados de comercio, como componente imprescindible en las agendas y mesas de negociación comerciales. En diferentes foros nacionales e internacionales se están discutiendo las transformaciones legales e institucionales provenientes de los acuerdos por ser concretados, y los efectos que tendrán en tópicos tan relevantes como la competitividad de las naciones, el desarrollo industrial, la salud pública, la educación, la seguridad alimentaria y, más recientemente, sobre el ambiente.

Asimismo, el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) definió una mesa de negociación sobre los derechos de propiedad intelectual, situación del todo previsible a la luz de la inclusión de esta temática en los acuerdos de comercio, como por ejemplo en el caso del Acuerdo sobre los de Derechos de Propiedad Intelectual Relacionado con el Comercio (Adpic), de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés).

El ALCA trata el tema de los derechos de propiedad intelectual según el mandato de la Declaración Ministerial de San José de abril de 1998.

A la luz de este, y de conformidad con el programa de trabajo asignado para las negociaciones en esta área, el borrador de texto del ALCA en esta materia, según fue acordado en la reciente reunión ministerial de Ecuador, conlleva un nivel mucho más elevado de protección si se compara con el Adpic o el Nafta. No obstante, también contiene algunas disposiciones de interés que consideran otros aspectos relevantes sugeridos por las naciones en desarrollo.

Más derechos

Primero, en relación con lo estipulado en otros acuerdos, especialmente el Áspic, el texto del ALCA constituye una incremento sustancial de los derechos de los creadores e inventores. Por ejemplo, el borrador establece la obligación de brindar Trato Nacional y la Nación Más Favorecida no solo en cuanto a la protección de dichos derechos, sino también en los casos de “disfrute de los mismos” y de “cualquier beneficio que de ellos se derive”. Estos últimos dos aspectos no aparecen mencionados por el ADPIC.

Asimismo, se adicionan modalidades de protección para nuevas áreas como: los nombres de dominio en Internet, las señales de satélite portadoras de programas, las normas para sancionar la acción de eludir medidas tecnológicas para tutelar los derechos de autor y conexos, los modelos de utilidad, la protección de las variedades vegetales, la competencia desleal, etc. Igualmente, para el caso de DPI ya regulados en otros Acuerdos como el Adpic, los derechos de los titulares se incrementan, en ocasiones, sustancialmente.

El borrador requiere aplicar ciertas disposiciones de algunos tratados internacionales y por tanto se incorporan, aun sin exigir su ratificación, las obligaciones y derechos en ellos contenidos.

Así podemos citar los tratados de la OMPI sobre derechos de autor y sobre interpretación y ejecución de fonogramas (los llamados “tratados de Internet”); el Convenio de Bruselas sobre Señales Portadoras de Satélite, Convención para la Protección de las Variedades Vegetales, el Tratado sobre Derecho de Patentes, etc.

Adicionalmente, se citan instrumentos que se encuentran en curso de negociación, tales como el Tratado sobre Elementos de Bases de Datos no Protegibles por el Derecho de Autor, el Instrumento para la protección de los derechos de interpretaciones o ejecuciones audiovisuales, el Protocolo sobre licencias de marcas, etc. Estos últimos supuestos resultan particularmente preocupantes en el tanto se trata de textos cuya redacción final es incierta y en los cuales la participación activa de los países en desarrollo no siempre es la mejor, debido a diferentes circunstancias (recursos económicos, prioridad otorgada, etc.).

Por otra parte, existen algunos tópicos que se han incorporado y los cuales resultan de interés. Entre ellos podemos citar: la inclusión de una sección dedicada a proteger las expresiones del folclor y la existencia de un acápite completo sobre el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas y comunidades locales y sobre el acceso a los recursos genéticos.

El tema de la transferencia de tecnología denota un particular énfasis, y no es para menos. Las promesas existentes en los diferentes acuerdos comerciales relativas a la promoción de la transferencia de tecnología como una de las ventajas derivadas del aumento en los niveles de protección, difícilmente se han cumplido. Por ello, es de destacar que el borrador pretenda encarar esta compleja cuestión, la cual no ha podido ser satisfactoriamente resuelta en las últimas cuatro décadas.

¿Cuál será el resultado final?

Resta aún por verse. No obstante, todo parece indicar que algunos recientes acontecimientos tendrán una influencia en el proceso del ALCA.

Primero, la Declaración Ministerial de Doha de la OMC ha reconocido la necesidad de incorporar al debate sobre los DPI consideraciones de carácter ambiental.

La Declaración de Doha encomienda al Consejo del Acuerdo a examinar, entre otros, las relaciones entre el Adpic y la Convención de Biodiversidad, la protección del conocimiento tradicional y el folclor y otros nuevos desarrollos relevantes.

Para ejecutar su trabajo, el Consejo deberá guiarse por los objetivos y principios establecidos en los artículos 7 y 8, y tomar plenamente en consideración la dimensión del desarrollo.

Esta última referencia a los artículos 7 y 8 –los cuales reconocen el objetivo de promover la transferencia de tecnología y de considerar aspectos de salud pública, nutrición de la población, etc., al formular o modificar sus leyes sobre DPI– no deben ser subestimados.

En segundo lugar, la importancia de las patentes versus otros objetivos de desarrollo, han sido cuestionada.

La propia OMC contiene una declaración separada sobre DPI y acceso a medicamentos. Este tema es objeto de profundas negociaciones en la OMC, especialmente en relación con la posibilidad del uso de licencias obligatorias para fabricar medicamentos en aquellos países sin capacidad de manufactura, etc., las cuales deberían ser resueltas a finales de este año.

Por último, este tema también ha sido objeto de debate y discusión en la Cumbre de Desarrollo Sostenible en Johannesburgo, donde el tema de los medicamentos y la salud pública, la transferencia de tecnología, la protección del conocimiento tradicional y de los recursos genéticos, etc., forman parte del Plan de Acción concertado en dicha reunión internacional.

En conclusión, los creadores intelectuales, los usuarios y la sociedad, en general, tienen todo el derecho a que sus legítimas aspiraciones sean balanceadas y respetadas. De esta manera, los derechos de propiedad intelectual deben constituirse en un instrumento de desarrollo y no en un fin en sí mismo.

Desarrollo endógeno

es un modelo de desarrollo que busca potenciar las capacidades internas de una región o comunidad local; de modo que puedan ser utilizadas para fortalecer la sociedad y su economía de adentro hacia afuera, para que sea sustentable y sostenible en el tiempo. Es importante señalar que en el desarrollo endógeno el aspecto económico es importante, pero no lo es más que el desarrollo integral del colectivo y del individuo: en el ámbito moral, cultural, social, político, y tecnológico. Esto permite convertir los recursos naturales en productos que se puedan consumir, distribuir y exportar al mundo entero.

En una organización de este tipo existen individuos o recursos humanos idóneos en alguna rama del conocimiento y están dispuestos a poner ese conocimiento al alcance de los otros miembros de la organización, con el propósito de la transferencia tecnológica voluntaria para el crecimiento de todos. Esto redunda en el fortalecimiento, amplitud, integración y desarrollo de las capacidades individuales y en consecuencia la formación natural de equipos multidisciplinarios de trabajo que cooperan para el desarrollo armónico de la organización en un ambiente sistémico, simbiótico y sinérgico.

Hay otra visión sobre el desarrollo endógeno que lo presenta como una pregunta sobre los modos en que una comunidad puede desplegarse (des-arrollarse) en armonía con su entorno, entendiendo que este despliegue pasa por garantizar el despliegue de todos los seres humanos que forman parte de esa comunidad. En este sentido, el ser humano pasa de ser objeto de desarrollo a ser sujeto de desarrollo