Leer Ensayo Completo Segundo Trayecto Proyecto: Conflicto Social Y Ordenamiento Jurídico Venezolano Semestre: V

Segundo Trayecto Proyecto: Conflicto Social Y Ordenamiento Jurídico Venezolano Semestre: V

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.610.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: tolero 01 abril 2011

Palabras: 32146 | Páginas: 129

...

etodológica, ya que sin su dirección no hubiésemos logrado el éxito anhelado.

Al Consejo Comunal Las Margaritas, por habernos permitido compartir esta experiencia y ayudarnos a realizarla.

A la comunidad Las Margaritas, por su receptividad y apoyo.

A todas aquellas personas que por una razón u otra colaboraron en esta investigación.

ÍNDICE GENERAL

pp.

ACTA DE EVALUACIÓN…………………………………………………. iii

AGRADECIMIENTO………………………………………………………. iv

ÍNDICE GENERAL………………………………………………………… v

ÍNDICE DE CUADROS…………………………………………………… vii

ÍNDICE DE FIGURAS …………………………………………………….. viii

RESUMEN………………………………………………………………….. ix

INTRODUCCIÓN………………………………………………………….. 1

CAPÍTULOS

I MÉTODO DE INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPANTE…... 4

1.1 El Método…………………………………………………… 5

1.2 Elementos y Características de la Investigación Acción Participativa…………………………………………………

6

1.2.1 Elementos……………………………………………. 8

1.2.2 Características………………………………………. 9

1.3 Referentes históricos de la IAP en el Mundo y en Venezuela. 12

1.4 Importancia de la IAP ……………………………………………. 16

1.5 Diferencias de la IAP con el Positivismo………………………. 17

1.6 Ventajas y Desventajas de la IAP……………………………… 22

1.6.1 Ventajas……………………………………………… 22

1.6.2 Desventajas………………………………………….. 22

1.7 Aplicación de la IAP en Venezuela en el Momento Actual ….. 23

1.8 Fases del IAP………………………………………………. 24

II REFERENTES TEÓRICOS CONCEPTUALES………………... 27

2.1 Fundamentos Jurídicos……………………………………. 28

2.2 Fundamentos Políticos…………………………………….. 31

2.3 Fundamentos Epistemológicos…………………………… 37

2.4 El Trabajo Comunitario ……………………………………. 40

2.5 Situación de la Comunidad en cuanto a Justicia Social……... 42

III MARCO SITUACIONAL…………………………………………... 45

3.1 Delimitación Geográfica de la Comunidad…………………….. 46

3.1.1 Estructura de la Comunidad …………………………….. 46

3.2 Descripción del Ambiente Comunitario………………………… 47

3.2.1 Contexto Histórico de la Comunidad…………………… 47

3.2.1.1 Características Físicas……………………... 48

3.2.1.2 Características Sociales…………………… 50

pp.

IV INSERCIÓN COMUNITARIA…………………………………….. 57

4.1 Descripción del Trabajo de Inserción en la Comunidad……... 58

4.1.1 Necesidades en la Población……………………………. 61

V DIAGNÓSTICO COMUNITARIO………………………………………. 66

5.1 Descripción del Diagnóstico……………………………………... 67

5.2 Objetivos del Diagnóstico………………………………………... 70

5.2.1 Objetivo General………………………………………….. 70

5.2.2 Objetivos Específicos…………………………………….. 70

5.3 Temas y Problemas Prioritarios del Diagnóstico……………… 71

5.3.1 Participación Ciudadana y Comunitaria………………… 71

5.3.2. Problemas Prioritarios……………………………………. 73

5.4 Técnicas e Instrumentos de Recolección de Información……. 75

5.5 Procesamiento de la información………………………………. 79

5.5.1 Procedimientos Cualitativos y Cuantitativos…………… 80

5.6 Análisis e Interpretación de Resultados……………………….. 83

5.6.1 Análisis Cuantitativo………………………………………. 83

5.6.2 Análisis Cualitativo………………………………………… 85

5.7 Planteamiento del Problema…………………………………….. 89

5.8 Presentación de los Mecanismos de Acción…………………... 91

VI PROPUESTAS ……………………………………………………………. 94

6.1 Elaboración de Propuestas ……………………………………… 95

6.2 Elaboración del Plan de Acción…………………………………. 99

6.3 Aplicación de la Propuesta ………………………………………. 101

6.4 Evaluación de las Acciones ……………………………………… 102

6.5 Resultados Obtenidos ……………………………………………. 103

VII CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES………………………….. 106

7.1 Conclusiones……………………………………………………… 107

7.2 Recomendaciones………………………………………………... 109

GLOSARIO…………………………………………………………………. 112

BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………….. 121

ANEXOS……………………………………………………………………. 124

A Límites Geográficos………………………………………………... 125

B Guía de Entrevistas ……………………………………………….. 127

C Censo Poblacional…………………………………………………. 130

D Plan de Acción……………………………………………………… 135

E Líneas de Acción…………………………………………………… 138

ÍNDICE DE CUADROS

CUADRO pp.

1 Diferencia entre el IAP y el Positivismo………………………. 21

2 Etapas y fases de una Investigación Acción Participativa (IAP) …………………………………………………………...

25

3 Consejo Comunal Las Margaritas…………………………….. 51

4 Matriz DOFA…………………………………………………….. 82

5 Propuesta ………………………………………………………… 98

ÍNDICE DE FIGURAS

FIGURA pp.

1 La construcción del conocimiento científico como dialéctica del saber ………………………………………………………

9

2 La Investigación como Práctica Social Transformadora……. 12

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior

Misión Sucre – Universidad Bolivariana de Venezuela

Programa de Formación de Grado en Estudios Jurídicos

Sede Caracas

HACIA UNA CULTURA LEGAL SOBRE LA PARTICIPACIÓN ACTIVA EN LA GESTIÓN SOCIAL Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LA COMUNIDAD LAS MARGARITAS

Autores: Arteaga, Félix

Benavides, Beatriz

Gómez, Norberto

López, Milagros

Lozano, América

Marquina, Luis

Méndez, Germán

Pinto, Elizabeth

Sánchez, Yojandy

Asesor: Lic. Lilia De Aguiar Abreu

Año: 2009

RESUMEN

INTRODUCCIÓN

En la actualidad es prioritario el desarrollo procesos que ayuden a las comunidades en la apropiación social del conocimiento legal, para promover la participación ciudadana hacia el mejoramiento de su calidad de vida.

La participación ciudadana tiene diferentes niveles, por una parte la participación dentro de la comunidad, esto es lo que se denomina participación comunitaria, a través de ella la comunidad se organiza frente a las adversidades, o simplemente con el objetivo de lograr un mayor bienestar procurando el desarrollo de la comunidad. Pero existe otro tipo de participación, la participación ciudadana a través de la cual se establece una relación más activa entre la comunidad y las autoridades públicas, es decir, es una forma de colaboración para lograr que se oiga a las comunidades y lograr que el municipio se haga cargo de la resolución de los problemas comunitarios que impiden el desarrollo sostenible de la calidad de vida y el alcance de la justicia social.

De manera organizada las comunidades pueden formar parte en la toma de decisiones, priorizando las acciones en base a sus necesidades y recursos disponibles en coordinación con las autoridades locales.

Una forma de participar es la identificación de problemas y necesidades, para lograr su integración en la definición de políticas, programas o proyectos de desarrollo. La importancia de la participación ciudadana radica entre otras cosas, en el poder de los ciudadanos pueden hacer llegar a la autoridad sus necesidades, demandas o sugerencias. Así como participar desde el proceso de formulación de proyectos, ejecución, evaluación y seguimiento de las obras y programas sociales. Con la participación ciudadana se involucra a los sujetos sociales más desfavorecidos en la definición de estrategias y en el reparto de beneficios.

Con la participación la población puede colaborar en el mejoramiento y cuidado de los servicios públicos de su comunidad.

Una de las particularidades del modelo de las competencias ciudadanas en Venezuela es que hace hincapié en la formación ciudadana, por tanto, en el marco de las competencias a ser alcanzados en la carrera de Estudios Jurídicos, la investigación se sustentó en el paradigma sociocrítico, con el fin de indagar sobre la manera como los vecinos de la comunidad ejercen su derecho a la participación comunitaria, en el marco de las estrategias de participación contempladas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Específicamente se hace referencia al proceso de participación ciudadana en el ámbito de la gestión social, apoyado en una investigación de campo de carácter cualitativo y cuantitativo.

En este sentido el propósito de la presente Investigación de Acción Participativa, fue interpretar los alcances de la aplicación de un programa de formación ciudadana, diseñado de manera consensuada, para la promoción de la cultura legal sobre la participación ciudadana y comunitaria, dirigida al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la Comunidad Las Margaritas.

En el presente informe se reflejan la utilización de técnicas e instrumentos de recolección de datos utilizadas, tales como: grupos focales, entrevistas semiestructuradas y observación directa. La información recogida se sometió al análisis del discurso sobre justicia social, de conformidad con el enfoque determinado por el Programa Académico de Estudios Jurídicos, determinado en la asignatura de Proyecto I – Análisis de la Justicia Social, tomando como unidad de análisis los enunciados. En este sentido, los habitantes manifestaron tener desinformación sobre procedimientos y mecanismos de actuación para una efectiva participación ciudadana en el proceso de gestión comunitaria. Sin embargo, expresaron alto interés en participar en los asuntos relativos al barrio.

De igual forma se describe el procedimiento utilizado para el diagnóstico, el cual fue organizado por etapas para la debida integración de la comunidad con el Grupo de Acción Participante, en su contenido se delimitan y contextualizan las necesidades prioritarias en materia jurídica y justicia social, caracterizando las insuficiencias de formación ciudadana, diseño y desarrollo de la propuesta para el programa y, determinación de los alcances del mismo.

Los datos se recabaron mediante diversas técnicas e instrumentos de recolección de datos, tales como entrevistas y observaciones directas. Los análisis son de tipo cualitativo y también cualitativo con el fin de presentar los resultados de la actuación del Grupo de Acción Participativa durante el desarrollo de la investigación.

Se identificaron acciones colectivas de participación que se articulan al proceso de gestión comunitaria a través del Consejo Comunal, tales como: elaboración de proyectos con su consecuente seguimiento y vigilancia de la calidad de obras; incorporación de vecinos para la discusión en asambleas de ciudadanos sobre los asuntos de la comunidad, creación de mesas de trabajo y comités de tierra.

El presente trabajo se estructura de la siguiente manera: Capítulo I contentivo del método de investigación acción participante. En el Capítulo II se exponen los referentes teóricos conceptuales. Capítulo III, se expone el marco situacional. Capítulo IV, la inserción comunitaria. Capítulo V, se plasma el diagnóstico comunitario del barrio Las Margaritas, en el Capítulo VI, la propuesta presentada. El Capítulo VII las conclusiones y recomendaciones, para finalizar con la bibliografía y los anexos.

1.1 El Método

Método es el medio utilizado para llegar a un fin. Su significado original señala el camino que conduce a un lugar, es decir, una vía que facilita el descubrimiento de conocimientos seguros y confiables para solucionar los problemas que la vida plantea.

También se puede decir que es el modo ordenado y sistemático de proceder para llegar a un resultado o fin determinado en las investigaciones científicas, las cuales se rigen por el llamado método científico, basado en la observación y experimentación, recopilación de datos y comprobación de las hipótesis de partida. (Diccionario Manual de la Lengua Española 2007).

Para Cohen y Manion (1980), citados por Colas y Buendía (1994) un método es una variedad de enfoques utilizados en la investigación educativa para recoger datos que se utilizarán como base para la inferencia, interpretación, explicación y predicción del objeto bajo estudio.

Atendiendo a lo señalado, se puede definir al método como el conjunto de procedimientos lógicos, que sigue la investigación para descubrir las relaciones internas y externas de los procesos de la realidad natural y social con el objeto de demostrar la verdad.

En consecuencia, para desarrollar una investigación sea en el ámbito de las ciencias humanas o en otra área cualquiera, es imprescindible observar tanto la realidad plasmada, así como la manera en que se originan los hechos, a través de la aplicación de ciertos métodos que permitan adquirir los conocimiento sobre los mismos.

En relación con esto último, señalan Taylor y Bogdan (1992) que lo que define la metodología, no es solo la forma como se enfocan los problemas sino la forma de obtener las respuestas.

Por consiguiente, la metodología supone un proceso modesto y sencillo al alcance de todos, tal como lo afirma Fals Borda (1991:12) "la ciencia no deja de ser ciencia por ser modesta", siempre que lleve una participación sistemática de todos los sujetos y objetos involucrados, que fomente la consciencia crítica, estructuralmente ajustada a la realidad; se fundamente en una reflexión seria y profunda sobre sus causas y tendencias; que logre conclusiones científicas, admita estrategias concretas y realizables a través de una planificación, una praxis, una acción renovadora y transformadora, en beneficio de la población estudiada.

1.2 Elementos y Características de la Investigación Acción Participativa

Para Fals Borda (1988), la Investigación de Acción Participativa (en lo adelante IAP), es un proceso que combina la investigación científica y la acción participativa del investigador, cuya meta es transformar radicalmente la realidad social, económica, e ideológica, para construir el poder popular en beneficio de todos.

IAP significa la combinación intrínseca de Investigación, Acción y Participación. Es un enfoque investigativo y una metodología de investigación, aplicada en los estudios sobre realidades humanas.

Como enfoque se refiere a una orientación teórica, subordinada a una filosofía y a un marco teórico, que orienten lo que se va a investigar.

Como metodología se ajusta a formas y métodos específicos para desarrollar un estudio que la diferencian de la investigación tradicional; ya que utiliza unos métodos concretos para realizar los procedimientos de la investigación científica de acuerdo con su enfoque particular, en cuyo proceso la investigación va acompañada de la acción y la participación. Estos métodos no pueden ser aplicados en forma aislada, ya que son vinculantes entre sí e implican la presencia real, concreta y en interrelación de la Investigación, de la Acción, y de la Participación. Una actividad integrada que combina la Investigación Social, el trabajo educacional y la acción.

Fals y Rodríguez (1991:22), la asumen como: “Proceso que incluye simultáneamente la alfabetización, la investigación científica, y la acción política, y que considera el análisis crítico, el diagnóstico de situaciones y la práctica, como fuentes de conocimiento, a la vez que construye el poder del pueblo”. “…Pero no es exclusivamente alguno de estos aspectos por separado, son consecutivos y pueden combinarse en un proceso vivencial”.

Con base a lo anterior, la Investigación de Acción Participativa conocida como la IAP, es una metodología que busca el entendimiento (investigación) de un problema social, favorece y busca un cambio de las condiciones existentes (acción) a través de la participación de los actores sociales en el proceso de cambio o transformación.

El objetivo último de la IAP es conseguir que la comunidad se convierta en el principal agente de cambio para lograr la transformación de su realidad. Para alcanzar este objetivo es necesario seguir los siguientes pasos:

- Sensibilizar a la comunidad de su realidad, sus necesidades y de los factores próximos y lejanos que condicionan las mismas.

- Dotarla de habilidades y capacidades para la toma de decisiones acerca de las actuaciones que es conveniente poner en marcha para dar solución a dichas necesidades.

- Lograr el compromiso de la comunidad para la puesta en marcha de la acción trasformadora.

- Facilitar la autogestión de la acción transformadora, de modo que se realice con independencia de los sistemas de control que pretenden mantener el orden establecido.

1.2.1 Elementos de la IAP

Los elementos definitorios del proceso acción participativa son:

- Conocimiento: Es un proceso de empoderamiento que permite analizar la historia de las personas y del entorno desde un punto de vista holístico y reflexivo, para precisar lo que se quiere cambiar de la situación bajo estudio, a la vez de consentir que las personas y los grupos encuentren sus potencialidades, admitiendo la de los demás para trabajar sobre la transformación deseada.

- Formación: Se trata de cultivar el cúmulo de conocimientos adquiridos previamente con nuevo conocimiento extraído de la situación observada. Crea un espacio didáctico que se desarrolla en diferentes niveles, tales como: - Nivel de técnicas aprendidas y aplicadas; - Nivel de vivencias, historia, experiencias compartidas y expresadas: - Nivel de actitudes, motivaciones, responsabilidades y enriquecimiento personal, y, - Nivel de desarrollo de las capacidades de trabajo en equipo, de organización, de los conceptos que conllevan a la investigación, acción y participación.

- Conciencia: Es un proceso cognitivo de sensibilización e identificación social, que posibilita la corresponsabilidad y la importancia de participación de todos los actores involucrados en el fortalecimiento de las acciones que buscan alcanzar la justicia social.

- Comunicación: Se establece un intercambio de información para lograr el acercamiento de los grupos, se aprende a escuchar y a expresar las ideas, con un alto margen de respeto y solidaridad, rompiendo con las comunicaciones bilaterales. Mezcla la expansión y socialización del conocimiento, la información sobre los recursos existentes y el acceso a ellos.

- Mediación. Es un trabajo de arbitraje o conciliación, donde se identifican actores, colectivos e intereses para ubicar los aspectos compatibles entre ellos; conocer las carencias de la base social, los nudos en las redes de comunicación, los agentes multiplicadores de la información formales e informales, para realizar un reconocimiento de todas las partes que se relacionan en el proceso.

- Proximidad. Son los espacios sociales accesibles, para conectarse con la gente, sus dificultades e preocupaciones, con el objeto de encaminar propuestas de empoderamiento, donde se implique a la base social mediante un estrategia de trabajo de calle, con el uso del lenguaje cotidiano, el uso de los códigos y símbolos de una comunidad y cierto dominio de los valores que circulan por la red social.

En el esquema que sigue, se ilustra de mejor manera, la forma en que se conjugan estos elementos.

Figura Nº 01. La construcción del conocimiento científico como dialéctica del saber

Fuente: Boletín del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la PAF.

noviembre 2006

1.2.2 Las Características de la IAP

La IAP ha sido conceptualizada como un proceso en el cual miembros de un grupo o una comunidad discriminada, reúnen, analizan información extraída de su realidad y actúan sobre sus problemas comunitarios, con la intención de hallarles soluciones y originar transformaciones políticas y sociales. En este sentido la IAP se caracteriza por lo siguiente aspectos, relevantes en su desarrollo:

Entre las características más distintivas del método empleado en la IAP se pueden mencionar:

- La investigación es principalmente cualitativa en la que se pueden contemplar los elementos cuantitativos, pero siempre dentro del contexto de una problemática cualitativa.

- Produce conocimientos sobre la base de una correspondencia dialéctica entre los sujetos y la objetividad, entre las estructuras objetivas y la manera en que se perciben a sí mismos y la relación con estas estructuras.

- Se pueden utilizar diferentes técnicas e instrumentos, pero la selección y el empleo debe hacerse bajo criterios propios.

- A diferencia de otras metodologías, incluye en el proceso de investigación, el por qué y el para qué; su sentido y objetivo; la transformación con mira a que una colectividad tenga mayor control y autogestión sobre sí misma.

- Propone integrar conocimiento popular y científico, está abierta a todo tipo de visión de la realidad, por ello, todo puede ser sujeto de análisis y comprensión. - El investigador participativo esta claro en que sólo entendiendo y aprendiendo el conocimiento popular con toda su complejidad se puede acceder al conocimiento científico de lo social.

- No se estudian los problemas separados de su dimensión interrelacional e histórica. El proceso de investigación participativa es un proceso dialéctico, un diálogo a través del tiempo y no una imagen estática de un punto en el tiempo.

- La participación en este método se visualiza en el diseño y la ejecución de la investigación, pero también en el aprovechamiento de los resultados para las acciones, por parte de los sujetos.

Estas características tienen varias implicaciones. Inicialmente, se hace referencia de un grupo o comunidad discriminada, lo cual refleja una posición ideológica y política en favor de grupos minoritarios o grupos que experimentan condiciones marginales en virtud de la exclusión social a la cual han sido sometidos.

Seguidamente, se resalta que las personas que participan, independientemente de su grado de educación y posición social, contribuyen en forma activa al proceso de investigación. Esta posición es influenciada por la metodología de la IAP y refleja la convicción de que la experiencia de todas las personas es valiosa y les puede permitir contribuir al proceso de cambio social.

Finalmente, la investigación esta enfocada a generar acciones para transformar la realidad social de las personas involucradas. Esta posición cuestiona la función social de la investigación científica tradicional y postula el valor práctico y aplicado del trabajo de investigación-acción con grupos o comunidades sociales. Tal como lo describe el esquema que sigue:

La investigación como práctica social transformadora.

Figura Nº 2. La Investigación como Práctica Social Transformadora

Fuente: Boletín del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la PAF.

noviembre 2006

1.3 Referentes históricos de la IAP en el Mundo y en Venezuela

Los esfuerzos para atraer la participación de la gente en la investigación para el cambio social no son nada nuevo. La IAP y sus variantes representan un sólido conjunto de teorías y prácticas arraigadas en los movimientos de reforma social. Se comienza a usar desde 1946 por el Psicólogo social Kart Lewin quien la aplicó en una serie de experimentos Comunitarios luego de la segunda Guerra mundial.

La IAP constituye una estrategia investigativa que tiene su origen en el trabajo de posguerra de Kart Lewin denominado investigación operativa que desarrolló en la época de la contienda. El modelo de origen de Lewin se basa en un ciclo (o espiral) de descubrimiento conceptual, planificación y ejecución y actividades evaluativas, en donde este esquema de exigencias operativas formales en el agente primario de cambio, era el investigador y no el investigado. La solución teórica del problema se realiza mediante el proceso de observación y razonamiento y luego es comprobada mediante la acción, que constituye la tentativa de poner en práctica la solución

Sin embargo, en la década del 70 es cuando sus postulados académicos adquieren un impulso significativo para justificar sus métodos con base en la orientación sociológica de la teoría de la dependencia - Liberación, orientación que fue siendo asumida por las ciencias humanas, las ciencias de la educación, la pastoral y la misma teología.

Uno de sus aspectos claves es el dar el valor que se merece, la acción - la praxis (acciones que conducen al cambio estructural) y el valor que tiene la comunidad toda, aun aquella a la que no se le ha permitido la capacitación el colegios y universidades (la clase pobre), por cuanto la IAP surge como una respuesta más a los modelos verticales de investigación basados en el empirismo y en el positivismo, y como una alternativa a sus metodologías fundamentadas en la manipulación del investigado.

En Latinoamérica la IAP surge debido el auge de la politización en los ámbitos académicos universitarios, se cayó en la cuenta de que cualquier praxis social - incluida por supuesto la investigación - es una praxis política. Alcocer (1998:434)

Orlando Fals Borda, es considerado en América Latina como uno de los fundadores de la IAP, quien expuso que la misma surge debido a la imposibilidad de cambio social que generaban las principales corrientes intelectuales; entre ellas el paradigma planteado por el positivismo, y la corriente ideológica de Marx y Lenin, las cuales fueron dogmatizada siguiendo principios establecidos lejos de la realidad existente en la sociedad hispana. Asimismo plantea a la IAP como un método de investigación cualitativa que pretende no sólo conocer las necesidades sociales de una comunidad desde una práctica participativa, sino también agrupar esfuerzos para transformar la realidad con base en las necesidades sociales.

Fals Borda fue uno de los grandes promotores de esa corriente en América Latina, y contribuyó a fortalecer el movimiento de educación popular que floreciera durante la década de 1980.

Otros impulsores son: Joao Bosco Pinto, Ezequiel Ander Egg, Anton de Schutter, Humberto Barquera, Silvia Schmelkes, quienes buscan crear condiciones a partir de análisis profundo respecto a las problemáticas de una cultura popular, donde sus actores reflexionen para crear y recrear su entorno en bien del desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida.

Junto al paradigma dominante de abordaje de las necesidades sociales (anteriormente descrito, es posible reconocer también que en Venezuela se han dado diversos desarrollos de investigación con un enfoque participativo. Aún cuando no existen antecedentes bibliográficos al respecto, en el transcurso de la revisión bibliográfica, se observó que desde finales la década de los 90 la investigación, promovida por las corrientes socialista, que fue bastante aplicada en el campo de la educación y cuya influencia ha sido reconocida como uno de los factores impulsores de la investigación–acción en América Latina.

En consecuencia y en sujeción a la nueva estructura constitucional venezolana, el Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior, ha generado nuevas políticas y estrategias para el desarrollo del Sector en el periodo 2000-2010, la cual resume, entre otros aspectos, estructurar el sistema de educación superior; elevar la calidad académica de la instituciones, mejorar la equidad en el acceso y desempeño de los estudiantes, lograr una mayor pertinencia social de la instituciones y su interrelación con los distintos sectores de la sociedad.

Tal iniciativa, además de lo indicado, admite la responsabilidad de dicho organismo en el proceso de transformación de la educación superior venezolana, para dar respuesta al desarrollo nacional, así como la participación de la educación superior en la construcción de ciudadanos formados bajo condiciones de equidad social y cooperación, en la búsqueda de una participación activa, protagonista y corresponsable, de los cambios económicos, políticos y sociales que demanda una nueva configuración del aparato del Estado.

Para dar vialidad a tal política educativa, se crea el servicio comunitario, donde los actores sociales puedan construir intereses legítimos y aspiraciones, que en el campo educativo son necesarias para operativizar las misiones educativas (Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001-2007) que en el caso venezolano, tienen como finalidad insertar a un contingente importante de población al sistema formal existente, y a su vez, formarlos integralmente, no sólo en términos de habilidades y conocimientos técnicos, si no en un cúmulo de competencias genéricas propias de la ética social; que garantice en éstos la inserción de un modelo participativo, capaces de generar un proceso transformador de la sociedad, en el proceso de desarrollo nacional.

Esta propuesta desde la perspectiva ética, se convierte hoy, en evidencia de este nuevo escenario social; quien bajo este cambio en el marco de actuación, reclama nuevas estrategias, nuevas formas de establecer su relación con la sociedad. En resumen, nuevas ideas para mantener y desarrollar credibilidad, teniendo como norte la responsabilidad social en la vinculación Universidad-Estado-Comunidades (Ferrer, 2006).

En este orden de ideas surge la Ley de Servicio Comunitario para el Estudiante de Educación Superior, la cual está orientada a potenciar el trabajo comunitario que deben realizar los estudiantes en las comunidades. Su objetivo principal es que el estudiante que aspira un titulo universitario tenga la suficiente preparación académica y social, para no desligarse de su comunidad, que genere sentido de pertinencia en su entorno, de forma tal que al ser profesionales trabajen al servicio de las comunidades.

No obstante, en la Matriz Curricular de la UBV la materia de proyecto no se limita en una pasantía de 120 horas, tal como la dispone la Ley en comento, sino que consiste en una formación permanente durante toda la carrera universitaria, donde el estudiante debe mantener una actuación reciproca con la sociedad; para enriquecer su formación profesional, a través del aprendizaje del servicio, con la aplicación de los conocimientos adquiridos en el transcurso de la trayectoria académica para contribuir al desarrollo de la Sociedad Venezolana; y sobre todo, formar a través del aprendizaje del servicio, el capital social en el país.

Muchos institutos de Educación Superior, entre ellos la Universidad Bolivariana de Venezuela, la Universidad de los Andes y la Universidad Central de Venezuela, entre otras, han incluido en sus currículos académicos la IAP, con una teorización, fundamentación y justificación de investigación pertinente y oportuna, tanto en el campo de la educación como del estudio de casos, considerándola como un medio apropiado para el impulso de las transformaciones sociales a través de una experiencia de acción participativa y como un programa alternativo comunitario.

1.4 Importancia de la IAP

Considerando la IAP como una herramienta dentro de la Sociología y Etnografía para el estudio de grupos sociales, su relevancia radica en que puede ser utilizada construir nuevos procesos de vida, enfocar la formación académica y ciudadana en problemas sociales palpables, donde lo importante sea descubrir los criterios y opiniones de las personas, analizar su forma de ver su entorno y su relación con él, indagar sobre sus conocimientos y experiencias, así como lo que argumenta.

La metodología de acción - participación es importante porque hay que partir de la vida cotidiana y todo lo que ocurre en ella. Permite conocer cómo se producen y reproducen los procesos sociales en los que se construyen las necesidades reales de quiénes participan en esa construcción.

Otra importancia radica en que la IAP comos proceso abre un espacio de participación y reconocimiento para las gestión social y la toma de decisiones menos burocratizados y administrativos, diseñados por la propia comunidad contrarrestando visiones parcializadas, sectorizadas e individualizadas.

A su vez, las redes sociales se fomentan procesos de comunicación multidireccional, que suponen espacios de interacción y de transformación continua entre el grupo participante, ya que lo importante es tener una dimensión colectiva y se trabaje para crear relaciones entre las diferentes personas de una comunidad, reconstruyendo y enlazando redes, para pasar de sujeto individual a sujeto colectivo.

En definitiva la importancia de la aplicación de la IAP radica en que esta metodología en el campo del conocer y el saber, ayuda a crear condiciones para el surgimiento, la consolidación y la expansión de movimientos sociales de nuevo tipo y es un instrumento valioso para el análisis colectivo indispensable en las circunstancias socio-económicas actuales.

1.5 Diferencias de la IAP con el Positivismo

Para establecer las diferencias entre el IAP y el positivismo, es necesario en primera instancia recordar de lo que trata el positivismo. El Positivismo es una corriente o escuela filosófica que afirma que el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, y que tal conocimiento solamente puede surgir de la afirmación positiva de las teorías a través del método científico.

El positivismo deriva de la epistemología que surge en Francia a inicios del siglo XIX de la mano del pensador francés Auguste Comte y del británico John Stuart Mill y se extiende y desarrolla por el resto de Europa en la segunda mitad de dicho siglo. Según la misma, todas las actividades filosóficas y científicas deben efectuarse únicamente en el marco del análisis de los hechos reales verificados por la experiencia.

Esta epistemología surge como manera de legitimar el estudio científico naturalista del ser humano, tanto individual como colectivamente. Según distintas versiones, la necesidad de estudiar científicamente al ser humano nace debido a la experiencia sin correspondencia que tuvo la Revolución Francesa, que obligó por primera vez a ver a la sociedad y al individuo como objetos de estudio científico.

Esta corriente tiene como características diferenciadoras las siguientes:

- Defensa de una rigidez metodológica, denominada monismo metodológico, la cual es una teoría que afirma que hay un solo método aplicable en todas las ciencias.

- Manifiesta que debe existir una unidad de método a pesar de que haya una diversidad de objetos.

- La explicación científica ha de tener la misma forma en cualquier ciencia si se aspira a ser ciencia, específicamente el método de estudio de las ciencias físico-naturales.

- El conocimiento para el positivismo es explicar causalmente los fenómenos por medio de leyes generales y universales, lo que le lleva a considerar a la razón como medio para otros fines (razón instrumental).

- La forma que tiene de conocer es inductiva, despreciando la creación de teorías a partir de principios que no han sido percibidos objetivamente.

- En metodología histórica, el positivismo se basa fundamentalmente las pruebas documentadas, sin valorar las interpretaciones generales, por lo que los trabajos de esta naturaleza suelen adolecer de excesiva acumulación documental y escasa síntesis interpretativa.

Examinado los aspectos fundamentales del positivismo, es propicia la diferenciación entre este y la IAP.

El método positivista se dirige a las personas investigadas como "ellos" o "el - ella", es decir, en tercera persona. El investigador habla acerca de estas personas y asume una posición que él cree objetiva, lo que significa que las personas investigadas son tratadas como objetos con el objeto de facilitar la explicación sobre las acciones de esas personas. En este sentido la investigación se enfoca a determinar que las acciones de las personas bajo estudio pueden ser pronosticadas confiablemente bajo ciertas circunstancias. Pero esta manera de percibir al otro en la investigación esconde la voluntad de controlar circunstancias y consecuencias mediante el control de las acciones de las personas.

En contraste con los enfoques positivistas, los métodos críticos como la investigación-acción participativa, se dirigen a las personas investigadas como un intermediario identificado con el contexto, ligado a ellos por una ética de solidaridad y como portador de valores de racionalidad, justicia y libertad democrática.

En este caso, la posición del investigador puede ser descrita a la vez como «objetiva» o "subjetiva", ya que el investigador se dirige a sí mismo y a los investigados como sujetos y objetos dentro de un proceso de reflexión critica y autoreflexiva.

En la IAP, el investigador procura desarrollar o mejorar las acciones, las formas de comprensión y las situaciones por medio de acciones participativas. Esta manera de percibir a la gente investigada revela un interés en lograr su emancipación respecto a los obstáculos de irracionalidad, injusticia, opresión y sufrimiento que desfiguran sus vidas, y desarrollar en ellos el sentido de que, siendo producto de la historia pero también forjadores de ésta, comparten circunstancias ante las cuales pueden actuar conjuntamente para retarlas y cambiarlas.

La IAP a diferencia del positivismo, permite un diagnóstico crítico, reflexivo y dinámico que se extiende más allá de la investigación convencional, de forma tal que puede ser utilizada no sólo en el ámbito educativo, sino que puede ser aplicada en cualquier ámbito o disciplina, sean estas comunitarias, sociales, empresariales, administrativas, legales, políticas, sanitarias y epidemiológicas, entre otras, ya que su objetivo final es transformar la realidad de los actores sociales involucrados.

De tal manera que la transformación de la sociedad envuelve otro punto de vista en la formación educativa, en la adquisición de conocimientos y por lógica de la ciencia. El desarrollo de una nueva ciencia como la expone Martínez (1999) más sistemática, rigurosa y autocrítica, y ésta no puede surgir sin que ocurran desafíos e innovaciones como las que la IAP ha venido conquistando.

Las diferencias anotadas, para mejor ilustración se presentan en el cuadro que sigue.

Cuadro 1

Diferencia entre el IAP y el Positivismo

DIMENSIONES | IAP | POSITIVISMO |

Fundamentos y teoría que lo sustenta | Teoría Crítica - Reflexiva | Racionalista. Positivismo lógico. Empirismo. |

Método asociado | Dialéctico - Cualitativo | Cuantitativo |

Naturaleza de la realidad. | Compartida, histórica, construida, dinámica, divergente. | Objetiva, estática, única, dada, fragmentada, convergente. |

Finalidad de la investigación | Comprender e interpretar la realidad, los significados de las personas, percepciones, intenciones y acciones. Identificar potencial de cambio, emancipar sujetos. Analizar en forma crítica la realidad. | Explicar, predecir, controlar los fenómenos, verificar teorías. Leyes para regular los fenómenos. |

Relación Sujeto/Objeto | Relación influida por el compromiso. El investigador es un sujeto más. | Independencia. Neutralidad. No se afectan. Investigador externo. Sujeto como objeto de investigación. |

Valores. | Compartidos. Ideología compartida. | Neutros. Investigador libre de valores. Método es garantía de objetividad. |

Teoría/ práctica. | Indisociables. Relación dialéctica. La práctica es teoría en acción. | Disociada, constituyen entidades distintas. La teoría norma para la práctica. |

Criterios de calidad. | Intersubjetividad. Validez consensuada. | Validez, Fiabilidad, objetividad. |

Técnicas: Instrumentos, Estrategias. | Estudio de casos. Técnicas dialécticas | Cuantitativos, medición de cuestionarios, observación sistemática. Experimentación. |

Análisis de datos | Intersubjetivo - Dialéctico. Cualitativo - Reflexión Analítica -Triangulación. | Cuantitativo. Estadística descriptiva e inferencial. |

Fuente: Elaborado por los autores (2009)

1.6 Ventajas y Desventajas de la IAP

1.6.1 Ventajas de la IAP

Desde la óptica de la IAP, la población es el agente principal de cualquier transformación social y de su activa colaboración dependerá el cambio efectivo de la situación que vive. Esta postura rechaza la gestión que impera en la mayor parte de los programas públicos, diseñados y aplicados desde la cúpula del poder, asumido sólo por un Estado benefactor, una institución social o un equipo técnico de profesionales. Contrario a este estilo, el objeto de estudio o problema a investigar parte del interés de la propia población, colectivo o grupo de personas y no del mero interés personal del investigador. A tales efectos, las ventajas que se presenta con la aplicación de la IAP son:

- La IAP conjuga el conjunto de factores sociales, políticos, económicos, psicológicos, institucionales, teóricos, etc., que caracterizan a un contexto sociohistóricos donde surge y tiene anclaje una investigación.

- La IAP permite entender qué, para qué, quién, cómo se investiga, es decir, el acto de hacer ciencia.

- Permite la integración masiva de la comunidad para gestionar y concienciar sobre los problemas existentes en su entorno social, además les permite reflexionar sobre las necesidades reales existentes.

- Permite concienciar sobre los problemas y las necesidades por las cuales se atraviesa la colectividad, a fin de canalizar los medios posibles para rápida y efectiva solución.

1.6.2 Desventajas de la IAP

- Uno de las desventajas que presenta la IAP, se encuentra en el tránsito de la teoría a la praxis, de la reflexión a la acción. El investigador tiene, por fuerza, que alejarse para ver el conjunto, reflexionar y contribuir con teorías que expliquen los fenómenos sociales. Debe mantener los criterios científicos de precisión y objetividad. Ha detener la sensibilidad para escoger las técnicas apropiadas a cada problema, y sobre todo traducir los enunciados científicos al lenguaje popular, haciéndolos más sencillos, pero nunca simplificándolos.

- Una limitación es la necesidad de un compromiso de participación por parte de la comunidad durante un período más amplio que en otros métodos.

- El tiempo que se toma en el desarrollo de la IAP es largo, sin tomar en consideración existen problemas que tienen que ser solucionados a la brevedad posible.

- En muchos casos la comunidad manipula al investigador con respuestas falsas y poco creíbles.

- En algunos casos la personas que participan en el proceso de la investigación acción participativa no reúnen las condiciones y capacidades requeridas para llevar el proceso adelante, sin tener pleno juicio del papel que van asumir dentro de la misma.

1.7 Aplicación de la IAP en Venezuela en el Momento Actual

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela prevé la participación ciudadana, considerando no solamente el enfoque social sino también el académico, tal como lo señala su artículo 62 que consagra los derechos de participación y la obligación del estado para crear los mecanismos que garanticen el ejercicio de tales derechos en la gestión pública.

A tales efectos, el Estado venezolano en la búsqueda de los medios para alcanzar el equilibrio social de la población ha propuesto a través del Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior, un programa curricular orientado a la implementación del equilibrio social mediante la transformación de las condiciones materiales y sociales de la mayoría de la población venezolana, la cual históricamente ha estado separada del acceso equitativo a la riqueza y el bienestar, creando una plataforma de investigación que pretende introducir el equilibrio social a través de los principios de la universalidad, la equidad, la cogestión, la participación y la corresponsabilidad como base de la garantía de los derechos de todos los ciudadanos y el alcance de la justicia social.

En este contexto de estado social, es donde encaja la IAP, ya que su metodología integradora y reflexiva obliga a conceder un lugar privilegiado al tema de la redistribución del poder y de la emancipación política en defensa de los nuevos espacios que abre el protagonismo del pueblo venezolano.

El momento histórico que vive Venezuela es propicio y oportuno, para la aplicación y desarrollo de las investigaciones sociales a través de la IAP, ya que esta como metodología social además de armonizar reflexiones políticas, sociales y filosóficas; concurrentemente se constituye en un medio e instrumento para fomentar y elaborar razonamientos que explican por si mismos la causalidad de las relaciones entre las comunidades y las instituciones del Estado, de allí la relevancia de estudiar los grupos humanos, las comunidades y demás escenarios sociales, para que el futuro profesional pueda asumir su rol de investigador de acuerdo al interés de la práctica social.

1.8 Fases de la IAP

Según Martí, (2005:24) Las etapas y fases presentadas constituyen un esquema básico de Investigación Acción Participativa. Mediante la integración de técnicas ya consagradas en los campos de la investigación e intervención social, la IAP propone un cuerpo metodológico que persigue transformar las relaciones entre base social, asociaciones y administración local hacia modelos que sean más ciudadanistas que gestionistas (en los que la base social queda excluida de los procesos de decisiones) o tecnicistas (en los que se prescinde de la ciudadanía organizada).

El autor diseña unas etapas y fases que se deben desarrollar con la IAP.

Cuadro 2

Etapas y fases de una Investigación Acción Participativa (IAP)

Etapa de pre-investigación: Síntomas, demanda y elaboración del proyecto. |

- Detección de unos síntomas y realización de una demanda (desde alguna institución, generalmente administración local) de intervención. |

1. Planteamiento de la investigación (negociación y delimitación de la demanda, elaboración del proyecto). |

Primera etapa. Diagnóstico: Conocimiento contextual del territorio y acercamiento a la problemática a partir de la documentación existente y de entrevistas a representantes institucionales y asociativos. |

2. Recogida de información. 3. Constitución de la Comisión de Seguimiento. 4. Constitución del Grupo de IAP. 5. Introducción de elementos analizadores. 6. Inicio del trabajo de campo (entrevistas individuales a representantes institucionales y asociativos). 7. - Entrega y discusión del primer informe. |

Segunda etapa. Programación: Proceso de apertura a todos los conocimientos y puntos de vista existentes, utilizando métodos cualitativos y participativos. |

8. Trabajo de campo (entrevistas grupales a la base social). 9. Análisis de textos y discursos. 10. Entrega y discusión del segundo informe. 11. Realización de talleres. |

Tercera etapa. Conclusiones y propuestas: Negociación y elaboración de propuestas concretas. |

12. Construcción del Programa de Acción Integral (PAI). 13. Elaboración y entrega del informe final. |

Etapa post-investigación: Puesta en práctica del PAI y evaluación. Nuevos síntomas. |

Fuente: Martí (2005). “La Investigación-Acción-Participativa. Estructura y fases”.

La delimitación de unos objetivos a trabajar en la IAP responden a la detección de determinados síntomas, como por ejemplo: déficit en los servicios básicos, problemas de exclusión social, inseguridad, delincuencia, conciencia ciudadana, entre otros.

A esta etapa de acopio le siguen otras de "apertura" a todos los puntos de vista existentes entorno a la problemática y objetivos definidos: se trata de elaborar un diagnóstico y recoger posibles propuestas que salgan de la propia praxis participativa y que puedan servir de base para su debate y negociación entre todos los sectores sociales implicados.

- La negociación es la que da lugar a una última etapa, de "cierre", en la que las propuestas se concretan en líneas de actuación y en la que los sectores implicados asumen un papel protagonista en el desarrollo del proceso.

- La puesta en marcha de estas actuaciones abre un nuevo ciclo en el que se detectarán nuevos síntomas y problemáticas, y en el que habrá definir nuevos objetivos a abordar.

El Estado social es un sistema que tiene como norte el fortalecimiento de los servicios a la sociedad y la garantía de los derechos considerados esenciales para mantener el nivel de vida necesario, a la vez de permitir la participación activa como miembro pleno en la sociedad. Por tanto, la justicia social provee la integración de las clases sociales menos favorecidas, evitando la exclusión y la marginación y buscando la compensación de las desigualdades sociales, no como obligación del Estado mismo, sino con la participación activa de todos los actores de la sociedad, en busca del bien común.

En otras palabras, la justicia social se fundamenta en los derechos sociales, que son aquellos que tienen que ver con la protección de los más desfavorecidos,, son derechos que obligan tanto al Estado como a la sociedad de conformidad con los principios y valores constitucionales a actuar conjuntamente para garantizar el ejercicio del derecho a la educación, el derecho a una vivienda digna, el derecho a la salud y la seguridad social, demás incluye los derechos de participación social, política y comunitaria.

2.1. Fundamentos Jurídicos

En 1999, se inició en Venezuela un proceso de transición política, jurídica, económica y social, con el propósito de poner en marcha un nuevo modelo de desarrollo dirigido a redundar y fortalecer el sistema democrático venezolano, con mira a alcanzar una sociedad más justa, con una economía diversificada y eficiente en medio de la globalización. La transición política permitió la elaboración de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) y el inicio de la reestructuración del Estado.

La CRBV (1999), plantea un proceso de ajuste legislativo, institucional y de nuevas estrategias para realizar los cambios necesarios, estableciendo las bases para desarrollar la naturaleza jurídica y el modelo organizativo de las comunidades para que estas mediante sus propios esfuerzos con la colaboración y orientación de otros actores sociales, alcancen la calidad de vida que se merecen y que sustentan los pilares fundamentales de la justicia social. En este sentido, el Preámbulo de la CRBV, reza: "... con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica...".

En esta dirección, el texto constitucional en su Artículo 2, subordina el ordenamiento jurídico a los valores superiores de la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad individual y social, la preeminencia de los derechos humanos, la ética pública y el pluralismo político.

Así mismo el Artículo 3, establece como fines esenciales del Estado: "…la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los deberes y derechos, y establece la educación y el trabajo como procesos fundamentales para lograr dichos fines”.

En este orden de ideas, el Artículo 62, ejusdem, plantea el derecho de participación ciudadana en los asuntos públicos, bien de manera individual o a través de sus representantes elegidos. De igual forma, indica que la participación en los asuntos públicos se constituye en un canal para alcanzar el protagonismo popular y establece con carácter obligatorio que el Estado genere los mecanismos y garantías necesarios más propicios para su ejercicio.

La Constitución hace referencia al Artículo 132, el cual reza que toda persona tiene el deber de cumplir sus responsabilidades sociales y participar solidariamente en la vida política, civil y comunitaria del país, promoviendo y defendiendo los derechos humanos como principio de la convivencia democrática y de la paz social.

En acatamiento de la norma ut supra, los Espacios e instancias en los que se plantea la participación comunitaria se encuentran previstos en el Artículo 70. Constituye con rango constitucional el derecho a la participación protagónica, las asambleas ciudadanas vinculantes, las cooperativas y otras formas de cogestión civil de lo público.

Bajo esta perspectiva, la Investigación Acción Participativa (IAP), persigue el fin irrenunciable de los derechos constitucionales para lograr una sociedad más justa, donde se erradique el sufrimiento y el pesar de las personas por no tener el modo de satisfacer las necesidades esenciales de la vida. Una sociedad en la que todos gocen de las libertades básicas y de la dignidad humana, a través del mejoramiento de la calidad de vida, por intermedio de la participación ciudadana.

En este sentido la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, establece un cúmulo de normas que enarbolan los derechos constitucionales dirigidos al mejoramiento de la calidad de vida, como los referidos a: los derechos civiles, sociales, culturales, educativos, de la familia y políticos entre otros, a la vez mediante su reconocimiento en la legislación, garantiza el ejercicio de la participación ciudadana en pro de la autogestión comunitaria.

En esta plataforma estructural de gestión, la participación del pueblo en los asuntos públicos es un mandato constitucional que obliga al Estado a promover y generar condiciones para su práctica. En función de ello, existe una serie de instrumentos legales que establecen mecanismos de participación para que los ciudadanos ejerzan sus derechos en la formación, ejecución y control de la gestión pública, dando cumplimiento así al Artículo 62 de la CRBV

Una de estas leyes es la Ley de los Consejos Comunales, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Extraordinario N° 5.806 del 10 de abril de 2006, la cual en su Artículo 2 define a los consejos comunales como instancias de participación, articulación e integración entre las diversas organizaciones comunitarias, grupos sociales, los ciudadanos y ciudadanas, que permiten al pueblo organizado ejercer directamente la gestión de las políticas públicas y proyectos orientados a responder a las necesidades y aspiraciones de las comunidades en la construcción de una sociedad de equidad y justicia social.

El texto legal señala como principios de los consejos comunales la corresponsabilidad, la cooperación, la solidaridad, la transparencia, la rendición de cuentas, la honestidad, la eficacia, la eficiencia, la responsabilidad social, el control social, la equidad, la justicia y la igualdad social y de género.

2.2 Fundamentos Políticos

Tratándose de objetivos políticos nacionales, es evidente que sus logros involucran cambios profundos tanto en las lógicas y comportamientos institucionales, como esfuerzos dirigidos a fomentar nuevas instituciones públicas, nuevas formas de asociación y el fortalecimiento de una nueva cultura política inclinado a la solución democrática de los conflictos. Ello implica, entre otras cuestiones fundamentales, tales como:

- Desarrollar una estrategia que articule las dimensiones cultural, educativa y comunicacional. Para ello es imprescindible promover y apoyar tanto la investigación como la formación asociadas a la comprensión de estos procesos que están en la base de las relaciones sociales y políticas que caracterizan a la agenda nacional de transformaciones político-democráticas con mira a la creación de las condiciones sociales favorables a la comunidad.

- Fomentar la formación política social de los ciudadanos, la cual consiste en el grado de consciencia y fortaleza ética de cada ciudadano, constituidas principalmente por un conjunto de destrezas, competencias y capacidades que no se improvisan. .

Además de atender apropiadamente esta carencia puede hacer la diferencia entre un proceso exitoso a largo plazo y gobernable en la coyuntura presente.

Para construir y consolidar una voluntad política de transformación de los diversos espacios de poder asociada a la capacidad de respuesta a los desafíos que tiene el ciudadano venezolano, como son: fortalecer la democracia participativa, que involucren a los ciudadanos en la dirección política, intelectual y moral de los procesos de cambio; para generar una nueva plataforma de justicia que involucre la articulación de las comunidades, entes gubernamentales, movimientos políticos para la realización del diseño y ejecución de políticas públicas; de allí poder fortalecer el control social y democrático sobre el Estado, con … una base cada vez más amplia de consenso, de acuerdo y compromiso necesarios para fortalecer la "República de las Leyes", la legitimidad y legalidad de la administración de Justicia.

La Investigación Acción Participativa, como metodología para la construcción de conocimientos, es un medio para contribuir con sus avances teórico-metodológicos al desarrollo de los colectivos humanos en sus múltiples dimensiones ideológicas, políticas, culturales y otras que los constituyen. Se caracteriza por mantener una visión humanista orientada a hacer valer la justicia social, especialmente en los escenarios en los cuales el ciudadano común tiene un papel protagónico.

Desde el ámbito político el IAP admite el que toda investigación parte de la realidad con su situación estructural concreta, la reflexión, para ayudar a transformarla creativamente, con la participación de la comunidad implicada. El objeto final es la transformación de la realidad social en beneficio de las personas involucradas; esto implica operar también al interno de sistema vigente.

En este sentido, la participación ciudadana, debe entender como el proceso asumido conscientemente por un grupo de individuos que adquiere un desarrollo sistemático en el tiempo y el espacio con el fin de alcanzar objetivos de interés colectivo y cuya estrategia debe tener como instrumento fundamental la organización comunitaria, de conformidad con el ordenamiento jurídico vigente, lo que supone una decisión y un compromiso no solo social, sino personal, asumiendo los esfuerzos y beneficios que se pueden derivar de ella.

La participación ciudadana opina con un nuevo ejemplo para el funcionamiento de la gestión democrática del gobierno. En ese esquema, la participación del individuo, del pueblo, de las comunidades organizadas y también de sus entidades asociativas persigue otorgar, al menos protagonismo y corresponsabilidad en los procesos de gobierno. La participación ciudadana está motivada por intereses y valores que se pueden desarrollar individual y colectivamente, en relación a la sociedad y con respecto al Estado, dentro de unas condiciones históricas concretas y, bajo un contexto favorable o no, establecido de manera formal (en el marco jurídico) o de manera informal derivado de la dinámica impuesta por los actores de la propia sociedad.

La participación dentro del contexto de justicia social, se constituye en un proceso de acción sistemática de fases sucesivas encaminadas a perfeccionar los mecanismos de un grupo para alcanzar de mejor forma los objetivos que se ha planteado, a partir de ejercicios de toma de decisión.

La participación comunitaria aplicada a los proyectos de desarrollo habilita y pone en acción a las personas como actores y supervisores de su propio desarrollo, en pro del mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad fundamentada en una estructura social incluyente, con un nuevo modelo social, productivo, humanista y endógeno, que tiene como norte que toda la sociedad, sin distinción de clases, razas e ideología viva en condiciones análogas, rumbo al alcance de la verdadera Justicia Social. Por lo anterior, se pretende:

- Llevar a cabo una auténtica transformación del Estado como Estado democrático y social de Derechos y de Justicia, de cara al fortalecimiento de una institucionalidad político democrática capaz de garantizar el ejercicio de los derechos y deberes consagrados constitucionalmente, y de responder mediante una gestión eficaz y transparente a las demandas sociales. Lo que exige quebrar las lógicas burocráticas y clientelares que allí persisten.

- Desarrollar, con visión estratégica, un conjunto de políticas sociales sostenibles, para enfrentar la pobreza, la violencia social y la exclusión, atendiendo a las prácticas socioeconómicas que están en su base.

- Orientar las formas de participación colectiva y ciudadana hacia redes asociativas entendidas como espacios de construcción de ciudadanía, de nuevas maneras de organización y gestión social y política y, por ende, como nuevas instancias de relación con la sociedad y el Estado. Lo que comporta favorecer el descentramiento