Leer Ensayo Completo Violencia En Las Escuelas

Violencia En Las Escuelas

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.871.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: mondoro 20 junio 2011

Palabras: 4250 | Páginas: 17

...

íces. Necesitamos construir instituciones más trasparentes, más humanas y más justas. Entre estas instituciones, la escuela no puede estar ausente. Pero para poder hacer esto necesitamos hacernos algunas preguntas como: ¿qué hacer frente a estas situaciones de violencia?, ¿cómo actuar frente a ellas?

DESARROLLO

CONCEPTO DE VIOLENCIA ESCOLAR

La violencia es hoy un componente cotidiano en nuestras vidas. Es una manifestación que ocurre en todos los niveles sociales, económicos y culturales. Ésta se ha puesto de manifiesto también en las instituciones, la cual fue ocultada, negada y silenciada muchas veces por los educadores y autoridades, pero evitar y suprimir esos actos violentos no ha hecho más que empeorarlos.

Debemos enfrentar esta problemática que aumenta día a día. Tomando en cuenta que enfrentarla significa reconocerla, analizarla y actuar sobre ella, como una manera de prevención.

El problema debe ser tomado sin dramatismo, pero con firmeza y en toda su magnitud. Debemos evitar el miedo y la angustia que la violencia produce para no caer en la impotencia y actuar desde una postura reflexiva que nos permite encarar abordajes acordes a su complejidad.

LOS CONFLICTOS

Los conflictos no deben suprimirse ni negarse, ya que de esta forma pueden volverse destructivos; lo que se conviene hacer es enfrentarlos de forma constructiva.

Para resolver constructivamente un conflicto, es preciso establecer un contexto cooperativo, el cual supone:

✓ Interdependencia positiva.

✓ Trabajo en grupo.

✓ La meta debe ser en grupo.

✓ Enseñar a negociar para resolver un problema.

✓ Comprender que al estar en acuerdo o en desacuerdo con la ideas del otro no implica un rechazo a su persona.

✓ Aprender a especificar sus deseos, sentimientos y necesidades.

✓ Exponer sus propias razones y escuchar al otro.

✓ Aprender a no juzgar a los otros.

Es decir que el conflicto forma parte de la vida humana, como también de las instituciones, el cual tiene un componente de agresividad, y que cuando este no cuenta con los canales, anterior mente citados, deriva en violencia.

UNA APROXIMACION A LA VIOLECIA ESCOLAR

El problema de la violencia se ha instalado en la sociedad moderna y en la escuela cada vez se hace más fuerte.

La escuela es un ámbito donde se establecen una infinidad de vínculos, y por este motivo es un lugar en el que pueden darse situaciones de violencia física, psíquica y simbólica. La violencia no es sólo un determinado tipo de acto, sino también una determinada potencialidad.

Debido a esto, la escuela es un dispositivo de imposición de un “arbitrario cultural” determinado por las clases dominantes, que reproduce dentro de las aulas las desigualdades sociales, a través de una violencia simbólica, es decir que sólo se reconoce como válido el capital cultural de ese arbitrario, el cual es legitimado y perpetuado por la institución escolar.

Al analizar la violencia en el aula se nos pueden presentar diversos tipos de la misma:

✓ Violencia directa: se manifiesta a través de diferentes formas de agresión personal: física, psicológica o moral. Esta forma de violencia se puede dar entre alumnos, entre docentes, entre alumnos y docentes, contra personas u objetos o en otros contextos del entono escolar.

✓ Violencia cultural o indirecta: este tipo de violencia es generada por las estructuras de nuestra sociedad que se expresa en todo tipo de injusticias: sociales, económicas, de género y es responsable de la desigualdad de oportunidades. Este tipo de violencia indirecta afecta al sistema escolar, en tanto afecta a niños adolescentes, pues constituye el principal obstáculo entre su nivel de autorrealización real y su autorrealización potencial.

La violencia que se ejerce dentro de la escuela, esta ligada a las formas de discriminación, poder y convivencia. El menosprecio hacia el otro, es una forma de violencia muy común en el ámbito educativo y engendra consecuencias por demás drásticas.

Con el fin de aclarar los tipos de violencia, mencionaré algunos logados con la violencia directa e indirecta, los cuales son:

✓ VIOLENCIA DE LOS ALUMNOS: En la escuela, la conducta agresiva parece estar relacionada con las variables afectivas y de relación familiar, como puedan ser el rechazo de los padres, el castigo agresivo y la carencia de identificación con los padres. Algunas víctimas crecen en la convicción de que el empleo de la agresividad es el mejor camino para conseguir lo que quieren. El haber sido víctima en la infancia propicia que de adulto se victimice a otros.

En los procesos de interacción en el aula debemos tener en cuenta los factores motivacionales, el autoconcepto académico, el ánimo con que se afronta la tarea y los factores afectivos. Cuando un individuo se incorpora a un grupo social se dan dos tendencias: el deseo de dominio y el de afiliación. El fenómeno de agresión entre iguales podría deberse a la desintegración que sufre el niño cuando ingresa por primera vez en el medio escolar. Su mundo, el familiar, queda relegado y aparece su deseo de ser y hacer acrecentado por la novedad y el ambiente. Pero su deseo y actividad se encuentran con los de otros y provocan un conflicto que se resolverá en función de su temperamento e historia personal. Así, optará por esforzarse en prevalecer sobre el otro, se someterá a él, o bien se aislará. De cualquier manera, le permitirá encontrar a aquel o aquellos que lo acepten y descubrirá el placer de pertenencia.

✓ VIOLENCIA DE LOS ALUMNOS DIRIGIDA A LOS ALUMNOS: En este tipo de violencia generada por los alumnos, hacia los alumnos, podemos encontrar:

← Hurtos y robo de objetos: en todos los niveles económicos y sociales.

← Lesiones: desde golpes y empujones, hasta la utilización de armas de fuego.

← Ataques sexuales: pueden producirse en zonas de baños u otros lugares.

← Homicidios: producidos por la portación de armas de fuego, lo cual ha provocado homicidios en los ambitos educativos.

← Suicidios: la escuela está en condiciones de advertir estados depresivos de sus alumnos, ayudando así a impedir conductas auto-destructivas que pudieran terminar en suicidios.

✓ VIOLENCIA DE ALUMNOS HACIA EL PERSONAL DOCENTE: Este tipo de violencia, comprende distintas modalidades del conflicto con la autoridad educativa.

La influencia de una familia violenta en un contexto de violencia, provoca consecuencias gravísimas.

✓ VIOLENCIA DEL PERSONAL DOCENTE: Comprende tanto a autoridades, profesores, preceptores, como personal administrativo y de mantenimiento, que trabaja en el ámbito educativo.

Esta violencia puede adquirir diferentes manifestaciones:

← Física: no se visualiza tanto, pero se registran algunos cosos aislados.

← Emocional: consiste en humillaciones, violencia verbal, etiquetamiento de los alumnos problemáticos.

← Expulsiones de alumnos de las escuelas: la expulsión es una actitud violenta que pone de manifiesto la impotencia institucional.

← Relaciones confusas: casos de relaciones impropias hacia los alumnos, cartas pasionales, caricias, abusos.

← Violencia entre el personal docente: la violencia entre docentes es una de las situaciones más delicadas y graves por los modelos que significan estos comportamientos para los alumnos.

La escuela es un escenario donde están representadas todas las circunstancias de esta sociedad tensionada. En ella es en donde se evidencian las conductas violentas...está el que pega, grita, tira cosas. Pero también está la violencia invisible, el doble discurso, la descalificación entre pares o entre docentes y alumnos.

Nuestra sociedad promueve y exalta la competitividad, la supervivencia del más fuerte, el enfrentamiento y la rivalidad. Modelos violentos aparecen continuamente en la calle, en el deporte, en el cine, en Internet, en la televisión, y en muchos otros lugares más. Los hechos de violencia están relacionados con la necesidad de incluirse en un espacio del que se percibe estar excluido, es decir que la escuela no es solo un ámbito donde se va a conocer, sino que también se trata de un lugar donde ser reconocido, valorado, escuchado y bien calificado. Para incluirse a un grupo los chicos lo hacen desde la solidaridad, el compañerismo, la simpatía, el carisma; y también, desde la fuerza, el infundir temor a los compañeros, la exhibición de un arma, y muchas otras cosas. Las conductas violentas constituyen la manifestación de una historia que pasa por inscribirse y ocupar un lugar.

Es probable que muchos episodios de violencia se den en instituciones donde existe el autoritarismo (ya sea por parte de los directivos o docentes), la falta de dialogo, el clima competitivo, la discriminación. Debido a esto, debemos formularnos esta pregunta: ¿cómo lograr que el espacio escolar sea más “habitable”? Debemos lograr que en las instituciones educativas se respeten las opiniones de todos, se dialogue y se cree un clima cooperativo, lo cual no es garantía de no tener problemas de violencia, pero si tiene la posibilidad de conducir la agresividad en forma positiva.

Distintas formas de violencia y agresividad se impregnan en la sociedad y es en éste ámbito donde les toca vivir a los chicos. Si bien por un lado la agresividad puede ser la expresión de factores relativamente independientes de la escuela (problemas personales, influencia del grupo de amigos, o de la familia), por el otro, debemos admitir que existe una estrecha interrelación entre los problemas sociales, familiares, escolares y personales en el origen de la violencia.

La agresividad se relaciona con el vigor de fuerzas compensatorias: actitudes, costumbres, conducta del personal de la escuela.

Las formas de violencia se pueden relacionar con lo individual, lo familiar y también con formas institucionales que crean un campo propicio para que se establezca el problema.

La mayor parte de las agresiones se dan dentro de la institución escolar. Los alumnos que recibían acoso fuera de la escuela recibían menos auxilio de sus compañeros. Los más jóvenes y débiles están más expuestos a la agresión por parte de los agresores.

Pese a todo lo expuesto, si miramos nuestra situación actual, en las aulas, se multiplicaron las agresiones físicas entre chicas. Están cambiando los modelos ligados al género, a relacionar la violencia con lo masculino y poner a la mujer en una posición más sensible y contenedora. Los tiempos son otros y muchas veces la sociedad fuerza a las mujeres al falso dilema donde ejercer la violencia es ejercer igualdad de derechos con los hombres. Entonces recurren a la violencia como una forma de sociabilidad, de expresión, una marca de reconocimiento, un modo de estar “con” los otros, o de buscar a los otros, una forma incluso de vivir la temporalidad.

VIOLENCIA ESCOLAR EN LA REPUBLICA ARGENTINA

La violencia que se caracteriza en las escuelas argentinas, no se trata de hechos aislados sino que refleja la violencia que la sociedad en general, lo que las instituciones educativas en particular venían detectando como un fenómeno preocupante. Se trata de situaciones de violencia en las que un individuo o grupo, utiliza el poder que se atribuye, con el fin de vencer o alienar la voluntad, y de borrar la legalidad propia en que se funda la autonomía del otro.

En la mayoría de los casos resulta difícil negar que estemos en medio de una situación así definida, debido a la fuerza con que se expresa la violencia, a los efectos que produce en quienes la sufren, y por las actitudes que impone a quienes la ejercen. Más allá de que el modo en que se presente la violencia sea brutal, salvaje o sin piedad, o que lo haga como un desarrollo más o menos visible y paulatino, o sutil y silenciosa, su raíz siempre es compleja y confusa.

Desde 1997, los medios de comunicación comenzaron a registrar los hechos de violencia ocurridos en las instituciones educativas dentro de Argentina, iniciando por alumnos que llevan armas a la escuela y las usan dentro de sus límites; por robos de computadoras, televisores o reproductores de video; aulas incendiadas por los propios alumnos; alumnas que se cortan la cara con trinchetas; profesores que atan con cinta adhesiva a sus alumnos o abusan sexualmente de ellos; un adolescente que acuchilla a una profesora causándole la muerte; entre otros.

Actos que van desde el robo de bienes materiales a la agresión física de las personas, forman parte de la institución escolar.

Tanto en establecimientos públicos como privados, alumnos y docentes se ven envueltos en incidentes que culminan en agresiones verbales y en lesiones físicas. Aquello que durante muchos años han sido bromas pesadas entre alumnos y pequeños actos de indisciplina hacia los profesores ha dado paso a estas instituciones educativas a la violencia escolar.

En la Argentina, los hechos registrados por los diarios año tras año evidencian que los actores involucrados en los hechos de violencia escolar son mayoritariamente varones (53% de los casos). En el mismo período, sólo en un 16% de los casos la pareja de actores está compuesta por miembros de diferente sexo y en un 15% de los casos por mujeres. Si tenemos en cuenta que, tal como lo registran los diarios, la mayor frecuencia de los hechos violentos sucede en la escuela media (31% de los casos) y entre los varones adolescentes, podríamos suponer que se trata de un conflicto relacionado con el uso de la fuerza como forma de reafirmar la personalidad.

Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos. Puede ser un caso de acoso directo, ataques abiertos a la víctima y acoso indirecto, ataques en forma de aislamiento social y de exclusión deliberada de un grupo.

Por otra parte, es importante considerar que los hechos violentos no excluyen a los docentes, los conflictos entre docentes y alumnos si bien son poco frecuentes están presentes en el marco de las instituciones escolares en la Argentina.

Además, el desarrollo de las violencias dirigidas hacia los docentes, en el aula, pone en discusión la relación pedagógica hasta la posibilidad misma de enseñar. La pérdida de credibilidad didáctica de los docentes es uno de los indicadores sin duda más inquietante. Por otra parte, los actos de delincuencia han cambiado de naturaleza. Parecen más violentos, más duros de ser vividos por las víctimas (ver en Anexo Gráfico 1).

El uso de la fuerza se materializa a través de la utilización de un arma blanca o de fuego. La presencia de armas en el ámbito escolar constituye el rasgo más novedoso tanto para las investigaciones realizadas en el plano internacional como para aquéllas producidas en el ámbito nacional.

Esto no sólo evidencia la entrada de los códigos de violencia delictivos a la escuela sino una especialización y tecnificación en el uso de la violencia. La violencia visible de la delincuencia constituye una respuesta a la violencia invisible de las condiciones de vida inaceptables (ver en Anexo Gráfico 2).

La gravedad de los hechos de violencia ocurridos en la Argentina, se evidencia no sólo en el medio utilizado para perpetuar la agresión sino en el daño producido como consecuencia de los actos violentos sucedidos en la escuela. En la mayoría de los casos de violencia registrados existió algún tipo de daño. En el caso de los daños físicos la materialización de la violencia se observó en las heridas y la muerte de la víctima, el consumo de droga y el suicidio. Las agresiones también se manifestaron bajo la forma de daño moral a través de insultos, amenazas, actos obscenos de exhibicionismo.

Además, el daño material por medio de los robos perpetuados a las instituciones escolares o al personas docente y no docente, las roturas de los edificios, la destrucción de documentos y material didáctico, las tentativas y efectiviazacion de los incendios, son algunas de las cosas que forman parte del día a día escolar (ver en Anexo Gráfico 3).

FORMAS DE PREVENCION INSTITUCIONAL

¿Cómo podemos prevenir estas situaciones violentas dentro de la escuela? El objetivo es crear un clima escolar positivo: supervisión de recreos, momentos de libre actividad, promover una cultura de ayuda a las víctimas, destacando la responsabilidad del testigo, informar y organizar reuniones entre los maestros y los alumnos para que paso a paso se internalicen con las reglas.

En este clima escolar, los maestros deben ser sujetos capaces de construir nuevos modos de pensar la práctica educativa, es decir que deben ser capaces de construir sentido donde hoy no lo hay.

El Ministerio de Educación, respondiendo a su función de elaborar políticas públicas de prevención y abordaje de la violencia en las escuelas, creó el Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas junto con la UNESCO y la Universidad Nacional San Martín, para sumar esfuerzos en el estudio de este problema, contribuir a la consolidación democrática de las escuelas y a la construcción de espacio de ciudadanía. Los objetivos son:

✓ Integrar un núcleo de investigación en el área de la violencia en las escuelas;

✓ Implementar un centro de información y documentación especializado en la temática y contribuir a la elaboración de políticas públicas de prevención y abordaje de la violencia en las escuelas”

Estos programas, para que puedan tener resultados exitosos, deben operar partiendo de los cambios socio-históricas que se produjeron en lo que fue el Estado-Nación. Las formas de subjetividad vinculadas y producidas a partir de ese modo de organización institucional, principalmente a través del modo de subjetivación que ha sido nombrado “individuo-ciudadano”, se han alterado y desde este reconocimiento es que debemos partir para cualquier intento de intervención.

Otras formas de prevención de la violencia escolar pueden ser:

✓ Arbitrar las medidas para dentro de cada colegio puedan encontrarse los medios que generan el diálogo entre directores, maestros, estudiantes y sus padres.

✓ Debe haber una normativa dentro de la institución porque el desorden promueve a la violencia, esta medida debe ser clara y bien explicada para que genere adhesión de todos.

✓ El personal docente, necesita conocer las modalidades de la violencia, áreas de mayor violencia: recreos, baños, salida de la escuela, etc.

✓ Se deberá distinguir si la violencia que se manifiesta en el ámbito educativo o si proviene de los hogares de los alumnos.

✓ Se deberán evaluar las dificultades, fracasos y aciertos de las medidas implementadas.

Los docentes deben fomentar el intercambio y debate crítico sobre el tema expuesto. Es muy importante enfatizar en la prevención y detención. La escuela como institución tiene la obligación de formar. Desde sus distintos roles corresponderá poner límites firmes sin caer en el autoritarismo como así también ofrecer la posibilidad de que cada uno conozca y defienda sus derechos y debe ofrecer las alternativas para adquirir una capacidad crítica frente a los mensajes que emite la pantalla, se deben instaurar espacios y procesos que permitan abordar las respuestas con una responsabilidad conjunta de los distintos sectores:

✓ Equipos de orientación escolar.

✓ Equipos de apoyo institucional.

✓ Equipos de supervisión y de conducción de todos los niveles.

✓ Responsables de las acciones de capacitación de la jurisdicción.

✓ Programas dependientes de la Secretaría de Educación.

✓ Organizaciones gubernamentales de Justicia, del Ministerio Público y del Menor y la familia.

✓ Organizaciones no gubernamentales.

Hoy muchas familias van a la escuela a controlar como se educa a los hijos en lugar de asumirse como parte complementaria de esa tarea que la escuela sola no pudo, no puede y no podrá.

La tarea de prevención nos compete a todos sea cual fuere el eslabón social o el sector donde nos desempeñemos. Como padres, madres, educadores y alumnos, debemos exigir a nuestros gobiernos que nos provea los elementos pero desde una concepción donde podamos compartir y participar todos de forma constructiva.

Conclusión

Una mirada al interior de las instituciones nos permite dar cuenta de que lo que sucede en ellas no es ajeno a lo que pasa afuera, la escuela es un reflejo de la sociedad. Las desigualdades sociales, culturales, económicas; la lucha por el poder, la fuerza del sometimiento hasta llegar a la reducción, nos afecta y no podemos dejar de creer que es posible que cada uno desde su lugar pueda lograr un cambio.

Aunque esta situación está lejos de ser catastrófica la degradación del clima escolar resulta suficientemente preocupante. Nuevos son los desafíos que enfrenta el sistema escolar como instrumento de relación social y de integración democrática de los ciudadanos. Es tiempo de pensar políticas educativas preventivas y asistenciales a fin de evitar tanto la caída de las personas en situaciones de violencia extrema como su permanencia en ellas y los efectos que estas situaciones provocan.

Hay que estar atentos, encontrar una nueva forma de pensar la escuela, abordar las situaciones, creando las condiciones para que algo se movilice en los sujetos y en las instituciones, decidiendo desde nuestras propias particularidades.

Decidir desde nuestras particularidades con el fin de parar la violencia, requiere de la participación activa de todos los individuos. Para llevar a cabo esto, la escuela debe intentar sensibilizar a todos las personas, invitándolas a participar de debates y jornadas de reflexión sobre el tema.

Es necesario que la escuela concientice a los estudiantes y a sus familias sobre la violencia, utilizando programas de prevención y tratamientos de la misma, grupos sobre alcoholismo, grupos de autoayuda, etc.

Reflexionando sobre los temas expuestos podemos concluir que una manifestación de violencia es causada por niños o jóvenes que son victimas o testigos de violencia.

En cuanto al docente, desde su ámbito tiene la posibilidad de detectar y prevenir situaciones de riesgo para la salud de los alumnos, pudiendo relacionarse con el niño y su familia, favoreciendo así una mejor inserción escolar.

Entonces para poder prevenir los actos de violencia dentro de las instituciones educativas, debemos tener en cuenta lo siguiente:

✓ Hablar sobre violencia y no negarla.

✓ Tener una actitud crítica y reflexiva sobre la violencia.

✓ Establecer alianzas con la comunidad.

✓ Realizar jornadas con el fin de que participen activamente alumnos y padres

✓ Tener acciones de prevención.

-----------------------

VIOLENCIA DIRECTA

De los alumnos hacia el personal docente

Violencia cultural o indirecta

De los alumnos hacia los alumnos