Leer Ensayo Completo Trabajo Social En Salud Mental

Trabajo Social En Salud Mental

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.189.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: karlo 30 abril 2011

Palabras: 3792 | Páginas: 16

...

rio en torno a la salud mental, en donde las funciones de cada disciplina en torno a los diversos casos están diferenciadas, pero en base a una mira integral del usuario. También se desarrolla en base a los criterios de Fernández Rodríguez, las funciones que corresponden al trabajo social dentro de la transdisciplinariedad.

La historia del trabajo social y su intervención en el área de la salud mental

La intervención del trabajo social a lo largo de la historia ha estado asociada a la pobreza, a trabajar sobre una situación de exclusión principalmente en los sectores populares, donde desde una perspectiva marxista, se expresa la clase menos favorecida en la relación de dominación de clase propia de las sociedades capitalistas.

En principio el trabajo social se fue desarrollando en al ámbito de la salud, enseñando a la gente las principales formas de higiene, prevención de enfermedades venéreas a través de una educación básica saludable y trabajando como paramédico –es decir, siendo ayudante del medico de turno-.a lo largo de la historia el campo de trabajo de la asistencia social se fue expandiendo, llegando no solo a abarcar los temas sociales y de higiene y salud, sino también legales, políticos, entre otros.

Si bien resulta necesario el desarrollo de nuestra profesión desde un lugar crítico respecto a las condiciones sociales en las que estamos inmersos, es necesario pensar que la complejización de las relaciones sociales de poder, que atraviesan las distintas problemáticas no solo están atravesadas por factores estructurales como la pobreza o la dominación de clase exclusivamente. La modernidad, o más bien la modernización, ha desplegado una gran complejización de las relaciones sociales no siempre claramente visibles o entendibles directamente.

Es por ello que debemos preguntamos seriamente sobre cuál es el rol profesional del trabajador social en cuanto a las competencias de la salud mental, como representante de las ciencias sociales, y en gran parte de las instituciones formales.

¿Cuál es el aporte del trabajo social en las instituciones psiquiátricas?

Se dice que muchas veces lo único que aporta el trabajo social, está relacionado al aspecto administrativo-burocrático de la gestión de recursos, subordinado en la mayoría de las ocasiones a un tipo de intervención en torno a las decisiones médico-psicológicas de los lineamientos del tratamiento.

En la intervención social se hacen evidentes las contradicciones de la realidad social y por ello la ambigüedad que constituye nuestra profesión, la cual se puede visibilizar desde una mirada histórica de él. Por un lado, se ha tendido a abogar por una línea teórica crítica respecto del control social, de la exclusión social, de lo social como determinante en los procesos de salud-enfermedad; y por otro, nos hemos encontrado generalmente interviniendo de una manera a-crítica, y sin poder hacer otra cosa, debido a que a lo largo del tiempo el quehacer profesional se encontraba inscrito bajo una perspectiva sanitaria, competencias del campo de la medicina. Sin embargo, en esta época se ha dado una relación de mayor horizontalidad entre ambos profesionales ya que se ha legitimado nuestra profesión.

Al poder reconocer en la práctica de nuestra labor las funciones que somos capaces de realizar en el sistema – utilizándolas como parte de nuestra identidad profesional-, nos permitiría saber muchas veces la posición en que estamos situados, tanto respecto a la lógica del poder como de los límites y alcances posibles de nuestra praxis.

Volviendo a la intervención que se podría realizar en el área de la salud mental, debemos tener presente lo que podríamos llegar a realizar en dicho proceso práctico:

En primera instancia pensamos que el trabajador social dentro del procesos de la intervención, debe estar implicado dentro de un equipo de trabajo que poco a poco se ira conformando en la interacción con el otro, es decir con el sujeto con que trabajamos. Esto quiere decir que el trabajo de intervención que se tendrá con el paciente no se da de una forma estática y exclusivamente profesional, sino con un trabajo en conjunto entre paciente y profesional, formando un equipo con roles diferenciados donde a través de la interacción generada, se va re-definiendo el proceso de intervención junto con el paciente, siempre y cuando sea pertinente.

Otro punto importante que se debe destacar de la intervención es la que apunta a la creación de la conciencia ciudadana, es decir, de las representaciones sociales que se tiene en torno a las diferentes patologías y/o trastornos. En este punto, es necesario el asesoramiento que el profesional entrega a las personas con un diagnostico y con quienes trabaja –esta intervención apunta a aquella que se encarga de la gestión de trámites; algunos de estos trámites son: conseguir pase de discapacidad, gestión en los recursos que el estado le entrega, certificados, entre otros.

También es necesario promover la constitución de un sujeto de derechos, más bien la concientización de que una persona con algún tipo de discapacidad, es también un sujeto de derecho, y la patología o trastorno es solo una parte de su construcción como sujeto, En este punto es en donde la intervención tiene como objetivo lograr un proceso en el cual pueda establecerse socialmente como sujeto. Desde este punto de socialización es necesario construir una forma de integración social posible entre profesional y paciente. Esto se debe lograr formar en una resocialización y re-constitución del lazo social; esta intervención tiene como objetivo intentar conectar al sujeto con una actividad en la cual pueda ocurrir un encuentro con su propia subjetividad. De esta forma se puede desarrollar, que él o ella mismo/a trate de recuperar su propia singularidad y con ésta logre la reanudación de su vida social –considerando que las personas con diagnóstico se encuentran en una posición de vulneración al no considerarlos como sujetos de derecho-.

Entonces ¿De qué manera se logra identificar este quehacer para la integración social del paciente? En relación a esta interrogante, consideramos que se debe ir descubriendo este quehacer a través de las entrevistas realizadas a la persona con diagnóstico; esta búsqueda será aquella en donde el sujeto pueda desplegar sus capacidades y recursos propios, con el fin de crear un lazo social con otros y de esta manera incluirse nuevamente en una trama social que ha tendido a excluirlo de su seno.

Si bien este tipo de intervención es posible, es necesario mencionar que la intervención del trabajador social ocupa en la práctica un lugar de auxiliar respecto de las intervenciones médico-psicológicas. Esto aparece claramente visible dado que en la intervención no se hace evidente la inclusión de los factores sociales en los procesos de salud-enfermedad, como lo son su familia, y su entorno más cercano. Esta solo opera en el resto del equipo tratante (médico y psicólogo) o en el sujeto tratado, sino también en nosotros mismos, como futuros trabajadores sociales.

Funciones del trabajador social en el área de la salud mental

Dentro del área de la salud mental podemos cumplir con diferentes funciones, no solo como único profesional sino también en conjunto con el trabajo interdisciplinario que no sólo se da en esta área sino en diversos campos en donde nos encontramos inmersos.

El Trabajo Social, en el ámbito de la salud mental, ha contribuido a la reforma de la asistencia psiquiátrica en nuestro país, iniciada a finales de los años setenta. Las funciones y actividades asistenciales desarrolladas por los trabajadores sociales son, en el campo de la salud mental, entre otras, las siguientes:

• Acogida y primeras visitas en el Centro de Salud Mental o USM:

Este tipo de acogida es necesaria durante las primeras visitas para entregarle la confianza necesaria no solo al paciente sino también a la familia del mismo; de tal manera que se dé una relación adecuada para poder integrar la intervención necesaria durante su tratamiento. Durante este primer momento el trabajador social cumple con realizar lo siguiente:

▪ Diagnóstico psicosocial y evaluación

▪ Intervención psicosocial individual y familiar.

▪ Intervención grupal.

▪ Trabajo Social Comunitario.

▪ Programación.

▪ Documentación.

▪ Docencia.

▪ Investigación.

• Por otro lado, de las funciones que desarrollan los trabajadores sociales, se configuran tres modelos para el tipo de intervención que se realiza:

1) Modelo social-reduccionista:

Se caracteriza por la atención a los pacientes sobre demandas concretas de otros terapeutas del equipo, sin que prácticamente, en ninguna ocasión, el trabajador social llegue a ser terapeuta referente de la persona asistida. El trabajador social realiza o no entrevistas de acogida, pero estas se realizan es con el fin de derivar, -en cualquier caso- al entrevistado a otro profesional del equipo, sin asumir la responsabilidad del tratamiento del paciente, o bien el seguimiento o soporte de sus familiares, o puede ser el responsable de algún tipo de tratamiento grupal, y también puede ser co-terapeuta o terapeuta de refuerzo en algún tratamiento grupal dirigido por otro profesional. El trabajador social participa en reuniones de coordinación con profesionales e instituciones exteriores al propio servicio.

2) Modelo psicosocial:

El trabajador social se constituye en el terapeuta referente de una serie de pacientes y familiares, al tiempo que participa como co-terapeuta en el tratamiento de otros usuarios del Centro de Salud Mental o Unidad de Salud Mental. Interviene también como especialista de lo social, en situaciones concretas, demanda de otros miembros del equipo y participa, igualmente, en reuniones de coordinación y soporte a profesionales y dispositivos exteriores a los del propio servicio. Los tipos de tratamientos individuales o grupales llevados a cabo por los trabajadores sociales son muy diversos, abarcando aspectos de contención, socialización, rehabilitación, higienización, soporte y orientación familiar, apoyo a la inserción sociolaboral, generación de recursos y ampliación de perspectivas personales.

3) Modelo psicoterapéutico

Los trabajadores sociales son un clínico más de los equipos, sin que prácticamente puedan establecerse diferencias entre las actividades llevadas a cabo por psicólogos y trabajadores sociales. Éstos se constituyen en terapeutas referentes de todo tipo de pacientes, generalmente de aquellos que atendieron en primeras visitas o bien de los que les derivan otros miembros del equipo. Los tipos de tratamientos se corresponden a los del modelo psicosocial e incorporan, además, otros de orientación claramente psicoanalítica.

Trabajo Interdisciplinar

Respecto al trabajo interdisciplinar, se considera a partir de una serie de dimensiones, como son:

▪ Discusión acerca de los pacientes.

▪ Compartir responsabilidad respecto a los pacientes.

▪ Compartir supervisión.

▪ Compartir formación.

Las funciones de los miembros del equipo suelen estar suficientemente diferenciadas, aunque existe cierta superposición necesaria en algunos casos y en otros se dé confusión de roles profesionales. Según la sistematización de Fernández Rodríguez, las funciones que corresponden al Trabajo Social son:

1 Apoyo a la auto-rehabilitación y autoestima del individuo:

▪ Facilitando medios e iniciativas al paciente y su familia.

▪ Promoviendo su consideración y respeto como miembro de la comunidad.

2 Apoyo a la integración familiar:

▪ Favoreciendo el acogimiento entre paciente y familia a través de:

Alivio de la carga familiar (física o tutelar).

Alivio de la carga económica.

Solicitud de atención o de prestación (sanitaria y social).

3 Apoyo a la integración social:

▪ Disponibilidad de recursos comunitarios como puntos de anclaje social:

a) Centros culturales y recreativos.

b) Talleres ocupacionales y de labores varias.

c) Incorporación en grupos de autoayuda o de actividades.

4 Intervenciones en la corrección de actitudes sociales marginadoras.

5 Promoción y demanda de medidas generales para la prevención de la incapacidad:

▪ Recursos sociales

▪ Recursos laborales

▪ Recursos educacionales, entre otros.

Coordinación del trabajo realizado en el área de la salud mental

En concreto, y situándonos en el ámbito de intervención del trabajador social, la coordinación entre las diferentes unidades y equipos de salud mental giraría en torno a las siguientes cuestiones:

En las unidades de Psiquiatría en los Hospitales Generales los trabajadores sociales del Hospital actuan como apoyo a la Unidad en situaciones problematicas de tipo social que se presentan durante el periodo de hospitalización y que no pueden ser abordados por los Servicios Sociales del área extrahospitalaria de procedencia.

La Unidad de Psiquiatría del Hospital otorga artencion a pacientes en el área de Urgencias, hospitalización en Unidad de Psiquiatría y hospitalización en otros servicios del Hospital, y cuenta con el apoyo del servicio de Trabajo Social en todas las areas mencionadas anteriormente, abordando aquellas problematicas de tipo social producidas tanto a partir hospitalización, como aquellas que se ponen de manifiesto durante este periodo y que precisan de la intervención del trabajador social.

En todos los casos, el trabajador social debe confeccionar un informe de la situación sociofamiliar, incluyendo opinión social y orientación. Este infornme se une a la Historia Clínica y debe ser remitida al trabajador social que trabaje en el sector debntro del cual se encuentre el paciente para seguimiento del tratamiento social.

Cuando ingresa al hospital un paciente que ha sido tratado por un Equipo de Salud Mental extrahospitalario, es necesario que el trabajador social adjunte al informe diagnostico que el médico realiza, un informe descriptivo de la situacion situación social, para que en el diagnóstico y tratamiento durante la hospitalización se tome en cuenta tanto la situación humana, como la situación socioeconómica, los condicionamientos culturales y emocionales del paciente.

En este último caso, el trabajador social de dicho equipo debe contactarse con el servicio de Trabajo Social del Hospital, en las situaciones que sea preciso algún tipo de intervención social durante el periodo de hospitalización.

Una de las formas de conexión entre psiquiatria y trabajo social se da cuando los trabajadores sociales del Hospital realizan entrevistas a las familias de todos los pacientes que ingresan en la Unidad Psiquiátrica y que no hayan tenido contacto con las Unidades de Salud Mental, para tonar conocimiento de aspectos sociales que sean de interés para la Historia Clínica, así como detectar problemáticas sociales que requieran tratamiento por el trabajador social luego del alta hospitalaria.

El servicio de Trabajo Social y los componentes de la Unidad de Psiquiatría del Hospital deben mantener los contactos directos que necesite el trabajo interconexionado. Los trabajadores sociales que actúan en el Equipo de Salud Mental extrahospitalario de la Unidad de Salud Mental, deben tener contactos periódicos con los trabajadores sociales del Hospital para la coordinar el trabajo que se debe realizar con los pacientes en sus distintas facetas.

VI. Terapias que realiza el trabajador social en el area de la salud mental.

Las terapias que se deben realizar con los pacientes varian según el periodo de hospitalizacion, el diagnostico medico y las necesidades que los pacientes tienen respecto de los procesos de socializacion.

Considerado la enrevista realizada a la trabajadora social Meybeen Chacao del Hospital Psiquiatrico de Putaendo, hablaremos de las terapias que se llevan a cabo con los pacientes internos. En estas consideraremos que los principales transtornos tratados tiene a un cargo –Alta Complejidad- son esquizofrenia y transtornos por sustancias.

Terapias que se realizan a pacientes con transtorno de Esquizofrenia:

En primer lugar se realizan terapias en forma individual cognoscitivas con el paciente para establecer el grado de sociabilidad que el paciente ha desarrollado. Estas terapias se realizan por un periodo de un mes aproximadamente.

Luego de esta primera intervención, se llevan a cabo terapias grupales, en las cuales las actividades al aire libre son de gran utilidad. Dentro de las actividades que realiza la institución con el paciente encontramos: futbol, talleres de madera, cocina, arte y literatura, juegos de mesa entre otras. Ademas una vez a la sema se realizan terapias cognoscitivas en fornma grupal. Junto con lo anterior, se realizan terapias sicoeducativas con las familias de los pacientes: debido a que esta presente el tema del abandono o tambien por que ha habido una evolucion en el tratamiento del paciente, por lo cual son derivados a otra unidas.

En las terapias sicoeducativas se considera: comprensión adecuada de la enfermedad, de esta manera de pretende eliminar los mitos y la familia puede proporcionar mayores y mejores herramientas para atender al paciente; promocion de pautas para un tratamiento mas eficaz, esto consiste en comprender el proceso de socializacion tanto del paciente como de la familia, asi como tambien llevar en forma adecuada la farmacologia y dar a conocer a la familia sus efectos secundarios; mejorar la actitud de la familia ante el paciente y ante la enfermedad, esto se puede lograr luego de comprender los dos pasos anteriormente mencionados, de esta manera se logra estimular el desarrollo de las expectativas reales por parte de las familias respecto del tratamiento y de la evolucion del paciente; facilitar el mutuo apoyo y manejo de los riesgos, aca se incluyen los sintomas prodromicos del paciente; finalmente incorporar en el proceso de socializacion tanto a las familias como al paciente, en este paso el trabajador social proporciona la formación de los grupos de apoyo para dicho proceso.

Terapias que se realizan a pacientes con transtornos por consumo de sustancias:

El proceso terapeutico es el conjunto de intervenciones que se realizan con el objetivo de que el paciente en tratamiento y su familia desarrollen habilidades y destrezas en el manejo de la adiccion.

Las primeras intervenciones estan orientadas posibilitar la creación de un espacio de conversación diferente al habitual, donde todos participen y se de importancia a cada una de las opiniones tanto del paciente como del grupo familiar. Ademas, es en estas primeras intervenciones donde el paciente reconoce que el consumo de sustancias es en realidad un problema de dependencia.

Luego de haber establecido las nuevas formas de expresión, baja el nivel de angustia que bloqueaba y paralizaba anteriormente a la familia y permite encontrar nuevas formas de relacion. El Trabajador Social en su rol de terapeuta asumira ante la pasividad de la familia las indicaciones directivas de los pasos que como grupo familiar deben realizar, dependiendo del caso y del grado de dependencia del paciente.

Otro tipo de intervención se refiere a la dependencia como síntoma. Cuando en una familia existe un integrante con algun problema de drogas, la vida de esta familia girara en torno a esa dependencia, a modo de ejemplo, las preguntas mas recurrentes son: ¿Llegara a dormir? ¿Qué le sucedera? Etc. Esto desperfilara las historias anteriores al consumo en la relacion familiar. Por lo tanto el rol del trabajador social en este caso es el de reubicar el síntoma en un contexto mas amplio y ayudar a la familia a reconocer logros, historias anteriores, exitos y fracasos que se diferencien de la situación vivida en el momento.