Leer Ensayo Completo LA AGRUCULTURA EN VENEZUELA. EVOLUCION HISTORICA

LA AGRUCULTURA EN VENEZUELA. EVOLUCION HISTORICA

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.131.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: ALEJDELAVEGA 22 junio 2011

Palabras: 3236 | Páginas: 13

LA AGRICULTURA EN VENEZUELA

El agro venezolano se ha beneficiado en los últimos cincuenta años por un conjunto de medidas de extensión del riego, aplicación de la Reforma Agraria, irrupción de empresarios modernos y consolidación de nuevas especies vegetales. En la actualidad una parte importante del país es beneficiada por 500.979 propiedades agropecuarias que ocupan una superficie total de 30.071.192 hectáreas. En sus tierras se producen variados productos, destacando la producción cerealera de maíz, arroz, sorgo; la de oleaginosas, granos leguminosos, raíces y tubérculos, frutas, café, caña de azúcar y cacao. Simultáneamente se han afianzado las actividades pesqueras, alcanzándose una producción anual de 378.400 toneladas de pesca.

Una parte importante de la superficie del país se destina a actividades agrícolas. Superados los problemas de insalubridad rural, mejoramiento de la vialidad y sustitución de anticuadas prácticas en el trabajo agrícola, en la Venezuela contemporánea se ha evidenciado un gran avance en la irrupción de nuevos usos del suelo, intensificación de cultivos e introducción de nuevas especies de plantas. Ello se ha registrado en muchos sitios del piedemonte andino-marabino, piedemonte andino-llanero, llanos centrales, llanos occidentales y llanos orientales.

A comienzo de la década de 1940 surgieron los primeros sistemas de riego, iniciándose las presas de magnitud a partir de 1945, con las de Suata y Guataparo. En años posteriores se habilitaron los grandes complejos del Guárico, Camatagua, El Cenizo, Las Majaguas, Cojedes-Sarare y otros. En la actualidad se registran 310.972 hectáreas de superficie regable, con una extensión neta bajo riego de 197.258 hectáreas. Esta extraordinaria movilización de recursos acuíferos, junto a otros factores, ha posibilitado el afianzamiento de prósperos paisajes de agricultura comercial moderna empresarial, que ha hecho aumentar substancialmente la producción de arroz, maíz, caña de azúcar, cítricos, tomates y otros productos. De singular valor han sido también los paisajes rurales planificados, como a partir de 1963 el proyecto hidráulico del sur del Lago de Maracaibo y en 1972 el de los módulos de Mantecal.

Según el Censo Agrícola, difundido en 1998, se reconocen en el país 500.979 explotaciones agropecuarias que ocupan una superficie total de 30.071.191 hectáreas. De este total se aprovechan 1.335.398 hectáreas en cultivos de ciclo corto o anual, 974.373 hectáreas en especies permanentes y semi permanentes, 1.103.568 hectáreas de tierras en barbecho y tierras en descanso. Las posibilidades de ampliar la frontera agrícola en estas explotaciones es enorme, puesto que en ellas se reconocen 8.988.976 hectáreas de montes y bosques. A su vez, se reconocen 11.052.700 hectáreas del Instituto Agrario Nacional.

En las tierras agrícolas venezolanas se producen múltiples variedades vegetales, destinadas tanto al consumo interno como a la exportación. Se ha consolidado una importante producción cerealera anual, con 1.199.219 toneladas de maíz, 792.239 de arroz y 420.996 de sorgo, especialmente en Guárico y Portuguesa. Entre los granos leguminosos es importante la producción de 16.633 toneladas de caraotas y 13.025'de frijoles. Es fundamental la producción de raíces y tubérculos con 408.992 toneladas de yuca, 322.141 de papa, 64.008 de ocumo, 52.765 de ñame y 26.119 de apio, siendo menores las de batata y mapuey. En la producción de plantas textiles y oleaginosas destacan 131.158 toneladas de cocos, 316.022 de palma aceitera, 59.291 de algodón en rama,14.000 de sisal, 8.570 de girasol y 28.054 de ajonjolí. Entre las producciones de frutas destacan el cambur -1.122.693 ton.-, el plátano -504.109 ton.-, la naranja -513.709 ton.-, la piña -189.463 ton.-, la patilla -256.580 ton.-, el mango -143.403 ton.-, la lechosa -87.117 ton.-, el aguacate -38.560 ton.-, el melón -70.230 ton.- y 91.602 toneladas de otras frutas. En la amplia producción de hortalizas destacan el ajo, berenjena, cebolla, pepino, pimentón, remolacha, repollo, tomate, zanahoria y otras, sobresaliendo las producidas en Lara, Trujillo y Mérida. Los cultivos comerciales más importantes son la caña de azúcar -6.428.958 ton.- con las mayores producciones en Yaracuy y Portuguesa; el café - 63.000 ton.-, el cacao -18.529 ton.,- y el tabaco -13.886 ton.-.

LA AGRICULTURA EN VENEZUELA EVOLUCIÓN HISTORICA

A partir de 1830 la economía venezolana se basaba en la actividad agropecuaria, cuyo factor importante era la tierra y su explotación. A este respecto se puede decir que durante la primera mitad del siglo XIX la propiedad territorial no era muy extensa; pero después se fue incrementando paulatinamente, es por esto que surgen los grandes latifundios, los cuales se van a caracterizar por concentrar grandes extensiones de tierra en pocas manos, limitando los cultivos y creando una situación de feudalismo territorial.

Desde 1926 en adelante, la produccion de petroleo supera por primera la de los productos tradicionales agricolas, y se convierte desde entonces en el principal producto de exportacion y fuente de ingresos para Venezuela.

El petróleo había desplazado al café como principal producto de exportación y para 1928 Venezuela había alcanzado el primer puesto como país exportador de petróleo en el mundo, y el segundo como país productor. El valor de la producción petrolera superó ampliamente los productos agrícolas y otros recursos. Con el tiempo estos productos fueron disminuyendo dramáticamente mientras que las exportaciones de petróleo ascendían notablemente, el petróleo se convirtió en producto fundamental de la economía venezolana.

Esta sustitución total del modelo económico agrario por otro monoproductor y rentista, surge como consecuencia de la aplicación de las políticas económicas inadecuadas, las cuales afectan la situación económica de nuestro país todavia en la actualidad.

Desde 1830 hasta 1926, la economía de Venezuela dependia de la producción y exportación de los productos agrícolas especialmente del café el cacao, asi como la ganaderia. Durante ese periodo la sociedad era fundamentalmente rural, con una población escasa y de muy lento crecimiento como consecuencia de las guerras y de un elevado porcentaje de mortalidad.

En los años veinte, inmediatamente antes de la aparicion del petroleo, el principal producto agricola de exportacion de Venezuela era el Cafe, que habia sustituido ya al Cacao.

A partir de 1830 empieza para Venezuela un nuevo período socio-económico conocido con el nombre de Venezuela agropecuaria. La base de la economía en esa época dependía de las actividades agrícolas y pecuarias. Las tierras, hatos y haciendas se encontraban en poder de pocas manos, los latifundistas. La mayor parte del ingreso del país dependía de la exportación del café y cacao.

Además, la mayoría de la población vivía en el campo y su subsistencia dependía de las labores del mismo. Sin embargo, en esta Venezuela sobresalen algunas características especiales como son: el asentamiento de las clases sociales, caudillismo y surgimiento de partidos políticos, entre otras. La compleja estructura social generó serios conflictos políticos y sociales, así como contradicciones entre las clases existentes, unos tratando de defenderse de los otros, especialmente por la actitud manifiesta del gobierno al favorecer al sector el mercantil.

Clases sociales

En el periodo agropecuario surgió una sociedad de clases entre las cuales se pueden mencionar: Los terratenientes o latifundistas, burguesía mercantil, artesanos, campesinos y esclavos.

Los terratenientes o latifundistas se ubicaban en el medio rural. La clase estaba constituida por los propietarios de las tierras, procedían en su mayor parte de la antigua Oligarquía Colonial (blancos criollos). Este grupo salió muy favorecido en la república de 1830, porque tenían mas poder político que en la colonia cuando sólo disfrutaban de poder municipal, tierras y haciendas, y estaban sometidos a las restricciones del gobierno español. Ahora mantenían la propiedad territorial y además el poder político concedido por la constitución, el mando de la república reposaba en manos de los terratenientes.

La burguesía mercantil, esta clase se formó en torno al comercio exterior y a todas las operaciones que realizaban las casas extranjeras. En su poder se fue concentrando el capital proveniente del mercado internacional. Se convirtió en la clase social de mayor recurso. Los burgueses hacían prestamos a los cosecheros, hacendados o terratenientes y al Estado

Los artesanos eran otra clase social que estaba formada por el grupo de trabajadores cuya labor se desarrollaba en pequeños talleres, principalmente en las ciudades, tenían escasos recursos y sus productos competían con los productos importados.

Los campesinos, clase constituida por los trabajadores de las haciendas y hatos. Era un sector heterogéneo por las diversas condiciones que tenían estos trabajadores. Habían campesinos libres y esclavos.

Campesinos libres: podían trabajar en sus propias tierras o en las tierras de los latifundistas como aparceros; esto es, campesinos que trabajaban las tierras de los latifundistas en la siguiente forma: medianeros quienes tenían que dar la mitad de la cosecha al latifundista; arrendatarios quienes hacían su pago en efectivo; colonos quienes hacían su pago trabajando gratis en las plantaciones de los terratenientes o como trabajadores asalariados devengando sueldos muy bajos, lo cual hacia su situación socioeconómica muy mala.

Los esclavos representaban el nivel más bajo en las clases sociales. Durante el periodo colonial la escasez de mano de obra indígena obligó a los colonizadores a comprar esclavos de África, éstos no tenían libertad, por esta condición no recibían salarios, eran propiedad privada de sus amos.

A este respecto se puede decir que durante la primera mitad del siglo XIX la propiedad territorial no era muy extensa; pero después se fue incrementando paulatinamente, es por esto que surgen los grandes latifundios, los cuales se van a caracterizar por concentrar grandes extensiones de tierra en pocas manos, limitando los cultivos y creando una situación de feudalismo territorial.

Sin embargo, se logró desarrollar esta actividad pues ofrecía al mercado algunos productos tales como: café, cacao, añil, caña de azúcar, algodón, leguminosas, cereales y otros. De toda esta variedad de productos, sobresalían tres rubros el café, el cacao y la caña de azúcar.

En la medida que la actividad agrícola se ve favorecida por el gobierno, ésta aumenta su radio de acción en el cultivo utilizando nuevas tierras,

Para 1900 y 1935 el aumento de esta actividad agrícola fue muy significativa debido a las medidas tomadas por el gobierno, en cuanto al apoyo y el otorgamiento de créditos para incentivar la exportación de los productos con marcada producción tales como café, cacao, sarrapia, caucho, batata, caña de azúcar y los rubros que atendían el mercado nacional, legumbres, hortalizas, cereales, tubérculos, frutas y otros.

Con respecto a las formas productivas para esta etapa económica del país podemos mencionar las siguientes:

1.- Conuco: se prepara con quema, uso semi-nómada de la tierra.

2.- Hacienda colonial: Es la actividad de explotación de recursos capaz de crear capital e incrementar el comercio intensivo de los productos arrancados de la tierra. Es una replica del sistema agrario de la España Imperialista. Mucha tierra en manos de unos pocos. Se destaca el trato servil y casi esclavo y contractuales propias del capitalismo.

3.-Latifundio: La oligarquía del siglo XIX y principios del XX en Venezuela fue heredera de la economía agraria colonial y se fundamentó en el control de las variables productivas, especialmente la tierra y la fuerza de trabajo.

Durante la epoca colonial el principal producto era el Cacao. Poco a poco el café fue desplazando al cacao como el principal rubro de exportación de la economía venezolana. El cacao, que había reinado casi solitario en la escena económica nacional entre la segunda mitad del siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII, declina visiblemente en su predominio desde principios del XIX.

A partir de 1790 comenzó el ascenso del café, que alcanza el mismo nivel del cacao hacia el año de 1810. Los sucesos políticos siguientes afectaron el comercio del cacao, que perdió el mercado de España y otros de Europa, de manera que en 1830 la exportación de este grano fue de 30.000 fanegas; oscila entre esta cifra y la de 40.000, hasta el año de 1850. La Guerra Federal hace declinar violentamente su comercio y precios, y no se repone sino después de 1875 y hacia finales del siglo alcanza las 80.000 fanegas, hasta entrar el siglo. Hasta comienzos de la Primera Guerra Mundial (1914), las exportaciones de cacao oscilaron entre 8.000 y 18.000 t, con un promedio de 16.000 t/año. A partir de 1916 y hasta la gran depresión económica de la década de 1930, el promedio anual de exportaciones fue de 20.000 t, con un máximo de 21.000 t en 1921, cifra que no se ha vuelto a alcanzar.

Hacia 1830, la sustitución del cacao por el café ya es un hecho que se expresa por un doble desplazamiento: el del cacao, que se traslada desde el centro al occidente y, particularmente, al oriente del país, convirtiendo a Carúpano en el principal puerto de exportación de cacao en Venezuela y en una de las plazas comerciales más importantes del país; y el del café, del centro a los Andes, valorizando a las laderas, dinamizando económica y políticamente a las tierras andinas, especialmente al Táchira, y dando un enorme impulso al puerto de Maracaibo, que actuaba como la salida natural de las exportaciones cafetaleras de la región andina y del departamento colombiano del Norte de Santander.

El año de 1918, final de la Primera Guerra Mundial, fue el de mayor exportación de café registrada, pues llegó a 1.373.034 sacos de 60 kg por un valor de Bs. 115.093.198; se exportó cacao por el orden de Bs. 27.352.829 con un volumen de 308.093 sacos; y azúcar 11.996.658 kg por un valor de Bs. 4.995.672; además se exportó maíz, papelón y carnes congeladas.

Para el año 1926, el petróleo había desplazado al café como principal producto de exportación y para 1928 Venezuela había alcanzado el primer puesto como país exportador de petróleo en el mundo, y el segundo como país productor. El valor de la producción petrolera superó ampliamente los productos agrícolas y otros recursos. Con el tiempo estos productos fueron disminuyendo dramáticamente mientras que las exportaciones de petróleo ascendían notablemente, el petróleo se convirtió en producto fundamental de la economía venezolana.

Como muestra de lo anterior, en el año económico 1933-1934, los ingresos fueron de Bs. 171.829.139 y los egresos de Bs. 153.924.973,56. La exportación del café alcanzó a 634.677 sacos de 60 kg por valor de Bs. 30.308.057, mientras que el Petroleo que ya era el principal producto de exportacion desde 1926 se exportaron 18.331.690 tm por un valor de Bs. 573.432.335.

Desde 1926 en adelante, la produccion de petroleo supera por primera la de los productos tradicionales agricolas, y se convierte desde entonces en el principal producto de exportacion y fuente de ingresos para Venezuela.

Las características que definieron al modelo agrario exportador fueron las siguientes:

La dependencia económica del mercado externo. En el mercado mundial se fijaban los precios de los productos y se decidía el destino de las inversiones de capitales. De este modo, indirectamente, se determinaba qué productos convenía producir en el país.

El latifundio como unidad de producción agropecuaria. La casi totalidad de la producción destinada a la exportación se obtenía en grandes propiedades rurales.

La intervención del Estado. La fuerte expansión de la demanda mundial de productos agropecuarios de clima tropical y la disposición en nuestro país de tierras fértiles para esta producción, no eran condiciones suficientes para posibilitar el crecimiento de la producción y de las exportaciones agropecuarias. El Estado tuvo un papel decisivo para asegurar el funcionamiento del modelo agrario exportador.

El desequilibrio regional. Las producciones destinadas a la exportación se obtenían, fundamentalmente, de regiones específicas. Por esta razón, también en ese núcleo se concentraron los grupos de mayor poder económico y los centros de decisión política que trabajaban por el mantenimiento de este modelo económico que los beneficiaba.

El fortalecimiento de este modelo de organización de la economía y la sociedad, consolidó el dominio de un grupo social sobre el conjunto de la sociedad. Los terratenientes exportadores se fueron constituyendo en el grupo de capitalistas agrarios, y actuaron asociados con capitalistas extranjeros.

El modelo de sustitución de importaciones se implanta a partir del año de 1959 y se prolonga hasta 1989, cuando se inicia un nuevo ciclo de la vida política del país en el que se decide sustituir este modelo por otro que otorgaba un mayor énfasis a las políticas de apertura económica y la liberación del comercio internacional. No hay dudas que durante este periodo crecieron numerosas empresas manufactureras en el país y se establecieron nuevos polos de desarrollo industrial en las inmediaciones de Valencia, Maracay, Barquisimeto, Puerto Ordaz, Maracaibo y otras importantes ciudades del interior de Venezuela.

Paralelamente el Gobierno Nacional promovió diversas industrias básicas en el país, particularmente en el sector petroquímico, siderúrgico, refinerías de petróleo, aluminio, energía eléctrica, etc. las cuales fueron creando otros polos de desarrollo en otras regiones del país. La industria de la construcción impulsó la creación de numerosas empresas productoras de insumos para esta importante actividad industrial. La producción agropecuaria, por su parte, bajo el amparo de las políticas de protección auspiciadas por el estado venezolano permitieron desarrollar nuevos cultivos en el campo los cuales incentivaron el establecimiento de numerosas empresas agro-industriales que le dieron gran impulso a la producción agropecuaria.

Veinte años después de haberse establecido este modelo de desarrollo, se empezaron a detectar una serie de fallas de carácter macro-económico que avizoraban el agotamiento del esquema de sustitución de importaciones, entre los cuales podemos citar las siguientes: a) Las industrias que nacieron bajo este proceso no contribuyeron significativamente a la diversificación y aumento del ingreso de divisas, b) la falta de competitividad externa no les permitía a las industrias locales que sus exportaciones ganaran mercados externos; c) la política de proteccionismo industrial generó el crecimiento de industrias manufactureras con altos costos de producción y baja productividad; d) La ausencia de políticas que permitieran una mayor integración entre las industrias estatales básicas no permitieron que nuevas empresas pudieran desarrollarse utilizando los insumos nacionales (gas, aluminio, energía, acero, etc.) para desarrollar industrias aguas abajo con mayor valor agregado y capacidad de exportación.

Simultáneamente, en los escenarios económicos internacionales se empezaban a producir profundos cambios en la estructura del comercio exterior, las cuales se caracterizaban por los siguientes hechos: 1) Un crecimiento muy significativo del comercio de manufacturas en detrimento de los productos básicos y las materias primas provenientes de los países en desarrollo; 2) Las ventajas comparativas habían perdido posición en la economía mundial como consecuencia de las innovaciones tecnológicas y el avance científico, los cuales propiciaron el posicionamiento de las ventajas competitivas basadas fundamentalmente en la calidad de la educación y la gerencia; 3) La competitividad de la mayor parte de los países se centró en la producción de bienes y servicios cuya demanda a nivel internacional era mas dinámica y cuyos precios eran crecientes; 4) se acentuó la tendencia de las políticas comerciales orientadas hacia una mayor liberación de los intercambios comerciales y una apertura de las economías dando prioridad los procesos de globalización e integración económica. En 1989 se establece un amplio consenso entre los académicos, tecnócratas, políticos, economistas y funcionarios del sector público para dar un gran viraje en la conducción de la política económica para que Venezuela pudiese adoptar un nuevo modelo de desarrollo orientado hacia la apertura económica, la liberación del comercio y el fortalecimiento de los esquemas de integración.