Leer Ensayo Completo Uniones Estables De Hecho: El Concubinato

Uniones Estables De Hecho: El Concubinato

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.104.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: monto2435 09 mayo 2011

Palabras: 3432 | Páginas: 14

...

bitación, socorro y respeto, todo esto bajo la apariencia de un matrimonio.

En definitiva podemos definir el concubinato como la unión de hecho entre dos personas de diferente sexo y sin impedimento alguno para contraer matrimonio, que hacen vida en común en forma permanente sin estar casados, con las apariencias de una unión legitima y con los mismos fines primarios y secundarios atribuidos al matrimonio.

II. Características de las uniones estables de hecho

El concubinato es reconocido en derecho y produce, según la constitución vigente, cada uno de los efectos del matrimonio en cuanto le sean aplicables.

Sin embargo, calificar una relación de hecho entre un hombre y una mujer como concubinaria, no resulta de la simple afirmación de uno de los sujetos que se postula en tal carácter, ya que el concubinato es toda una institución jurídica que requiere llenar ciertos presupuestos para afirmar su existencia.

Tales presupuestos son:

1. La notoriedad de la comunidad de vida, consistente en la apariencia de vida de los concubinos que comporte confundir su convivencia con la vida llevada por los cónyuges, es decir, lo concubinos deben vivir como marido y mujer.

2. Unión monogámica, que implica que el concubinato debe estar conformado por un solo hombre y una sola mujer, con obsequio reciproco de fidelidad.

3. El concubinato esta conformado por individuos de diferente sexo, es decir, entre un hombre y una mujer, no siendo posible reconocer efectos jurídicos a las uniones estables de hecho existentes entre sujetos del mismo sexo.

4. Carácter de permanencia, este carácter, con importancia neurálgica para la determinación de esta institución, esta determinado por la intención de los concubinos en formar una unión estable y perseverante, evidenciándose de las manifestaciones externas de los sujetos, el deseo de vivir y compartir junto el uno al otro, por lo que un affaire o romance temporal, no podría considerarse elemento suficiente para determinar la permanencia, no obstante la concurrencia de los presupuestos antes mencionados.

5. Ausencia de impedimentos para contraer matrimonio, que se aplican mutatis mutandis al concubinato.

Así, el concubinato implica el desenvolvimiento de una vida intima semejante a la matrimonial, pero sin las formalidades de ésta y con sus efectos jurídicos.

III. Comunidad Concubinaria

 Noción.

Una comunidad es una relación jurídica que está compuesta por una pluralidad de sujetos, cuya titularidad abarca un derecho o varios derechos sobre una misma cosa.

Se presume que existe una comunidad entre concubinos cuando la pluralidad de sujetos a la que se refiere, es entre un hombre y una mujer, que viven permanentemente con las apariencias de una unión matrimonial, llenando los requisitos de ley.

El artículo 767 del código civil venezolano dispone:

"Se presume la comunidad, salvo prueba en contrario, en aquellos casos de unión no matrimonial, cuando la mujer, o el hombre, en su caso, demuestre que ha vivido permanentemente en tal estado aunque los bienes cuya comunidad se quiere establecer aparezca a un nombre de uno sólo de ellos. Tal presunción sólo surte efectos legales entre ellos dos y entre sus respectivos herederos y también entre uno de ellos y los herederos del otro. Lo dispuesto en este artículo no se aplica si uno de ellos esta casado."

De este artículo se desprende los caracteres del concubinato:

 Debe ser público y notorio

 De una relación heterosexual

 Permanente

 Monogámica

 De estado civil soltero, viudo o divorciado (en ambos concubinos)

 Requisitos de Existencia de la comunidad concubinaria.

Para que exista la comunidad concubinaria es necesario demostrar que se ha vivido permanentemente en tal estado, aunque los bienes aparezcan a nombre de uno solo, para esto rigen las mismas normas que rigen el matrimonio. La presunción de la comunidad concubinaria surge de la ley, siempre que se demuestren los extremos requeridos por el artículo 767 del Código Civil.

Los presupuestos requeridos para que proceda la comunidad concubinaria son:

1. Debe existir un patrimonio que se haya formado o que haya aumentado, aunque estén a nombre de uno de los dos concubinos. (la carga de la prueba es negativa).

2. Que exista contemporaneidad en la formación o aumento del patrimonio y la relación concubinaria.

3. Que efectivamente exista una relación concubinaria con todos los requisitos de la ley.

Según Sentencia Nº 357 de Sala de Casación Civil, Expediente Nº 00-102 de fecha 15/11/2000: “…para que obre la presunción de comunidad, conforme al artículo 767 del Código Civil, la mujer debe probar: que se adquirió o aumentó un patrimonio durante la unión de hecho; y que durante el tiempo en que se formó o aumentó el patrimonio vivió en permanente concubinato con el hombre contra quien hace valer la presunción a su favor establecida por el artículo 767 ejusdem...".

 Eficacia de la comunidad concubinaria. Presunción “juris tantum”

En el derecho familiar moderno, el rango de aplicación de la normativa legal a la figura de comunidad concubinaria es sumamente amplio, protegiéndose cada vez más los intereses jurídicos de aquéllas personas que no estando casadas, han preferido vivir bajo la figura del concubinato, quedando eliminada la discriminación presente entre la "familia matrimonial" (legal) y "familia concubinaria" (natural), ya que siempre y cuando tal unión estable de hecho entre un hombre y una mujer cumpla con los ya expuestos requerimientos del artículo 767 del Código Civil, tal como la estabilidad que debe existir en la pareja, goza de la igualdad que se merece emanando los mismos deberes y derechos que la institución matrimonial, bien sea que ellos estén expresados en el Código o en la propia Constitución.

Ahora bien, para reclamar los posibles efectos civiles del matrimonio, es necesario que la unión estable haya sido declarada conforme a la ley, por lo que se requiere una sentencia definitivamente firme que la reconozca.

La comunidad concubinaria es una presunción juris tantum . Tal presunción indica que admite prueba en contrario, que solo surte efecto respecto a los concubinos entre sí y de sus respectivos herederos y también entre uno de ellos y los herederos del otro; presunción mediante la cual los bienes adquiridos durante la unión concubinaria pertenece de por mitad a ambos concubinos, siempre que algunos de los dos demuestre que ha vivido permanentemente en tal estado y ha contribuido con su trabajo a la formación o aumento del patrimonio común, aunque los bienes cuya comunidad se quiere establecer aparezca a un nombre de uno sólo de ellos.

Efectos de la comunidad concubinaria

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dispone en su artículo 77 “Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges. Las uniones estables de hecho de entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismo efectos del matrimonio”.

De la norma constitucional se deriva que los efectos de la comunidad concubinaria se equipara y producen los mismos efectos que el matrimonio; con la observación de la Sala Constitucional en sentencia interpretativa del 15 de julio 2005; Expediente 04-3301 Magistrado-Ponente Dr. Jesús Eduardo Cabrera Romero, relativo en términos legales a lo contenido en el Código Civil Venezolano:

".....Al parecer el artículo 77 constitucional, surgen cambios profundos en el régimen concubinario del artículo 767 del Código Civil, ya que existiendo la unión estable o permanente, no hay necesidad de presumir, legalmente, comunidad alguna, ya que ésta existe de pleno derecho –si hay bienes- con respecto de lo adquirido, al igual que en el matrimonio, durante el tiempo que duró la unión y, como comunidad, no es que surte efectos legales entre ellos dos y entre sus respectivos herederos, o entre uno de ellos y los herederos del otro, como lo contempla el artículo 767 del Código Civil, sino que, al igual que los bienes a que se refiere el artículo 168 del Código Civil, los terceros que tengan acreencias contra la comunidad podrán cobrarse de los bienes comunes, tal como lo pauta dicha norma....( )

…Como resultado de la equiparación reconocida en el artículo 77 constitucional, en cuanto a los efectos y alcances de la unión estable (concubinato) con el matrimonio, la Sala interpreta que entre los sujetos que la conforman, que ocupan rangos similares a los de los cónyuges, existen derechos sucesorales a tenor de lo expresado en el artículo 823 del Código Civil, siempre que el deceso de uno de ellos ocurra durante la existencia de la unión. Una vez haya cesado, la situación es igual a la de los cónyuges separados de cuerpos o divorciados. Al reconocerse a cada componente de la unión derechos sucesorales con relación al otro, el sobreviviente o supérstite, al ocupar el puesto de un cónyuge, concurre con los otros herederos según el orden de suceder señalado en el Código Civil (artículo 824 y 825) en materia de sucesión ab intestato, conforme al artículo 807 del Código Civil, y habrá que respetársele su legítima (artículo 883 del Código Civil) si existiere testamento. Igualmente, las causales de indignidad que haya entre los concubinos, se aplicarán conforme al artículo 810 del Código Civil....

En los casos en que se incoen acciones sucesorales o alimentarias, o contra terceros, sin que existe previamente una declaración judicial de la existencia del concubinato o la unión estable, la demanda requerirá que se declaren éstas previamente, por lo que en la misma deberá alegarse y probarse tal condición......:"

De esta decisión se desprende que los efectos de la comunidad concubinaria entre los comuneros y sus herederos, es equiparable a los efectos que tiene la unidad conyugal y sus herederos en lo establecido en el Código Civil.

Si fuere necesario, para realizar la declaración judicial de la unión estable o del concubinato; dictada en un proceso con ese fin, la aplicación del artículo 211 del Código Civil, ya que la concepción de un hijo durante la existencia del mismo, hace presumir que el concubino es el padre del hijo o hija, por lo que la sentencia declarativa del concubinato debe señalar la fecha de su inicio y de su fin, si fuera el caso, que da al heredero nacido de una unión concubinaria plenos derechos en cuanto a su legítima.

Se observa una vez más que esta normativa busca salvaguardar el fenómeno extramatrimonial como cimiento real de la manifestación de la familia, al expresar que bajo presunción iuris tantum se facilita la prueba de la filiación del niño nacido de pareja de concubinos.

De los efectos de la comunidad concubinaria entre un comunero y los herederos del otro, la referida sentencia es clara al referirse a los artículos relativos a sucesiones y al 883 del Código Civil quedando claro que los derechos sucesorales de la unión estable de hecho son equiparables al matrimonio, sin embargo, algunos autores refieren que el artículo 77 constitucional se refieren a la equiparación en cuanto a los deberes y derechos, dejando un vacío legal en cuanto al tema por lo que se hace necesaria una reforma del Código Civil.

IV. Análisis del Artículo 77 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El artículo 77 de la constitución, enmarcado en un Estado de derecho y de justicia que propugna valores como la igualdad, resultado de un proceso de cambios, reconoce a las uniones estables de hecho dentro de la pluralidad familiar, ya que no circunscribe el nacimiento de las mismas exclusivamente al matrimonio.

El derecho es un fenómeno social y por tanto la necesidad de elevar a rango constitucional a las familias surgidas de las uniones estables de hecho, en concordancia con la realidad social del país, ya sea por el alto índice de personas que viven en esta situación o por la necesidad de reconocer un derecho de igualdad entre personas que aun no teniendo impedimentos para celebrar la unión formal por excelencia, que es el matrimonio, deciden vivir en este estado.

Estas familias estaban excluidas de la consagración constitucional del fin específico que consiste en proteger a la familia dentro de la cual se fomentan los valores principales de la sociedad, procurando así el adecuado crecimiento ético y personal de todos los individuos ciudadanos de la República, a través de la intermediación de la ley.

Esto determina un avance significativo en materia de derechos, ya que a la mujer se le exigió en el pasado que probara que su aporte a la comunidad concubinaria, fuera fructífero, sino, no tenía derecho al patrimonio creado dentro de la comunidad concubinaria. Esta opinión en obsequio a la justicia, cambió, por lo cual hoy ese extremo no lo tiene que probar la concubina quien goza de plena igualdad ante la ley, mas aún con el reconocimiento constitucional que hace la norma al equiparar los efectos de la unión estable de hecho con el matrimonio, siempre y cuando cumplan los requisitos de Ley.

Una vez llenados estos requisitos establecidos en el artículo 767 del Código Civil, de la comunidad concubinaria se generan efectos personales y efectos patrimoniales.

 Efectos Personales

En el aspecto general el matrimonio produce como efecto entre los cónyuges, deberes y derechos; al equiparar la consagración constitucional las uniones estables de hecho, al matrimonio los efectos vienen a ser los mismos con algunas excepciones, como por ejemplo la utilización por parte de la mujer del apellido del marido.

El artículo 137 del Código Civil establece: “Con el matrimonio el marido y la mujer adquieren los mismos derechos y asumen los mismos deberes. Del matrimonio deriva la obligación de los cónyuges de vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente….”

El artículo 139 añade que ambos cónyuges deben asistirse recíprocamente en la satisfacción de sus necesidades.

Al igual que en el matrimonio los deberes y derechos de los convivientes tienen un carácter marcadamente ético ya que se confía al sentimiento y a la conciencia intima el cumplimiento de tales deberes; son incoercibles y recíprocos.

 Efectos patrimoniales

Al equipararse al matrimonio, el genero “unión estable” debe tener, al igual que éste, un régimen patrimonial, y conforme al artículo 767 del Código Civil, correspondiente al concubinato pero aplicable en la actualidad por analogía a las uniones de hecho, éste es el de la comunidad en los bienes adquiridos durante el tiempo de existencia de la unión. Se trata de una comunidad de bienes que se rige, debido a la equiparación, que es posible en esta materia, por las normas del régimen patrimonial-matrimonial.

Se entiende como patrimonio concubinario, a los efectos del Artículo 767 de CC, el conjunto de bienes que logran formar o incrementar los concubinos durante la vida de la relación. Los bienes, comprenden todos aquellos activos y pasivos adquiridos durante la unión estable de hecho entre un hombre y una mujer.

El régimen patrimonial derivado de la ley permite que los concubinos gocen del derecho de compartir la masa común de bienes que ha ido generándose dentro de su unión, tal como ocurre en el caso de la comunidad limitada de gananciales en el matrimonio, siempre y cuando haya certificación del contexto vinculante en el que se encuentran ambos individuos y de que ninguno se encuentre bajo otra unión (matrimonial).

V. Acción Declarativa de Concubinato

La acción declarativa es aquella en la cual se persigue la comprobación o fijación de una situación jurídica.

La acción declarativa de concubinato tiene como objeto el reconocimiento, por parte de los órganos jurisdiccionales y declare que existe un concubinato con todos los efectos de ley.

Procedimiento

El procedimiento debe llenar todas las formalidades del Código de Procedimiento Civil en cuanto al procedimiento ordinario tomando en cuenta que:

“Quien pretenda una acción declarativa de comunidad concubinaria, deberá probar; Primero: Que la persona reclamante haya convivido permanentemente en unión no matrimonial con la otra persona, Segundo: Que la persona reclamante haya contribuido con su trabajo durante esa convivencia no matrimonial, a la formación del patrimonio de esa persona, o a su aumento, Tercero: la contemporaneidad de las dos circunstancias para que ellas surtan efectos. Sin la existencia de la contemporaneidad no nace el derecho reclamado. Cuarto: Que ninguno tenga impedimento para contraer matrimonio, o sea, que sean; solteros, viudos o divorciados.”

En la solicitud de acción declarativa de concubinato anexada a este trabajo de investigación, con sentencia definitiva, el tribunal declara con lugar la pretensión expuesta de declarar a la parte actora que convivió en concubinato ininterrumpidamente de manera pública y notoria con su pareja, hoy difunto.

Los supuestos comprobados para declararla con lugar son:

1. Que la demandante convivió en concubinato público y notorio de manera ininterrumpida, demostrados a través de diferentes elementos probatorios que cursan en el expediente. Tales como:

• Las pruebas testimoniales del los testigos promovidos por la parte actora.

• Las pruebas documentales consistentes en: las partidas de nacimiento de los hijos habidos en la unión, donde queda expresa el reconocimiento voluntario del padre.

Instrumentales que corresponden a servicios públicos masivos a nombre del de cujus correspondiendo a la dirección de residencia propiedad de la parte actora.

2. Sentencia de divorcio del de cujus, donde consta el Estado Civil de divorciado del mismo, con fecha anterior a la unión concubinaria.

3. El estado civil de soltera de la parte actora.

Con estos últimos se verifica el no existir impedimentos para contraer matrimonio.

Nota: En el análisis realizado al expediente anexo se encuentra una acumulación de pretensiones, ya que la demanda contienen en su petitorio, la solicitud de reconocer la figura del concubinato y a su vez la parte actora tiene la pretensión de la partición de los bienes que conforman la comunidad concubinaria; cosa que de acuerdo al criterio de la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, son procesos incompatibles.

Esta errónea acumulación de acciones, como defecto puede ser alegado y opuesto por la contraparte como defensa de forma. De acuerdo a esto, y para tener éxito en la acción, se debe verificar primero de que existe efectivamente un concubinato con todos los requisitos de la Ley.

Una vez probada la unión concubinaria, litigar, si no hay acuerdo entre las partes, sobre los bienes que conforman la comunidad.

Bibliografía

Guerrero Quintero, Gilberto. EL CONCUBINATO EN LA CONSTITUCION VENEZOLANA VIGENTE. Tribunal Supremo de Justica. Colección Estudios Jurídicos N° 22.

González Fernández, A. EL CONCUBINATO. Editorial Buchivacoa. Caracas, 1999.

Diccionario Jurídico Elemental. Guillermo Cabanellas

www.tsj.gov.ve

www.tecnojuris.com

www.blogger.com/inemegf