Leer Ensayo Completo Tesis Doctoral: La Planificación En La Armada Venezolana Desde La Perspectiva Del Pensamiento Complejo

Tesis Doctoral: La Planificación En La Armada Venezolana Desde La Perspectiva Del Pensamiento Complejo

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.243.000+ documentos

Categoría: Negocios

Enviado por: karlo 16 mayo 2011

Palabras: 100017 | Páginas: 401

...

este documento se investigan y a las que se aporta conocimiento desde lo teórico. También quiero dedicar este esfuerzo -lo plasmado en este documento- a mi familia, a mis padres y hermanos, a Lissette -mi esposa- y de manera particular a mis hijos -Sofía Isabel y Ludwig Augusto-, quienes no existían cuando inicié mi investigación, pero en quienes me apoyé, observándolos para comprender al hombre cuando piensa para hacer algo.

v

RECONOCIMIENTO

Es obligación agradecer a quienes apoyaron -incondicionalmente- mi iniciativa de investigación, se identificaron con ella y fueron la quilla sobre la que construí las cuadernas que soportan el navío del conocimiento que aquí se comparte. Al Dr. Víctor Córdova, mi tutor, quien ofreció su ayuda con conocimiento, experiencia y aportes que incentivaron la intención de investigación que se concreta con este documento. A la Dr. Rose Mary Díaz, dama entrañable que brindó su amistad y grandioso conocimiento para revisar, comentar e incentivar mi investigación desde la postura docente por las implicaciones que ella tiene y los hallazgos encontrados. A Érika, Euclides, Cesar y a Ronmel, colegas de profesión que siempre tuvieron la iniciativa de preguntar por la investigación y dar viento a las velas para seguir propulsando este navío, mi tesis doctoral. A todos, en general, mi infinito y eterno agradecimiento.

vi

Índice General

LISTA DE CUADROS ............................................................................................. X LISTA DE GRÁFICOS............................................................................................ XI RESUMEN............................................................................................................. XII INTRODUCCIÓN ...................................................................................................... 1 CAPÍTULO I ............................................................................................................. 7 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA...................................................................... 7 Contextualización del Objeto de Investigación ........................................... 7 El Problema Objeto de Estudio................................................................... 16 Objetivo General................................................................................... 21 Objetivos Específicos ........................................................................... 22 Justificación de la Investigación ................................................................ 23 CAPÍTULO II .......................................................................................................... 26 MARCO REFERENCIAL DE LA INVESTIGACIÓN ............................................... 26 Antecedentes de la Investigación .............................................................. 26 Marco Teórico .............................................................................................. 43 Particularidades de la Planificación ...................................................... 44 Definiciones de planificación: una cuestión de concepción .......... 44 ¿Puede hablarse de tipos de planificación? ................................ 69 Fases del proceso de Planificación según algunos autores ......... 71 El Planeamiento Naval Operativo (PNO) .............................................. 86 La Planificación Estratégica Militar y Operacional............................... 102 La Planificación Estratégica Militar ............................................ 103 La Planificación Estratégica Operacional................................... 111 El Pensamiento Complejo .................................................................. 115 Principios de la Complejidad ..................................................... 124 Hermenéutica sobre aspectos de la planificación .................................. 128 La Planificación como herramienta para enfrentar la Complejidad y la solución de problemas, y la Complejidad como pensamiento y herramienta para planificar ................................................................. 128 La Cibernética de segundo y tercer orden en el proceso de Planificación: el juego del lenguaje y el significado................................................... 141

vii

Un ejemplo de relación compleja y transdisciplinaria en un equipo de trabajo .................................................................................. 146 El uso de la metáfora para describir un fenómeno............ 155 La cibernética de segundo orden: la comunicación .......... 161 La cibernética de tercer orden: el significado .................... 168 Análisis comparativo de los procesos de Planificación Militar (PNO, PEO y PEM) y de otros del área gerencial, a partir de sus fases y pasos: un juego de metáforas ............................................................................. 171 Bases Metodológicas ................................................................................ 179 Descripción del enfoque interpretativo-fenomenológico de la investigación ....................................................................................... 179 La recolección de información: hermenéutica sobre la planificación y la Observación Participante mediante Grupos de Discusión .................. 186 El problema, las categorías y su guión de referencia................. 193 Cronograma de la investigación ................................................ 198 CAPÍTULO III ....................................................................................................... 199 EXPERIENCIAS DEL PLANIFICAR EN LA ARMADA: ELEMENTOS QUE CARACTERIZAN SUS PROCESOS DE PLANIFICACIÓN ................................. 199 El resultado de los Grupos de Discusión ................................................ 199 Identificación desde la perspectiva teórica ............................................. 233 Planificadores sin saber de sus propias competencias para planificar 233 Los fines, los medios y la supervisión de la acción planeada como lo más importante al planificar militarmente ............................................ 236 La incertidumbre como condicionante del proceso de planificación militar ........................................................................................................... 250 La simplificación como convergencia y la innovación como divergencia, una tríada junto a la planificación ....................................................... 252 Identificación desde la perspectiva de la Complejidad........................... 261 Complejidad y transdisciplinariedad, difícil pero posible ..................... 261 El reconocimiento de particularidades de la impronta cultural............. 267 Lograr consciencia de lo que ocurre al planificar y de la dificultad de pensar complejamente ....................................................................... 268 La planificación como un proceso interdependiente en un mundo dinámico y plural................................................................................. 275 La planificación militar como proceso influenciado por la consciencia de la pérdida de vidas a la hora de tomar decisiones .............................. 277

viii

Una definición de planificación militar inferida a partir de las experiencias en los Grupos de Discusión y de las perspectivas teóricas y de la complejidad................................................................................................ 279 CAPÍTULO IV ....................................................................................................... 286 CONSTRUCTOS TEÓRICOS DE LA PLANIFICACIÓN EN LA ARMADA .......... 286 Interpretación de las categorías teóricas (obtenidas sobre planificación y complejidad), con los cambios y transformaciones que ocurren en la Armada ....................................................................................................... 286 Evidencia de los constructos teóricos de la planificación sustentados en los referentes del pensamiento complejo ................................................ 331 Los constructos teóricos de la planificación en la Armada .................. 380 CAPÍTULO V ........................................................................................................ 399 CONCLUSIONES ................................................................................................. 399 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS..................................................................... 446 CURRICULUM VITAE .......................................................................................... 457

ix

LISTA DE CUADROS

Cuadro 1 2 3 Taxonomía de la planificación según el carácter del sistema y el carácter de la planificación Experiencias de los integrantes del equipo de trabajo mostradas en retrospectiva mediante metáforas Comparación de los procesos de planificación militar (PNO, PEO y PEM) y otros del área gerencial, a partir de sus fases y pasos Operacionalización de categorías Interrogantes a plantear en las entrevistas a profundidad Descripción de la realidad observada en los Grupos de Discusión, planteada como hechos, reacciones o resultados Matriz para la determinación de los constructos de la planificación en la Armada desde la perspectiva de la complejidad. Pp. 48 152

168 189 190

4 5 6

196

7

345

x

LISTA DE GRÁFICOS

Gráfico 1 2 Diseño de la investigación Cronograma ejecutado durante la investigación Pp. 187 194

xi

UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE ESTUDIOS VIRTUALES

Línea de Investigación: El Pensamiento Gerencial Organizaciones Venezolanas. Emergente y las

LA PLANIFICACIÓN EN LA ARMADA VENEZOLANA DESDE LA PERSPECTIVA DEL PENSAMIENTO COMPLEJO Autor: Ludwig Vera Rojas Tutor: Dr. Víctor Córdova Cañas Año: 2009

RESUMEN

La planificación norma el quehacer de todo Marino de Guerra venezolano ya que siempre actúa sobre la base de “Planes” y “Órdenes de Operaciones”; estos derivan de un proceso de planificación que se basa mayormente en el “Planeamiento Naval Operativo” (PNO). Tal proceso está vinculado a un pensar-hacer en situaciones de confrontación para el mejor uso del potencial bélico en función de los propósitos del Estado. Pero, hoy día en Venezuela se exige que el quehacer del Marino de Guerra se involucre también en contextos humanitarios en los que lo social, como parte del desarrollo integral de la nación, también requiere de la planificación bajo otros referentes y empleando procesos pertinentes y adecuados, aceptando nuevos esquemas mentales y venciendo su “impronta cultural”, lo que lleva hacia el “pensamiento complejo” como una visión epistemológica que sirve de p referencia para la concreción del nuevo militar-naval venezolano. De esto surgieron las interrogantes que definieron los Objetivos de la presente Tesis Doctoral y que generaron constructos teóricos vinculados con la planificación y sustentados en referentes del pensamiento complejo, todo en consonancia con las transformaciones que se suscitan en la Armada y en el país. El diseño de la investigación se enmarcó en el método cualitativo y un sentido epistemológico con énfasis en el enfoque documental-hermenéutico para la interpretación de la planificación y del pensamiento complejo, así como de un enfoque interpretativo-fenomenológico que tomó en cuenta a los sujetos y su contexto. Así se llegó a demostrar como algunos de los constructos de la planificación en la Armada desde esta perspectiva a: la dialéctica transdisciplinaria, la técnica, la autorregulación, el análisis, la incertidumbre, la borrosidad, la predisposición, el PNO y la misión, entre otros Descriptores: planificación, pensamiento complejo, método científico, transdisciplinariedad, complementariedad, integralidad y pluralidad.

xii

INTRODUCCIÓN

Desiato y Guevara (1998), expresan que el hombre formado es un individuo con capacidad para aclarar las propias necesidades y las de los demás colegas de trabajo, que es un hombre que puede elaborar objetivos y encontrar los medios adecuados para obtenerlos –lo que envuelve “planificar”–, estando a la vez consciente de la gran cantidad de p s implicaciones presentes en tales actos (p. 12), y que el “saber” en el hombre dentro de la teoría de la administración es la actividad de “saber hacer” s inmersa en la complejidad de las actuales sociedades, organizaciones e instituciones; complejidad que se genera, precisamente, por la

sobreabundancia de relaciones, de posibilidades, de conexiones inscritas en la sociedad, de modo que ya no es posible plantear una correspondencia biunívoca y lineal entre un elemento y otro (p. 29). Lo antes expuesto es una realidad en la Venezuela de hoy, especialmente a partir de la aprobación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en 1999, y que en el caso de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FAN), específicamente en el componente Armada, se evidencia a través del proceso de cambio y adecuación de sus estructuras,

1

funciones y formas de “pensar para hacer”. Por esto la Armada está sumida p en una transformación que implica un viraje en relación con la filosofía, doctrina y métodos para garantizar la seguridad y defensa de Venezuela, lo que implica el fortalecimiento de la capacidad de adaptación y

funcionamiento adecuado respecto a su entorno social, político y económico, que en lo concreto se manifiesta en una nueva misión, nuevas funciones y modos de hacer tanto en lo bélico (acciones militares), como en lo social (acciones sociales enmarcadas dentro del desarrollo y defensa integrales de la nación). Es así como, de modo natural, se origina un conflicto entre el viejo modo de pensar de la institución que será objeto de estudio en la presente investigación -la Armada de la República Bolivariana de Venezuela- y el que la realidad actual y universal demanda, pues, tomando en consideración lo expresado por Morin (2001), el militar venezolano -específicamente el Marino de Guerra- posee una “impronta cultural” y una “normalización” que gobierna y organiza su conocimiento (el “saber que”) para “saber hacer”. Cómo las actuales transformaciones o cambios interactúan con la ontología militar-naval venezolana en su quehacer, es una de las interrogantes que se plantea el investigador, especialmente porque todo lo que se hace o pretende hacer en el ámbito militar se basa en la planificación, pues, todo requiere ser cuidadosamente pensado y analizado por los costos

2

humanos (pérdida de vidas) y materiales que pueden involucrar las acciones bélicas. Así, la planificación debe ser considerada como elemento que norma el quehacer de todo Marino de Guerra venezolano en virtud de que éste actúa siempre sobre la base de “Planes” y “Órdenes de Operaciones”; los cuales derivan de un proceso de planificación que, según el caso, se basa en la “Planificación Estratégica Militar”, la “Planificación Estratégica Operacional” o en el “Planeamiento Naval Operativo”, pero, normalmente es en este último proceso que basa sus acciones. Estos procesos en el medio militar están vinculados a un pensar-hacer en situaciones de confrontación básicamente para el mejor uso del potencial bélico (fuerza disponible) en función de los propósitos del Estado (objetivos militares a lograr). No obstante, en la Venezuela de hoy día, se exige que el quehacer del Marino de Guerra se involucre en contextos tanto bélicos como humanitarios, en los que lo social -en el marco del desarrollo integral de la nación- también requiere de la planificación; pero, bajo otros referentes, desde otras perspectivas y empleando procesos pertinentes y adecuados, aceptando nuevos esquemas mentales, venciendo su “impronta cultural” y esto lleva p hacia el “pensamiento complejo” como una aproximación epistemológica que sirve de referencia para la concreción del nuevo militar-naval venezolano del siglo XXI; ello en el marco de un mundo más humano y consciente del prójimo para subsistir.

3

Es así como se plantearon las siguientes interrogantes: ¿Qué constructos teóricos subyacen en la planificación dentro de la Armada, tomando como referente el pensamiento complejo para atender las realidades que están aconteciendo en la institución? De allí que se hayan formulado el objetivo general y los objetivos específicos expuestos en el primer capítulo de esta tesis doctoral, con el propósito de generar constructos teóricos vinculados con la planificación y sustentados en referentes del pensamiento complejo, los cuales responden a los cambios y transformaciones que se suscitan en la Armada y en el país. La importancia de esta investigación, radica en la necesidad de una reflexión que sensibilice al factor humano en los niveles decisorios y que implica la inclusión del pensamiento complejo en las estrategias de planificación de la Armada venezolana, así como en los procesos de formación de su capital humano, pues, ello conlleva a: (a) el desarrollo de competencias necesarias para discriminar las funciones inherentes a la guerra, de aquellas que son propias del desarrollo nacional; (b) la adecuación de las estrategias para planificar según la función que se debe cumplir en determinado momento, sobre la base de una mejor y apropiada capacidad de adecuación a la realidad que se enfrenta; y (c) la mejora en el empleo de los integrantes de la Armada en cualquier tarea y contexto según los requerimientos del Estado y de quienes rigen su destino, ya que el Marino de

4

Guerra podría tener competencias para actuar en función de distintas necesidades como algo que, inclusive, comenzaría a ser parte de su descripción ontológica. El diseño de la investigación fue de carácter teórico, enmarcado en el método cualitativo con énfasis en el enfoque documental-hermenéutico para la interpretación de la planificación y del pensamiento complejo, así como de un enfoque interpretativo-fenomenológico que tomó en cuenta a los sujetos y su contexto para interpretar las características y vinculaciones que se generaron los elementos teóricos vinculantes que subyacen en la planificación, tomando en cuenta los referentes del pensamiento complejo. Esta investigación tiene su sentido epistemológico en las bases teóricas del pensamiento complejo y en enfoques procesales de la planificación, lo cual se distancia del racionalismo por cuanto toma una posición intermedia que le permite una visión de cambio, así como crear procesos en la institución (la Armada) que la harán más flexible y adaptable, capaz de aprender de sus errores, que permita asumir como principios la complementariedad, pluralidad, integralidad, la importancia del contexto con aprehensión y la dialéctica. Así se tuvo como producto teórico de la investigación, que la planificación en la Armada venezolana desde la perspectiva del pensamiento complejo, tiene por constructos teóricos a: la dialéctica transdisciplinaria

5

durante la planificación, para propiciar la concurrencia de pensamientos, disciplinas y técnicas; la tendencia a la aceptación sólo de aquello que es demostrable; la comunicación oral y escrita como aspecto esencial en la planificación militar-naval para la transmisión de las ideas durante el análisis continuo y de las instrucciones en el plan; el reconocimiento y consciencia de la necesidad de pensar complejamente al planificar en el medio militar-naval, en virtud del “pensar racionalmente para el hacer”, del “pensar para un hacer asimétrico” y del “pensar para hacer” basado en la concurrencia de posturas, visiones, disciplinas, metodologías y técnicas; la autorregulación del equipo de planificación y del proceso; la “borrosidad” (siempre presente en la

planificación); la incertidumbre (como parte de la planificación; el análisis como esencia de la planificación y del espacio complejo en el que ocurre; la predisposición de los planificadores-investigadores; la técnica (como parte de la planificación); la distinción de lo complicado y lo complejo al planificar; la misión del superior (el qué hacer y para qué hacerlo); el Planeamiento Naval Operativo (PNO); el trabajo en equipo, como una necesidad y parte de la técnica al planificar; la preocupación del superior, por transmitir las instrucciones y garantizar el fiel cumplimiento de éstas; la interpretación de las cosas; el auto-conocimiento o reflexión sobre sí mismo, como planificador-investigador; y la convivencia del orden y desorden.

6

CAPÍTULO I PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Contextualización del Objeto de Investigación A partir de 1999, con la aprobación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las instituciones del Estado han iniciado un proceso de transformación que se está concretando mediante la adecuación del marco jurídico que comporta la concepción de una nueva sociedad venezolana, así como de sus instituciones, formas de organización, interrelaciones, procesos y productos. Ello conlleva a una nueva forma de pensar cónsona con la realidad en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), específicamente en su componente Armada. Este proceso de cambio y adecuación de la estructura, funciones y forma de pensar está en gestación, iniciando su consolidación con la promulgación de Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (LOFAN, 2005) y debiéndose concretar con la promulgación de la nueva Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (LOFANB, 2008), la divulgación del Nuevo Pensamiento Militar Venezolano y las orientaciones dictadas por el

7

Concepto Estratégico de Defensa Integral de la Nación, el Concepto Estratégico Militar de la FANB y LA Concepción Estratégica de la Armada 2008. Así, la Armada -denominada, a partir del 31 de julio de 2008, como Armada Nacional Bolivariana-, está en un momento inédito de

transformación. Transformación que, interpretada bajo la consideración de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares de México (CNEP, 2003), “dinamiza el poder individual y colectivo de la organización para generar y mantener una actitud permanente de innovación, renovación y aprendizaje a tono con las características y las situaciones que se requieran y presenten como resultado o impacto de las relaciones internas y las exigencias internas y externas de la organización, la cual de forma permanente demanda cambios”. A criterio de De Loach (2000), la transformación organizacional expresa que el individuo de manera consciente o racional participa en procesos de transformación como consecuencia de la obligatoriedad que le impone las exigencias internas y externas de la organización, la cual de manera permanente demanda cambios. Señala este autor que los procesos de transformación acontecen en forma paulatina o repentina; pero, siempre involucran a la gente, sus funciones, roles y las relaciones de estos con el sistema laboral, logrando así la trasformación fortalecer la capacidad de la

8

organización para adaptarse y lograr el funcionamiento adecuado respecto a su entorno social, político y económico. Por lo cual la Armada, principalmente su gente, está en un proceso dinámico de transformación en su búsqueda permanente de la innovación, renovación y adecuación, como una consecuencia de los procesos relacionados con la interacción de los elementos internos y externos a la misma, que en términos de aprendizaje se traducen en cambios permanentes. De los planteamientos anteriores, se infiere que la transformación organizacional implica preponderancia del colectivo sobre el individuo, que es un proceso permanente, espontáneo o inducido que busca la adaptación a las demandas tanto del entorno como del interior de la organización misma. En este sentido, una transformación está ocurriendo actualmente en los diferentes componentes que constituyen la FANB, y existe un viraje en relación a la filosofía, doctrina y métodos para garantizar la seguridad y defensa de Venezuela, un cambio en la organización, su misión, su gente, acorde al pensar-hacer del siglo XXI. Este proceso de transformación presenta indicadores de la gestión institucional, inducidos por el entorno e interpretados por la organización misma, entre los cuales se evidencian los siguientes:

9

1.

El establecimiento de una nueva Doctrina Militar Venezolana,

mediante acciones conjugadas entre los procesos educativos y órganos operacionales de la Armada, tomando en consideración la participación de la sociedad civil (corresponsabilidad), como efecto de una interpretación funcional de lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), Título VII, Capítulo II, relacionado con los principios de Seguridad de la Nación. 2. La reorganización del Ministerio de la Defensa y de sus

dependencias, lo cual implicó la adecuación de las organizaciones de los componentes de la FANB, entre ellos el de la Armada. Procesos aun en desarrollo. 3. La nueva conceptualización de la Defensa Integral de la Nación

que contempla todos los ámbitos y espacios geográficos del Estado venezolano, incluyendo las instituciones tanto públicas como privadas. El cual, en términos concretos, se expresa en: (…) el conjunto de decisiones y acciones políticas formuladas y coordinadas por el Poder Público Nacional, con apoyo de las instituciones públicas y privadas, las personas naturales y jurídicas, en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar, con el objeto de salvaguardar la independencia, la libertad, la democracia, la soberanía, la integridad territorial y demás espacios geográficos y el desarrollo integral de la Nación, a diferencia de la tradicional concepción que la identificaba generalmente con el empleo exclusivo de los medios militares (Concepto Estratégico Militar de la Nación, 2004)

10

4.

Los nuevos roles asignados a los miembros de la FANB en los

diferentes estamentos de las instituciones públicas. Esto podría interpretarse como una consecuencia de la participación activa en el desarrollo que a su vez es parte de la defensa integral, siendo una acción política formulada y coordinada por el poder público nacional. 5. La creación de la Escuela Superior de Guerra Conjunta, cuyo

Curso de Estado Mayor Conjunto posee un Diseño Curricular (2005) orientado hacia el perfeccionamiento de las competencias del Oficial Superior para el accionar conjunto, así como hacia la profundización y conformación de una nueva estrategia y doctrina militar nacional, bajo referentes de: el Nuevo Pensamiento Militar, la Integración Cívico Militar, la Integración Militar Latinoamericana y Caribeña, y la investigación sobre estrategias. 6. La redefinición de los diseños curriculares de aquellos cursos que

a nivel de postgrado realizan los Oficiales Subalternos en la Escuela de Postgrado de la Armada (EPAR). Los cuales también tienen como marco filosófico y doctrinario el Nuevo Pensamiento Militar y enfatizan la táctica y la Defensa Integral de la Nación. Los seis indicadores del proceso de transformación en la FANB antes planteados, trastocan los fundamentos del viejo modo de pensar de la institución, lo cual puede interpretarse como una consecuencia de la sinergia que interactúa en la institución armada. Sinergia ésta que interpretada desde

11

la definición que otorga la Real Academia Española (2001), se entiende como la “acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales” (en línea), por lo que procesos o influencias que actúan conjuntamente dan resultados superiores a la simple suma de las acciones individuales mediante el concurso activo y concertado. No hay duda ante las consideraciones realizadas que el proceso de transformación que se está acometiendo conlleva a redimensionar la planificación para que en la misma sean incorporados los elementos que den lugar a la concepción del militar-naval bajo un nuevo perfil de participación, sin que por ello lo bélico sea puesto de lado, sino que por el contrario el individuo –visto dentro del colectivo– atienda lo complejo desde su pensar; entendiéndose por complejo la capacidad de respuesta de éste para actuar ante lo bélico (acción bélica) y la sensibilidad necesaria para gestionar lo social simultáneamente (acción pacífica), así como el análisis e interpretación de la situación o realidad en la que es parte o se desempeña. No con ello se expresa desconocimiento de los niveles de participación que ha tenido la Armada en las operaciones sociales o de ayuda humanitaria como actividades colaterales, mas, el proceso de transformación hoy induce a considerar estas acciones como actividades de participación activa en el desarrollo, asignándoseles un rango de tarea constitucional para la FANB. Lo cual confirma la necesidad de una nueva visión multidimensional en la

12

planificación, que según Castellano (2004) “es un método bajo la forma de proceso para la toma de decisiones entorno al mantenimiento de una realidad dada o a su transformación en otra más deseable…” (p. 62), es decir, el planificar en la Armada hoy día, concebido como método bajo la forma de proceso, ahora debe mantener o transformar tanto situaciones bélicas como sociales en Pro de la Defensa Integral de la nación, así como la interpretación más cercana a la realidad cualquiera que sea la situación y momento en el que le toque planificar (pensar para hacer). En este mismo sentido, Castellano (Op.cit), afirma que la planificación se centra en hechos cotidianos, tales como: la escasez de recursos en relación a múltiples y crecientes necesidades, la complejidad, la turbulencia, la incertidumbre y la conflictividad que caracterizan a las actividades del ser humano y a su entorno (p. 67). Así que la planificación es una respuesta a ese conjunto de dificultades y un modo de enfrentarlas, ya que a criterio de este mismo autor, ésta es útil porque da a la organización una unidad explicita de propósitos, reduciendo la dispersión de esfuerzos y, por ende, menos despilfarro de recursos; a su vez, la planificación establece un mecanismo continuo de seguimiento y evaluación de las actividades para su control y reorientación, minimizando la improvisación en la toma de decisiones y los riesgos que le son inherentes, sin menoscabo de la intuición como factor importante y, como lo más importante, la planificación facilita el paso entre el pensamiento y la acción (p. 68).

13

En relación con lo anterior y en medio de esas acciones está el ser humano, quien asume una actitud como parte de la manera de enfrentar sus actividades y el entorno. Allport (referido por Farr, 2005), expresa que la actitud obedece a una disposición mental y neurológica, que se organiza sobre la base de la experiencia y que ejerce una influencia directriz o dinámica sobre las reacciones de las personas con respecto a los objetos y a las situaciones que les corresponden. Así, el militar ante situaciones de contraposición de voluntades, de ejecución de acciones sociales en el marco de la Defensa Integral de la nación, y especialmente en atención a una situación que debe ser cambiada hacia una condición deseada, ejecuta acciones en el marco del proceso de planificación y como parte del plan que de ella resulta, asumiendo -por tanto- una actitud (una determinada disposición mental) que ejerce influencia directa sobre su pensamiento y acción para alcanzar el objetivo que se impone (cambiar una situación previa hacia una condición o situación deseada). A este punto es necesario resaltar que esta situación o realidad en la Armada venezolana (cumplir con lo bélico más lo cívico-militar), ocurre también en un contexto mundial en el que se busca un método no cartesiano para el estudio de lo complejo, de aquello en lo que convive el orden y el desorden, que aspira a un conocimiento multidimensional, plural y complementario. El hombre en su afán de entender lo que pasa -la realidad-, según Morin (2005: p. 32), evita la ambigüedad e incertidumbre mediante el

14

orden, siendo una de sus expresiones el método científico, el cual busca la inteligibilidad, el entendimiento; pero, fraccionando la realidad (simplificación) y sólo reflejando parte de ella. Esto podría afectar tanto la planificación en contextos de confrontación (la guerra como hecho social), como en contextos de acciones sociales y desarrollo del país (el militar en provecho de la sociedad). Así, hoy día, existe un movimiento, una visión epistemológica que pretende desarrollar una teoría de la complejidad que pueda resultarle conveniente al ser humano: el “pensamiento complejo”, cuyo desafío es el pensar complejamente como metodología de acción cotidiana en cualquier campo de trabajo (Morin, Op.cit: p. 14), y que puede resultar de utilidad al Marino de Guerra al momento de planificar en el ejercicio de cualquier función que se le asigne. Se trata, entonces, de articular y reordenar el conocimiento, de auto organización para vincular lo desvinculado (Ugas, 2006: p. 13). A partir de esta situación, se tiene como dimensión teórica a la planificación y al pensamiento complejo. El pensamiento complejo constituye entonces una referencia a considerar en el repensar del proceso de planificación de la Armada. Por cuanto ésta debe verse dentro de un paradigma en el cual no hay fragmentación, es holístico, sistémico, integral y asume procesos mentales orientados hacia la innovación, la inventiva y la creatividad, no disgrega,

15

concilia posturas, conceptos y visiones, en los que el planificador debe afinar su capacidad de observación para interpretar y luego comprender una realidad pensada a partir de la incertidumbre, de lo multireferencial, lo multidimensional y lo complejo. Ugas (Ibíd.), define a la complejidad como “un modo de pensar que implica cómo y hacia dónde se orienta el pensamiento para vincular orden, desorden y organización”. El contexto antes indicado evidencia una nueva forma de interpretar la planificación vista desde los referentes del pensamiento complejo lo cual implica un repensar en el modo de hacer las cosas en la Armada, que le permita atender las realidades de transformación que se suscitan en esta institución.

El Problema Objeto de Estudio Visto de esta manera el proceso de planificación en la Armada, aun cuando presenta rigor en los esquemas de diseño y ejecución, también concibe la flexibilidad como elemento básico para resolver los “conflictos” que se puedan generar como consecuencia de los procesos de transformación y adecuación a la nueva realidad del quehacer en el profesional de la Armada venezolana. Nueva realidad que demanda del quehacer militar un quehacer “cívico-militar”, fundamentado en un pensar que valore los procesos mentales que deben ser incorporados como parte de la descripción ontológica del individuo y del colectivo de la Armada.

16

Esta connotación cívico-militar que se introduce como elemento innovador del quehacer, expresa por si misma niveles de complejidad cuando ahora debe convivir con el quehacer que ha venido tradicionalmente sustentando la acción de la Armada (lo bélico). Aunado a lo anterior, se plantea un vacío conceptual acerca de la planificación y serias

contradicciones en el hacer de estos procesos y su poca adecuación a las realidades y cambios que están ocurriendo en la Armada. Para efecto de obtener datos empíricos sobre la situación antes planteada, el investigador durante la ejecución de la Fase Específica del Primer Curso de Estado Mayor Conjunto, entre julio y octubre del 2006, en la materia Planeamiento Naval Operativo, en la Escuela Superior de Guerra Naval, la cual se ofreció a veinticuatro (24) Oficiales Superiores (22 de la Armada, 01 de la Aviación Militar, 01 de la Guardia Nacional y 01 Oficial de la Marina de Guerra dominicana), aplicó un instrumento que tuvo como objetivo determinar los conceptos que manejaban los Oficiales sobre la planificación en la institución. Los datos arrojaron lo siguiente: 1. Las competencias propias (que se poseen) para planificar son las

vinculadas con la experiencia profesional, por lo que para la mayoría la planificación que conocía era el Planeamiento Naval Operativo (PNO); aquellos que conocían de otro tipo de planificación normalmente era porque

17

habían realizado estudios de postgrado fuera del sistema educativo naval, y casi todos ellos respondieron conocer la planificación estratégica. 2. Todos los Oficiales coincidieron en que la planificación permite la

consecución de objetivos establecidos y que es parte de todo lo que se hace en la vida diaria. Para ello, de acuerdo a los resultados obtenidos, el esquema mental imperante del militar al planificar es la rigidez y la poca flexibilidad. 3. Se detectó una divergencia total en las respuestas al

consultárseles sobre sus capacidades para planificar. Todos indicaron las pocas competencias que poseían en ese ámbito y que sus actuaciones dependían de sus propias experiencias, por cuanto la Armada no provee a lo largo de la carrera el logro de esa competencia que les permita afrontar procesos de planificación con la eficacia y la efectividad necesaria. 4. Ante el reto de tener que afrontar la incertidumbre al planificar, la

mayoría los Oficiales evidenció la necesidad de ser más precisos, meticulosos, detallistas, entre otras cosas, lo que establece una tendencia al pensamiento ordenado, disgregador (fraccionador), vale decir, netamente cartesiano. De hecho, el proceso que implica el PNO corresponde perfectamente con el método científico.

18

5.

Los resultados obtenidos en cuanto a la adaptación del PNO o

cualquier otra metodología establecida o inédita, para afrontar determinadas acciones no convencionales en el ámbito de las operaciones navales; con intuición, creatividad, intelecto y audacia; los Oficiales señalaron que era necesario ofrecer una discusión sobre el pensamiento complejo para proponer mejoras al método de planificación militar (el PNO en este caso) y analizar otras alternativas para solventar situaciones no convencionales. 6. Las conclusiones y recomendaciones de cuatro grupos de trabajo

que trataron el punto anterior (adaptación del PNO para afrontar acciones no convencionales), evidenciaron que podían solucionar con mayor o menor dificultad los problemas militares y no militares mediante la aplicación del PNO, que bastaba sólo tener criterio para adaptarlas y manejarlas en conjunto o complementariamente y que, además, no todas las metodologías eran aplicables; sin embargo, permitían un análisis referencial que igualmente alimentaba el estudio del caso o situación problema, por lo tanto, era necesario salirse del método militar para planificar y usar el método más conveniente. Todo lo anterior, le permite al investigador inferir que no existe una conceptualización clara y concreta acerca de la planificación que le permita a la Armada interactuar con la ontología militar en su quehacer y que, además, existe un enfoque positivista y racionalista sobre el mismo.

19

La planificación se considera como una herramienta que norma específicamente el quehacer del Marino de Guerra venezolano, ya que éste actúa sobre la base de “Planes” y “Órdenes de Operaciones”, las cuales derivan de un proceso de planificación que según el caso se basa en la “Planificación Estratégica Militar” (PEM), la “Planificación Estratégica Operacional” (PEO) o en el “Planeamiento Naval Operativo” (PNO), especialmente en este último proceso (el PNO), ya que se realiza a todos los niveles decisorios (táctico, operacional, estratégico-operacional y

estratégico). Estos procesos en el medio militar están vinculados a un pensar-hacer en situaciones de confrontación básicamente para el mejor uso del potencial bélico (fuerza disponible) en función de los propósitos del Estado y, por otra parte, están concebidos siguiendo el método científico para la solución de problemas (Reconocer el problema, Reunir los datos, Enumerar las posibles soluciones, Probar las formas de acción, Seleccionar la solución final, Actuar y Verificar la acción). La planificación en el ámbito militar, se encuentra esencialmente vinculada al pensar-hacer de unas voluntades que se confrontan y pretenden usar la fuerza en beneficio de un propósito específico, y en donde tales voluntades –representadas por los Estados o entes involucrados en la confrontación de intereses– se encuentran en un conflicto cuyo modo de resolución puede llegar a involucrar el uso de la violencia y es aquí donde tradicionalmente entran como actores las Fuerzas Armadas de un Estado.

20

Planificar es pensar antes de actuar y ello requiere que por cada objetivo que se establezca se definan las acciones a realizar, se anticipen los problemas por resolver, se prioricen sus soluciones, se establezcan recursos y responsabilidades, y se diseñen medidas de seguimiento y control que permitan la evaluación de los avances (Ther, F., S.f.: consultado en línea, 25 de mayo 2005). En consecuencia, el investigador se planteó las siguientes interrogantes ante las nuevas realidades: ¿Qué constructos teóricos subyacen en la planificación dentro de la Armada, tomando como referente el pensamiento complejo para atender las realidades que están aconteciendo en la institución?

Objetivo General De acuerdo a las consideraciones anteriores, la investigación que se planteó conllevó al desarrollo del siguiente objetivo general: 1 Generar constructos teóricos vinculados con la planificación y sustentados en referentes del pensamiento complejo, en consonancia con los cambios y transformaciones que se suscitan en la Armada Nacional Bolivariana.

21

Objetivos Específicos El Objetivo General planteado, a su vez conllevó al planteamiento de los siguientes objetivos específicos: 1.1 Identificar, desde la perspectiva teórica, los elementos que caracterizan los procesos de planificación en la Armada Nacional Bolivariana. 1.2 Establecer, desde la postura del pensamiento complejo, los elementos que subyacen en los procesos de planificación en la Armada Nacional Bolivariana. 1.3 Interpretar las categorías teóricas obtenidas sobre planificación y complejidad vinculadas a los cambios y transformaciones que se suscitan en la Armada, desde la perspectiva de los actores sociales seleccionados. 1.4 Evidenciar los constructos teóricos de la planificación sustentados en los referentes del pensamiento complejo con base en los cambios y transformaciones que se suscitan en la Armada Nacional Bolivariana.

22

Justificación de la Investigación Esta investigación se justificó desde tres perspectivas: Teórica, Metodológica e Institucional. Teórica, por cuanto permitió realizar un estudio del arte sobre los fundamentos teóricos que subyacen en la planificación y en los referentes del pensamiento complejo que permitan a la Armada venezolana generar lineamientos adecuados a los procesos de cambio y transformación que acontecen en ella. Los resultados de la investigación son referencia para los otros componentes de la FANB, a esta misma como un todo -especialmente en cumplimiento de la acción conjunta- y a cualquier otro ente público o privado en cuanto al planificar se refiere (pensar para hacer y lograr un objetivo) en un mundo complejo y lleno de incertidumbre. En otras palabras, los resultados de esta investigación trascienden el ámbito naval venezolano. La búsqueda teórica de la investigación implica la inclusión del pensamiento complejo en las estrategias de planificación en la Armada venezolana, así como su consideración como metodología de acción cotidiana en cualquier área en la que se desempeñe el capital humano de esa institución armada. También implica la inclusión del pensamiento complejo en la formación del capital humano de la institución, pues, es

23

necesario que éste forme parte del “imprinting cultural” del marino de guerra venezolano. Metodológicos, por cuanto el investigador asumió un enfoque fenomenológico y hermenéutico que permitió interpretar significados, eventos, situaciones y hechos a partir de los datos generados por los actores sociales seleccionados en la investigación, que en el caso de la Armada, constituye un enfoque distinto en cuanto al estudio de la planificación se refiere, especialmente porque el investigador pudo poner en práctica lo expuesto en el párrafo anterior -en la medida de sus hallazgos y conclusiones parciales durante la investigación-, ya que se desempeñó como docente de las materias Planeamiento Naval Operativo (PNO) y Planificación Estratégica Militar (PEM) en institutos de educación superior de la Armada, así como docente de Planificación en especialización y maestría de la Universidad Yacambú, obteniendo resultados positivos en cuanto a la planificación como proceso indistintamente del contexto de quien la aplica. De allí que resulte evidente la justificación institucional. Institucionales, por cuanto la investigación propició categorías o elementos teóricos que pueden contribuir a acometer un proceso de reflexión que permita sensibilizar al factor humano en los niveles decisorios, especialmente entre quienes hacen uso de la planificación como proceso para alcanzar una situación deseada. Ello tomando en cuenta los cambios

24

que ocurren en la República Bolivariana de Venezuela y las tareas que los miembros de la Armada están obligados a realizar dentro de las políticas del Estado (como las que se derivan de la participación activa en el desarrollo y la defensa integral de la nación). Las categorías o elementos teóricos sobre la planificación en la Armada bajo los referentes del pensamiento complejo pueden ser utilizados para formar al capital humano sobre la base de sus nuevas tareas o ámbitos de participación, tomando en cuenta los cambios, las incertidumbres y lo complejo del mundo de hoy. Así mismo, permite a los tomadores de decisiones de la institución (la Armada venezolana) la adecuación de las estrategias para planificar según la función que en determinado momento deban cumplir, lo que implica una mejor y adecuada capacidad de adaptación a la realidad que enfrenta. La investigación es considerada por el investigador como un hecho inédito dentro del ámbito de la FANB, ya que se vinculó al pensamiento complejo con el necesario modo de pensar del militar y hombre de mar venezolano en el siglo XXI, además, puede ser considerada una visión avanzada de la proyección de la realidad.

25

CAPÍTULO II MARCO REFERENCIAL DE LA INVESTIGACIÓN

Una vez planteado el problema que orientó la investigación -cuyo eje temático fue el ejercicio de la planificación en el seno de la Armada venezolana bajo referentes del pensamiento complejo-, se presentan los hallazgos documentales y teóricos que apoyan al estudio, lo que comprende los antecedentes y el marco teórico que sirvió de referencia, especialmente en lo hermenéutico.

Antecedentes de la Investigación En cuanto a los antecedentes, se han considerado tres aspectos: el primero, inherente a la planificación y su aplicación en Venezuela, con especial atención al ámbito militar, con especificidad -en lo posible- en lo naval, pero sin dejar por fuera lo gerencial-empresarial; lo segundo, relacionado con la forma en que se realiza toda planificación en el ámbito militar y ello es a través de un “Estado Mayor”; y lo tercero, relativo al pensamiento orientador del quehacer en el ámbito militar, el cual está relacionado directamente con el Nuevo Pensamiento Militar Venezolano.

26

En relación a lo primero, poca información se encontró (de allí lo inédito que resultó esta investigación). De manera particular, sobre el estudio y visión de la planificación en el seno de la FANB, Contreras (2001), asevera que: Si bien la planificación militar (…) se conduce, en líneas generales, de manera similar a la planificación organizacional, y puede de hecho llevarse a efecto con la ayuda del método descrito en el capítulo anterior [el método de la planificación sistémica], la especificidad de la institución armada determina que se hagan presentes algunas diferencias. Este autor señala que la planificación militar tiene su base en la planificación del Estado y se manifiesta por medio de documentos (directivas generales de planificación y los planes de seguridad del Estado). También indica que los procesos de planificación militar están relacionados con los niveles de la estructura castrense, la cual se mantiene: “(…) estrictamente apegada a los preceptos weberianos de organización y condicionada por los elementos culturales propios de las instituciones militares”. De allí que afirme que tanto los preceptos como los elementos culturales “se constituyen en modelos mentales que dificultan la utilización de métodos generales de planificación estratégica, para la consecución de los fines y objetivos de este tipo de organización”. En cuanto a la estructura organizacional militar los niveles son: el estratégico militar, el estratégico operacional u operativo, y el táctico (p. 42-43).

27

De lo antes expuesto, ya se evidencia la relación de condicionamiento de los modelos mentales propios de la cultura militar hacia el empleo de métodos de planificación, en este caso estratégica, pero desde la cual se decanta la acción hacia los niveles medios e inferiores (he allí una muestra o efecto del “imprinting cultural” y “normalización” referidas por Morin); por otra parte, no se consideran acciones de índole distinta a la militar, tales como acciones sociales o de apoyo al desarrollo. Esto se hace más evidente cuando de forma específica Contreras (Op.cit), afirma que: El nivel estratégico militar es el estadio de la conducción de la guerra, o de los conflictos, en un ámbito espacio-temporal denominado Teatro de la Guerra (…) El nivel estratégico operacional es el estadio de la conducción de la acción unificada de una fuerza militar, por medio de operaciones conjuntas en el aire, tierra y mar, con el propósito de derrotar o destruir una fuerza enemiga, en un ámbito espacio-temporal denominado Teatro de Operaciones (…) En el nivel táctico se lleva a efecto la acción de los medios específicos de combate, para alcanzar un objetivo en particular, en un ámbito espacio-temporal denominado Campo de Batalla (…) Los procesos de planificación que se corresponden con los niveles anteriormente descritos son: el proceso estratégico militar, el proceso operacional, u operativo, y el proceso táctico (p. 43-44). Por tanto, esta obra cubre parte de lo que intenta abarcar la presente investigación, la cual pretende vincular el modo de planificar del militar en el ámbito naval con el necesario modo de planificar tanto acciones bélicas como cualquier otro tipo de acción (ligada al desarrollo de la nación), y que le corresponda pensar para hacer al militar; todo ello bajo los nuevos preceptos

28

constitucionales, legales y forma de pensar que deberá propiciar el Nuevo Pensamiento Militar Venezolano. Debe destacarse que cuando se buscaron los orígenes del

Planeamiento Naval Operativo en Venezuela, que es el modelo de planificación aplicado en la Armada venezolana para resolver problemas militares en los niveles operacional y táctico, se encontró que este modelo es muy similar al empleado por la Armada estadounidense y se infirió que como producto de cursos de capacitación de Oficiales venezolanos en los EE.UU. y el operar en la mar bajo la doctrina OTAN (las operaciones UNITAS son un ejemplo), la Armada Nacional Bolivariana adaptó el manual que explica tal método, al cual el CN. Oswaldo Romero Yánez a lo largo de años le hizo actualizaciones y adecuaciones al ámbito venezolano, debiéndose acotar que fue docente de la Escuela Superior de Guerra Naval por más de quince años y hasta el 2006. Lo antes expuesto conllevó a una revisión del correspondiente manual estadounidense, titulado “Naval Operacional Planning NWP 5-01 (Rev. A)”, especialmente del Capítulo I y en el cual se expresan los orígenes del planeamiento formal en la Armada estadounidense (Department of the Navy, NWP 5-01: 1-1 – 1-4). De manera específica, allí se señala que es a principios del siglo XIX que se toman las primeras bases del proceso de planificación militar, fundamentándose en las ideas revolucionarias de la

29

Escuela de Guerra prusiana (1810, la primera en la historia), en virtud de los fracasos militares prusianos ante Napoleón, lo que llevó a tratar de perfeccionar el proceso de toma de decisiones y la acción en el campo de batalla, asociándose esto con el comando (acción del comandar). En 1859, el ejército alemán adopta “la estimación de la situación”, lo que en Venezuela se conoce como la “Apreciación de la Situación del Comandante”, y corresponde a la fase I del proceso de Planeamiento Naval Operativo (PNO). Luego, en 1884, se funda la Escuela de Guerra Naval estadounidense, siendo la primera institución de EE.UU. para altos estudios de la guerra y en la que su fundador –el Almirante Luce– se encontró con el problema de disponer de escasa bibliografía para la enseñanza de la profesión militar; pero, entre las cosas con que contaba tuvo algún material para instrucción sobre la planificación militar adoptada ya por ejércitos europeos del entonces y cuyo origen era prusiano. En 1859, se produce el primer borrador del “the estimate process” y es en 1910 que se incluye la materia “the estimate of the situation” en el diseño curricular de la Escuela Superior de Guerra Naval en EE.UU. En esos años fueron varios los aportes documentales realizados sobre la planificación en las diferentes Escuelas de Guerras

estadounidenses. En 1926, se elaboró un documento de aproximadamente cincuenta (50) páginas sobre planificación titulado “the estimate of the situation with order form”. Los años posteriores fueron dedicados a revisar este documento en cuanto a su claridad, lógica y necesidad de ser

30

complementado con algún otro documento. El Almirante Kalbfus (1934) escribió un libro a partir del antes referido documento, el cual desarrolló en doscientas cuarenta y tres (243) páginas; pero, fue algo difícil de leer y comprender, conociéndosele bajo el nombre de “Sound Military Decision”. Posterior a la segunda guerra mundial, el Almirante Spruance –siendo presidente del Naval War College– ordenó reducir y simplificar la obra de Kalbfus, y que el documento que resultase fuese aprobado por el Comandante Naval de Operaciones (máxima autoridad naval

estadounidense). Este proceso involucró la revisión y comparación de ese texto con los equivalentes de otras fuerzas armadas estadounidenses, encontrándose completa compatibilidad con los otros servicios. En 1948, se publica el primer manual doctrinario sobre PNO y sólo contaba con cuarenta y ocho (48) páginas. Llegada la guerra fría y entre los años sesenta y ochenta del siglo XX, este manual fue aplicado en las diversas situaciones vividas por la Armada estadounidense, encontrando ésta que el proceso de planificación usado como doctrina atendió los requerimientos, siendo sólo por omisión las fallas habidas y no a causa del método o procedimiento; sin embargo, en el ámbito de la Infantería de Marina estadounidense, en la era posguerra fría, se está empleando el “Marine Corp Planning Process”, el cual es un proceso de seis

31

pasos que se enfoca en el teatro de la guerra y no en la planificación basada en la misión, tal como lo hace el PNO. Cabe destacar que, de acuerdo al Manual de Planeamiento Operativo estadounidense, el proceso formal de planificación de acciones militares “pareciera” estar vinculado exclusivamente al mundo académico de la Escuela de Guerra Naval de EE.UU. Esto puede asumirse como cierto, pues, en el ámbito de la OTAN y demás Armadas aliadas, se usa y aplica el método estadounidense para planificar operaciones navales y, es oportuno resaltar, que el manual de la Armada italiana es casi idénticamente igual al estadounidense; este particular fue comprobado cuando el investigador efectuó el curso de Estado Mayor Naval en el “Istituto di Studi Militari Marittimi” de Venecia, Italia, en el año 2002 y debió cursar la materia “Il metodo”, siendo este el nombre dado al PNO. Es oportuno señalar que el nombre dado a esta planificación en la Marina Militar Italiana (MMI), traducido como “El Método”, pone en evidencia la vinculación cartesiana del mismo con el enfoque desde el cual se concibe. En relación con este primer aspecto, a pesar de las indagaciones sobre las fuentes teóricas de la planificación o planeamiento militar, no se tuvo éxito en encontrar relaciones, vínculos, ejercicios, estudios y escritos de comparación entre los procesos administrativos y gerenciales con lo militar, específicamente en lo que a planificación se refiere. El investigador asumió

32

que esto es un indicador de la visión netamente castrense que se le ha dado a la planificación dentro de su tradicional ámbito de actuación; sin embargo, Corredor, J. (2004), afirma que: En Venezuela se práctica la planificación del desarrollo en la Administración Pública, la planificación competitiva en los sectores de comercialización y la planificación disuasiva en la Fuerza Armada. En todos los casos el enfoque del proceso varía según sea el propósito y contenido de la estructura donde se actúa. (p. xxv) Pero, se consideró dejar a Corredor para su consideración como marco teórico y no como antecedente de estudio en el tema inherente a esta investigación. En cuanto al segundo aspecto, los Estados Mayores, estas son organizaciones tanto ad hoc (establecidas temporalmente para atender casos puntuales de planificación y asesoría en asuntos militares), como ser una organización que con carácter permanente es responsable de la

planificación, asesoría y recomendación de políticas en asuntos militares para consideración de entes superiores, así como del aseguramiento del seguimiento, supervisión y control del cumplimento de planes y políticas. Lo antes expuesto se sintetiza a partir de documentos como la Historia del Estado Mayor (Escuela Superior de Guerra Naval, 1963), y de otros, especialmente del Manual de la OTAN (2001: p. 241-245); este último resultó ser en la presente investigación la bibliografía mas reciente que sobre el

33

tema se pudo tener acceso, por tratarse de un tema militar normalmente considerado como “clasificado”. No obstante lo anterior, se puede afirmar lo siguiente: a. La historia del inicio de los Estado Mayores en Venezuela se

remonta a 1817, mediante un decreto de creación del Libertador Simón Bolívar de fecha 245 de septiembre con el que se ordena el uso del “Manual de loa Ayudantes Generales y Adjuntos Empleados en los Estados Mayores Divisionarios de los Ejércitos” escrito por Thiebault. b. Thiebault (1815: p. 24), plantea que de acuerdo al diccionario

militar de la época, el Estado Mayor es un número particular de Oficiales diferentes de los demás cuerpos, vale decir, no incluidos en la estructura militar operacional y por tanto no pertenecientes a batallones ni escuadrones por cuanto no tienen mando directo sobre tropas o medios sino que transmiten órdenes del comando y verifican su cumplimiento (seguimiento, supervisión y control en términos gerenciales y que en el medio naval se denomina “supervisión de la acción planeada”). Cabe señalar que esta afirmación de Thiebault ya evidencia la noción para la época de “grupos de trabajo” para asesoría y apoyo en la toma de decisiones del jefe o superior. c. Este mismo manual prevé, entre las funciones del Estado Mayor,

la planificación expresada como “elaboración de los planes”, y describe la

34

elación y funciones de los distintos Estado Mayores que deben existir en un ejército y en cada organización militar que compone su estructura (divisiones, brigadas, etc.). esto último denota la concepción que de “grupos de personas” que a su vez trabajan “aguas abajo” de otros para la elaboración de planes y su supervisión en la ejecución de manera concurrente. d. tienen Los resultados de la aplicación de este manual de Thiebault, se en los hechos históricos-militares que describen la gesta

emancipadora de los ejércitos libertadores que, bajo la autoridad de Bolívar y del comando de otros próceres, lograron la independencia de –hoy día- seis naciones. e. Actualmente, a partir de finales del siglo diecinueve, la

organización interna de un Estado Mayor está esencialmente orientada salvo caos especiales por funciones y tareas especificas a cumplir-, a tener en su estructura distintas secciones que bien pueden designarse como: de Personal (que viene denominada G1 o S1, dependiendo del cuerpo militar al que esté adscrito el Estado Mayor), de Inteligencia (G2, S2); de Operaciones (G3, S3); de Logística (G4, S4); de operaciones cívico-militares o relaciones cívico-militares (G5, S5); de Comunicaciones y Electrónica (G6, S6). Esta organización -típica mas no exclusiva- por secciones evidencia pone en evidencia las distintas áreas de información que debe manejar el Estado Mayor en el ejercicio de sus funciones y tareas como un todo, y a las que se

35

asignan personas especializadas en tales áreas según su desempeño profesional dentro de la carrera militar. Así se tiene que un Estado Mayor aglutina a personas de distintas áreas de desempeño que concurren en las funciones que cumple un Estado Mayor, entre ellas las de planificación militar en sus diversos niveles y fines (planificación estratégica de fuerza, planificación estratégica militar, planificación estratégica operacional y planeamiento naval operativo). f. La Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana

(LOFANB, 2008), especifica que: 1) El Estado Mayor Conjunto es el órgano de planificación y

asesoramiento estratégico operacional y éste está integrado por personal de los distintos componentes de la FANB (artículo 22). Lo que evidencia la necesidad de trabajo en grupos de militares. 2) Una de las funciones de la FANB, es formular y ejecutar el

Plan Estratégico de Desarrollo de la Fuerza, lo que debiese concretarse a través de metodologías o técnicas de planificación estratégica de fuerza. g. En virtud de lo reciente de la publicación de la antes referida ley, la

FANB y sus componentes se encuentran en un proceso de reestructuración para cumplir con lo previsto en ella, lo que a su vez implica q