Informes De Libros / Resumen La Ternura Y La Postura Carlos Aldana Mendoza

Resumen La Ternura Y La Postura Carlos Aldana Mendoza

Trabajos Documentales: Resumen La Ternura Y La Postura Carlos Aldana Mendoza
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 2.101.000+ documentos.

Enviado por:  Waro  07 junio 2013
Tags: 
Palabras: 8442   |   Páginas: 34
Views: 294

Educar para la paz, que es educar desde la paz, no debe ser una moda más, o un concepto interesante para las cooperaciones, o para los discursos políticos, o para los falsos sabios de la educación moderna. Quien educa para la paz, quien educa desde la paz, es alguien que, con su más profunda intimidad, ama la vida, ama lo humano. Conflictividad que surge de la postura.

No puede ser de otra manera, porque cuando educamos a favor de la paz, educamos a favor de los seres humanos concretos que deben construir esa paz, o que deben destruir los muros que no permiten transitar por el camino del desarrollo y los derechos humanos. Esos seres humanos no son construcciones artificiales, académicas o teóricas: son seres de carne y hueso que se fortalecen, desarrollan y convierten en sujetos políticos por cuanto protagonizan su propia vida.

No hay otra manera de educar a seres humanos que aquella que se entiende por “educarnos entre seres humanos”. Sin ello, podremos enseñar valores, saberes y habilidades de paz, pero nunca podremos educarnos desde y hacia la paz. Quien educa para la paz, desde la paz, no tiene por qué negarse a la caricia, al cariño sostenido, a la sonrisa amable y bienhechora, a la creencia en lo humano, al encuentro íntimo.

Educamos para la paz no sólo porque debemos superar los conflictos, sino porque necesitamos aprender a sentir los conflictos. Educamos para la paz, desde la ternura y amor por lo humano, precisamente porque somos conflictivos, porque no somos fáciles, ni simples. La educación para la paz es conflictiva –cuando es verdaderamente educación para la paz– porque se basa en opciones, valores, actitudes y compromisos que “tocan”, que tienen que ver con la vida individual, social y estructural. Porque esos valores y actitudes sólo podrán vivirlos seres humanos conflictuados en sí mismos, y conflictuados con y contra otros seres humanos.

La conflictividad de una educación que busca la paz se encuentra precisamente en que la paz –plena,

profunda, integral– representa el más grave y serio conflicto al que tienen que enfrentarse los distintos poderes ya establecidos en el mundo actual. Quien educa para la paz asume posturas frente al poder y frente a la realidad. Quien educa para la paz, educa contra la violencia, y ésta, además de ser el método de los poderes, es también una de sus empresas más rentables. Entonces, quien educa para la paz se enfrenta a los poderes. Educamos para la paz, pero viviendo nuestras propias guerras y violencias internas. Por eso, precisamente, estamos llamados a la tarea tierna y conflictiva de

Construir la paz.

Está claro que si nos referimos a la educación para la paz, nos referimos a sus dos más grandes sustancias: la ternura y la postura. La educación para la paz está hecha de aprendizajes solamente posibilitados por la ternura y la postura. Ésta no deja de ser una tarea tierna porque se vive y ejecuta con y para seres humanos y su entorno. Esto implica la afectividad que posibilita u ...



Suscríbase a ClubEnsayos

Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.101.000+ documentos