Leer Ensayo Completo Tratados Internacionales En México

Tratados Internacionales En México

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.129.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: Ensa05 02 abril 2011

Palabras: 4937 | Páginas: 20

...

Entender los procedimientos para desarrollar un tratado internacional.

- Conocer los tratados internacionales en los que México ha tenido participación.

- Dar una visión general de los beneficios de los tratados internacionales en nuestro país.

1. ANTECEDENTES

Para empezar, podríamos tratar de definir a un tratado, para lo cual citaré la definición de Paul Reuter, la cual dice que:

“…un tratado es la expresión de voluntades concurrentes, imputable a dos o más sujetos de derecho internacional, que pretende tener efectos jurídicos en conformidad con las normas del derecho internacional”[1].

Un Tratado es un contrato entre naciones. De los contratos nacen obligaciones para los individuos y por los tratados adquieren obligaciones los estados que los celebran. Son una declaración, hecha por dos o más Estados, de una relación jurídica existente entre ellos; declaración que se obligan a cumplir y respetar. Por lo que respecta a los elementos de existencia y validez, aplicaran a los Tratados de manera similar con el enfoque del derecho internacional.

Con esta noción en mente, podemos decir que un tratado supone frente a la costumbre, un factor de seguridad, pues las obligaciones se expresan por las partes de una forma muy precisa, pues todos los sujetos que participan en dicho tratado se comprometen por él y participen en su elaboración.

Cómo antecedente de los tratados internacionales, encontramos el Acta Final del 9 de junio de 1815 del Congreso de Viena, este documento forma un punto de referencia innegable, ya que es el primer documento que imponía derechos y obligaciones con calidad jurídica para todos los Estados involucrados. Posteriormente encontramos con la creación del primer organismo intergubernamental, la Sociedad de Naciones, la cual fue creada con objetivos principalmente pacíficos debido al desastre causado por la primer Guerra Mundial. Aunque este organismo no cumplió con los fines para los que fue creado, no se perdió de vista la idea de llegar a acuerdos para evitar futuros conflictos a gran escala, por lo que después de la Segunda Guerra Mundial, se creo la Organización de las Naciones Unidas, la cual todavía tiene vigencia en nuestros días y cuenta con la participación de 192 Estados.

Posterior a la creación de esta organización se realizó la Conferencia de Viena de 1968 – 1969, y al final de esta se adoptó la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, la cual se firmó el 23 de mayo de 1969, aunque entró en vigor hasta el 27 de enero de 1980. Esta convención adoptó principios que ya se contemplaban previamente en la Convención de la Habana sobre Tratados, algunos de los cuales señalan que:

- Los órganos estatales competentes para celebrar tratados, son aquellos que señale el derecho interno, constitucional, de cada Estado;

- Es condición esencial para los tratados el que tengan forma escrita;

- Los tratados deben ser publicados después de entrar en vigor, pero si no se publican, ello no afecta a su vigencia;

- Los tratados solamente son obligatorios después de ser ratificados;

- Las reservas deben ser aceptadas, explícita o implícitamente (al no haber objeción) y ellas no afectan sino a la cláusula o artículo pertinente y no al conjunto del tratado;

- Las cláusulas o artículos que afecten a un tercer Estado dependen de la voluntad de éste, y

- Los tratados terminan por cumplimiento, vencimiento de plazo, condición resolutoria, acuerdo común, renuncia del beneficiario, denuncia lícita, imposibilidad de ejecución o si las causas que le dieron origen han desaparecido.

A la Convención ya mencionada le siguen: La Convención de Viena sobre la Sucesión de los Estados del 23 de agosto de 1978, que entró en vigor el 6 de noviembre de 1996, y de la cual México no es Parte; y la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados entre Estados y Organizaciones Internacionales o entre Organizaciones Internacionales del 21 de marzo de 1986, misma que hasta el 2 de febrero del 2007, no había entrado en vigor por no haberse reunido los 35 instrumentos de ratificación como lo contempla el Artículo 85 de la citada Convención.

Principios Generales del Derecho de los Tratados

Según Modesto Seara Vázquez[2], existen una serie de principios generales que rigen el derecho de los tratados, siendo los más representativos los siguientes:

a) El principio “pacta sunt servanda”. De origen consuetudinario, recogido por la Convención de Viena de 1969 en su Artículo 26, afirma la obligatoriedad de los tratados, respecto a las Partes, añadiendo además la necesidad de su cumplimiento de acuerdo con la buena fe. Sin embargo, aún con dicho marco normativo, un tratado puede llegar al punto en que una de las Partes tenga la posibilidad jurídica de considerarlo no obligatorio; ese caso aparece cuando es aplicable la cláusula “rebus sic stantibus”, y que no es otra cosa que el cambio inesperado e imprevisible del cambio de circunstancias que atañen directamente al objeto principal del convenio de referencia. Cláusula que es reconocida en el Artículo 62 de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados.

b) El principio de que el consentimiento es la base de la obligación jurídica “ex consensu advenit vinculum”, es resultado de la estructura de la sociedad internacional, principalmente formada por Estados, formalmente considerados iguales. Al no existir un ente jurídico superior a ellos y capaz de imponerles una determinada conducta, se supone que deben dar su consentimiento para que nazcan las obligaciones jurídicas de carácter contractual.

Ahora bien, puesto que los Tratados Internacionales están sujetos al Derecho Internacional, se limita el derecho a celebrar dichos tratados a los a quienes tienen capacidad para celebrar y concluir tratados, y como lo indica el Derecho de los Tratados[3], esta condición la satisfacen plenamente los Estados (art. 6 de la Convención de Viena) y las organizaciones intergubernamentales. Así como otros sujetos atípicos como la Santa Sede o el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Para que una persona este en capacidad de negociar un tratado debe de presentar Plenos Poderes (articulo 7 párrafo 1, CV), el cual es un documento que emana de la autoridad competente de un estado y por el que se designa a una o varias personas para representar al mismo en la negociación. Sin embargo, en virtud de sus funciones, y sin tener que presentar plenos poderes, se considera que podrán representar al Estado:

• Los jefes de Estado y ministros de relaciones exteriores, para la ejecución de todos los actos relativos a la celebración de un tratado.

• Los jefes de misión diplomática, para la adopción del texto de un tratado entre el Estado acreditante y el Estado ante el cual se encuentra el acreditado.

• Los representantes acreditados por los Estados ante una conferencia internacional o ante una organización internacional o uno de sus órganos, para la adopción del texto de un tratado en tal conferencia, organización u órgano.

Hay otros sujetos del Derecho de los Tratados, como los movimientos de liberación nacional o los gobiernos provisionales a los cuales se les ha reconocido cierto grado de personalidad internacional.

Desarrollo de un tratado

Una vez que los interesados en realizar un tratado han llegado a un acuerdo, se lleva a cabo el procedimiento de conclusión de los tratados, en las que se involucran tres fases: negociación, manifestación del procedimiento (firmas) y ratificación:

La Negociación, según Modesto Seara Vázquez, es “el conjunto de operaciones encaminadas a establecer el texto de los tratados… tales negociaciones pueden tener lugar en el cuadro de discusiones celebradas entre los agentes diplomáticos de un Estado y los representantes de otros, que son normalmente funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores. Este es el procedimiento normal de negociación para los tratados bilaterales. Para los multilaterales el procedimiento normal es establecer el texto por discusiones celebradas dentro de una conferencia o congreso internacional”.[4]

La Manifestación del Consentimiento (Firma), se da al terminar las negociaciones, cuando el texto se considera ya “establecido como auténtico y definitivo” mediante la firma de los representantes de los Estados. Según Seara Vázquez, “la firma tiene la doble función de reconocer por parte de los representantes de los Estados, el contenido del tratado y fijar el final del periodo de la negociación y, por otro lado, también significa la validez del consentimiento del Estado, para obligarse por el tratado”.[5] La validación de la firma puede darse de forma rúbrica, que consiste en que el representante del Estado, coloca al final del texto sus iniciales, y, segundo, la firma “ad referéndum” que implica la necesidad de someterla a aprobación definitiva por parte del Estado correspondiente, y cuando sea confirmada por el Estado, equivale a la firma definitiva. Otro medio de manifestar el acuerdo es el canje de los instrumentos que constituyen el tratado.

En cuanto a la ratificación han existido cambios, ya que antes era considerada como el último punto para concluir un tratado, pero actualmente solo se considera si las partes involucradas han decidido someter el tratado a ratificación.

Seara Vázquez entiende por ratificación dos cosas distintas relacionadas entre sí: “Por una parte, la operación mediante la cual el Estado establece, en su derecho interno, los requisitos para obligarse constitucionalmente… y se entiende también por ratificación… “la operación que se realiza en el ámbito internacional, para darle al tratado su fuerza obligatoria, procediendo a un intercambio de instrumentos de ratificación o su depósito”.[6]

Ya para desarrollar el texto de un tratado se debe empezar con el Preámbulo, que es donde se menciona a los sujetos involucrados. Posteriormente se hace una exposición de motivos en los cuales cada parte da a conocer sus propósitos. En cuanto a la adopción del texto, se tendrá en cuanta que debe tener el consentimiento de los sujetos participantes, a excepción de las conferencias internacionales, en las cuales la adopción surte efecto con los dos tercios de los Estados presentes. Al concluir las negociaciones el texto se considera autentificado con la firma de los representantes.

Una vez firmado un tratado debe tenerse en cuenta que, según Reuter: “ en términos generales, no se considera al depositario como un representante, de modo que una comunicación no puede considerarse recibida hasta que el depositario la haya entregado al destinatario”.[7] En cuanto a la obligación de registrar y publicar los tratados internacionales, no se han podido obtener conclusiones definitivas.

Los tratados se pueden clasificar de la siguiente manera:

Por el número de Estados formen parte de los Tratados internacionales:

Bilaterales: Son aquellos tratados que se realizan entre dos actores del Derecho Internacional.

Multilaterales: Son aquellos que se realizan entre mas de dos actores del DI. Estos están sujetos a reglas especiales con respecto a la entrada en vigor y a las reservas, el acceso de otras partes, y su aplicación y terminación. Según Max Sorensen, “En los tratados multilaterales se aplican reglas especiales respecto de la entrada en vigor y las reservas, el acceso de otras Partes y su aplicación y terminación. No obstante, ciertos tratados multilaterales celebrados por grupos pequeños de Estados, que tratan de asuntos en relación con los cuales la posición especial de cada contratante ha sido tenida en cuenta en la configuración del tratado, continúan siendo muy parecidos a los tratados bilaterales en cuanto a su carácter jurídico”.[8]

Según la materia:

Políticos: Los Tratados de carácter político son aquellos que se celebran con la finalidad de proteger intereses particulares de los Estado, buscan que las leyes se respeten (no serán válidos, por supuesto, si violan la Carta de las Naciones Unidas), y que las situaciones extraordinarias que ocurran en un país, no afecten a la comunidad global.

Económicos: Los tratados comerciales regulan cuestiones económicas, como la reducción de aranceles para los productos importados que procedan de la otra parte del acuerdo. Promueven el desarrollo y crecimiento de los países.

Sociales: Los tratados sociales son aquellos que tienen la finalidad de preservar la seguridad social e integral de los habitantes de los países así como de su medio ambiente y de sus habitantes menos favorecidos.

TLC (Tratado de Libre Comercio)

Un Tratado de Libre Comercio es un acuerdo entre países para concederse determinados beneficios mercan tiles de forma mutua. Se pueden distinguir tres tipos de de Tratados comerciales:

Zona de Libre Comercio:Se establece mediante un tratado comercial entre varias naciones, en donde los países firmantes se comprometen a anular entre si los aranceles a ciertos productos al cruzar las fronteras. Es decir entre los países firmantes del tratado los precios de todos los productos comercializados entre ellos, serán los mismos para todos los habitantes de la zona, de forma tal que un país no pueda aumentar (median te aranceles a la importación) el precio de los bienes producidos en otro país que forme parte de la zona de libre comercio.

Unión Aduanera:Es una ampliación de los beneficios derivados de una zona de libre comercio. En una unión aduanera, además de eliminarse los aranceles internos para los países miembros de la unión, se crea un arancel externo común (AEC) para todos los países, es decir, cualquier país de la unión que importe bienes producidos por otro país no perteneciente a la unión aplicará a estos bienes el mismo arancel.

Unión Económica: Representa el grado sumo de integración comercial entre distintos países. Además de los beneficios derivados de la unión aduanera, se produce una integración económica plena al eliminarse las distintas monedas de los países integrantes de la unión, creándose un único banco central para todos ellos. La UE constituye una unión económica plena desde 1999, al finalizar el proceso de convergencia entre los países miembros y crearse una moneda única, el euro.

Un Tratado de Libre Comercio significa una oportunidad para los ejecutores del comercio exterior en los países involucrados, ya que el mecanismo central de los Tratados Comerciales es la desgravación arancelaria, es decir, la disminución o desaparición de los impuestos al comercio exterior (importaciones y exportaciones).Así mismo, facilita las operaciones de comercio exterior entre las partes involucradas, ya que se estipula desgravaciones y cláusulas de Nación mas favorecida para los países miembros del Tratado.

2. Los Tratados Internacionales en México

En la historia de nuestro país se han vivido diversas situaciones. Hemos pasado desde la conquista y transformación de la antigua sociedad mexicana, hasta las luchas que se han tenido que llevar a cabo para la preservación de la soberanía nacional. Estos sucesos revelaron la necesidad que tenía el pueblo mexicano de negociar con sus adversarios para lograr los diferentes objetivos que buscaban; independencia, fin de guerras, acuerdos para la entrada y salida al territorio nacional y extranjero, comercio, etc. Es así como nacen los acuerdos y tratados de México con el mundo.

Dentro de los tratados en los que México ha participado podemos encontrar los siguientes:

Tratado de Tordesillas

Se firma en Tordesillas el 7 de junio de 1494 para delimitar las respectivas áreas de expansión geográfica y el dominio de las tierras descubiertas o por descubrir. Cabe mencionar que no lo firmo México pero si España, la cual nos colonizo y dominó por mucho tiempo.

Tratado de Córdoba

Marca el fin de la revolución. Se firma en la villa de Córdoba el 24 de agosto de 1821 entre Juan de O´Donoju y Agustín Iturbide. Se declara la soberanía e independencia del país, la libertad de salida de los europeos en México, pero inmediata salida de empleados públicos y militares.

Tratado de Santa Maria-Calatrava

Tratado definitivo de paz y amistad entre la República Mexicana y e Isabel II. Se da con el fin de la independencia de México. Consta de 8 artículos y 2 declaraciones en donde España reconoce a México como un país libre e independiente y se ajustan acuerdos de navegación y tratados de comercio. Se libera España de responsabilidades con la nueva España. Se firma en Madrid España el 28 de diciembre de 1836.

Tratado De Guadalupe Hidalgo

Llamado así porque se firmo en Guadalupe Hidalgo el 2 de Febrero de 1848, pero que en realidad es un tratado de paz, límites y arreglos entre Estados Unidos y México. Se da con la culminación de la guerra de invasión norteamericana y repercute en la separación de Texas y pérdida de casi la mitad del territorio mexicano (o venta por 15 millones). Consta de 23 artículos en los cuales Estados Unidos se protege de reclamaciones mexicanas y el deslinde de responsabilidad de México con esas tierras.

Tratado de la Mesilla

Se firma en México DF el 30 de diciembre de 1853 entre México y Estados Unidos. En este tratado, la Mesilla pasa a formar parte de E.U. durante el gobierno de Antonio López de Santa Anna, por onceava vez en el gobierno. Fue ratificado el 31 de mayo de 1854 por Santa Anna y el Presidente de Estados Unidos Franklin Pierce en Washington el 29 de junio de 1859. La publicación y promulgación fue el 20 de julio de 1859. Consta de 9 artículos donde se establecen los nuevos límites territoriales y las nuevas normas y el pago correspondiente por 10 millones.

Tratado de Versalles

Se firma en junio de 1919 donde se declara un país pacifista y de no intervención a las guerras. Esto ha protegido la integridad de nuestro país y su bienestar económico político y social. Este tratado regula el armamentismo y las armas de destrucción masiva con la finalidad de evitar la mayor cantidad de siniestros.

Tratado de Bucareli

Se llamo así porquen se firmo en la casa 85 de la calle Bucareli en México, el 14 de mayo al 15 de agosto de 1923. Y tiene como fin reanudar las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y México.

Convención de Viena de 1969

Esta convención surge con la finalidad de regular y proteger los tratados que se celebren entre Estados. Se firma en el 23 de mayo 1969, adoptando el proyecto preparado por la Comisión de Derecho Internacional de la Asamblea General de las Naciones sobre la materia de tratados. La convención entró en vigencia hasta el 27 de enero de 1980, al reunirse los requisitos de entrada exigidos por el artículo 84 de la propia convención. En México, también cobró vigencia en la misma fecha, pues según informa la Secretaría de Relaciones Exteriores, nuestro país depósito el instrumento de ratificación el 25 de septiembre de 1974.

La Convención de Viena de 1986

Adoptado en la ciudad de Viena, Austria el 21 de marzo del mismo año, amplía la definición de tratado para incluir los acuerdos internacionales que incluyen a Organizaciones Internacionales como partes.

Otros Tratados después de la Convención de Viena 1969

Después de esta Convención, México ha firmado diferentes Tratados en materia política social y económica. En este punto se citaran algunos de los acuerdos comerciales, porque México es uno de los países de Latinoamérica que ha suscrito más de estos acuerdos, los cuales han sido de gran importancia para el desarrollo del país. Todos y cada uno de ellos son regulados por el DIP y principalmente por la Convención de Viena de 1969.

Tratados Comerciales firmados por México por año de entrada en vigor:

México-América del Norte (EU y Canadá) (1 de enero de 1994) (TLCAN)

México-Costa rica (1 de enero de 1995)

México-Bolivia (1 de enero de 1995)

México-G3 (Venezuela, Colombia y México, entró en vigor el 1 de enero de 1995)

México-Chile (1 de agosto 1999)

México-Nicaragua (1 de julio 1998)

México-Israel (1 de julio 2000)

México-Unión Europea (1 de julio del 2000)

México-Triangulo del norte, Honduras, Guatemala y El Salvador (Salvador y Guatemala el 15 de marzo de 2001, mientras que con Honduras dicha entrada inició el 1 de junio de 2001)

México-Japón (1 de abril 2005)

3. Marco jurídico de los Tratados en México

La Constitución o Carta Magna, es la Ley Suprema del país; rige las formas de gobierno que tiene cada estado, siendo su ley fundamental y constituyendo el sistema de normas jurídicas que regulan la vida del país, en este caso México. La Constitución solo regula el Derecho Interno así como las relaciones de los poderes públicos mexicanos y no aplica en las relaciones externas. A nivel global los estados se apoyan en el principio de Derecho Internacional de la "igualdad soberana de los estados".

La Teoría Dualista nos dice que, como el Derecho Internacional Público y el derecho interno son muy distintos, desde sus fuentes hasta su validez, podrán crear conflictos. Razón por la cual, para poder crear acuerdos, tratados o convenios internacionales, deben hacerse respetando las leyes internas de los países negociadores.

En cuanto a Tratados Internacionales, la Constitución establece en su artículo 133 que:

"Esta constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la Republica, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada Estado se arreglaran a dicha Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las Constituciones o leyes de los Estados[9]"

Los tratados son ley nacional porque conforme al 133 constitucional son celebrados por el Presidente, ya que una de sus funciones es dirigir la política exterior y celebrar Tratados Internacionales tal y como lo establece el articulo 89 frac. X. los tratados serán sometidos a la aprobación del Senado, porque una de sus funciones es analizar la política exterior desarrollada por el Ejecutivo Federal. Las facultades del Senado se establecen en la sección III de las facultades del congreso en el artículo 76 frac. I. Dado que los tratados se incorporan al Sistema Jurídico Mexicano, también tienen una posición jerárquica dentro del mismo.

La constitución aplica restricciones para poder celebrar los tratados:

➢ No se pueden celebrar tratados que violen las garantías individuales o para la extradición de reos (articulo 15).

➢ No podrán realizar tratados los Estados, ni coaliciones con otros estados o países (articulo 117).

Estos artículos nos muestran un panorama de cómo la Constitución aprueba celebrar tratados con otros Estados y bajo que condiciones podrán realizarse, así también menciona las autoridades competentes que analizan y aprueban lo concerniente a política exterior.

Ley sobre la celebración de Tratados en México

Esta Ley Sobre la Celebración de Tratados, aplica a los tratados que México realiza con los demás sujetos del Derecho Internacional. Fue publicada en el Diario oficial de la federación el jueves 2 de enero de 1992, y entró en vigor al día siguiente. Consta de 11 artículos y esta conformada en base a la Convención de Viena y a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos por lo que suelen repetirse algunos términos y artículos. El principal objeto de esta ley se expresa en su artículo 1ro:

"La presente ley tiene por objeto regular la celebración de tratados y acuerdos interinstitucionales en el ámbito internacional. Los tratados solo podrán ser celebrados entre el; gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y uno o varios sujetos del derecho internacional público. Los acuerdos interinstitucionales solo podrán ser alebrados entre una dependencia u organismo descentralizado de la administración publica federal, estatal o municipal y uno o varios órganos gubernamentales extranjeros u organizaciones internacionales[10]"

Es importante señalar dos aspectos importantes que resalta este artículo:

1.- Los Tratados, son acuerdos entre Estados o de Estados y Organismos Internacionales. Estos son contemplados por la Convención de Viena. Tienen su fundamento legal en los artículos 133, 89 frac. X, 76 frac. I, 15 y 117. Además constituyen Ley suprema en el país, en cambio;

Los procedimientos para la celebración de los tratados son los convencionales; ratificado por el Senado y celebrados por el presidente creando así derechos y obligaciones de las partes que celebren el tratado. La SRE se encargara de formular el dictamen correspondiente acerca de la procedencia de suscribirlo y, en su caso, lo inscribirá en el Registro respectivo. (Articulo 6 LSCT).

2.- La Ley Sobre la Celebración de Tratados, además de contemplar los Tratados realizados por México, contempla los acuerdos entre organismos interinstitucionales que son celebrados ente cualquier dependencia u organismo descentralizado de la Administración Publica Federal, Estatal o Municipal y uno o varios órganos gubernamentales extranjeros u organizaciones internacionales, de cualquier denominación, independientemente de que se deriven de algún tratado (articulo II sobre los acuerdos interinstitucionales, Ley Sobre la Celebración de Tratados).

Su fundamento legal reside en la costumbre, y no constituyen Ley suprema en el país. Así mismo, también se celebran conforme a los artículos 133, 76 frac. X, 15. Lo concerniente al artículo 86 no es necesario para que entren en vigor. Sin embargo en el artículo 117 se presenta una contrariedad a la Constitución porque esta nos dice que una Entidad Federativa no puede firmar tratados, alianzas o coaliciones con otras Entidades Federativas ni potencia extranjera, pero aun así se realizan, lo que resulta anticonstitucional, pero aun así es avalado por la Ley Sobre la Celebración de Tratados, que fue aprobada por el Senado y por lo tanto es valida.

Esta regulación que la ley aplica a los acuerdos interinstitucionales ha sido muy criticada. Se ha llegado a entender que al definir esos acuerdos se faculta a "cualquier dependencia u organismo descentralizado de la Administración Pública Federal, Estatal o Municipal" para celebrar lo que prácticamente sería un tratado, y comprometer al país en el ámbito internacional.

Conclusión

El tema de los Tratados Internacionales es de particular interés para todos los Estados, pues la gran diversidad de intereses que existen en la sociedad internacional los obliga a mantener buenas relaciones que les permitan obtener beneficios económicos, sociales, culturales y hasta de poder.

Es interesante notar que, desde sus inicios, nuestro país ha firmado numerosos acuerdos o tratados con el fin de encontrar la estabilidad que le permita proteger sus intereses, desafortunadamente muchos de ellos no han sido tan exitosos como se pensaba e incluso muchos tratados se firmaron de manera obligada simplemente para poder devolver la paz al país (como el de Guadalupe-Hidalgo).

Si bien, hoy día ya no se firman tratados que reconozcan los límites territoriales, existen tratados que ponen en duda la habilidad de nuestro país al realizarlos, pues los beneficios logrados por estos son pocos ó nulos. Es precisamente por esta razón que, como internacionalistas, es nuestro deber conocer los procesos para elaborar un tratado, para que los motivos que obliguen a dicho tratado puedan traer beneficios reales a nuestro país y lograr un desarrollo real y no ilusiones que se desmoronen con un tratado que, por la diferencia estructural, política y económica de los contrayentes, acabe con nuestra “estabilidad” y frene el desarrollo.

Bibliografía

Reuter, Paul. Introducción al Derecho de los Tratados. Fondo de Cultura Económica. México. 2001.

Seara Vázquez, Modesto. Derecho Internacional Público. Editorial Porrúa. México. 2001

Sorensen, Max. Manual de Derecho Internacional Público. Fondo de Cultura Económica. México. 1998

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Editorial Sista, 1ª. Edición, México, 2006, pág. 118

http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/216.pdf, Junio del 2007

Manuel Becerra Ramírez, “Derecho Internacional Público”, ISBN 968-36-2053-1 Biblioteca Virtual, http://www.bibliojuridica.org/libros/libro.htm?l=274

http://es.wikipedia.org/wiki/Sujetos_de_derecho_internacional

http://www.ordenjuridico.gob.mx/trabajo.php

***Apuntes del Profesor Oscar Javier Medina Xochihua.

-----------------------

[1] Véase: Reuter, Paul. Introducción al Derecho de los Tratados. Fondo de Cultura Económica. México. 2001. p. 47.

[2] Seara Vázquez, Modesto. Derecho Internacional Público. Editorial Porrúa. México. 2001. pp. 61-65

[3] Según la definición dada por el Prof. Oscar Javier Medina Xochihua, Derecho de los Tratados es la rama del Derecho Internacional que se avoca al estudio de las figuras, instituciones e instrumentos jurídicos, características, principios y costumbres que regulan principalmente las relaciones entre los actores y sujetos del Derecho Internacional que tienen capacidad jurídica para contraer compromisos y obligaciones a nombre de los Estados u organizaciones intergubernamentales que oficialmente representan, así como para conocer de los convenios atípicos o sui generis que celebran los sujetos de Derecho Internacional con personalidades de renombre mundial.

[4] Seara Vázquez, Modesto. Derecho Internacional Público. Editorial Porrúa. México. 2001. p. 202

[5] Seara Vázquez, Modesto. Derecho Internacional Público. Editorial Porrúa. México 2001, p.206.

[6] Seara Vázquez, Modesto. Derecho Internacional Público. Editorial Porrúa. México. 2001. p. 202

[7] Reuter, Paul. Ibid. P. 97.

[8] Sorensen, Max. Manual de Derecho Internacional Público. Fondo de Cultura Económica. México. 1998. p. 156.

[9] Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Editorial Sista, 1ª. Edición, México, 2006, pág. 118.

[10] http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/216.pdf, Junio del 2007.