Leer Ensayo Completo Teorias De Las Relaciones Juridicas

Teorias De Las Relaciones Juridicas

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.999.000+ documentos

Categoría: Filosofía

Enviado por: Ninoka 25 mayo 2011

Palabras: 1399 | Páginas: 6

...

Ahora bien, cuando se hablaba de relaciones jurídicas no se aludía, según Von Tuhr, a entidades normativa y abstractamente creadas, sino más bien a relaciones “humanas” que el ordenamiento encontraba formadas y a las cuales únicamente les daba cierto efecto jurídico. Que esto fuera así no significaba, sin embargo, que aquellas relaciones no pudieran establecerse entre personas y lugares, o entre personas y cosas. En efecto, según este autor, eran verdaderas relaciones jurídicas tanto la vinculación que existía entre la persona y su domicilio como la que había entre el propietario y el bien sobre el que recaía su derecho, ya que la s referidas vinculaciones constituían “fenómenos” de la vida a los cuales el ordenamiento les daba efectos.

De acuerdo con el segundo, la relación jurídica era aquella vinculación de la vida social que el Derecho consideraba “relevante” y que sucedía en objeto de norma positiva. Entonces, tal relación consistía, en un ordenamiento en virtud del cual un sujeto quedaba obligado a efectuar cierto comportamiento encima de alguien distinto; y en otros, en una autorización en virtud de la cual un individuo quedaba facultado para efectuar cierto comportamiento sobre un bien.

3. TEORÍA NORMATIVA.

Constituyó el tercer intento que la doctrina realizó en su propósito de definir a la relación jurídica. Quienes la formularon fueron Francesco Bernardino Cicala, Domenico Barbero, y Hans Kelsen. Según Cicala, a partir de la elaboración de las teorías anteriores, era comúnmente aceptado que la relación jurídica constituía un vínculo entre el individuo y el mundo exterior (conformado por los sujetos y las cosas). Del mismo modo, era comúnmente aceptado que el derecho subjetivo constituía el pilar sobre el cual se sostenía dicha relación.

De acuerdo con Barbero, la definición más difundida de la relación jurídica era aquella que la concebía como un vínculo o nexo entre dos o más sujetos, uno de los cuales estaba investido de un poder sobre el otro, o contra el otro. Pero esta concepción no podía ser aceptada, debido a que los individuos, dentro del ordenamiento jurídico, no estaban el uno sobre el otro, ni podían, como animales, lanzarse el uno contra el otro. De acuerdo a su criterio, los individuos debían estar el uno con el otro, en colaboración recíproca. En tal sentido, para este autor la relación jurídica no era otra cosa que la vinculación existente entre cada uno de los individuos y el ordenamiento jurídico.

Finalmente, de acuerdo con Kelsen, la idea de que la relación jurídica era una “relación social” que los hombres creaban y que el Derecho simplemente reconocía, era totalmente insostenible, ya que se basaba en una visión iusnaturalista del fenómeno jurídico. Para este autor, antes de la norma jurídica no existía Derecho alguno. En tal sentido, solamente podía hablarse de relación jurídica cuando, en el contexto del derecho objetivo, se observaba, no una relación entre sujetos, sino más bien una relación entre “hechos” prevista por alguna norma jurídica.

4. TEORÍA DE LA HOMOGENEIDAD.

Fue creada por Luigi Bagolini, constituyendo, una vez producida la primera “crisis” de la relación jurídica, el primer intento por redefinir su estructura y de este modo situarla nuevamente en el lugar que hasta entonces había venido ocupando.

Según Bagolini, la relación jurídica no podía vincular dos elementos heterogéneos como eran, de un lado, el deber jurídico; y, del otro, el derecho subjetivo. Consideró, que únicamente se podía hablar de relación jurídica cuando existía un “nexo” entre dos o más derechos subjetivos, pertenecientes a dos o más personas. Según este autor, únicamente los derechos subjetivos “inversamente” colocados podían ser parte de una relación jurídica. Los deberes jurídicos vinculados a ellos, eran simples mecanismos de conexión de tales derechos. En este sentido, el derecho de recibir la prestación y el derecho de liberarse de la deuda eran los únicos términos que podían quedar vinculados por la obligación.

5. TEORÍA DE LA COMPLEJIDAD.

Constituyó el segundo intento realizado por la doctrina con el fin de reformular el concepto de relación jurídica y lograr, de esta manera, que la misma vuelva a ser considerada como elemento central del Derecho.

El autor de esta teoría fue Fernando López de Zavalía. Según López de Zavalía, la relación jurídica no era sino un conjunto de conexiones unificadas en torno a un núcleo fundamental, que a su vez se traducía en una conexión entre un individuo, considerado como fin; y un ente exterior a él, considerado como medio. Ahora bien, esta relación, que vinculaba a un individuo con otros individuos y con cosas, estaba conformada por dos lados: el interno y el externo. El primero difería según se tratara de relaciones personales o reales. El segundo, en cambio, se mantenía siempre constante.

En efecto, el lado interno en las relaciones personales estaba constituido por un vínculo jurídico entre un sujeto activo y un sujeto pasivo. De ellos, el primero tenía un derecho, mientras que el segundo tenía un deber. Este lado no era, simple, ya que estaba conformado, a su vez, por otros dos vínculos: el del débito y el de la responsabilidad. De los dos, el primero, era de carácter inter subjetivo, ya que contenía, por un lado, el derecho a exigir una prestación; y, por el otro, el deber de ejecutarla. El segundo, es decir, el vínculo de responsabilidad, era en cambio de carácter subjetivo-objetivo, ya que contenía, por un lado, un derecho a “ejecutar” el patrimonio del deudor; y, por el otro, un estado de inmovilización patrimonial.

VICISITUDES.

Las vicisitudes no son más que las situaciones o contratiempos que se presentan en la vida cotidiana, pero se habla de vicisitudes de la relación jurídica, a las situaciones que comprenden los casos que regula el derecho privado para ayudar a solucionar un problema interpersonal.

Estas vicisitudes, o situaciones pueden situarse en el Código Civil, definiendo cada uno de los términos para ayudarnos a comprender la situación. Son muchas las vicisitudes que existen, como por ejemplo, la compra-venta de un vehículo, casa o apartamento, también un contrato de arrendamiento, es decir, entre arrendador y arrendatario.