Leer Ensayo Completo Proyecto Sobre Delincuencia Juvenil

Proyecto Sobre Delincuencia Juvenil

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.047.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: Sara 19 abril 2011

Palabras: 53506 | Páginas: 215

...

hechos antisociales, diferenciados por la gravedad en que se encuentra el delito cometido; por ejemplo en el caso de las jóvenes se observa con más frecuencia la prostitución y los hurtos menores, mientras que en los jóvenes abunda mucho los robos y las agresiones físicas.

Este fenómeno social ha aumentado en los últimos años y va seguir incrementándose, pasando a ser un problema que cada vez genera una gran preocupación para la sociedad de hoy en día y mayor para la del mañana. El número de delitos cometidos por los niños y jóvenes-adolescentes en el Estado Aragua especialmente en el Municipio Mario Briceño Iragorry se ha incrementado notablemente, es por ello que el presente proyecto esta inclinado de forma principal tanto al explicar como este fenómeno social se manifiesta como el analizar el comportamiento que los estudiantes tienen con sus compañeros de clases, a través de un programa de charlas y encuestas dadas a estos niños y niñas con las edades comprendidas entre los 9,10 y posiblemente 11 años.

Luego de lo planteado surgen las siguientes interrogantes:

¿Qué deficiencia de conocimiento presentan los alumnos de 5º grado sobre la delincuencia juvenil?

¿Cuál es la importancia de que los padres estén al pendiente continuo de sus hijos, y más con respecto a las amistades que tienen?

¿De que manera la sociedad puede contribuir para lograr la disminución de los niños y jóvenes-adolescentes que están dentro de este mundo antisocial?

5

Para lograr dar respuestas a algunas de estas interrogantes se decide indagar sobre el proceso de formación personal del niño o niña a través de una programación de encuestas que están al nivel adecuado de acuerdo a la edad que ellos presentan, con la finalidad de conocer su comportamiento dentro del salón de clases y en su tiempo de descanso (en el recreo).

OBJETIVO GENERAL

Explicar a los estudiantes de 5º grado del Colegio Decroly como se manifiesta la delincuencia juvenil.

OBJETIVOS ESPECIFICOS

← Diagnosticar como ha avanzado en los últimos años la delincuencia juvenil en el Municipio MBI.

← Conocer los factores y las causas que impulsan a los niños y jóvenes a delinquir.

← Determinar como afecta la delincuencia juvenil en la sociedad del Municipio MBI.

← Difundir material informativo sobre el estudio teórico y práctico acerca de la delincuencia juvenil a los estudiantes de 5º grado del Colegio Decroly.

← Verificar si los estudiantes están en riesgo de padecer problemas de violencia.

6

← Analizar el comportamiento que manifiestan los estudiantes dentro del aula ante cualquier compañero o ante su docente.

JUSTIFICACIÓN

La delincuencia juvenil es un problema muy importante, por este motivo el proyecto se basa fundamentalmente en el gran interés de indagarle a los estudiantes de 5º grado del Colegio Decroly como se manifiesta la delincuencia y que conozcan los factores y causas que conllevan a un gran número de niños y jóvenes a cometer estos hechos antisociales, y que cualquier acto de violencia que tengan hacia un compañero o amigo, padres, familiares o personas cercanas o no cercanas a él podría ser el primer paso para convertirse en un posible delincuente; tal vez el futuro no lo sea, pero si el niño continuara cometiendo estos actos de violencia cada vez serán mas graves; por ello es el propósito de inducirle a los niños los conocimientos básicos sobre estos hechos sociales que se presentan a gran escala en la actual sociedad y que llegarán a alcanzar un aprendizaje simple pero bien definido sobre este problema que se hace más inquietante cada día.

Es importante destacar y enseñarles que no solamente los jóvenes delincuentes nacen de familias pobres y marginadas, muchos provienen de la clase alta y media; pero todos tienen un mismo denominador que es la falta de cariño, la falta de atención y de cuidado, la falta de interés por parte de sus padres y la mala orientación que han recibido; muchas veces estos jóvenes abandonan sus estudios, los maltratos físicos y/o psicológicos los conllevan a escapar se de sus hogares, convirtiéndose en niños de calle, y es allí donde la gran mayoría de los niños y jóvenes inician su nueva vida hacia el mundo de la delincuencia.

7

Por ello, este proyecto se considera relevante porque dado que uno de sus objetivos primordiales es la adquisición del conocimiento necesario a los nestudiantes de 5º grado del Colegio acerca de los diferentes factores y causas que impulsan a los jóvenes a delinquir; con el fin y/o propósito de dejarles una enseñanza muy compleja acerca de la delincuencia juvenil.

Finalmente es importante estimular el interés a los alumnos hacia la prevención de cometer cualquier tipo de delito por más mínimo que sea, es decir, que se pueda actuar sobre diversos elementos que influyen en el acto delictivo, pero no quiere decir que se pueda eliminar en su totalidad la delincuencia.

La elaboración de esta investigación será una valiosa oportunidad para adquirir nuevos conocimientos ya que permitirá obtener nociones básicas, ideas y experiencias, que podrán servir a futuro como parte del proceso de formación educativa y formación personal; también se lograra experimentar un nuevo campo que contribuya a fortalecer nuestros conocimientos y fortalecernos así mismos, es decir, a crecer como persona ya que a al impartirle aprendizajes del mundo de la delincuencia a los niños es de mucha importancia para toda la sociedad ya que de esta forma se estará contribuyendo para vivir en un país mas seguro y que cada niño viva con su familia y que no se involucre en este mundo que los conllevará a una vida marginada.

8

CAPITULO II

MARCO TEÓRICO

En este capítulo se desarrollara un cuerpo de ideas explicativas coherentes, viables, conceptuales y exhaustivas, armadas lógica y sistemáticamente para proporcionar una explicación envolvente pero limitada, donde se dan a conocer los antecedentes de la investigación, tanto históricos como afines relacionadas con el tema de estudio, todos aquellos fundamentos teóricos y legales que forman parte de un conjunto de información que permiten orientar la investigación de manera conceptual para formar el deber ser del estudio. (CORRALES, C 2007)

Bases teóricas

Las bases teóricas constituye la presentación de algunos enfoques teóricos que el investigador analiza críticamente de los contextos de las variables, con el propósito de sustentarlas, es decir, privilegia el análisis de las teorías existentes en relación con el problema a estudiar. A tal efecto, las bases teóricas están determinadas por los aspectos relacionados con la delincuencia juvenil. (RENA, 2008)

Definir lo que constituye delincuencia juvenil resulta ciertamente problemático. Muchos autores se contradicen y postulan para definirla, así factores como la inadaptación, la antisocialidad, las etapas predelictivas, entre otros, están encaminados a caracterizar la conducta del adolescente que quebranta la vida en la sociedad y el sistema normativo penal impuesto.

9

Mientras en algunos países la delincuencia juvenil es una calificación que se obtiene de aplicar definiciones del Código Penal cuando esas infracciones son cometidas por menores de edad, en otros, la delincuencia juvenil incluye una gran variedad de actos en adicción a los que se encuentran enumerados en sus leyes

de fondo. De tal suerte, las figuras estadísticas de ciertos países se encuentran artificialmente abultadas en lo que respecta a la delincuencia juvenil, mientras que en otros no reflejan esas figuras, sino un limite de conductas desviadas.

La cuestión sobre el concepto de delincuencia juvenil nos obliga, ante todo, a esclarecer dos conceptos: delincuencia y juvenil.

Siempre se ha considerado que la delincuencia es un fenómeno especifico y agudo de desviación e inadaptación; en este sentido, se ha dicho que “delincuencia es la conducta resultante del fracaso del individuo en adaptarse a las demandas de la sociedad en que vive”, definición que realmente significa todo y nada, en cuanto cabe preguntarse si se refiere a todas las demandas y, si a unas cuantas, cuáles, y si realmente puede esperarse que toda persona, sea menor o adulta, se adapte, sin más, a las demandas de una sociedad dada.

Pese a que por influjo de la escuela básica del Derecho Penal y el positivismo psicobiológico, ha sido frecuente considerar el fenómeno de la delincuencia como una realidad exclusivamente individual; sin embargo, actualmente la mayoría de los criminólogos afirman que la delincuencia es un cambiar, y, además, por qué el ámbito de lo punible puede configurarse de modo muy diferente dentro de un circulo cultural. De todas formas, apunta KAISER, cabe inferir de aquella concepción la consecuencia de que subyace a la declaración de punibilidad de un determinado comportamiento social en un país, y por cierto en contraste con el concepto del delito en países vecinos.

10

Teniendo en cuenta lo que ha quedado expuesto, HERRERO HERRERO (2001), define la delincuencia como el fenómeno social constituido por el conjunto de las infracciones, contra las normas fundamentales de convivencia, producidas en un tiempo y lugar determinado. (p.56)

Por su parte, LÓPEZ REY (2004), nos ofrece un concepto conjunto de delincuencia y criminalidad como fenómeno individual y socio-político afectante a toda la sociedad, cuya prevención, control y tratamiento requiere de la cooperación de la comunidad al mismo tiempo que un adecuado sistema penal. (p.59)

Actualmente, la sociedad se encuentra frente a un problema que siempre ha existido, pero que muchas veces lo hemos ignorado, pero hoy en día los medios de comunicación han puesto de moda el problema de la delincuencia infantil. Esta moda de culpabilizar a ciertos jóvenes del problema de seguridad ciudadana, lo realizan para ocultar los temas de fondo que en caso serian los factores que impulsan a estos niños a delinquir en nuestro país. Sustituyeron los dulces por la droga, los juguetes por las armas, los libros por el dinero fácil. No se trata de niños de la calle; son infantes que provienen de familias comunes que desde pequeños enfrentaron desintegración familiar, la inconfesable violencia intrafamiliar, los abusos sexuales de los mayores.

Al menos uno de cada 90 menores de 18 años de edad pertenece a este grupo de delincuentes infanto-juveniles y la cifra tiende a crecer en relación con naciones como Chile en donde se ha observado un fenómeno contrario. Son menores que a su corta edad ya acumularon graves frustraciones y rencores contra la sociedad. Son los delincuentes del mañana, los que poblaran las prisiones. Se trata de la generación de los delincuentes infanto-juveniles que se amparan en su corta edad para cometer cualquier delito impunemente.

11

Si bien, la mayoría nace en familias pobres y marginadas, muchos provienen de la clase media y alta, pero todos tienen un mismo denominador: desamor, incomprensión, falta de cariño, atención y cuidado de sus padres. Aunque son objeto frecuente de abandono familiar, por lo regular son ellos quienes huyen de sus casas para escapar del maltrato, de la violencia cotidiana, cuya semilla terminan por convertirlos en delincuentes.

La delincuencia juvenil ha aumentado de forma alarmante en los últimos tiempos a ser un problema que cada vez genera mayor preocupación social, tanto por su incremento cuantitativo como por su peligrosidad cualitativa. La delincuencia juvenil es además una característica de sociedades que han alcanzado un cierto nivel de prosperidad y, según análisis autorizados, mas habitual en los países anglosajones y nórdicos que en los euro mediterráneos y en las naciones en vías de desarrollo. Es decir, en las sociedades menos desarrolladas la incidencia de la delincuencia juvenil en el conjunto del mundo del delito es menor que en la comunidades mas avanzadas en el plano económico. En las grandes ciudades latinoamericanas, la delincuencia juvenil esta ligada a la obtención delictiva de bienes santuarios de consumo y por lo general no practican la violencia por la violencia sino como medio de obtener sus objetivos materiales.

Los estudios criminológicos sobre la delincuencia juvenil señalan el carácter multicasual del fenómeno, pero a pesar de ello, se pueden señalar algunos factores que aparecen decisivos en el aumento de la delincuencia juvenil desde la II Guerra Mundial. Así, son factores que se encuentran en la base de la delincuencia juvenil la imposibilidad de grandes capas de la juventud de integrarse en el sistema y en los valores que esté promociona como únicos y verdaderos y la subcultura que genera la delincuencia que se trasmite de pandilla en pandilla, de modo que cada nuevo adepto trata de emular, y si es posible superar, las acciones violentas realizadas por los miembros anteriores del grupo.

12

El estudio de la criminalidad juvenil constituye un tema de actualidad, no solo del derecho penal, sino también de la criminología y de las ciencias conexas. El constante aumento de los conflictos sociales, y con ellos el de la delincuencia, ha incrementado el interés por el tema, tanto en los países industrializados o centrales, como también en los países periféricos, como son los de América Latina.

Para comprender el interés por el análisis y la búsqueda de soluciones para la delincuencia juvenil, es necesario ubicar este fenómeno dentro de la problemática de la sociedad actual. La estructura social en que les ha tocado vivir a los niños y jóvenes de hoy día, esta caracterizada por una complejidad cada vez mayor, donde la búsqueda de soluciones no depende ni de formulas tradicionales, ni de lideres carismáticos.

La delincuencia juvenil se ubica, por lo menos en América Latina, dentro de un contexto social caracterizado por grupos de niños y adolescentes ubicados dentro de niveles de miseria o pobreza, desempleo, narcotráfico, concentración urbana, baja escolaridad o analfabetismo, agresiones sexuales y desintegración familiar. A estos grupos sociales se les ha negado todos los derechos humanos, tales como el derecho a la vida, la salud, la educación, la vivienda, en fin, el derecho al desarrollo.

Sumado a este contexto, hay que agregar que la sociedad actual se caracteriza por un debilitamiento de los sistemas tradicionales de apoyo para el desarrollo de la niñez y la adolescencia. Quisiéramos mencionar, por lo menos, tres medios de apoyo que con los cambios sociales, se han debilitado como para dar una respuesta efectiva al desarrollo de la niñez y la adolescencia. En primer lugar tenemos que mencionar a la familia. Los medios de comunicación, sobre todo la televisión, han suprimido la jerarquía y hegemonía que la familia tenia formadora de costumbres sociales.

13

Además, la incorporación de la mujer al sistema laboral, por necesidad u oportunidades de desarrollo, y otros cambios en la estructura familiar, como la ausencia generalizada del padre, replantea las relaciones del niño y del joven. La escuela, por su parte, se caracteriza por un marcado énfasis academicista y la competitividad feroz, borrando el sentido comunitario y la promoción del desarrollo integral de los jóvenes. Además, los sistemas de asistencia y recreación, como apoyos alternativos, son mínimos y siempre insuficientes para la satisfacción de las necesidades de la población juvenil.

Causas de la Conducta Delictiva de Niños y Adolescentes

División de los factores

Como en todo delito señálense dos órdenes de factores: el factor personal y el factor social.

Factor personal

Consiste en las anormalidades mentales (idiocia, imbecilidad y retardo), la psicopatía, la psicosis, las desviaciones psíquicas y demás enfermedades mentales, que se encuentran en la mayor parte de los jóvenes delincuentes y que provienen de alteraciones preconcepcionales del germen, que pueden determinarse mejor así:

1) padres anormales, en quienes existen neuropatías fijadas en la familia, engendran hijos predispuestos a las mismas neuropatías o que sufren de tensiones en el desarrollo intelectual.

2) Padres alcohólicos, sifilíticos o tuberculosos, tienen descendientes degenerado, que resultan epilépticos, neurasténicos, histéricos, débiles mentales o anómalos del sentido y del carácter.

3) Concurrencia en ambos padres de una condición anormal neuropatica con una infección toxica, que agrava los caracteres de degeneración del descendiente.

14

Factores sociales

Estos resultan del ambiente familiar o extra familiar; esto es, hogar y medio social. Acerca del hogar adecuado e inadecuado se señalan los hogares incompletos, miserables e incompetentes como causa del abandono del niño y jóvenes. Se hace referencia al medio escolar y al medio profesional a tratar de los derechos del niño, bien a ser educado, ya a no ser sometido a trabajar, ni empleos que destruyan su salud físicas y su moralidad.

Factores extra familiares

En la familia, los dos factores que con más frecuencia se asocian al desarrollo de violencia es tener familiares directos que también sean violentos y/o que abusen de sustancias. Un entorno familiar disruptivo potencia las predisposiciones congénitas que algunos individuos tienen frente a la violencia (i.e. síndrome de alcohol fetal) y por sí mismo produce individuos que perciben a la violencia como un recurso para hacer valer derechos dentro de la familia.

Un estudio con niños adoptados mostró que los actos que desembocaban en una pena de prisión correlacionaban mejor con el número de ingresos a la cárcel de sus padres biológicos que con la conducta de sus padres adoptivos.

En cinematógrafo

Que es una clase de dos horas, por lo menos, acerca de los temas frecuentes de las películas: crímenes, adulterios, seducciones, amores ilícitos, enseñanza cobre caricias, obscenidades, desarrollo de pasiones innobles como el odio, la venganza, el rencor.

El vicio en las ciudades

Origina el libertinaje. Este se presenta en los adolescentes que desenfreno en las obras y en las palabras. Niños que juegan, que beben licor, fuman cigarrillos, insultan a los demás, comentan irrespetos frecuentes o malas acciones. Niñas entregadas prematuramente a la prostitución, que se emborrachan y bailan en el cabaret, gritan y cantan canciones inmorales y ofenden a la moralidad pública con sus expresiones, gestos y actos indecentes.

15

La vagancia

Que en los adolescentes, es distinta de la del adulto. Sus causas pueden situarse en el propio carácter vicioso, en sus tendencias nomadicas, deportivas o aventureras; en sus defectos mentales, como la fuga del epiléptico y el anhelo ambulatorio; en la atracción al riesgo, que se han denominado causas endógenas. O bien, en el hogar desecho la pobreza, insuficiencia escolar, el comercio callejero de venta de billetes, granjerías, limpieza de zapatos, etc., la atracción de las pandillas, que son causas erógenas, y originan frecuentes fugas de la casa y de la escuela.

La mendicidad

Estado habitual que presentan al joven ambulando por calles o lugares públicos. La mendicidad se divide en tres periodos: el primero, cuando va en brazo del padre o explotador que lo presenta en estado lastimoso para excitar a la compasión; el segundo, de la escuela, cuando la vida del mendigo le priva de una educación por inasistencia escolar; y la tercera, del aprendizaje, en que se usa de mentiras denigrantes y condescendencias peores.

Errores educativos

Los niños consentidos o semi-abandonados, así mismo no aprenden a establecer los límites adecuados en sus relaciones con los demás, y crecen con aptitud para tolerar cualquier frustración. La ausencia de reglas y control puede producir indecisión e inseguridad, y la ansiedad de éste proceso puede producir también en el niño agresividad e inadaptación; de ahí la búsqueda ulterior de comprensión y el refugio en la banda.

La banda

El fenómeno de la aparición de bandas de delincuentes es típico en los grandes núcleos urbanos, y más propio de las barriadas periféricas y suburbios marginales, donde se alcanzan un alto grado de desorganización social frente al mundo de valores considerados normales.

16

Las bandas son un fenómeno cultural, a través del cual puede realizar lo que ha sido negado a su clase social y rechazar, al mismo tiempo, los valores de las medias a los que el delincuente responsabilizara de su marginación. Según otra teoría, las bandas delincuentes pueden derivar de los conflictos personales sufridos por el adolescente al pasar de la infancia a la edad adulta. La banda adquiere un sustitutivo papel de la familia, que ha fallado en los procesos de desintegración inicial, el joven puede encontrar en la banda unos intereses comunes y unas relaciones internas muy fuertes, necesarias para mantener la cohesión del grupo.

Fuentes del comportamiento de niños y adolescentes que cometen hechos punibles

Uno de los factores que se une en multitud de ocasiones a este proceso en la presión social emanada de un medio o una ovaciones de vida atosigante, el ambiente enrarecido del suburbio sin otras alternativas culturales o la progresiva frustración a lo largo del desarrollo. Que va generando unos niveles de respuesta violenta imposibles de contener al llegar a la adolescencia.

Los modelos sociales, a veces presentados en la misma familia, constituyen así mismo otra importante fuente del comportamiento de niños y adolescentes. No hay que olvidar lo susceptible que es el muchacho a la imitación y a la influencia que esta puede ejercer como método de afirmación personal, capaz de superar al propio modelo.

Por otro lado las causas orgánicas s hallan inscritas en la anatomía del delincuente desde su nacimiento. La herencia no siempre es decisiva, pero ejerce constantemente una influencia más o menos favorable, confirmada por los muchos ejemplos ofrecidos por la misma familia.

17

También se le atribuye culpabilidad a las alteraciones física o perturbaciones afectivas o de personalidad. Sin embargo, parece más oportuno tener en cuenta el conjunto de los diversos factores que afectan a la conducta del adolescente, y poner de relieve la Inter.-relación de todas las fuerzas y condiciones, internas y externas, que intervienen en su desarrollo.

Tipología de los Delincuentes Juveniles

El delincuente pandillero ladrón

Incurre en delitos contra la propiedad ajena y suele hallarse comprometido en actos de vandalismo. Este tipo de delincuente es muy versátil es sus delitos pero le atraen mas los delitos que le dejan beneficios monetarios. Estos jóvenes poseen vínculos frecuentes de asociación con otros compañeros también delincuentes. El grado de afiliación pandilleril, es muy diverso, pero el patrón común es que el sujeto comete sus violaciones respaldado por un grupo de compañeros con los que comparte actitudes antisociales. La imagen de si mismos que tienen estos jóvenes es la de delincuentes, se enorgullecen de su fama de rebeldes y de su sangre fría. Adema manifiestas marcadas actitudes antisociales como: hostilidad hacia los agentes policiales, los tribunales, las instituciones y los ciudadanos de ley. Normalmente, estos delincuentes se consideran como victimas de una sociedad que les niegan cualquier clase de oportunidades, por eso las normas de cooperación social les parezca un sin sentido. Lo mas común es que estos jóvenes tengan una iniciación a temprana edad en las actividades delictivas, el patrón a lo largo del tiempo es evolutivo hacia transgresiones cada vez mas graves y frecuentes. Sus experiencias de vida en su carrera delictiva lo llevan a encarar los conceptos negativos que la sociedad le atribuye y por ellos autojustifica su comportamiento. Los jóvenes de esta categoría provienen de clases bajas de los sectores urbanos. Su historial familiar se caracteriza por una falta de orientación y cuidado en lo referente a los malos ejemplos de la delincuencia.

18

En el ambiente de la pandilla es donde el joven siente respaldadas sus actitudes agresivas y donde encuentran el estimulo y la gratificación para cometer los delitos. En cuenta a su experiencia con organismos consignatarios, los transgresores clasificados en este tipo tienen asuntos pendientes con la policía desde edades tempranas. Usualmente, los tribunales de menores ya están acostumbrados a tratar con ellos y los consideran como incorregibles después de muchas entradas a entidades correccionales (Gibbons, 1969 p.388)

El delincuente pandillero pendenciero

Este tipo esta conformado por adolescentes que son miembros de pandillas de vagos que se dedican a menorear las calles y buscar peleas con otras pandillas donde ventilan sus rivalidades y diferencias. Estos pandilleros pertenecen a organizaciones delictivas bien definidas que poseen emblemas y distintivos incluso en su vestimenta. El sentimiento de pertenencia es muy fuerte por lo que los amigos se consiguen dentro del mismo clan. Estos individuos se ven a si mismos como miembros de una pandilla de rebeldes, no como delincuentes propiamente dichos., de hecho, la mayoría no se consideran como aprendices de la carrera del crimen. Sus actitudes se condensan en la idea que el mundo les niega las oportunidades, por ejemplo, dudan que por medio del trabajo puedan salir adelante. Una de sus actitudes mas marcadas en contra de los organismos policiales a los que acusa de no comprender sus sentimientos como miembros de una pandilla. La trayectoria de actuación se inicia en la adolescencia temprana y de la afiliación resultan actos repetitivos de índole delictuosa. Parece ser que gran parte de estos jóvenes vagos tienden a reajustarse a la vida social después de cierto tiempo en las pandillas. Los transgresores de este tipo también provienen de clases bajas, lo que caracteriza su medio ambiente es una gran cantidad de población flotante sin importantes niveles de articulación social.

19

Su ambiente familiar se construye con unos padres que a duras penas logran mantenerse, portadores de actitudes sociales positivas y que reprueban las actividades delictuosas de sus hijos pero no son capaces de meterlos en cintura (Gibbons, 1969 p.389)

El delincuente pandillero ocasional

Los pandilleros ocasionales participan en riñas y cometen robos y vejaciones. Los actos delictivos se llevan a cabo en compañía de compañeros y es muy común que cometan sus fechorías tan solo por buscar diversión. Si se afilia a un grupo de delincuentes solo lo hace de manera ocasional no asidua y el resto de los miembros del grupo lo ven como una especie de agregado con el que no guardan una relación personal. Estos transgresores ocasionales no se consideran a si mismos como delincuentes. Aunque están conscientes de la índole delictuosa de sus actividades, se diferencian del resto de los pandilleros que realmente son delincuentes. Estos pandilleros muestran cierta hostilidad hacia la policía y los representantes de la ley. Sin embargo, sus actividades rutinarias no resaltan significativamente del resto de los individuos que lo rodean. Alientan actitudes positivas al trabajo ilícito y cuentan con tener este tipo de trabajo al llegar a la edad adulta. Estos delincuentes se inician a edades tempranas pero cuentan con grandes posibilidades de poner fin a sus actividades delictivas en cortos periodos de tiempo. De hecho, tienen mayor probabilidad de reajustarse en su vida adulta y convertirse en ciudadanos honrados. Al igual que las categorías anteriores, los delincuentes ocasionales provienen de los barrios de clase baja. También comparten rasgos en cuanto al historial familiar, aunque estos transgresores cuentan con familias en las que es más cuidadosa el control y supervisión sobre los hijos, de forma que sus padres les han enseñado defensas contra los principios ilegales. El pandillero ocasional se asocia con otros jóvenes pero no su relación no llega a ser tan profunda como para que el trasgresor llegue a separarse de sus amigos no delincuentes.

20

Así, divide su tiempo entre ambas compañías y, por querer mantenerse en buenos términos con ambos sectores, no resistente fuertemente el influjo de los ejemplos delictuosos (Gibbons, 1969 p.389)

El delincuente casual no pandillero

Son los adolescentes que perpetran delitos sin pertenecer ninguna pandilla identificable. Este género comprende delitos de varias especias, estos generalmente reproducen un patrón individualista de conducta. La interacción dominante en el círculo de amistades es de orden no delictivo. A pesar de ello, puede darse una interacción conjunta de coparticipes en los delitos. Cometen pequeñas trasgresiones desde hurtos de menor cuantía hasta ciertos actos de vandalismo; en algunos casos las ofensas llegan a causar graves daños, pero parece suceder como excepción. Estos trasgresores pueden operar en compañía de otros jóvenes que no asan por delincuentes ante la sociedad y tampoco se consideran como tales. El grupo se dedica a actividades lícitas, aunque no falta quien cometa un delito de vez en cuando. Dentro del grupo no se pierde el prestigio por participar en un delito, pero tampoco se consigue una mayor reputación; estos jóvenes se ven a si mismos como no delincuentes, al ser aprehendidos suelen reconocer sus faltas y se avergüenzan de ellas, ellos ven a los delitos cometidos como diversión no como manifestaciones de verdadera delincuencia; para con los de mas muestran actitudes prosociales no agresivas y los delitos que cometen son solo ocasionales y poco numerosos. El delincuente casual no pandillero suele provenir de la clase media; sus padres suelen haber tenido un éxito relativo en sus esfuerzos por educar al joven, infundirle actitudes de cooperación y aspiraciones de triunfar en la vida. Es el afán de buscar diversión sin reflexionar es lo que los conduce a ciertas exageraciones delictuosas.

21

Las experiencias con organismos consignatarios son muy escasas tanto por el carácter intrascendente de sus infracciones como por el hecho de pertenecer a un medio social medianamente estable y desahogado (Gibbons, 1969 p.390).

El ladrón de automóviles

Los llamados paseadores escandalosos roban automóviles sin el propósito de desmantelarlos o de lucrarse, dentro de sus comunidades tienen fama de libertinajes a los que les gusta emborracharse y andar con muchachas también consideradas libertinas. Generalmente, sus actividades ilícitas se limitan a robar auto y rara vez se ven envueltos en otro tipo de delitos; estos roba-vehículos se mueven en un grupo bastante desarticulado de jóvenes por lo que no muestran mayores impedimentos al asociarse con cómplices nuevos. Estos jóvenes se consideran a si mismos como no delincuentes y no dejan de subrayar las diferencias existentes entre ellos y los verdaderos delincuentes, ellos miran sus actividades delictivas como una prueba de su temple, masculinidad y sangre fría; sus actitudes mantienen una disposición receptiva frente a la sociedad ya que aceptan y se adaptan a los entandares convencionales. La iniciación se da en la adolescencia con el primer robo y puede prolongarse varios años con paseos ocasionales, parece existir una tendencia a poner fin en la carrera de roba autos hacia el final de la adolescencia comportándose de allí en adelante como ciudadanos de ley. Estos trasgresores se muestran bien adaptados al medio, aunque se relacionan con compañeros no delincuentes parecen preferir asociarse con otros con los que comparta la fama de rebeldes y descarriados. Gracias al grado relativo de educación social que poseen terminan por plegarse a las normas convencionalmente aceptadas y llegan a comportarse como cualquier ciudadano honrado (Gibbons, 1969 p.390).

22

El delincuente drogadicto

En su mayoría, los jóvenes drogadictos haces de los enervantes su línea única y especifica de trasgresión. Aunque hay entre ellos quienes cometen otros delitos su propósito es conseguir dinero para mantener una provisión constante de droga; el medio de los drogadictos se configura como una subcultura de vividores inmorales, al asociarse con otros adictos siguen finalidades muy complejas. El tráfico de drogas requiere una red de ayuda mutua en la que los adictos comparten información sobre las fuentes de abastecimiento y medios de contacto; es importante destacar que al drogadicto “perdido” se le ve en otros ambientes delictivos como un sujeto anormal del que no conviene fiarse. El drogadicto ve en si mismo una persona cuyos azares de la vista le justifican el ser drogodependiente, algunos poseen una imagen de individuos recios y de sangre fría que saben ganarse la vida empleando las técnicas para la extorsión; sus actitudes se caracterizan por dar vida a protestas en contra de la sociedad que no cesa de perseguirlo y que tiene muy poco que ofrecerle; con respecto al trabajo las actitudes son negativas aunque su animadversión es contra cualquier tipo de autoridad establecida. Normalmente los drogadictos provienen de barrios urbanos de clase baja, este tipo de delincuentes esta conformado por personas pertenecientes a las clases mas desposeídas que sufren grandes dosis de frustración social, de falta de oportunidades y de impotencia para mejorar su vida por medio ilícitos (Gibbons, 1969 p.391).

El agresivo de peligrosidad extrema

Esta categoría se refiere a los agresores mas asociales que perpetran atentados graves y tortuosos contra victimas humanas; los jóvenes de agresividad mas peligrosa son los que cometen ofensas aparentemente inexplicables en contra de sus iguales; las acciones vejatorias que cometen se caracterizan por su extrema crueldad y la mayoría de estos trasgresores se contentan con enseñarse contra sus victimas de forma física.

23

Por índole difusa e impredictible de su agresividad, los trasgresores no mantienen vínculos cercanos con sus compañeros. Generalmente, no se ven a si mismos como delincuentes, por el contrario, piensan que son las victimas de un medio hostil que se ha empeñado en acosarlos. El joven peligrosamente agresivo se muestra retador y se convence que nadie es de fiar; por esta creencia sobre los demás siempre se lanza primero al ataque antes de verse herido o castigado por otros. Estos jóvenes agresivos comienzan su carrera delictiva incluso antes de llegar a la adolescencia, las posibilidades de reajustarse en la edad adulta son muy escasas; no proceden de ninguna clase social en particular, además en su núcleo familiar se ven rechazados por los padres y es poco probable que estos jóvenes tengan capacidad de relacionarse con sus iguales y se abstienen de hacer amigos por sus actitudes hostiles, sin contar con que los que lo conocen procuran no acercarse por temor a reacciones violentas (Gibbons, 1969 p.391).

La joven delincuente

Los jóvenes delincuentes cometes delitos muy variados, aunque lo más común es que se envuelvan en delitos de índole sexual. Normalmente no se involucran en actividades de pandillaje con cómplices de su mismo sexo, si forman grupos lo hacen porque sus compañeras adolescentes las etiquetan de locas o descarriadas. Estas jóvenes no se ven como delincuentes, se justifican con la idea de ser luchadoras, fuertes, rudas, etc. Sus actitudes son hostiles hacia los representantes de la ley e, incluso, hacia sus padres. Las muchachas que delinquen comienzan a hacerlo luego de haber pasado la pubertad, es frecuente que su carrera delictiva se interrumpa el la edad adulta por casarse o tener hijos. El cuadro familiar de estas adolescentes es atípico en comparación con las que no son delincuentes. En el es posible descubrir algún grado de tensión familiar que la pone en conflicto con sus padres o familiares cercanos que le reclaman actitudes. En cuanto a la influencia del grupo de compañeras, estas jóvenes prefieren relacionarse con otras muchachas y muchachos delincuentes.

24

Sin embargo, estas relaciones de camaradería no representa sino un papel secundario a la hora de cometer un delito, no llegan a conformar una subcultura criminal (Gibbons, 1969 p.392).

El delincuente psicópata

Son trasgresores que perpetran delitos extravagantes de carácter individualista y de orden grave. En esta categoría entran los ataques aislados y esporádicos, y la perversión sexual. Los jóvenes de esta categoría suelen ser diagnosticados como neuróticos o prepsicópatas. Los jóvenes que cometen estos delitos tienden a mostrarse esquivos, reservados y ajenos al medio de interacción de sus iguales. Los trasgresores de este tipo no se consideran delincuentes, la imagen de si mismos difiere tanto de los delincuentes como de los no delincuentes. Son personas bastantes introvertidas y dan muestras de sufrir grandes preocupaciones acerca de su persona. Normalmente exhiben actitudes similares a las del resto de la gente, cuando muestran algunas actitudes no usuales es muy probables que se encuentren bajo el influjo de alguna fijación obsesiva. En la trayectoria de su actuación cometen pocos delitos pero de orden grave, es por esto que mantienen contactos frecuentes con los organismos policiales y tribunales de menores. Al llegar a la edad adulta suelen comprometerse en problemas incluso más serios. Algunos de estos individuos terminan encerrados en sanatorios para enfermos mentales. No encuentra ningún tipo de concentración especial en una clase social, por lo que parece ser que los factores casuales de este tipo de delitos están ligados del estilo de vida típico de la clase socioeconómica. El cuadro familiar de procedencia de estos individuos muestra una variedad de rasgos atípicos. Suelen criarse en un ambiente bastante represivo con la marcada existencia de una interacción parental-filial anormal.

25

Estos jóvenes son solitarios y retraídos, no solo en la perpetración de delitos sino en todas sus actividades en general; los problemas personales que sufren pesan mas sobre ellos que cualquier resentimiento por verse en manos de la ley (Gibbons, 1969 p.392).

LA ADOLESCENCIA

La adolescencia es una etapa del desarrollo humano que media entre la niñez dependiente y la edad adulta autónoma, siendo una etapa crucial en la vida del ser humano; puesto que con ella comienza la participación del adolescente en todas las áreas de interrelaciones humanas y por ende consolida su integración en la sociedad.(GABALDON, 1987: p.39)

Se entiende al adolescente: “como sujeto bio-psico-social y la adolescencia como realidad sustantiva que denomina a ese período de la vida del hombre ubicado entre la niñez y la adultez, deben concebirse como expresión de especificidad entendiendo al adolescente como la persona que experimenta, en su vida, la adolescencia, y a ésta, la adolescencia, como el periodo del desarrollo humano en el que se produce un fenómeno de crecimiento transformador en el que se dan, simultáneamente, el crecimiento físico progresivo, el crecimiento psicológico de igual modo progresivo, y la búsqueda de un espacio propio en el entorno social. La importancia de este periodo en el desarrollo del ser humano, es tan significativa, que autores como Debesse proponen que su estudio se haga de manera distinta al de los adultos, por estar el adolescente sometido a leyes socio-naturales especiales tanto desde el punto de vista biológico (leyes biológicas), psicológico (leyes psicológicas) y social (leyes sociológicas)” (Martínez Rincones, 2000:p.150)

Como se aprecia, el adolescente es un ente potencial en periodo de desarrollo, es por ello que siempre se tiene una determinada situación con respeto al núcleo familiar en el que convive.

26

El es un receptor sensible de la conducta del padre, la madre o de ambos, que capta los problemas familiares, y los impactos que en ellos se produce se convierte en sentimientos de rencor y reacciones inmoderadas hacia las personas, estas reacciones pueden producir, en algunas oportunidades, conductas transgresoras, entendidas como aquellas acciones de los adolescentes que se orientan en una dirección cuestionada por la sociedad, es decir, que reflejan dificultades para adaptarse a las normas existentes en el medio familiar y social donde se desenvuelve; estas conductas son el producto de motivaciones individuales, que podrían explicarse a través de esquemas comunes de desadaptación de normas y valores en las relaciones familiares, jugando la familia un rol decisivo por ser el primer modelo, producto de la interacción existente en el grupo familiar, donde sus fallas traen como consecuencia que la familia puede constituirse en un factor criminógeno en la sociedad (Hirschi, 1969).

LA FAMILIA

Dar un concepto universal para referirnos a la familia es difícil, por cuanto existen innumerables visiones de ella; unos dirigidos al área social, otros desde el punto de vista biológico, otros religiosos o culturales, algunos legales y otros criminológicos. Sin embargo, se dice que la “agrupación estable de individuos unidos por vínculos de sangre o afinidad que comparten responsabilidades materiales de producción y sustentación y afectivas de vinculación emocional” (GABALDON, 1987:p.43).

Para los fines del control social, es un grupo social primario; ya que es el espacio donde se adquieren las conductas básicas, incluyendo variadas formas de represión y regulación conductual. Para que la familia sea considerada como la base de toda sociedad es preciso que actué, como lo señalo Chiossone (1968) de manera integrada, cumpliendo algunas funciones universales, entre las que se destacan, la reproducción, la protección, la socialización y el control social.

27

La calidad de socialización del adolescente de esta perspectiva, es determinante de la conducta delictiva, y se encuentra estrechamente relacionada al tipo de familia en la que crece el adolescente.

Tipos de familia

Para Beltrao (1975), la familia se clasifica según su conformación orgánica, es decir, según el número de integrantes y la relación jerárquica de los mismos, conocidas como familia nuclear o conyugal y familia extensa. Además, existe una topología de acuerdo con su modo operativo, así tenemos familia funcional y familia disfuncional, caracterizada esta ultima, por problemas diversos, bien sea morales, psicológicos, sociales, entre otros. Este tipo de familia se subdivide, según Silva (1991) en familia desarticulada, con la presencia de un asolo padre, generalmente es la mujer y la familia amalgamada en ella todos interactúan, no existe limites, ni jerarquía, ni privacidad entre sus integrantes.

Específicamente, la disfunción familiar es uno de los factores que mas llama la atención de muchos investigadores en el área criminológica, por considerarse que tiene gran influencia en las conductas transgresoras, y en la delincuencia juvenil, ya que la disfunción en el grupo familiar parece traer consigo carencias afectivas de tal naturaleza que llegan a provocar en el adolescente la búsqueda de compensación en la calle. Con esto se concluye que, independientemente del tipo de familia al que le corresponda al adolescente existir, bien sea funcional o del tipo disfuncional, son las relaciones entre los miembros que conforman el grupo familiar las que dictan la pauta en el surgimiento de las conductas trasgresoras del adolescente, pero la presencia de factores negativos en las familias disfuncionales, permiten menor probabilidad de cumplir cabalmente su función socializadora.

28

La Educación

- Los gobiernos tienen la obligación de dar a todos los jóvenes acceso a la enseñanza pública.

- Los sistemas de educación, además de sus posibilidades de formación académica y profesional, deberán dedicar especial atención a:

a) Enseñar los valores fundamentales y fomentar el respeto de la identidad propia y de las características culturales del niño, de los valores sociales del país en que vive el niño, de las civilizaciones diferentes de la suya y de los derechos humanos y libertades fundamentales,

b) Fomentar y desarrollar en todo lo posible la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física de los jóvenes.

c) Lograr que los jóvenes participen activa y eficazmente en el proceso educativo en lugar de ser meros objetos pasivos de dicho proceso.

d) Desarrollar actividades que fomenten un sentimiento de identidad y pertenencia a la escuela y la comunidad.

e) Alentar a los jóvenes a comprender y respetar opiniones y puntos de vista diversos, así como las diferencias culturales y de otra índole.

f) Suministrar información y orientación en lo que se refiere a la formación profesional, las oportunidades de empleo y posibilidades de carrera.

29

g) Proporcionar apoyo emocional positivo a los jóvenes y evitar el maltrato psicológico.

h) Evitar las medidas disciplinarias severas, en particular los castigos corporales.

- Los sistemas de educación deberán tratar de trabajar en cooperación con los padres, las organizaciones comunitarias y los organismos que se ocupan de las actividades de los jóvenes.

- Deberá darse información a los jóvenes y a sus familias sobre la ley y sus derechos y obligaciones con respecto a la ley, así como sobre el sistema de valores universales, incluidos los instrumentos de las Naciones Unidas.

- Los sistemas de educación deberán cuidar y atender de manera especial a los jóvenes que se encuentren en situación de riesgo social. Deberán prepararse y utilizarse plenamente programas de prevención y materiales didácticos, planes de estudios, criterios e instrumentos especializados.

- Deberá prestarse especial atención a la adopción de políticas y estrategias generales de prevención del uso indebido, por los jóvenes, del alcohol, las drogas y otras sustancias. Deberá darse formación y dotarse de medios a maestros y otros profesionales a fin de prevenir y resolver estos problemas. Deberá darse a los estudiantes información sobre el empleo y el uso indebido de drogas, incluido el alcohol.

- Las escuelas deberán servir de centros de información y consulta para prestar atención médica, asesoramiento y otros servicios a los jóvenes, sobre todo a los que están especialmente necesitados y son objeto de malos tratos, abandono, victimización y explotación.

30

- Se aplicarán diversos programas educativos para lograr que los maestros, otros adultos y los estudiantes comprendan los problemas, necesidades y preocupaciones de los jóvenes, especialmente de aquellos que pertenecen a grupos más necesitados, menos favorecidos, a grupos de bajos ingresos y a minorías étnicas u otros grupos minoritarios.

- Los sistemas escolares deberán tratar de alcanzar y promover los niveles profesionales y educativos más elevados en lo que respecta a programas de estudio, métodos y criterios didácticos y de aprendizaje, contratación y formación de personal docente capacitado. Deberá practicarse una supervisión y evaluación regulares de los resultados, tarea que se encomendará a las organizaciones profesionales y a los órganos competentes.

- En cooperación con grupos de la comunidad, los sistemas educativos deberán planificar, organizar y desarrollar actividades extracurriculares que sean de interés para los jóvenes.

- Deberá prestarse ayuda especial a niños y jóvenes que tengan dificultades para cumplir las normas de asistencia, así como a los que abandonan los estudios.

- Las escuelas deberán fomentar la adopción de políticas y normas equitativas y justas, y los estudiantes estarán representados en los órganos encargados de formular la política escolar, incluida la política disciplinaria, y participarán en la adopción de decisiones.

31

La Comunidad

- Deberán establecerse servicios y programas de carácter comunitario, o fortalecerse los ya existentes, que respondan a las necesidades, problemas, intereses e inquietudes especiales de los jóvenes y ofrezcan, a ellos y a sus familias, asesoramiento y orientación adecuados.

- Las comunidades deberán adoptar o reforzar una amplia gama de medidas de apoyo comunitario a los jóvenes, incluido el establecimiento de centros de desarrollo comunitario, instalaciones y servicios de recreo, a fin de hacer frente a los problemas especiales de los menores expuestos a riesgo social. Esta forma de ayuda deberá prestarse respetando los derechos individuales.

- Deberán establecerse servicios especiales para brindar alojamiento adecuado a los jóvenes que no puedan seguir viviendo en sus hogares o que carezcan de hogar.

- Se organizarán diversos servicios y sistemas de ayuda para hacer frente a las dificultades que experimentan los jóvenes al pasar a la edad adulta. Entre estos servicios deberán figurar programas especiales para los jóvenes toxicómanos en los que se dé máxima importancia a los cuidados, el asesoramiento, la asistencia y a las medidas de carácter terapéutico.

- Los gobiernos y otras instituciones deberán dar apoyo financiero y de otra índole a las organizaciones voluntarias que prestan servicios a los jóvenes.

- En el plano local deberán crearse o reforzarse organizaciones juveniles que participen plenamente en la gestión de los asuntos comunitarios.

32

Estas organizaciones deberán alentar a los jóvenes a organizar proyectos colectivos y voluntarios, en particular proyectos cuya finalidad sea prestar ayuda a los jóvenes que la necesiten.

- Los organismos gubernamentales deberán asumir especialmente la responsabilidad del cuidado de los niños sin hogar o los niños de la calle y de proporcionarles los servicios que necesiten. Deberá hacerse fácilmente accesible a los jóvenes la información acerca de servicios locales, alojamiento, empleo y otras formas y fuentes de ayuda.

- Deberá organizarse una gran variedad de instalaciones y servicios recreativos de especial interés para los jóvenes, a los que éstos tengan fácil acceso.

Cuanto puede ayudar Los Medios De Comunicación

- Deberá alentarse a los medios de comunicación a que garanticen que los jóvenes tengan acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales.

- Deberá alentarse a los medios de comunicación a que den a conocer la contribución positiva de los jóvenes a la sociedad.

- Deberá alentarse a los medios de comunicación a que difundan información relativa a la existencia en la sociedad de servicios, instalaciones y oportunidades destinados a los jóvenes.

33

- Deberá instarse a los medios de comunicación en general, y a la televisión y al cine en particular, a que reduzcan al mínimo el nivel de pornografía, drogadicción y violencia en sus mensajes y den una imagen desfavorable de la violencia y la explotación, eviten presentaciones degradantes especialmente de los niños, de la mujer y de las relaciones interpersonales y fomenten los principios y modelos de carácter igualitario.

Los medios de comunicación deberán percatarse de la importancia de su función y su responsabilidad sociales, así como de su influencia en las comunicaciones relacionadas con el uso indebido de drogas y alcohol entre los jóvenes. Deberán utilizar su poder para prevenir el uso indebido de drogas mediante mensajes coherentes con un criterio equilibrado. Deberán fomentar campañas eficaces de lucha contra las drogas en todos los niveles.

Las Drogas

Antecedentes de las drogas

Los antecedentes de las drogas están desde tiempos muy remotos, desde en las antiguas civilizaciones existían suplementos que permitían al ser humano cumplir algunas de sus funciones, en el caso de los chinos con el opio y con las tribus sudamericanas con la cocaína, la cual formaba parte de su cultura, pero mas que nada con el fin medicinal y de soporte, en la actualidad esto se ha deformado en algo catastrófico.

En el sentido mas amplio es cualquier sustancia química o mezcla de sustancias distintas, que en condiciones normales son necesarias para la conservación de la salud, cuya administración modifica las funciones biológicas y, posiblemente, también la estructura del organismo.

34

Drogas

Es una sustancia natural o química activa sobre el sistema nervioso que puede llegar a producir un estado de dependencia; así que determinados medicamentos con efectos sobre el sistema nervioso o determinadas drogas de uso leal como el cigarrillo o bebidas alcohólicas, entran dentro de este concepto, capaces de producir dependencia. (Anónimo, p: 1)

Adicto

También llamado toxicómano persona acostumbrada al uso habitual y excesivo de una sustancia química, autoadministrada indiscriminadamente, siendo incapaz de liberarse por si misma de dicha dependencia perjudicial para su salud. (Anónimo, p: 1)

La drogadicción

Es una enfermedad crónica progresiva, de origen social y familiar, con consecuencias individuales y que se no se trata puede ser mortal. La adicción es la dependencia de una droga. A veces se utilizan otras palabras como drogodependencia que significa dependencia de una droga, o toxicomanía, que decir lo mismo. (Anónimo, p: 1)

Drogadicto

Es una persona que ha perdido su libertad ante la droga. Se ha habituado, se ha acostumbrado a ella de tal modo que ya, aunque quiera, no puede dejar de consumirla. No puede prescindir de ella. (Anónimo, p: 2)

Tipos de drogadictos

El consumidor ocasional

Tiene contacto con la droga en forma esporádica

35

Abusador de drogas

Es quien consume drogas con mayor frecuencia que el anterior, frente a distintas circunstancias, en distintos momentos del día, pero aun puede tolerar intervalos libres de droga.

Droga dependiente

En este estado la persona tiene necesidad imperiosa de tener la droga en el organismo.

Tipos de dependencia

Psíquica

Es como una dependencia mental, cuando falta la droga se produce una sensación de malestar, de insatisfacción.

Física

La dependencia abarca no solo la mente, sino también el cuerpo. Cuando falta la droga no sólo se desea, sino que aparece una serie de trastornos físicos, más o menos intensos.

Motivaciones para el uso indebido de drogas y tipos de consumidores

En general, las razones para un primer ensayo de una droga no son las mismas que se argumentan para seguir consumiéndola o llegar a depender de ella. Se distinguen varias categorías de consumidores y para cada una de ellas, una serie de motivaciones y características.

Consumidores experimentales

Son los que prueban una o más veces una o varias drogas capaces de producir dependencia sin continuar usándolas después. Las motivaciones principales son la curiosidad, la búsqueda del placer, la presión del grupo, la atracción de hacer algo prohibido, afirmar su independencia.

36

Consumidores ocasionales

Consumen drogas de vez en cuando, de forma intermitente, sobre todo en reuniones sociales y fiestas. Las motivaciones principales son el sentirse bien y relajarse, relacionarse con los demás, estimularse para preparar exámenes, estar a la moda, violar las normas.

Consumidores habituales

Acostumbran tomar droga con cierta regularidad. Las motivaciones principales son experimentar sensaciones placenteras, necesidad de ser aceptados, búsqueda de identidad, distraerse de la soledad, olvidarse de los problemas, expresar independencia.

Consumidores fármaco dependientes

Los funcionales son los que necesitan cierta dosis de una droga para poder funcionar adecuadamente en sociedad y los disfuncionales son los que han dejado de funcionar adecuadamente en la sociedad. El joven que recibe satisfacción de su primera experiencia con una droga puede tener ganas de repetirla, mientas mas frágil sea la persona, mas probabilidades hay de que se repita y de ahí pase al consumo habitual o a la dependencia. Varias circunstancias ayudan a que esto ocurra como los son los graves problemas familiares, en ambiente hostil en la escuela, falta de afecto y/o de comunicación en ambos medios, pobre autoestima, falta de actividades, información insuficiente o mal concebida.

37

Clasificación de las drogas

|TIPO |SUBTIPOS |

| |*Alcohol |

|Depresores |*Barbitúricos |

| |*Inhalantes |

| |*Tranquilizantes |

| |*Narcóticos |

|Psicotrópicos |*Alucinógenos |

| |*Canabinoides |

| |*Anfetaminas |

| |*Cafeína |

|Estimulantes |*Cocaína |

| |*Crack o Piedra |

| |*Nicotina |

Fuente: (anónimo, p: 4)

Efectos de sustancias adictivas

Todas las sustancias toxicas o adictivas producen efectos negativos en el organismo. El daño que causa es variable y depende de la sustancia, de la cantidad y la frecuencia con que se consumen. Los principales efectos que provocan las drogas son:

Fisiológicos

Son los cambios en el funcionamiento del organismo. Los estimulantes provocan la reducción del diámetro de los vasos sanguíneos, aumento de la presión arterial e incremento de las frecuencias cardiacas y respiratorias

Mentales

Son las alteraciones del comportamiento, en sentido general los estimulantes producen euforia, alucinaciones y disminución de la ansiedad. Los depresivos causan sensación de bienestar y delirios. Los alucinógenos e inhalantes provocan conductas inhibidas, alucinaciones placenteras o de terror, perdida de la memoria.

38

Emocionales

Se tratan de alteraciones del estado afectivo de las personas. Las sustancias adictivas producen sentimientos de culpa, tristeza, alegrías, depresiones profundas.

El Alcohol

El alcohol ha sido sin duda la droga por excelencia de los pueblos mediterráneos, actualmente el alcohol se ha utilizado en nuestro país como unas pautas de consumo generalizadas, y ha sido aceptado como pieza habitual, en nuestros hábitos de vida (rara es el domicilio donde no se vea una botella de alcohol).

Tipos de bebidas alcohólicas

Las bebidas fermentadas

Son aquellas que proceden de un fruto o de un grano, y que por acción de levaduras microscópicas, han sufrido un procedo de fermentación. (Vino, cerveza, sidra, etc.)

Las bebidas destiladas

Las cuales se obtienen destilando una bebida fermentada, es decir, eliminado por el calor, parte del agua que contiene una bebida destilada tiene mayor graduación (más alcohol), que una bebida fermentada.

¿Cómo saber sin un ser querido consume drogas?

Señales físicas

Ojos vidriosos, enrojecidos y pupilas dilatadas

Está soñoliento con gran frecuencia

Tiene constante secreción nasal

Le falta el apetito

39

Padece de sudores

Le dan dolores de cabeza a menudo

Mareos

Nausea y vómitos

Visión borrosa

Falta de concentración

Disminución en coordinación muscular

Insomnio

Muestra marcas de pinchazos en los brazos

Muestra marcas de quemaduras en las manos

Señales emocionales

Se observa nervioso, inquieto y se irrita con facilidad

Muestra depresión o ansiedad

Tiene falta de entusiasmo o indiferencia por las cosas que antes le interesaban

Se dan cambios radicales en su carácter y personalidad

Cambios en el patrón de conductas

Gasta mucho dinero sin que se vea en qué

Tiene nuevos amigos o cambia de grupo de amigos

Demuestra irresponsabilidad

Muestra dejadez en su vestir y aseo personal

Se ausenta de la escuela y sus notas bajan

Otros indicadores

Sus camisas muestran manchas de sangre en las mangas

Se encuentran quemaduras en la cama o en la ropa

Descubre una aguja hipodérmica, un gotero o una cuchara en su cuarto o entre sus pertenencias

40

Se encuentran en su cuarto u otro lugar de la casa pedacitos de papel de celofán que hayan estado doblados

De la casa comienzan a desaparecer cosas de valor

ETIOLOGÍA DE LA DELINCUENCIA JUVENIL

TEORIA BIO-ANATÓMICO

El criminal nato

Parte de la idea que ni en los vecindarios en los que son muy altos los riesgos de delincuencia se da el caso que todos cometan delitos. En base a ellos es razonable emprender la búsqueda de las cualidades que hacen vulnerables a ciertos individuos. Los teóricos desde el siglo XIX sostenían que el significado de los hábitos delictivos se encontraba en una deficiencia moral innata. Algunos de estos autores sugirieron que los delincuentes representaban un atraso evolutivo del hombre, otros consideraban al delincuente como una persona incapaz de alcanzar niveles sociales normales debido a deficiencias cerebrales innatas. Estos puntos de vista nacen en el seno de la antropología criminal que estudiaba medidas del cuerpo, cráneo y características faciales de los delincuentes. La expresión más importante de esta escuela del pensamiento se halla en la obra de Cesare Lombroso. Para el autor muchos delincuentes presentaban anomalías físicas que se asemejaban a los rasgos de los salvajes primitivos o los primates. De tal forma que en los delincuentes se observaba una nariz chata, la parte inferior de cara mal desarrollada, pocas rayas en las palmas de las manos, frente estrecha, cara asimétrica, cejas pobladas y baja bóveda craneal, entre otras. Además de estos