Leer Ensayo Completo Pymes En Honduras

Pymes En Honduras

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.116.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Ledesma 17 junio 2011

Palabras: 6319 | Páginas: 26

...

estrategias que podrían ser adaptadas

y aplicadas por el Estado para el mejoramiento de

la competitividad de las PYMES en Honduras y prepararlas

así para enfrentar el reto de la globalización e

incrementar su contribución al desarrollo del país.

Dichas políticas y estrategias serán extraídas de las

experiencias vividas por Japón, Corea Y Taiwán, naciones

reconocidas a nivel mundial por la competitividad

de sus PYMES y sus programas de apoyo público al

sector, las cuales han sido reconocidas a nivel mundial

por su eficiencia.

Empezaremos presentando los factores que hacen

de las PYMES un sector primordial de la economía, así

como las desventajas que enfrentan ante las grandes

empresas y la competencia internacional. Luego procederemos

a presentar la situación de las PYMES en

Corea, Taiwán y Japón, y los programas gubernamentales

de apoyo. Continuaremos haciendo una breve

comparación de la situación vivida por las PYMES en

dichos países y en Honduras, para al final presentar

una serie de conclusiones que nos permitirán vislumbrar

qué tipo de esfuerzos es necesario llevar a cabo

en Honduras para promover el desarrollo del sector

en cuestión.

El papel de la pequeña y mediana

empresa en la economía3

Tradicionalmente se creía que las PYMES contribuían

al desarrollo económico solamente mediante la

creación de empleo, una distribución más equitativa

del ingreso y la expansión de actividades productivas

y generadoras de ingreso en aquellas áreas alejadas de

las grandes ciudades. También se creía que éstas debían

ser promovidas solamente como complemento

o alternativa de las grandes empresas. Sin embargo,

últimamente y especialmente en los países más desarrollados,

se ha reconocido el hecho que las PYMES

realmente juegan un rol mucho más importante que

el pensado con anterioridad. Se ha descubierto que el

sector provee contribuciones significativas al PIB y a

las exportaciones de bienes manufacturados a nivel

mundial. También han sido reconocidas como importantes

fuentes de innovación y como incubadoras de

grandes empresas de mucho éxito.

Contribución a la generación de empleo. Las

PYMES han sido reconocidas como una importante

fuente de empleo especialmente para la mano de obra

no capacitada o excendente, la cual no podría encontrar

una oportunidad en el mercado de las grandes

empresas (Gillis, 2000; OECD 1997 y 2000). Generalmente

son la fuente más grande de empleo, excepto

en aquellos países donde el mayor empleador es el

sector público. También han sido reconocidas por su

habilidad para crear empleos en aquellas áreas geográficas

en las cuales las grandes empresas no están

presentes. Debido a su característica de ser generalmente

las mayores generadoras de empleo, las PYMES

se convierten en importantes distribuidoras del ingreso

con lo que ayudan a la creación de una sociedad

más equitativa.

1 Banco Mundial 200, “Perfil Económico de Honduras”

2 De ahora en adelante referidas como PYMES.

3 Cabe mencionar que la mayoría de las estadísticas presentadas

en esta sección fueron tomadas de los estudios de la OECD: “Small

Business, Job Creation and Growth: Facts, Obstacles and Best

Practices” y “Globalization and Small and Médium Enterprises”, el

autor desea expresar su apreciación por la contribución de dichos

estudios.

8

Otra característica importante de las PYMES, es su

capacidad para generar nuevos empleos. En el caso

de Honduras, la generación de empleos por las PYMES

aumentó en un 32% entre 1996 y 2000, lo que representó

un 34% del total de los nuevos empleos creados

(CID Gallup, 2000).

Contribución al Producto Interno Bruto. Las

PYMES contribuyen considerablemente al Producto

Interno Bruto de los países, especialmente de los más

desarrollados, donde se han convertido en empresas

altamente competitivas en áreas como la tecnología y

han logrado internacionalizar sus actividades. En la mayoría

de las naciones pertenecientes a la OECD

(Organization for Economic Co-operation and

Development), las PYMES contribuyen entre el 30% y

70% de sus Ingresos Brutos. Y contribuyen en más de

la mitad de los ingresos del sector privado en Dinamarca,

Japón, Francia, Portugal y España (OECD, 1997,

Globalization and Small and Medium Enterprises).

La baja participación de las PYMES en el ingreso de

ciertas naciones es atribuible a sus bajos niveles de

productividad, eficiencia y competitividad, así como a

la inexistencia de estructuras de apoyo al sector.

Crecimiento de la productividad. Recientemente

ha sido reconocida la importancia de las PYMES para

el aumento de la productividad, y se considera que

contribuyen al crecimiento económico al utilizar más

eficientemente ciertos recursos, especialmente el capital

(lo cual puede explicarse por la productividad

marginal de los factores de producción) y por adaptar

mejor sus productos y servicios a las necesidades de

sus consumidores, con lo cual satisfacen mejor las necesidades

de consumo y el bienestar de éstos. El estudio

“Small Business, Job Creation and Growth: Facts,

Obstacles and Best Practices” realizado por la OECD

en 1999 presenta una nueva teoría acerca de cómo las

PYMES contribuyen al crecimiento de la productividad

de una manera menos tangible y observable, así

como más dinámica. Dichos estudios se basan en el

hecho de que dicho proceso ocurre cuando las empresas

individuales incrementan su productividad y

desplazan a las menos productivas. Las PYMES contribuyen

con dicho proceso en la medida en que representan

el mayor número de empresas entrantes y salientes

en el mercado. Sin embargo, hay quienes arguyen

que las PYMES no contribuyen a la productividad,

debido a su menor participación en la creación de ingresos

y su mayor participación en el empleo, lo que

se traduce en una baja productividad laboral.

Dinamismo económico y flexibilidad. De acuerdo

con los últimos estudios realizados por la OECD,4

existe un pequeño número de PYMES orientadas al

crecimiento, caracterizadas por niveles más altos de

flexibilidad en adaptarse a los nuevos requerimientos

de sus clientes, en hacer cambios de su fuerza laboral,

y en adoptar nuevas tecnologías y equipo, en comparación

con las grandes empresas. Esta flexibilidad es

atribuible a su tamaño y simple organización, y juega

un rol importante en la provisión de flexibilidad y dinamismo

a la economía, especialmente en aquellas

áreas donde juegan un papel importante en las

subcontrataciones, al frente de nuevas industrias y en

nichos de mercado.

Contribución al comercio internacional. Aunque

de acuerdo con los estudios realizados por la

OECD, el número de PYMES involucradas en actividades

internacionales es relativamente pequeño ( entre

20% y 25% de las PYMES en el área de manufactura),

éstas contribuyen entre el 25% y 35% del total de las

exportaciones mundiales, número que sería mucho

más significativo de incluirse las exportaciones indirectas,

ya que la mayoría lo hace a través de relaciones

de subcontratación o a través de grandes empresas

encargadas de la comercialización de sus productos.

Dicha cifra muestra una tendencia ascendente y se espera

que alcance el 33% del total de exportaciones manufacturadas

a nivel mundial para el año 2005 (OECD,

1997).

Fuente de iniciativa empresarial. Las PYMES han

servido siempre como vehículo para el desarrollo de

emprendedores, especialmente jóvenes, lo que supone

el aprovechamiento de una fuerza que no hubiera

sido utilizada de otra forma. Un claro ejemplo de esto,

lo representan los jóvenes emprendedores en el área

de la informática, que logran hacer uso de su genialidad

y conocimientos a través de la creación de PYMES, tal

fue el caso del multimillonario Bill Gates. También se

ha reconocido su importancia como incubadoras para

grandes empresas. En el caso de Centroamérica, la

mayoría de las grandes empresas que han alcanzado

el éxito, iniciaron sus operaciones como pequeñas o

medianas empresas.

Las fallas de mercado y las PYMES

Las PYMES debido a su tamaño, estructura, y a las

fallas existentes en los mercados, que les impiden acceder

a información, nuevas tecnologías y

financiamiento, enfrentan una serie de dificultades,

especialmente al momento de competir con las grandes

empresas. Estos problemas se hacen más evidentes

en los países menos desarrollados, donde las situaciones

económicas y sociales adversas tienden a

empeorar sus condiciones.

Debido a los mercados imperfectos que no permiten

a las PYMES unos libres accesos a información,

mercados o capitales, ha sido reconocido que es muy

difícil que éstas se desarrollen, crezcan o sobrevivan

por sí mismas, aún cuando juegan un papel tan impor-

4 Globalization and Small and Medium Enterprises(1997), “Small

Business, Job Creation and Growth: Facts, Obstacles and Best

Practices” (1999).

9

tante en las economías nacionales. Esto ha venido a

demostrar la importancia de insertarlas en cadenas

productivas, clusters o asociaciones verticales, para así

poder asegurar que alcancen la competitividad y se

desarrollen satisfactoriamente.

Debido a que esta integración no es establecida a

veces por las fuerzas de mercado por sí mismas, especialmente

en los países en vías de desarrollo, el papel

del estado en el establecimiento de estas relaciones

se vuelve de suma importancia. Dicho papel ha sido

pregonado por teorías tales como la “Competitividad

Sistemática”5 y el “Market Enhancing View”,6 que ven

al gobierno y las fuerzas de mercado como fuerzas

complementarias, en cuyo marco el estado debe a veces

jugar el rol de facilitador para lograr alcanzar un

consenso general sobre la estrategia y metas nacionales

a seguir, y a veces de coordinador de los esfuerzos

de todos los agentes involucrados en los mercados.

Dichas teorías se han visto sustentadas por las acciones

emprendidas por la mayoría de los países asiáticos

para promover el desarrollo de sus economías y

por sus exitosos resultados.

Las dos principales debilidades de las PYMES son

su estructura financiera y la escasez de capital de trabajo,

así como la carencia de recursos humanos altamente

capacitados o hábiles (CEPAL, 2001). El problema

de acceso al capital surge debido a que la

factibilidad y el crecimiento de una empresa, y la variación

de ambos, están inversamente relacionados con

su tamaño, lo cual representa un mayor riesgo para

los mercados financieros, los que en condiciones normales

lo reflejarán en tasas de interés más altas, y condiciones

menos favorables para el financiamiento de

sus deudas. Sin embargo, y como mencionábamos

anteriormente, debido a las fallas de los mercados, los

bancos prefieren no asumir el riesgo, con lo que cierran

muchas veces las puertas al acceso de fondos para

el financiamiento de muchas PYMES rentables y caen

en una selección adversa de sus clientes.

Las PYMES en los Países en Vías de Desarrollo se

ven también muchas veces enfrentadas con la falta de

programas de apoyo gubernamental, su falta de

representatividad y de ambientes de negocios y políticas

apropiados.

Entre las mayores barreras afrontadas por las PYMES

en este sentido, se encuentran:

¥ Requerimientos de permisos, licencias, y regulaciones

caros y engorrosos.

¥ Falta de una marco legal para transacciones comerciales

y resolución de disputas.

¥ Inadecuada protección de los negocios y de la propiedad

intelectual.

¥ Estructuras de impuestos que distorsionan los incentivos

y discriminan en contra de las PYMES.

¥ Barreras al acceso de información.

¥ Insuficiente acceso a la Internet.

¥ Procesos de licitación de los gobiernos que desalientan

la participación de las PYMES

¥ Rigideces del mercado laboral que hacen los procesos

de contrato y despido de empleados difíciles

y caros.

Podemos concluir diciendo que las PYMES juegan

un rol fundamental en el desarrollo económico y social

de las naciones, contribución que podría ser

incrementada mediante el aumento de su

competitividad. Sin embargo, y debido a los mercados

incompletos o inexistentes, se necesita del apoyo

del estado para coordinar las relaciones de los diferentes

agentes del mercado, permitiendo así que las

PYMES puedan acceder a la información, asistencia,

capital y mercados necesarios.

La pequeña y mediana empresa en

Japón, Corea y Taiwán

Antecedentes Históricos

Las PYMES de las tres naciones en estudio han seguido

diferentes patrones históricos y formas de contribución

al desarrollo de sus economías. En el caso

de Japón, las PYMES adquirieron un rol importante

desde antes de la Segunda Guerra Mundial, debido a

la creación de los famosos Grupos Zaibatsu,7 y a la

importancia de las relaciones de subcontratación que

han caracterizado a la economía japonesa. En este caso,

las PYMES fueron desarrolladas como complementos

de las grandes empresas y no como su competencia.

Por el contrario, en Taiwán las PYMES emergieron

como el motor principal de su crecimiento económico

después de la separación de China continental en

la década de los cuarentas. Este fenómeno se debió a

dos razones principales, la falta de capital y materiales

para la creación de grandes empresas, y el hecho que

en la cultura china se considera de mayor prestigio

poseer una empresa propia, por pequeña que sea que

el ser empleado.

En el caso de Corea, el sector de las PYMES fue pasado

por alto hasta la década de los setenta debido al

énfasis que los Planes Estratégicos de Desarrollo del

gobierno había puesto en las grandes industrias pesadas.

Sin embargo, después de la década de los seten-

5 Ver “Competitividad Sistemática: Nuevo Desafío a las Empresas y

a la Política” y “Competitividad Sistemática. Competitividad de las

Empresas y Políticas Requeridas” por Klaus Esser, Wolfang Hillebrand,

Jorg Meyer-Stamer, Instituto Alemán de Desarrollo, Berlín, 1994.

6 Ver “The role of Government in East Asian Economic

Development: Comparative Institutional Analysis” por Masahiko Aoki,

Hyung-Ki Kim, y Masahiro Okuno-Fujiwara, Clarendon Press, Oxford.

7 Organizaciones compuestas por un número de compañías legalmente

diferentes, cada uno liderando su propia producción y contabilidad,

pero relacionadas a las demás compañías del grupo mediante

una combinación de relaciones personales, históricas, económicas o

financieras, que varían en intensidad.

10

ta, el gobierno se percató de la importancia del sector

y desarrolló una serie de programas e instituciones

orientadas a promover su desarrollo. Desde entonces

las PYMES han contribuido significativamente al desarrollo

de Corea, aunque han seguido un camino un

tanto irregular (Kim and Nugent, 1994). Uno de los

mayores logros de las PYMES coreanas fue el aumento

substancial en su participación de las exportaciones a

partir de 1978, lo cual se debió en gran medida a las

estrategias de apoyo a las exportaciones del gobierno

(Ver apéndice 1).

Otra característica importante de la historia de las

PYMES coreanas es la manera en que se han logrado

insertar en las relaciones de subcontratación con grandes

empresas basándose en el ejemplo de Japón y con

ayuda del gobierno.8

Principales características de las PYMES

japonesas

Las PYMES representan más del 99% del total de

empresas y proveen aproximadamente el 69.5% del

empleo total en el Japón (Ver apéndices # 2 y 3), siendo

un poco mayor la contribución al empleo en el área

de servicios que en el de manufactura. Históricamente

las PYMES han jugado un papel primordial, al manufacturar

partes y componentes utilizados en la producción

de bienes finales por las grandes empresas, lo

cual hace imposible entender el éxito económico de

Japón sin reconocer la labor de las PYMES. Estas se

han incorporado en la economía japonesa de diversas

maneras, tales como la subcontratación en varias regiones

e industrias, las cadenas de producción locales,

la complicada división del trabajo entre varias firmas

en el flujo vertical de bienes que comprende muchas

industrias, y en las complicadas relaciones

transaccionales entre firmas.

La mayoría de las PYMES en el sector de la manufactura

dependen de las cadenas de producción locales

y en las relaciones de subcontratación para sobrevivir.

Las PYMES venden la mayoría de sus productos,

y reciben un constante flujo de información y capital

de compañías madres, casas de comercialización y

competencia local. Estas cadenas de producción y relaciones

de subcontratación han sido posibles en parte

debido a que las PYMES japonesas tienden a concentrarse

geográficamente en industrias respectivas

(Itoh y Urata, 1994).

En la industria de servicios, las PYMES japonesas

han logrado sobrevivir explotando sus habilidades de

aplicar técnicas de labor intensiva y creando nichos de

mercado a través de la diferenciación de sus productos.

Sin embargo, lo más sorprendente de las PYMES

japonesas es como han logrado mantener una posición

importante en el sector manufacturero, donde

se han destacado en dos áreas principales, la producción

de bienes autóctonos y de partes y componentes

para productos occidentales (Ver los estudios de

Ohkawa y Rosovsky). Bienes autóctonos son los productos

alimenticios y de uso casero asociados con el

estilo de vida japonesa, en cuya producción las PYMES

pudieron sobresalir ya que dichos bienes son generalmente

producidos en empresas pequeñas y familiares.

Esto se debe al hecho de que sus tecnologías y

mercados son apropiados para este tipo de organización,

debido al alto nivel de diferenciación de sus productos

y a que comprenden actividades intensivas de

mano de obra, además de verse menos afectadas por

economías de escala. En el caso de la producción de

partes y componentes para productos occidentales,

las PYMES se lograron posicionar debido a su habilidad

para absorber mano de obra más barata, lo cual

les permitió usar técnicas de mano de obra intensiva

mucho menos costosas que las utilizadas por las grandes

empresas.

Principales características de las PYMES

coreanas

En el año 1997, las PYMES Coreanas representaban

el 69.3% del empleo, 46.5% del valor agregado y 46.3

% de la producción en el área manufacturera, los que

son porcentajes considerablemente altos (Ver apéndice

# 4). Debido a la falta de estadísticas diferenciadas

por tamaño de empresa no se pudo obtener datos de

los demás sectores, se estima, sin embargo, que dichos

porcentajes son mayores en el área de servicios.

Una característica interesante de las PYMES

coreanas es que han adquirido la mayoría de su tecnología

a través de la imitación, a través de la ingeniería

de reversa y la compra de equipo de segunda mano

de las grandes empresas. Las PYMES coreanas son relativamente

nuevas en relaciones de subcontratación,

a excepción de una serie de viejas industrias como las

de los textiles. Sin embargo, han logrado establecer

este tipo de relaciones de manera satisfactoria en las

últimas décadas.

Las PYMES coreanas han contribuido al desarrollo

de su nación de dos maneras principales, mediante la

absorción de los shocks causados por los ciclos de los

negocios y funcionando como reductores de la desigualdad

económica y social. Esto quedó evidenciado

en los estudios realizados por Kim y Nugent que demostraron

que el nivel general de desigualdad varió

inversamente con el comportamiento de las contribuciones

de las PYMES en términos de empleo, valor

agregado y producción, y mediante el hecho de que la

crisis financiera de 1997-98 fue menos severa que lo

esperado debido al papel jugado por las PYMES.

8 El porcentaje de PYMES involucradas en subcontrataciones aumentó

de 18.6% en 1968 a 70% en 1990.

11

Principales características de las PYMES

taiwanesas

Las PYMES taiwanesas se caracterizan por su innovación,

flexibilidad, eficiencia y habilidad para adaptarse

fácil y rápidamente a los cambios en los mercados

internacionales. Aún con su escasez de recursos,

han guiado el camino para el desarrollo económico

de Taiwán, y han creado un gran número de oportunidades

de trabajo para su pueblo.

Las PYMES representan más del 97% (ver apéndice

# 5) del total de establecimientos, de los cuales la

mayoría se dedican a actividades comerciales (68% del

total en el 2000), seguidos por los que se ubican en el

sector de manufactura y de servicios. En términos de

empleo las PYMES generan aproximadamente el 78%

del empleo total (ver apéndice # 6).

Las PYMES taiwanesas han sido reconocidas como

la causa principal de la estabilidad económica y social

del país, principalmente debido a que han conducido

hacia un crecimiento más igualitario que el vivido por

el resto de los países asiáticos.

A manera de conclusión se puede decir que las

PYMES en estas tres naciones juegan un papel importante

en sus economías por ser las principales

generadoras de empleo, por ayudar a mantener la estabilidad

económica y social, y por patrocinar un crecimiento

más igualitario. Al mismo tiempo han servido

para amortiguar los efectos de las crisis debido a su

flexibilidad para adaptarse más rápidamente a los cambios

y poder absorber la mano de obra excedente que

resulta de dichas crisis. También, aunque no ha sido

presentado en detalle en esta sección, contribuyen en

porcentajes considerables a la producción, la generación

de valor agregado y exportaciones de bienes manufacturados.

Otra virtud del sector en estos tres países

ha sido su contribución al dinamismo de la economía

y al desarrollo de nuevos productos y servicios

adaptados a los requerimientos de sus clientes, lo cual

ha sido en gran parte posible debido al alto nivel educativo

y habilidad de sus dueños.

Programas y políticas de apoyo a las

PYMES de Japón, Corea y Taiwán

El apoyo público realizado por el gobierno japonés

comenzó mucho antes que el de Corea y Taiwán y sirvió

a estas dos naciones de modelo para ser utilizado

como la base para la creación de sus propios sistemas.

En el caso de Japón las PYMES recibían apoyo de parte

del estado desde mucho antes de la segunda guerra

mundial, pero no fue hasta después de la guerra que

dicho apoyo fue institucionalizado mediante la creación

de la “Agencia de la Pequeña y Mediana Industria”,

dependencia del Ministerio de Industria y Comercio.

A partir de esa fecha una serie de leyes, políticas

e instituciones han sido creadas para dicho fin. Las

estrategias de apoyo del estado japonés son elaboradas

por el Gobierno Central a través de la Agencia de

la Pequeña y Mediana Empresa y son implementadas

por los gobiernos locales, instituciones públicas y semipúblicas.

En Corea, al igual que en Japón, fue creada una “Ley

Básica de la Pequeña y Mediana Empresa” que sirvió

como base para la creación de su programa de apoyo

a las PYMES. Durante le década de los setentas y ochentas

se establecieron distintas instituciones y mecanismos

de apoyo para motivar el desarrollo de las PYMES.

El apoyo a las PYMES ha sido otorgado a través de un

programa de “designaciones especiales”, a través del

cual solo aquellas PYMES que cumplían una serie de

condiciones especiales, acordes con las estrategias de

desarrollo del estado, podían acceder a préstamos,

asistencia técnica y preferencias fiscales.

Taiwán por su lado comenzó a promover el desarrollo

de las PYMES como una alternativa por la falta

de recursos financieros para la fundación de grandes

empresas. Desde su separación de China continental

en la década de los cincuentas. Los esfuerzos de apoyo

de la República de Taiwán son llevados a cabo a

través de la “Small and Médium Enterprise

Administration” (SMEA), dependencia del Ministerio

de Asuntos Económicos que cuenta con una red de 20

centros locales de servicios para las PYMES, característica

compartida por las otras dos naciones.

Políticas de apoyo específicas

En esta sección se presenta un resumen de las principales

políticas de apoyo a las PYMES establecidas por

estas tres naciones. Para facilitar la comprensión de

las mismas, las hemos dividido en cinco grupos principales.

El primer grupo, Asociación y Cooperativismo,

se refiere a aquellas políticas orientadas a la creación

y promoción de cooperativas, asociaciones y relaciones

de subcontratación. Se hace referencia en

primer lugar a esta categoría, debido a que los otros

tipos de asistencias fueron muchas veces canalizados

a través de estos grupos. La segunda categoría se refiere

a las políticas orientadas a la provisión de asistencia

para “start-ups”, transferencia de tecnología, actualización

tecnológica, desarrollo de productos e innovación.

Asistencia de Mercados, el tercer grupo, se

refiere a los servicios ofrecidos a las PYMES para poder

tener acceso a los mercados tanto nacionales como

extranjeros. Asistencia Financiera se refiere tanto a

los fondos ofrecidos por el estado como a las políticas

orientadas a facilitarle el acceso de las PYMES a los

servicios financieros. Finalmente, la sección de “otras

políticas” se refiere a una serie de políticas no compartidas

por las tres naciones en estudio pero consideradas

de importancia.

Asociación y cooperativismo. Los tres países han

promovido la integración vertical y horizontal de sus

12

PYMES. La integración horizontal se realiza principalmente

entre asociaciones y cooperativas. Las políticas

en esta área están principalmente orientadas a la provisión

de préstamos especiales y tratamientos fiscales

preferentes a aquellas PYMES que pertenezcan a algún

tipo de asociación. Así mismo las políticas apoyan

los esfuerzos de distribución conjuntos, y los de intercambio

de información. Japón también ha promovido

la creación de aglomeraciones industriales o comerciales

locales y los famosos “shopping districts”.

Los tres estados también han promovido la creación

de vínculos con agencias externas tales como otras

empresas, universidades e instituciones de investigación,

para ampliar el acceso de las PYMES a entrenamientos,

asistencia técnica y de mercadeo, capital e

información. A veces también se ofrecen subsidios para

el contrato de firmas de consultoría privada. En Japón

y Corea existen programas de entrenamiento de recursos

humanos para promover los conceptos y beneficios

del apoyo mutuo y la cooperación, intensificar

el hecho de que los miembros compartan información,

y en el caso de Taiwán, difundir los resultados

de los programas de apoyo mutuo y cooperación.

Todas las naciones han promovido la

subcontratación a través de la emisión de leyes para la

promoción de subcontratación de pequeñas y medianas

empresas, y la elaboración de proyectos conjuntos

entre compañías subcontratantes y cooperativas

de subcontratados mediante la provisión de fondos

públicos y tratamientos fiscales preferenciales. Estas

medidas han sido de vital importancia en Corea, donde

las relaciones de subcontratación no estaban tradicionalmente

presentes como lo estaban en el caso de

Japón

Es importante recalcar en este punto, que este tipo

de políticas han sido consideradas como uno de los

esfuerzos más exitosos llevados a cabo por los gobiernos

de las tres naciones. Esto se debe a que la creación

de estas redes de apoyo (que incluyen a las instituciones

financieras como podremos ver más adelante),

han sido consideradas el motor principal del desarrollo

de las PYMES, al permitirles el acceso a tecnologías,

información, mercados (tanto domésticos como

internacionales) y recursos financieros. Actualmente,

es a través de estas redes y principalmente de agencias

privadas, que las PYMES de estos países han obtenido

el apoyo más importante para su desarrollo

(Uratah y Itoh (1994), y Kim y Nugent (1994)).

Asistencia técnica. Para mejorar la tecnología de

producción, se han tomado distintas medidas orientadas

a cubrir las diferentes demandas de las PYMES, las

que incluyen el apoyo para la transferencia de tecnologías

y el mejoramiento de las tecnologías existentes.

Todas las naciones han creado instituciones públicas

de investigación y desarrollo (I+D) para incentivar,

adaptar y difundir sus propias tecnologías, y asistir a

las empresas en el desarrollo y mejoramiento de sus

propias tecnologías. Esto último es muchas veces hecho

a través del envío de expertos a las empresas individuales

y el ofrecimiento de guía y consejo. En el caso

de Japón, los centros de las prefecturas poseen laboratorios

donde las empresas (PYMES) puedan hacer

pruebas de laboratorio y desarrollar sus nuevas tecnologías.

Se han creado Centros de Apoyo a las PYMES en

los tres países para recolectar y difundir información

sobre tecnologías locales e internacionales, promover

el IT (Information Technology), y difundir información

sobre patentes, uso y adquisición de tecnologías, expansión

a otros países, intercambios internacionales,

información relacionada con el medio ambiente, administración

y sistemas de recursos humanos. Usualmente

estos centros están divididos en varios

subcentros regionales y locales, y poseen oficinas en

el extranjero para obtener tecnologías e información.

Otros esfuerzos incluyen entrenamientos, acceso a

laboratorios regionales y provinciales, y ferias tecnológicas

donde se comparte la información. También

se ha promovido la colaboración entre la industria, la

academia, y las instituciones públicas y privadas de

investigación para la creación de nuevas tecnologías.

Esto se logra mediante el otorgamiento de subsidios

para los gastos de investigación y desarrollo (I+D),

difusión de información y promoción de reuniones y

seminarios.

Asistencia de mercadeo. Los tres países asiáticos

han promovido los esfuerzos de mercadeo conjuntos

en las asociaciones y cooperativas de PYMES

donde se provee una serie de servicios y se promueve

la difusión de información sobre mercados locales e

internacionales entre los miembros. Por otra parte,

todos han concentrado sus mejores esfuerzos en promover

la internacionalización de sus PYMES locales.

Para este propósito se han creado organizaciones especiales,

9 las cuales generalmente llevan a cabo actividades

tales como ferias comerciales, tours

exploratorios a otros países, viajes de mercadeo al extranjero,

investigaciones de mercado, provisión de información

sobre otros mercados, e identificación de

fuentes de servicio externas tales como seguros de

exportación. Asimismo ofrecen entrenamiento para el

personal encargado de actividades internacionales y

asistencia en el desarrollo de paquetes e imagen del

producto.

Usualmente estos tipos de asistencia pública y cooperativa

son utilizados principalmente por empresas

recientemente involucradas en actividades internacionales.

A medida que estos negocios adquieren experiencia

en los mercados internacionales, tienden a con-

9 Japanese Small Business Corporation (JSBC), Japan External Trade

Organization (JETRO), Korea Trade Promotion Corporation (KOTRA)

and China External Trade Development Council (CETRA).

13

vertirse en menos dependientes en este tipo de asistencia.

Asistencia financiera. La asistencia financiera es

proveída principalmente de tres maneras:

1. Provisión de préstamos: Los préstamos oficiales

son canalizados a través de instituciones públicas

que los ofrecen a mediano y largo plazo a tasas

preferenciales a las PYMES y sus cooperativas. Todos

los países poseen Bancos Públicos dedicados

exclusivamente al sector de las PYMES. En el caso

de Japón, aunque los préstamos de instituciones

públicas solo representan el 10% del total de los

préstamos recibidos por el sector, su principal función

es la de servir como señal para los bancos

privados para que estos ofrezcan préstamos en

áreas o negocios específicos.

También hay fondos especiales creados por los gobiernos

y canalizados a través de la banca privada.

Tanto en Taiwán como en Corea, hay un fuerte

énfasis en el financiamiento de la banca y se han

establecido porcentajes específicos del total de

préstamos que deben ser dirigidos a las PYMES.

En Taiwán, ésta es la forma principal de proveer

fondos a las PYMES y dicho porcentaje es

incrementado anualmente.

2. Seguros de crédito y garantías: Para mejorar la capacidad

de las PYMES de acceder a préstamos de

instituciones privadas, los gobiernos han establecido

sistemas de seguros y garantías de crédito,

los cuales sirven para resolver problemas colaterales.

3. Beneficios Fiscales: Entre estos se encuentran la

reducción de impuestos sobre ingresos corporativos

y otros, deducciones de los impuestos sobre

ingresos y otros, así como medidas especiales para

promover la inversión en equipo, apertura de negocios,

adquisición de nuevas tecnologías, I+D,

entrenamiento y consulta, y esfuerzos de

internacionalización mediante reducciones de

imposiciones fiscales o tasas de depreciación más

convenientes. También, en el caso de Japón, existen

sistemas más sencillos de contabilidad para

PYMES y se ofrecen tasas fiscales preferenciales

para quienes las soliciten.

Otras políticas.

1. Japón ha creado una ley para asegurar el mejoramiento

del ambiente de trabajo y de los beneficios

de los empleados y su bienestar mediante la

provisión de fondos a condiciones preferenciales

y servicios de consultoría a cooperativas, asociaciones

o pequeñas cámaras.

2. Japón también ha tomado medidas para prevenir

bancarrotas y ofrecer apoyo en caso de desastres,

mediante el ofrecimiento de asistencia financiera

y técnica.

3. El gobierno taiwanés asiste a los negocios en el

desarrollo de tecnologías de control de polución

y facilidades de tratamiento de la misma, mediante

el ofrecimiento de préstamos a tasas bajas o la

exención de impuestos de importación. También

lo hace mediante la aplicación de tasas de depreciación

aceleradas para instrumentos y recursos

de control de polución, y mediante el entrenamiento

y difusión de publicaciones que promueven

el mismo propósito.

4. Taiwán ha desarrollado un programa para asistir a

las PYMES en el proceso de adaptación a las condiciones

legales actuales. En este sentido la SMEA

(Small and Medium Enterprise Administration) divulga

información sobre los obstáculos

regulatorios y legales afrontados por las PYMES,

de manera que sean considerados en el momento

de crear nuevas leyes y regulaciones y tratar de

eliminar los obstáculos actuales.

5. Tanto el estado de Japón como el de Taiwán, promueven

que parte de sus adquisiciones y compras

sean hechas a PYMES. Para lograr esto se difunde

información sobre compras de gobierno y construcciones

públicas, se ofrecen garantías de crédito

y financiamiento para que las PYMES puedan

participar en dichos procesos. También se ha tratado

de enmendar las leyes y regulaciones relacionadas

con el proceso, para asegurar igual nivel

de oportunidades para las PYMES.

Principales características de las

PYMES en Honduras10

Parte de la problemática enfrentada al momento de

generar estrategias de apoyo al desarrollo de las PYMES

en Honduras es la falta de información estadística precisa.

Por los momentos la mayoría de instituciones

privadas de apoyo al sector basan sus esfuerzos en dos

estudios elaborados por una firma de consultoría privada,

los que constituyen la mejor base de datos disponible

aunque desgraciadamente solo cubre los sectores

de la micro y pequeña empresa. Debido a esta

falta de información, los datos de dichos estudios serán

utilizados como base para el presente análisis.

Las PYMES en Honduras representan aproximadamente

260,000 establecimientos, que proveen empleo

al 45% de la Población Económica del país. Entre 1996

y 2000, el número de PYMES se vio incrementado en

32%, lo que representa un incremento del empleo

generado por el sector de 34%. Aunque no existen

10 La mayoría de las estadísticas presentadas en esta sección fueron

tomadas del estudio publicado por Cid/Gallup “Estudio de Micro

y Pequeña Empresa no Agrícola en Honduras MYPE 2000, Informe

Corporativo 1996-2000.

14

datos exactos de la contribución de las PYMES al ingreso

doméstico bruto, se estima que en el ámbito de

la región centroamericana, las PYMES contribuyen con

aproximadamente el 12% del total de ingresos.

Otra característica importante de las PYMES hondureñas,

es que la mayoría (74%) son empresas de

subsistencia, están ubicadas en zonas urbanas, dedicadas

a actividades comerciales y trabajan la mayoría

de manera informal, debido a la complejidad y falta de

claridad de los procedimientos de registro. También

es importante recalcar el hecho de que la mayoría trabajan

con métodos de producción tradicionales y de

baja tecnología.

*En cuanto a financiamiento se refiere, la mayoría

costea por sí misma sus propias actividades debido a

la dificultad para poder acceder a préstamos de las instituciones

financieras. De las empresas estudiadas en

la investigación realizada por Cid/Gallup en el 2000,

solo el 20% comentó haber recibido algún tipo de préstamo

en el último año.

Otro problema importante afrontado por las PYMES

es la falta de conocimientos sobre los procesos de producción

y sistemas administrativos. Del total de las

empresas encuestadas, solo el 8% había recibido algún

tipo de entrenamiento, siendo la mayoría sobre

aspectos técnicos, y un pequeño porcentaje sobre aspectos

administrativos.

En cuanto al apoyo público recibido por las PYMES,

se puede decir que no existen políticas especiales

orientadas a promover el desarrollo del sector. Fue

hasta el año 2000 que se decidió crear un órgano

interinstitucional encargado de consultar y coordinar

los esfuerzos públicos y privados para promover el

sector. La Comisión de la Micro, Pequeña y Mediana

Empresa (CONAMYPIME) es una instancia de consulta,

cuyo principal objetivo es “apoyar y fortalecer el

sector para incrementar la productividad y elevar los

niveles de competitividad a través de eficientes procesos

de integración sectorial”.11

La creación de dicha comisión es considerada de

gran importancia y como el punto de partida para el

desarrollo de esfuerzos institucionalizados mejor coordinados

para promover el desarrollo de las PYMES

hondureñas, objetivo que debe formar parte de la estrategia

nacional.

Existe consenso entre algunos investigadores con

respecto a que algunas de las políticas actuales del estado

en lugar de promover el desarrollo del sector, lo

dificultan. Ejemplo de esto son las Políticas de Promoción

de la Inversión y Producción, las cuales se orientan

a promover casi exclusivamente las industrias

exportadoras, lo que no favorece a la mayoría de las

PYMES ya que carecen de capacidad de exportación y

ocasionan que las PYMES sean ignoradas al momento

de diseñar políticas orientadas a promover la producción

e inversión. No obstante, dichas políticas también

presentan ciertas oportunidades positivas para las

PYMES como son: los programas de promoción de

diversificación de la producción de bienes no tradicionales,

reducción de los costos para acceder a mercados

internacionales, facilidad del flujo de capitales

externos al país, y la posibilidad de creación de relaciones

asociativas y de transferencia de tecnologías

mediante la inversión extranjera. Sin embargo debido

a la forma en que dicha inversión se ha llevado a cabo

hasta ahora, esto no ha sucedido en la mayoría de los

casos.

Otros ejemplos son las políticas del mercado laboral

y fiscales no diferenciadas por tamaño de empresa,

lo que redunda en altas cargas impositivas y costos fijos

que empeoran la ya negativa situación económica

del sector por sus bajos ingresos y rentabilidad.

Podemos concluir que en Honduras hay necesidad

de una coordinación adecuada de los proyectos y programas

de apoyo a las PYMES, hace falta una

institucionalización acorde con los esfuerzos de las

mismas, se requiere de la aplicación de políticas diferenciadas

para promover el desarrollo del sector, y de

estrategias orientadas a promover y diversificar la productividad

mediante transferencias de tecnología y

capacitación de recursos humanos. Igualmente se requiere

de un adecuado marco legal, y sobre todo información

fidedigna y detallada sobre el sector.

Consideraciones Finales

Las PYMES son consideradas un sector de gran importancia

debido a sus características como actividades

generadoras de empleo y reductoras de la desigualdad

económica y social. Además juegan un rol

importante al contribuir a la formación del ingreso

doméstico bruto, a la generación de exportaciones y

de valor agregado. También han servido grandemente

para amortiguar el efecto de las crisis económicas y

shocks causados por los ciclos de negocios y como

importantes fuentes de innovación y productividad

debido a su flexibilidad.

Sin embargo, como ha sido establecido anteriormente,

debido a su tamaño y a las fallas de mercado

existentes que no les permiten acceder a tecnologías,

información, capitales y mercados, es siempre imprescindible

el apoyo de entidades externas para promover

su desarrollo. En este sentido, el estado debe de

jugar un rol importante para poder ayudar a superar

dichas fallas, especialmente como coordinador de los

diferentes agentes involucrados en el mercado, y en

ciertos casos llenando los vacíos en las relaciones y

servicios inexistentes. Este tipo de esfuerzos públicos

se vuelven fundamentalmente importantes en países

como Honduras, donde los mercados son limitados e

11 Ley de la CONAMIPYME. La Gaceta, Decreto Ejecutivo Numero

008-2000 (October, 2000).

15

incompletos, y donde elevar el nivel de competitividad

de las PYMES se vuelve esencial al verse sus empresas

enfrentadas con la creciente competencia internacional

y altos grados de desigualdad económica y social

que pudieran poner en peligro la estabilidad del país.

De acuerdo con el análisis hecho de las políticas y

programas de apoyo desarrollados por Corea, Japón y

Taiwán, países tomados como ejemplo debido a su

exitosa Pequeña y Mediana Industria y de sus programas

de apoyo estatal, pueden derivarse elementos

útiles para la promoción del sector en Honduras:

1. Provisión de líneas de fondos a tasas y condiciones

preferenciales, garantías de crédito y beneficios

fiscales.

2. Capacitación.

3. Asistencia en el mejoramiento y transferencia de

tecnologías e innovaciones a través de centros de

investigación, expertos y coordinación de actividades

con centros privados de investigación y educativos.

4. Promoción del establecimiento de relaciones de

subcontratación y asociaciones.

5. Promoción de la internacionalización de sus empresas

a través de ferias, tour exploratorios y difusión

de información sobre mercados internacionales.

6. Expansión de las oportunidades para participar en

las compras del gobierno.

7. Promoción de la Investigación y Desarrollo.

Se puede decir que la principal conclusión del presente

estudio es la necesidad de la creación de políticas

y programas de apoyo públicos orientados a promover

el desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa

Hondureña. Para poder lograrlo será necesario primero

la recolección de información y estadísticas del sector

que permitan entender a profundidad sus características,

su situación actual y sus necesidades. En el

caso de Japón este fue el primer paso de sus programas

de apoyo y fue hecho a través de los sistemas obligatorios

de registro en las estaciones de policía en cada

pueblo y posteriormente mediante el envío de oficiales

públicos jóvenes a realizar dichas investigaciones.

El segundo paso debería ser la creación de asociaciones

y cooperativas de pequeñas y medianas empresas,

para poder canalizar a través de ellas los incentivos

fiscales, capacitación, y servicios de apoyo especiales.

También se deben de llevar a cabo esfuerzos para

promover la creación de redes de instituciones públicas

y privadas que provean asistencia a las PYMES, tales

como universidades, centros de investigación,

ONG, OPD, organismos internacionales, centros de

capacitación, etc. Esto se podría lograr mediante la

promoción de reuniones a través de la CONAMIPYME

y ofreciendo incentivos tales como subsidios a aquellas

agencias que lleven a cabo actividades de investigación

y desarrollo. Finalmente para lograr la integración

vertical con las grandes empresas, se deben ofrecer

incentivos tales como beneficios fiscales y subsidios,

para así disminuir los costos de las PYMES y hacerlas

socias atractivas para las grandes empresas tal y

como lo hizo Corea. Dicha estrategia fue también utilizada

por Japón para promover la subcontratación en

las áreas rurales, donde no existían de forma tradicional.

En términos de asistencia financiera, se deben proveer

líneas de fondos especiales a través de los bancos

comerciales y promover el ya importante rol jugado

por las ONG y OPD en este sentido. El acceso a recursos

financieros de empresas individuales puede ser

ampliado mediante la creación de actividades de ahorro

y préstamo entre los miembros de las asociaciones

y cooperativas. Otro punto importante es el mejoramiento

de los sistemas de registro y contabilidad de

las PYMES, lo cual puede lograrse siguiendo el ejemplo

del Gobierno de Japón que desarrolló un sistema

de contabilidad sencillo para PYMES y ofreció incentivos

fiscales a aquellas empresas que lo utilizaban correctamente.

Para comenzar se podría ofrecer estos servicios a

aquellas industrias que han sido identificadas como

las que poseen el mayor potencial de crecimiento y

que van de acuerdo con las estrategias de desarrollo

del aparato productivo existentes. Un ejemplo de esto

sería incluir dentro de la actual estrategia del estado el

apoyo del sector turismo mediante esfuerzos

específicamente orientados a impulsar el desarrollo de

las PYMES existentes en dicho sector.