Leer Ensayo Completo Tridimensionalidad Del Derecho

Tridimensionalidad Del Derecho

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.241.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: Christopher 09 junio 2011

Palabras: 2881 | Páginas: 12

...

ocido por la autoridad competente, investida para ello

2. Derecho intrínsecamente válido, es aquel que conocemos como Derecho natural.

3. Derecho positivo es aquel Derecho que tiene la característica de la eficacia, o sea es aquel Derecho que se cumple.

Sin embargo, no se llega a integrar estos tres objetos, aunque se admite que se encuentran interrelacionados. Es por ello que esta posición es conocida como de un perspectivismo jurídico.

RONALD MYLES DWORKIN, contempla la interpretación del derecho exclusivamente desde la perspectiva del caso concreto. Se centra en plantear qué tipo de cuestiones tienen que afrontar los jueces como aplicadores del derecho. Dichos elementos son: las pruebas, la filosofía del derecho, la moral, el hecho de si las normas están bien diseñadas o no y cual es el derecho que debe aplicarse en cada caso. Dworkin ha criticado de forma abierta las escuelas positivistas y utilitaristas, aunque "no sólo rechaza el positivismo, sino cualquier corriente teórica que cuestione la posibilidad de alcanzar una solución correcta para cada caso". De esta manera, construye una teoría general del derecho que no excluye ni el razonamiento moral ni el razonamiento filosófico, no separando la ciencia descriptiva del derecho de la política jurídica, obteniendo como resultado una teoría basada en derechos individuales, de forma que, sin derechos individuales, no existe derecho. Dworkin expresa que si se trata de indagar por qué los juristas están en desacuerdo, con respecto a un caso, se puede dar cuenta de ese fenómeno no desde una perspectiva semántica sino desde una interpretativa.

LUIS RECASENS SICHES, empezó a plantear la necesidad de una teoría integrativa del Derecho en que norma, hecho social y valor, encuentran un equilibrio dialéctico y real, para explicar la complicada naturaleza del Derecho.

MIGUEL REALE inicia su reflexión sobre el Derecho partiendo de la concepción de que el hombre es un ser social e histórico, y que se mueve dentro de una realidad específica que es la cultura, de la cual resulta su experiencia social, que tiene diferentes variables, una de las cuales es la experiencia jurídica.

Sostiene que estas tres dimensiones del Derecho deben ser estudiadas por una sola ciencia, y sólo existe una única ciencia del Derecho, pero con diferentes planos. Sin reale llega a decir que, no sólo la experiencia jurídica es tripartita sino que la ciencia del Derecho es tridimensional y esto constituye la cima y la sima de su propia teoría, porque en efecto los métodos, los principios y la lógica interna que norman los hechos, las normas y los valores, son totalmente distintos, por tratarse de diferentes clases de entes y no comprendemos como una única ciencia del Derecho, puede llegar a unir elementos tan dispares.

Afirmaba que el objeto del derecho era excesivamente amplio por lo que su estudio podía ser abordado desde tres disciplinas esenciales:

El primer abordaje se hace desde la dogmática jurídica, la que refiere el estudio del derecho puesto, del derecho positivo, es decir, de la norma jurídica vigente. Para Reale -en primer término- el jurista va del Hecho al Valor y culmina en la Norma.

Pero como una norma jurídica es la indicación de un camino y su punto de partida siempre será un hecho, la segunda aproximación la hace el sociólogo del derecho a quien le interesa conocer el derecho como hecho social. La sociología jurídica iría, según esta concepción, de la Norma hacia el Valor para culminar en el Hecho.

Finalmente, la última aproximación se la hace desde la filosofía del derecho. Allí se estudia -según Reale- el valor de lo justo, por lo que el iusfilósofo parte del Hecho hacia la Norma para culminar en el Valor.

Además de lo dicho, se anota que el derecho no puede entenderse como un hecho viviente en la abstracción, suelto en el espacio y en el tiempo, porque se encuentra inmerso en la vida humana, la que no es sino un complejo de sentimientos y estimativas. Por ello, como ya se anticipó, para la Teoría Tridimensional el derecho es al mismo tiempo Norma, Hecho y Valor

Haciendo un breve resumen de lo expuesto hasta ahora la tridimensionalidad del derecho son un conjunto de aspectos que complementan el derecho Estos tres elementos (conducta, valor y norma) son los pilares sobre los cuales se edifica todo el planteamiento tridimensional.

Habíamos visto que el Jusnaturalismo daba preeminencia al valor: hay principios inmutables y eternos que inspiran la Ley Divina y de esta surge la Ley Natural. Luego, el Formalismo sólo captaba a la norma: el Derecho es un conjunto de normas y el quid del asunto está en interpretar dichas normas. Ambas tesis tenían un alcance eminentemente parcial del problema; por ello, el Tridimensionalismo arguye que el Derecho no es sólo valor y que tampoco es sólo norma, sino que es la conjunción dinámica de valor, norma y conducta.

Carlos Fernández Sessarego es contundente cuando dice: “conducta, norma y valor son los elementos ontológico, lógico y estimativo del Derecho que en unidad integral motivan su aparición. Y el Derecho no es ninguno de estos elementos en forma aislada”. De esto deducimos, claramente, que son tres dimensiones interrelacionadas que producen el Derecho y a las cuales debe recurrirse para entender precisamente al Derecho. Reale hace unos ejemplos muy concisos en los tres aspectos:

Un iusnaturalista (que privilegia al valor) diría: “dicha clonación atenta contra la naturaleza humana porque el único que puede dar la vida es Dios”.

• Por su parte, un positivista (que privilegia la norma) manifestaría una de estas dos cosas: “ahora que la clonación está legislada, nadie puede objetarla” o sino diría: “la clonación atenta contra la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos”.

• En cambio, un tridimensionalista (que considera la conjunción armónica de valor, norma y conducta) diría: “la clonación de embriones humanos no es correcta porque afecta los valores humanos (conservación de la vida, dignidad, libertad, etc.), porque atenta contra las normas internacionales bioéticas (como el Convenio relativo a los Derechos Humanos y la Biomedicina) y porque afecta al embrión como sujeto de derecho (en tanto vulnera sus potenciales derechos a la vida, a conocer su propio origen biológico, a ser procreado en una familia, a la individualidad biológica, a la integridad psicosomática).

• Finalmente, un tridimensionalista (que considera la conjunción armónica de valor, norma y conducta) entenderá que el control de las fusiones empresariales puede tener una justificación axiológica (en tanto pretende el correcto funcionamiento del mercado evitando las prácticas monopólicas u oligopólicas), pero que no se condice con las tendencias modernas donde las legislaciones antes que ser anti-monopólicas son Pro-competencia y donde se evita dar un mensaje negativo a los inversionistas. La conducta de las empresas en el mercado actual y globalizado ofrece una perspectiva diferente.

Amigos: aquí ustedes han podido apreciar dos aplicaciones directas y prácticas de la Teoría Tridimensional del Derecho en temas de Derecho Genético y Derecho Empresarial, como son la clonación de embriones humanos y el control de las fusiones empresariales, respectivamente. De ello deducimos, entonces, que no se trata de una teoría conceptual lejana para nosotros o de ideas que sólo buscan confundir.

Determinar un concepto claro de Derecho no es sencillo, aunque muchos lo han conceptuado y querido conceptuar, limitándolo cuantiosas veces a su aspecto meramente normativo o positivo.

Gran parte de juristas, filósofos y teóricos del Derecho han propuesto a lo largo de la historia diversas definiciones alternativas, y distintas teoría jurídicas respecto a este concepto sin que exista, hasta la fecha, consenso sobre su validez. Sin embargo, según nuestro parecer, un estudio verídico e íntegro sobre el concepto de Derecho nos mostrará su trascendencia tanto física como metafísica, sin limitarlo a las normas o a su objetividad sino trascendiendo incluso a aquella teoría tridimensional del derecho que siempre se estudiar.

Entre los varios conceptos de Derecho tenemos el que lo describe como el orden normativo e institucional de la conducta humana en sociedad inspirado en postulados de justicia, cuya base son las relaciones sociales existentes que determinan su contenido y carácter. De la misma manera se señala que el Derecho es el conjunto de normas que regulan la convivencia social y permiten resolver los conflictos interpersonales.

Desde el punto de vista objetivo, se dice del conjunto de leyes, reglamentos y demás resoluciones, de carácter permanente y obligatorio, creadas por el Estado para la conservación del orden social.

Esta última concepción de Derecho, controvertida y discutida puesto que plasma una limitación extrema del concepto de Derecho a un nivel puramente normativo, se enfoca solo desde el punto de vista material (existencial) y no esencial.

Existe cierta aceptación de los no filósofos respecto a ciertos aspectos, que a nuestro parecer son anacrónicos, y que intentan explicar un concepto de Derecho en base a un nacimiento limitado en parte al ámbito material. Entre estos, podemos mencionar los siguientes:

-El Derecho nace como una relación de fuerza entre personas desiguales, sea material o psíquicamente.

-El Derecho nace como reparación a una ofensa física o moral que una persona infringe a otra.

-El Derecho nace para regular la indemnización debida por el incumplimiento de una palabra dada. En general para regular los negocios jurídicos entre las personas.

-El Derecho nace de la necesidad de regular las relaciones que surgen

entre los distintos sujetos de Derecho.

Para BOBBIO, si se quiere establecer una teoría de la norma jurídica sobre bases sólidas, se debe plantear un triple orden de problemas:

Si es justa o injusta; si es válida o inválida; si es eficaz o ineficaz. Se trata de verificar la justicia, la validez y la eficacia de la norma jurídica. Y añade a ese triple orden de problemas la verificación de si son dependientes o independientes entre sí estos criterios. El problema de la justicia, lo ve más o menos como la correspondencia entre la norma y los valores, superiores o históricos, o fines que inspiran un determinado orden jurídico. Así, preguntarse por la justicia o injusticia de una norma equivale a preguntarse si es apta o no para concretar esos valores. El problema de la validez, lo circunscribe a la existencia y a la pertenencia de la norma a un determinado sistema jurídico. Para la verificación de ese criterio afirma la necesidad de realizar las tres siguientes operaciones:

1) determinar si la autoridad que la promulgó tenía el poder legítimo para expedir normas jurídicas;

2) comprobar que la norma promulgada no haya sido derogada.

3) comprobar que la norma no sea incompatible con otras del sistema, sean de mayor rango o del mismo rango pero posteriores a ella. Y el problema de la eficacia es el que atañe al cumplimiento de la norma. Es el problema de si la norma es o no cumplida por las personas a quienes se dirige y, en el caso de ser violada, que se la haga valer con medios coercitivos por la autoridad que la ha impuesto.

La Teoría Tridimensional habría impulsado un intento de paradigma desde que postuló la inexistencia de antinomia entre la filosofía del derecho, la ciencia del derecho y la sociología del derecho (aunque a ciencia cierta, nos parece que tal antinomia jamás habría existido).

Pero el punto medular de la Teoría Tridimensional se encuentra en que ella se sustenta en que una axiología a histórica o meta histórica no tiene sentido de ser, toda vez que el hombre es su historia y también la historia por realizarse. Por ello mismo es que se puede afirmar que el hombre es el único ente que es y debe ser, en el cual ser y deber ser coinciden ,pues valor e historicidad son inherentes a la propia consistencia de la persona En una palabra, para Reale los aspectos ontológico y deontológico del hombre coinciden. O sea, el hombre es ahora lo que será luego.

Como es de sencilla percepción, Reale construye todo su edificio partiendo de este presupuesto.

Al respecto, nosotros sabemos que para evaluar toda una construcción, si bien esta puede tener consistencia lógica interna, es menester también evaluar que los presupuestos de donde se parte sean, a la vez, precisos y verdaderos (El edificio creado por Reale tiene algunas fisuras internas, pero ellas podrían ser subsanadas mejorando la construcción o aclarando las dudas surgidas y respondiendo a las críticas que sobre su teoría se ha hecho. Ad empero, el presupuesto del que parte su edificación nos parece desacertado.

En efecto, afirmar que en el ser humano coinciden los aspectos ontológico y deontológico nos parece una afirmación un tanto apresurada, pues, a nuestro modesto entender, no es cierto que en el humano el ser y el deber ser sean lo mismo o que se trate de aspectos coincidentes o equivalentes.

Posiblemente esta afirmación tenga raíces aristotélicas, ya que para este filósofo –o sea para Aristóteles- la ética no viene a ser sino la ontología del hombre.

Reale Fundador De La Teoría Tridimensional Del Derecho

La ventaja que presenta la tridimensionalidad propuesta por Reales

Es que se da una especie de tensión entre los elementos que conforman al derecho, no podemos modificar uno sin que modifique a otro valor, se presentan en equilibrio y en una relación que tensa estos en la comprensión de lo que es el derecho.

Derecho es uno solo, es una unidad de proceso, esencialmente dialéctica pueden e histórica, esta encuentra su fundamento en el análisis mismo del hombre y de su polaridad e historicidad radical.

Desde el punto de vista de la jurisprudencia o ciencia jurídica el derecho debe ser visto como una norma , siempre y cuando se considere la norma como una unidad integrante y dialéctica de hechos y valores, cada norma traduce la solución a cierta situación histórico social, y esta solamente es posible de obtener entre exigencias axiológicas y como un determinado complejo de hechos.

En conclusión la teoría tridimensional del derecho presupone las siguientes cuatro conclusiones:

1. Si bien el derecho requiere e un momento conclusivo, se debe de entender que este momento no es mas que parte de un proceso, que está siempre abierto al advenimiento de nuevos hechos y de nuevas valoraciones

2. La norma jurídica por si misma no tiene una significación, como abstraída de la experiencia (normativismo abstracto), sino que por el contrario, vale en la funcionalidad de los momentos que condicionan su eficacia (normativismo concreto)

3. La norma jurídica no puede ser aplicada ni interpretada como una simple proposición lógica, la estructura lógico formal de la norma jurídica es el soporte de significaciones estimativas, y presupone constantes referencias al plano fáctico

4. La norma jurídica posee una cierta elasticidad, capaz de tomar en consideración, en mayor o menor grado, los cambio fáctico axiológicos, cuando dicha compatibilidad se vuelve incompatible con los cambios en el medio social, entonces de debe imponer una revocación o derogación de la norma y la sustitución por otra más adecuada.

BIBLIOGRAFIA

-Teoría tridimensional del derecho - miguel Reale.

-John rawls y la teoría de la justicia -jacques Bidet.

-El pensamiento de dworkin: casos difíciles y derecho como integración.- Antonio José Muñoz González.

-Recaséns siches introducción al estudio del derecho.

-Aproximación Al Concepto Del Derecho Desde La Perspectiva Triádica: Descripción De Su Estructura, Su Dinámica Y Su Finalidad - Sebastiao Batista.

-NINO, CARLOS SANTIAGO. 1991. REALE, MIGUEL. 1976. FUNDAMENTOS DEL DERECHO. TRADUCIDO POR JULIO O. CHIAPPINI. BUENOS AIRES: EDICIONES DEPALMA.

-TEORÍA TRIDIMENSIONAL DEL DERECHO: UNA VISIÓN INTEGRAL DEL DERECHO. TRADUCIDO POR ÁNGELES MATEOS. MADRID: EDITORIAL TECNOS.