Leer Ensayo Completo Trabajo Sobre La Delincuencia En Venezuela

Trabajo Sobre La Delincuencia En Venezuela

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.101.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Sara 16 mayo 2011

Palabras: 3371 | Páginas: 14

...

ticas de la personalidad del individuo, producto de sus vivencias o carencias (deseo de llamar la atención, abuso infantil, necesidad de dependencia, etc.)

Se puede afirmar que dentro de cada sociedad habrá un porcentaje de delincuentes, que en condiciones “normales”, si es que se puede llamar así, es mínimo, o como explica el Dr. Manuel López Rey y Arrojo es un “porcentaje o grado de criminalidad soportable por la sociedad”, citado por el Dr. Reinaldo Escala Zerpa en su trabajo sobre “La Piratería Aérea”, Editorial La Torre, 1972.

Pero cuando hay un crecimiento explosivo de la delincuencia, como sucede en Venezuela, es consecuencia de factores anormales dentro de la sociedad que actúan como “aceleradores” de los delitos. Uno de ellos el delito juvenil.

Causas de la Delincuencia

La delincuencia forma parte integrante de nuestra sociedad y la mayor parte de los delincuentes se comportan en lo esencial como el resto de la población. Una consecuencia de esto es que la forma que adopte la existencia cotidiana -es decir, la sociedad en que vivimos todos nosotros, criminales o no- será la que más influya en el desarrollo y pautas de la delincuencia. La tarea de la lucha preventiva contra las causas y las condiciones de la delincuencia y de los comportamientos socialmente indeseables compete a todas las instituciones sociales.

La amplitud y la distribución de la delincuencia en una zona dependen en gran medida del tipo de personas que residen o la frecuentan; lo que podríamos denominar genéricamente "usuarios". En un medio rural, las personas que frecuentan una zona son a menudo las mismas que la habitan, pero en un medio urbano el número de personas que frecuentan una zona es mucho mayor que el número de habitantes. Por "usuarios" se entiende, pues, además de los habitantes, a las personas que trabajan en una ciudad sin residir en ella. A esas personas hay que añadir en tanto que personas que frecuentan una zona, a los turistas nacionales y extranjeros, así como a los "amantes de las distracciones", es decir, quienes se desplazan desde zonas periféricas de la ciudad en busca de distracción.

Existen determinados tipos de ciudades que tienen más "usuarios" que otras, por ejemplo, las capitales, las ciudades industriales, las ciudades turísticas y las capitales regionales. Para comprender los problemas de delincuencia y de inseguridad de las diferentes ciudades o regiones, hay que hacerse una idea clara, no solo del número de habitantes, sino también de quiénes son sus usuarios. Ello reviste una importancia decisiva cuando se trata de evaluar las diferentes intervenciones posibles.

Las explicaciones relativas a las causas de la delincuencia buscan su origen en teorías que se basan en el individuo, en las circunstancias que le rodean, o en una combinación de ambos tipos de elementos. Sin embargo, las diferencias de orden cultural no son suficientemente importantes para poder esperar que las causas "individuales" varíen en gran medida.

Cuando se estudia la delincuencia en las ciudades hay que tener en cuenta el aspecto urbanístico. Las estructuras socioeconómicas pueden explicar igualmente la existencia de diferencias dentro de una ciudad o de una región dada. Conviene también examinar la función de la ciudad en la región, por ejemplo, como lugar de trabajo, lugar de aprendizaje, lugar de distracción, etc.

Las grandes aglomeraciones urbanas constituyen un excelente campo de acción para la delincuencia, tanto si se trata de procurarse bienes que tengan un valor comercial como de encontrar salidas para venderlos. En una gran ciudad pueden encontrarse muchas viviendas, muchos automóviles, muchos visitantes y muchas empresas. Hay un flujo constante de personas y de acontecimientos. El ciudadano es más anónimo para su entorno que en las zonas rurales.

La ciudad es también, hablando en sentido figurado, un buen "centro de reclutamiento" para la delincuencia. Existe una amplia categoría de personas marginales que, por diversas razones, toman el camino de la ciudad. Los inmigrantes ilegales pueden vivir con mayor anonimato que en la gran ciudad. En una localidad rural es más fácil que sean descubiertos quienes se dedican a actividades delictivas y los inmigrantes ilegales.

Aunque en criminología existen diversas teorías, el enfoque que se ha dado en llamar teoría de la actividad rutinaria, afirma que son tres los elementos que influyen en la génesis del acto delictivo:

- un individuo con tendencias delictivas,

- objetos interesantes para un acto delictivo,

- ausencia de protección suficiente.

El acto criminal se produce cuando un individuo inclinado a la delincuencia entra en contacto con un objeto interesante para un acto delictivo que carece de la protección suficiente.

Prevenir la delincuencia implica actuar sobre cualquiera de los elementos mencionados. Una prevención eficaz de la delincuencia no supone que se pueda o que se deba eliminar la totalidad de dichos elementos.

El volumen y la forma que adopta la delincuencia vienen dados por la estructura de la población. Los grupos presentes en determinadas zonas serán más propensos a la delincuencia, mientras que en otras otros grupos tenderán a denunciar los delitos o estarán expuestos en mayor grado a convertirse en víctimas de la delincuencia.

Consecuencias De La Delincuencia.

Como principio fundamental, para mi concepto muy personal, las consecuencias de la delincuencia con mucha frecuencia se atribuyen a las faltas, culpas o defectos paternos que recaen sobre los hijos; es una cadena o círculo vicioso que nunca tiene fin.

"En doctrina, se establece una teoría legal sobre las consecuencias de los hechos jurídicos.

Estas consecuencias se pueden clasificar en tres formas:

1. Inmediatas: Las que suelen suceder según el orden natural y ordinario de las cosas. (Rápido, sin límite de tiempo).

2. Mediatas: Resultantes tan sólo de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto.

3. Causales: Son aquellas mediatas que no se pueden impredecir".

Todos estos pasos dan como resultado que una persona cometa un delito, sea de cualquier naturaleza, y a su vez son aplicables al autor, es decir, a la persona; se las puede prever, y también se las puede imputar después de un análisis exhaustivo de los hechos.

Aunque nos parezca mentira, la delincuencia en sí, encierra muchas clases de delincuentes. A continuación se presenta un recuento de los tipos de delincuentes según Guillermo Cabanellas, lo que nos permitirá observar donde está ubicado cada uno de ellos:

• Delincuente levita: Clase superior.

• Delincuente habitual: Que lo hace con mucha frecuencia.

• Delincuente nato: Aquél que nació para delincuente.

• Delincuente Racional: Aquél que lo hace por un momento de furia o de impulso.

• Delincuente pasional: Aquél que, movido por un "huracán psíquico", anula su voluntad.

• Delincuente político: Aquél que calla el ordenamiento político y social de un país.

• Delincuente primario: Aquél que lo hace por primera vez.

• Delincuente profesional: Aquél que hace del delito su profesión habitual.

• Delincuente sexual: Aquél que ataca la libertad sexual ajena.

• Delito de menor: Es el cometido por niños o jóvenes.

• Delincuente de cuello de oro: Son aquellos corruptos que sirven al Estado con el fin de hacerse ricos, y nunca pueden ser culpados, y son los grandes señores típicos de nuestro país.

¿Por que hay tanta inseguridad en Venezuela?

En cuenta por las entregas anteriores de la absoluta responsabilidad de aquellos que tienen el poder y manejan al Estado, así como de la falta de decisión del pueblo para erradicar al terrible flagelo de la inseguridad en Venezuela; El delito jamás será eliminado de la faz de la tierra, porque así como el pecado, aquel es inmanente al ser humano. Entonces, el fin de cualquier política pública de seguridad es mantener niveles tolerables de delincuencia, existen tabuladores internacionales para medir lo expresado.

Para ello, la política partidista debe deslindarse de la seguridad; no existen policías, fiscales, jueces, defensores públicos, directores de cárceles: socialistas, capitalistas, neoliberales, humanistas; no, estos son trabajos imparciales e institucionales, al servicio de todos; su sur y su norte, prevenir y combatir el delito, y luego reeducar a los transgresores de la Ley.

La inseguridad no se ataca individualmente, sino sistémicamente; el policía previene o prepara la acción punitiva del Estado, el Fiscal del Ministerio Público corrobora o no el delito, y solicita el castigo; el Juez profesional, o con escabinos, constata y se convence de la culpabilidad o no del acusado, y de ser castigado; el Director de la cárcel tiene la inmensa responsabilidad de garantizar la sanción, junto al Juez de Ejecución, para lograr la reinserción del transgresor de Ley al seno de la sociedad. Lo dicho anteriormente es un sistema donde cada organismo tiene su función y sus responsabilidades, pero su conjunto logra un resultado único; lamentablemente esto no sucede en Venezuela, falta mucho por hacer.

Otro aspecto capital es la impersonalidad de la función de seguridad pública. Es inconcebible que los responsables del sistema de seguridad no vivan en el territorio donde ejercen sus funciones. Cómo lograr la disminución de la delincuencia si el policía vive muy lejos de donde trabaja, este no tiene arraigo y poco le importa lo que pueda ocurrir, su preocupación está donde viven los suyos y tiene sus propiedades. Su meta es cumplir su horario y luego marcharse.

Es necesario que los responsables de la seguridad vivan donde trabajan, así habrá un conocimiento recíproco de los funcionarios y de la población. Amén de reducir los niveles de complicidad e indiferencia. No olviden la idiosincrasia, el factor socio-económico y cultural son fundamentales para la función policial y de seguridad, cómo protejo a alguien si yo policía soy producto de una marginalización social que me genera un gran resentimiento.

Participación ciudadana en la escogencia de los más altos cargos de seguridad, esos cargos ya no deben obedecer a una designación política partidista; un jefe de policía, un fiscal superior, un juez superior, deben contar con el aval de la sociedad; su permanencia en el cargo dependerá del control de la inseguridad bajo niveles de tolerancia; así veremos que los mejores y más eficaces estarán al frente de esta inmensa responsabilidad, y no los más aduladores o comprometidos con proyecto político partidista alguno.

Finalmente, la función de seguridad en todos sus ámbitos debe ser descentralizada a su máxima expresión, hasta el Municipio; al contar con policías, fiscales y jueces penales municipales lograremos una justicia objetiva y oportuna, que socavaría las bases de la impunidad generadora de mayor inseguridad.

¿Qué Se Pude Hacer Con Este Problema (La Delincuencia) Que Afecta A Todos Los Venezolanos?

La delincuencia no es un fenómeno fácil de controlar, sobre todo por el hecho de que sus causas se encuentran insertas dentro de la sociedad como: falta de educación, valores y principios dentro de la familia y aunado a éstas la grave situación económica que está atravesando nuestro país. Por lo antes expuesto, no podríamos decir que la fórmula para acabar con la delincuencia es colocar más policías en las calles, matar a todos los delincuentes o cualquier cosa parecida; ya que esta sería una solución demasiado simplista debido a que las causas del problema seguirían presentes lo cual se traduciría en más violencia, muerte y mayor delincuencia. Por sólo hablar de la delincuencia común y sin mencionar otros crímenes como narcotráfico o los llamados "delitos de cuello blanco"; que también tienen sus orígenes en la familia.

La única manera de acabar o por lo menos disminuir la delincuencia es con: educación, cultura, trabajo y deporte. Porque educando y culturizando al pueblo podremos insertar valores dentro de las familias; lo que haría que en vez de tener hogares y padres criadores de futuros delincuentes (comunes y de cuello blanco); tendríamos un caldo de cultivo de personas decentes, honradas y trabajadores. Si las personas tienen trabajo eliminaremos la gran cantidad de crímenes por hambre, porque aquellas personas que salen a robar, estafar y hasta asesinar para llevar el pan a su casa no se verían forzados a cometer actos delictivos; aunque el hambre no debería justificar que personas rectas y honradas cometan un crimen. Además; si inculcamos el deporte dentro de la población, evitaremos que los jóvenes utilicen su tiempo libre en el ocio improductivo. Porque debemos tener en claro que "el ocio es la madre de todos los vicios"; es decir, si mantenemos a la juventud ocupada evitaremos que ésta dedique su tiempo a la droga, el hurto, el alcohol...

Medidas preventivas contra la delincuencia

¿Por qué prevenir? Es importante responder a esta pregunta por muchos motivos. A continuación figuran algunas de las razones por las que conviene elegir la prevención como herramienta básica para la reducción sostenida de la delincuencia, la violencia y la inseguridad:

• La aplicación de criterios preventivos requiere un riguroso análisis de las causas de la delincuencia y la violencia y la aplicación de una serie de medidas muy eficaces para reducir a corto y largo plazo la cantidad de víctimas y delincuentes. Esas medidas son, entre otras:

• un diseño urbano más seguro (espacios públicos y sistemas de transporte público);

• El apoyo a los niños, los jóvenes y las familias vulnerables;

• El fomento de la responsabilidad y la creación de conciencia de la comunidad;

• La capacitación y creación de empleos para los jóvenes de las zonas pobres;

• La prestación de servicios de proximidad, especialmente de policía y de justicia;

• La reinserción social de los delincuentes jóvenes;

• La asistencia a las víctimas de delitos.

• Los criterios preventivos alientan la aplicación de medidas multisectoriales y concertadas en las que participan las municipalidades, la policía, el sistema de justicia, los servicios sociales y de salud, los servicios de vivienda, el sector privado y las organizaciones comunitarias, etc.

La prevención promueve la solidaridad, la participación de los ciudadanos y las prácticas de buena administración pública. Fortalece las instituciones democráticas y fomenta una mayor responsabilidad de los servicios públicos antes los beneficiarios, incluidos la policía y los sistemas de justicia.

Análisis del fenómeno de la delincuencia como problema social, económico, político.

La constitución de nuestra comunidad social produce marginados a rescatar o destruir, como necesidad selectiva para conseguir el bien común y los fines sociales. Pero ocurre que un sistema levantado sobre la explotación y dominación sólo podrá crear una legalidad que defienda su provecho, es decir, el de lograr el máximo beneficio. Por consiguiente, la legalidad del poder creará necesariamente su opuesto, la delincuencia escogida, sobre la que se erige todo un aparato de vigilancia y de control. 2) La delincuencia surge de unos determinados ambientes y circunstancias particulares en las que el logro de una seguridad económica y de unas posibilidades culturales, se ve desesperadamente frustrado. El estigmatizado como delincuente por nuestro orden, el combatido institucional, después de ser azuzado como un perro, no es más que el resultado final de todo un meticuloso proceso de agresión, segregación y represión; ajeno todo ello a su voluntad y ligadas frecuentemente a presiones socioeconómicas difíciles, como la miseria económica, desempleo o trabajo mal gratificado y alineante, discriminación étnica, emigración, superpoblación, analfabetismo, etc., se convierte en víctima de nuestro frío mecanismo estructural arrojado a una vida impedida con apenas sentido. 3) Mientras el individuo no sea educado no será posible ningún cambio gradual estructural. Con la educación, se podrá conseguir que los individuos desarrollen su juicio crítico, de capacidad de reflexión, la creatividad, la aceptación de responsabilidad, la cooperación, la iniciativa, el gusto por la vida, por el saber y hacer, etc., se estará en condiciones de hacer frente a cualquier presión y será posible ir confeccionando una sociedad de rostro más humano, donde no haya lugar para agresividad, frustración, enajenación y en definitiva para la delictividad.

A) La delincuencia es el resultado de un sistema y una legalidad, que se mantiene gracias a la existencia de unas clases deportadas de su humanidad.

B) Resulta necesario profundizar en la situación que se está viviendo, ser conscientes de los condicionamientos a que está sometido el delincuente.

Esto es básico para descubrir caminos para cambiar las propias condiciones de vida, para demostrar que no hay nada definitivo, que es posible reflexionar y organizarse para originar otra vida personal y otra sociedad, así como también crear las condiciones sociales y políticas para que cada hombre sea tal, y participe activamente en la lucha continuada frente a todas las formas de poseer bienes, poder y cultura, que constituyen las alineaciones del ser.

Conclusión.

Una solución fácil, rápida y directa a la delincuencia es realmente imposible, porque definitivamente las causas que pueden llevar a alguien al mundo del crimen son tan diversas y tan abundantes, que básicamente en un mundo tan grande como en el que vivimos resulta absurdo el pensar que exista una regla, norma o ley creada por los hombres que controle de manera efectiva las acciones de todas y cada una de las personas, eliminando para siempre problemas como la delincuencia. Pero en cierta medida podemos dominar y enfrentar estos problemas, pero sólo con la misma colaboración de los que vivimos dentro de la sociedad. Qué hacer con esos problemas puede que ya lo sepamos, pero está muy distante que podamos aplicar las soluciones para acabar por completo con esos problemas debido a que siempre los tendremos con nosotros. Lo único que nos queda es controlarlos y mantenerlos dentro de límites aceptables, para mantener nuestras sociedades en equilibrio y evitar un caos.

Bibliografía

Ferreira Calvo, Luis José

Universidad Pontificia de Salamanca

Localización: http://www.redined.mec.es/oai/indexg.php?registro=00520060000030

00520060000030

Morant, Jesús (2003). "La delincuencia juvenil". Noticias jurídicas, URL (http://noticias.juridicas.com/areas/55-Derecho%20Penal/10-Art%EDculos/200307-58551523610332031.html). España, 1 p., fecha de la consulta 20/11/04.

Inseguridad en Venezuela III Escrito por Rafael Lara Guzmán Domingo, 23 de marzo de 2008 www.monografias.com/trabajos23/sociedad/sociedad.shtml - 82k

Enciclopedia Microsoft Encarta 2006

Reinaldo Escala Zerpa “La Piratería Aérea”, Editorial La Torre, 1972.

Diario el Progreso, Editorial Huyapari C.A - Editora del Diario El Progreso, Edición del día lunes 04 de mayo del 2.009

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

Caso real sobre la delincuencia e inseguridad en nuestro País.

Edición del día lunes 04 de mayo del 2.009

CIUDAD BOLÍVAR, ESTADO BOLÍVAR, VENEZUELA

DOS NUEVOS ASESINATOS EN LAS ÚLTIMAS HORAS

RAGAM

Dos jóvenes fueron ingresados a la morgue de San Félix durante las últimas horas, como resultado de la violencia callejera que sacude a la región. Con estos crímenes ascienden a 27 las personas asesinadas en el estado Bolívar, durante las primeras 72 horas del mes de mayo.

José Angel Cova Figueroa (31), recibió un disparo de escopeta en el rostro, que le produjo pérdida de masa encefálica, y otros nueve balazos de pistola en la espalda. El deceso de este hombre fue de manera inmediata y las informaciones que manejan las autoridades, hablan de un ajuste de cuenta, como móvil del crimen.

Igualmente se supo del asesinato de Joangel Gallardo Rodríguez (26), y cuyo cadáver fue localizado en la avenida Libertador, frente a la Udo, San Félix, Las autoridades informaron que, dos sujetos tripulando una motocicleta abrieron fuego en contra de este joven, propinándole nueve balazos en pecho, abdomen y cabeza. Para el momento del tiroteo Gallardo Rodríguez se desplazaba en su Eco-Sport, color rojo.

Usuarios de la vía creyéndolo con vida lo trasladaron al hospital de Guaiparo, donde certificaron su deceso.

De ambos casos conocieron las autoridades de investigación que ahora tratan de dar con los responsables de estas nuevas muertes.