Derecho Hereditario Ensayos gratis y Trabajos

Derecho Hereditario

Derecho heredit...cho hereditario El derecho hereditario o también llamado sucesorio encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una persona el derecho se haya en la en la disyuntiva d ...

Palabras: 17452Páginas: 70Leer Ensayo

Derecho Hereditario

1. Derecho Hereditario o Sucesor. Concepto Es el conjunto de normas y principios jurídicos que gobiernan la transmisión de los derechos y del patrimonio en general de una persona que muere a quienes van a sustituirlo en esos derechos Aclara el prof ...

Palabras: 1367Páginas: 6Leer Ensayo

Derecho Hereditario

1. DERECHO HEREDITARIO. 1.1 Concepción del dominio como perpetuo y origen del derecho hereditario. Entre los fundamentos del derecho sucesorio existen diferentes posturas: 1.- Este derecho encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una persona el derecho se encuentra entre la disyuntiva de disponer lo conducente al patrimonio de aquel que falleció, a fin de que no quede desprovisto de un titular. Para esto existen tres posibilidades: a) reconocer que ya no existe propietario y cualquiera se apodera de ellos. b) Declararlos bienes del estado. c) O conceder al titular que disponga de ellos, lo cual lo trascendería en su existencia. En primera instancia y como resulta lógico, la tercera de estas posibilidades resulta ser la menos sostenible, pero la que ha prevalecido en los sistemas jurídicos occidentales. El derecho a disponer de los bienes ya sea por voluntad expresa o presunta, ha inspirado la tradición de nuestro sistema jurídico desde sus inicios. Esta postura tiene dos fundamentos: • el concepto de propiedad romana que lo considera perpetuo; y • la voluntad del titular, ya que en vida libremente dispone de sus bienes, aunque resulte su aplicación en un acto futuro que los trasciende de su vida. Estos conceptos son la base de la sucesión testamentaria, y corolario para la sucesión legítima, ya que al no existir testamento que de fe clara de la voluntad del difunto, se presume la voluntad de éste, en razón de la cercanía de parentesco por la afectividad que ésta conlleva. De aquí se infiere, que en el orden de sucesión los parientes cercanos excluyen a los lejanos. 2.- No podemos olvidar dentro de los fundamentos del derecho sucesorio, los que tienen que ver con cuestiones de tipo afectivo, sociológico y económico también han esgrimido consideraciones para apoyar este derecho: a) se considera que el hombre en vida trabaja para asegurar la asistencia y manutención de su descendencia, por lo cual resulta lógico pensar que sea así, aún después de su muerte. b) El patrimonio, aunque aparezca a nombre del padre, implica en su creación la participación de todos los miembros de la familia, constituyendo sistemas de propiedad familiar. 3.- También se pretende fundar el derecho sucesorio sobre algunas otras especulaciones. Ejemplo de ello, es el saber si hombre trabajaría y ahorraría en el transcurso de su vida a sabiendas de que a su muerte se perderían esos bienes. Importante es mencionar, los prejuicios que causaría el dejar patrimonios enteros que no cumplieran con sus obligaciones, y cuyas fuentes de riqueza no se podrían seguir explotando. 4.- Por último, y ante estas concepciones de tipo personalista, surge otra, la llamada concepción social de la riqueza, que pretende fundarse en el concepto de la propiedad como función social, estableciendo: a) Que con base en la función social de la riqueza, toca a la sociedad representada por el estado, decidir el fin y destino de la misma, ya que aunque individual, es siempre producto del quehacer colectivo. Por ello, a la muerte su titular, la riqueza acumulada por aquél debe pasar a la comunidad. b) Que la herencia es una fuente de injusticia que coloca a algunos miembros de la sociedad en situación de privilegio, pues tienen a su disposición recursos que no produjeron o ganaron, sino que obtienen de forma gratuita y sin esfuerzo. Esta postura respecto de la herencia proviene de sistemas que niegan en absoluto el derecho a heredar a otros y que, por medio de impuestos a las sucesiones, pretenden ir desgastando los capitales hasta su desaparición en varias herencias sucesivas. Por último: La teoría del patrimonio, como universalidad de derecho, encuentra en la sucesión mortis causa una de sus más claras aplicaciones, pues no permite que la muerte separe bienes y derechos de las obligaciones, aunque éstas no tengan una garantía específica (real), permitiendo a los acreedores cobrar sus créditos de la garantía total del patrimonio. Permite también la subsistencia de determinadas relaciones que, de terminarse con la vida de uno de los sujetos de la relación, acarrearía graves perjuicios a la economía general. La herencia en derecho romano es una conjunto de derechos, un patrimonio con todos los bienes que lo componen, su activo y pasivo. Esta concepción, profunda y técnica, ha adquirido en todas las legislaciones un triunfo universal. Por su parte, el derecho germánico , por el contrario, miró más bien, específicamente, cada cosa sin tener una visión de conjunto de la universalidad. Todavía son de gran actualidad las palabras de los autores de derecho romano, que básicamente decían que técnicamente la sucesión universal es una adquisición en bloque, como unidad, de todos los derechos comprendidos en un patrimonio o hacienda, por medio de una acto jurídico personal, producida en una instante y por virtud de un título único. Se transmiten igualmente las deudas; pero el adquiriente no responde de ellas en persona,, sino con los mismos bienes heredados, o por decirlo de otra manera, la que responde es la herencia. a) El patrimonio del difunto se mantiene en unidad con sus derechos y obligaciones y como unidad, en bloque, pasa a los herederos: se conserva uno e indiviso. b) Se transmiten las obligaciones, al igual que se transmiten los derechos, como valores patrimoniales independientes, y aun cuando no hubiere activo, en rigor se transmitirían. La sucesión hereditaria universal, así concebida, es antiquísima en el derecho romano y peculiar y exclusiva de él; aquí la herencia es la subrogación en la personalidad patrimonial del difunto. Fue la ley romana la que abrió los cauces del progreso, demostrando su ideal de superioridad sobre el régimen hereditario de los germanos, y esta superioridad le abrió el triunfo en el derecho de Pandectas y en los modernos códigos. El heredero no sólo de subrogar en los deberes de culto y hospitalidad, sino en las relaciones patrimoniales. 1.2 La sucesión en sentido amplio y la sucesión mortis causa. El derecho sucesorio implica un cambio en los titulares de un derecho u obligación, ya que un titular sigue y sucede a otro. En sentido amplio entendemos la sucesión como cualquier cambio meramente subjetivo (cambio de sujeto) de una relación de derecho; aquí claramente podemos observar que interviene de manera importante la voluntad de las partes para llevar acabo determinado acto; por otra parte, en sentido estricto se define como la subrogación de una persona en los bienes y derechos transmisibles dejados a su muerte por otra (mortis causa), es decir la transmisión de todos los bienes del difunto, así como de sus obligaciones, que no se extinguen con la muerte. Es así, como observamos que una sucesión puede ser: 1.- A título particular, respecto de un derecho individual como el de propiedad de una cosa. Ejem. Comprador sucede al vendedor, el donatario sucede al donante, el legatario lo es de una cosa determinada. A su vez esta sucesión puede darse: a) en vida del primitivo titular; inter vivos. b) Por la muerte del primer titular: legado. c) A titulo oneroso: compraventa. d) A título gratuito; donación o legado. 2.- A título universal, respecto de la totalidad de un patrimonio, y que se caracteriza por: a) se efectúa por causa de la muerte; mortis causa. b) Es gratuita. Así pues, una diferencia clara que existe entre la sucesión mortis causa y la sucesión intervivos, recordando que la primer puede ser universal y singular, mientras que la segunda no pude ser más que singular, pues significando a la universal como un desprendimiento o desviación de la entera personalidad patrimonial o del conjunto de derechos que ostenta una persona, esto no puede ser causado sino por la muerte. Elementos de la sucesión por causa de la muerte (mortis causa). 1.- Personales: elemento personal o subjetivo que está representado por el causante (llamado también autor de la herencia, de cuis), o testador, en el caso de sucesión testada, y por el causahabiente o sucesor (heredero o legatario). La relación jurídica entre el muerto y el sucesor es exclusivamente causal o sucesoria, es decir, justificativa de la adquisición de titularidades por parte del segundo, y no puede ser, en ningún caso, relación de derechos y pretensiones y deberes u obligaciones recíprocas entre el causante y el causahabiente, simplemente por que ambos no llegan a coexistir con ese carácter. 2.- Elemento real u objetivo: está constituido por el conjunto de las titularidades pertenecientes al causante y que no se extinguen por su muerte. El elemento objetivo, se concreta en el conjunto de bienes, derechos y obligaciones del difunto que no se extinguen por su muerte. Por supuesto, no caen dentro de este elemento las titularidades que la muerte extingue inexorablemente, tales como los de la personalidad, los de usufructo uso y habitación, los derechos políticos, los honoríficos, las posiciones jurídicas creadas en consideración directa a las cualidades, condiciones o aptitudes especiales del sujeto, y otros más. 3.- Elemento causal: es la delación o vocación, que significa el llamamiento a suceder u ofrecimiento de la sucesión a la persona con derecho a ella, por la voluntad expresa del testador (delación testamentaria) o por voluntad presunta del causante (delación legítima). Tipos de la sucesión mortis causa. a) Por sus efectos: sucesión universal o sucesión a título singular. Sucesión universal Estas dos dan como aparición la figura de heredero y legatario. El heredero se define como aquel que recibe a título universal, los beneficios de la sucesión, ya sea testamentaria o legítima. En el momento que se produce la muerte del causante los herederos adquieren derecho a la masa hereditaria como un patrimonio común, mientras no se hace la división. El heredero responde de las cargas de la herencia hasta donde alcance la cuantía de los bienes que hereda. Por consiguiente, no responde por las obligaciones del causante más allá del límite de lo heredado. Sucesión a título singular El legatario es el sucesor a título singular, sin que puedan imponérsele más cargas que las que expresamente señale el testador, sin responsabilidad de su responsabilidad subsidiaria con los herederos. b) Por su origen: voluntaria, legal y mixta. Sucesión voluntaria Surge de una manifestación expresa del causante, que es el testamento, por lo que se define como sucesión testamentaria. Sucesión legítima Tiene su origen en la falta de testamento válido, quedando sujeta al orden establecido al efecto por el legislador, como se contempla en nuestro código civil. Sucesión mixta Es la que se presenta cuando el testador no dispone de la totalidad de sus bienes, dejando otros cuyo destino se resuelve según las reglas del intestado. DERECHO HEREDITARIO El derecho de sucesiones es el conjunto de relaciones jurídicas que regulan la sucesión, no en todas sus formas y variedades, sino tan sólo en el concepto técnico de la sucesión mortis causa, y equivale a la sustitución , por la persona viviente, de la difunta en todos sus bienes y relaciones jurídicas transmisibles, que éste mantuvo en vida. Por lo tanto, es una parte del derecho civil que hace referencia a la sucesión por causa de la muerte, como forma particular del fenómeno jurídico de la sucesión, que es la única forma admitida por nuestro sistema legal de sucesión a titulo universal. Tres condiciones que deben de existir en la sucesión: a) que haya una relación jurídica transmisible b) que ésta continúe existiendo, pero cambie de sujeto; y c) que esta transmisión tenga lugar por un vínculo o lazo que una jurídicamente a trasmitente y sucesor. Confusión e imprecisiones Hay una ficción al declarar que el heredero tiene una personalidad jurídica, la del difunto, ya hay una inexactitud al decir que continua todos sus derechos: también existe una ficción al declarar que el heredero es una es un representante del difunto. La representación supone casi siempre la coexistencia del representante con el representado. 1.3 Justificación económica- jurídica de la sucesión por causa de la muerte. La herencia tiene un objeto de naturaleza económica: lograr la continuidad patrimonial. El derecho hereditario tiene por objeto, en cuanto a su aspecto relacionado con el derecho público, la estabilidad del crédito, la firmeza de la contratación y la regularidad de las relaciones patrimoniales: el heredero es un continuador del patrimonio. La finalidad económica es esencial para el régimen de los contratos, que perderían su valor si la muerte del acreedor o deudor extinguiesen sus derechos y obligaciones: garantiza así, el derecho hereditario los derechos de terceros. Son derechos patrimoniales los que, según su contenido, no están ligados a la personalidad individual de su titular, y que por tanto pueden ser separados de él y transmitidos a otros. Las diferentes teorías que se han elaborado en torno al fundamento de la sucesión mortis causa, pueden clasificarse en dos grupos las negativas y positivas. Negativas: rechazan la sucesión por causa de muerte, basándose en que la voluntad humana no debe de ser eficaz después de la muerte de quien la expresó en vida, por lo tanto “los bienes del difunto se convierten en vacantes que, a juicio de unos, caen bajo la ocupación del primer ocupante y a juicio de otros pertenece al Estado. Desde el punto de vista de un socialismo extremado se combate el derecho de sucesión mortis causa como consecuencia lógica de su posición frente al derecho de la propiedad individual, pero en la práctica de ciertos regímenes de significación socialista se admite la sucesión en ciertos bienes, los llamados de consumo o goce, limitando la negativa a la sucesión, a la propiedad de la tierra y a los instrumentos de producción. Positivas: dentro de esta postura existen diferentes corrientes, pues unas lo fundan en el derecho a la propiedad individual, otras en el derecho de familia, y otras optan por una postura ecléctica. Para CASTAN el problema de la fundamentación del derecho sucesorio no puede separarse del problema de la propiedad, en atención a que la sucesión hereditaria no es otra cosa que el modo de continuar y perpetuar la propiedad individual. El fundamento de la sucesión está, para CASTAN, en la necesidad de perpetuar los patrimonios más allá de los límites de la vida humana, pero esta necesidad se funda, a su vez, en la necesidad de dar estabilidad a la familia y en la de dar fijeza a la economía social. Con base en este punto de vista se puede asegurar que el mantenimiento del derecho sucesorio mortis causa no tiene únicamente su fundamento en la tutela del interés individual, sino que también lo tiene en la necesidad de la protección de intereses sociales cuya indefensión produciría resultados igualmente perniciosos para el individuo y la sociedad. 1.4 Principios fundamentales del Derecho Sucesorio. En primer termino, es necesario señalar la separación que existe entre el patrimonio del autor de la herencia, de los que heredan. Mientras no se efectúa la partición, los bienes forman una comunidad cuya titularidad se transmite, al momento de la muerte del autor de la sucesión (art. 1165), a los herederos, quienes adquieren derecho a la masa hereditaria pero no a las cosas particulares que lo constituyen, esto sucede hasta la adjudicación previa liquidación de deudas. Por lo tanto, los herederos solamente pueden disponer de los derechos hereditarios, más no en lo particular. (art. 1166), derecho del tanto (art. 1169). HEREDERO Y LEGATARIO El heredero (art. 1160), es a quien le corresponde todo o una parte alícuota de una universalidad, esto es, bienes, derechos o relaciones jurídicas que correspondía al de cujus. Puede ser instituido por el testador o por la ley, es el sucesor del autor de la herencia, entra a la masa hereditaria como patrimonio común, tiene responsabilidad directa de las deudas de la herencia, en principio es el encargado de cumplir los legados y cargas señaladas por el testador. El legatario (art. 1161), es un adquirente a título particular, ya que le corresponden exclusivamente los bienes que el testador le haya asignado, su institución puede ser hecha únicamente por testamento, no se sucesor del de cujus, es adquirente por causa de la muerte. Este responde únicamente de las cargas que le imponga el testador. Ahora bien, cuando los bienes de la herencia no bastan para cubrir las deudas del de cujus, el legatario responde subsidiariamente con los herederos. El testador puede establecer que el legatario pague una o más deudas. Si la totalidad de la herencia se distribuye en legados, se tendrá a los legatarios como herederos. (art. 1162). Ni legatarios ni herederos podrán disponer de las cosas hasta antes la adjudicación. La frontera entre ambos conceptos nunca ha sido del todo clara. 1.5 Características y elementos esenciales para la sucesión legítima. La sucesión legítima es la que defiere por ministerio de ley, cuando concurren los presupuestos establecidos el efecto. Esta no se basa en la voluntad del causante; pero en realidad no es que exista dicha voluntad, sino que, en lugar de ser expresa, es presunta. Consideró poco afortunada la denominación, ya que si bien es cierto que las para suceder están prescritas en la ley, también es cierto que con dicha denominación de impresión de la sucesión intestamentaria fuera ilegítima. Momentos en que se abre la sucesión intestamentaria: a) Cuando no haya testamento, o el que se otorgó es nulo o perdió validez. b) Cuando el testador no dispuso de todos sus bienes c) Cuando no se cumple la condición impuesta al heredero d) Cuando el heredero muere antes que el testador, repudia la herencia o es incapaz de heredar, si no se ha nombrado sustituto. Herederos por sucesión legítima: son aquellos que tienen derecho a recibir los bienes del causante, a falta de disposición testamentaria, por disposición de ley. (artículo 1158). Reglas generales: 1. En este tipo de sucesión únicamente tienen derecho a heredar las personas designadas en el artículo 1464. 2. Los parientes más próximos excluyen a los más lejanos, excepto en los casos de sustitución o estirpe (art. 1466); tampoco aplica en el caso de concurrir ascendientes con descendientes, puesto que estos últimos, aún siendo del mismo grado o más lejano, excluyen a los primeros, quienes únicamente tendrán derecho de alimentos; los parientes en línea recta descendente excluyen a los parientes en la misma línea pero ascendente. 3. Los parientes que se hallen en el mismo grado heredaran por partes iguales (art. 1467), excepto que hayan entrado en la herencia por estirpe, la porción que le hubiere correspondido al sustituido. Esta regla no es aplicable en el caso de la herencia por líneas de los ascendientes de segundo o ulterior grado. 4. Los parentescos que dan derecho a heredar de manera intestamentaria son el consanguíneo y el civil, debido a que el parentesco por afinidad no da derechos a heredar. (art. 1465). 5. La línea recta excluye a la colateral. 6. En línea recta los descendientes excluyen a los ascendientes. 7. Si el testador dispone legalmente sólo de una parte de sus bienes, el resto de ellos forma parte de la sucesión legítima. (art. 1463). Modos de suceder: • Por cabeza cuando el heredero es llamado directamente a suceder. • Por estirpe se forma por la descendencia de un sujeto a quien ella representa y toma su lugar, • Por líneas a favor de los ascendientes, cuando los ascendientes que sobrevivan sean de siguiendo o ulterior grado, se abren una o dos líneas. Orden de los herederos: Primero: los hijos heredan por partes iguales. El cónyuge, si carece de bienes, hereda la parte de un hijo, y si sus bienes propios no alcanzan la porción de un hijo, heredará la parte que falte para igualar dicha porción. Si alguno de los hijos muere antes que el testador, renuncia a la herencia o es incapaz de heredar su parte se repartirá entre sus propios hijos, los que se dividirán por partes iguales la parte del hijo. (estirpe). Si hubiere ascendientes del autor de la herencia, éstos no heredaran, por no corresponder a este orden, pero tendrán derecho a alimentos. En el mismo caso estará el adoptante del de cuius. Segundo: si no hubiere descendientes, heredarán los ascendientes. Si viven ambos padres, heredaran por partes iguales; si sólo uno de ellos subsiste recibe toda la herencia. Si el cónyuge concurre con los ascendientes, la mitad de la herencia le pertenece, y la otra se divide entre los ascendientes. Tercero: los hermanos o el cónyuge. Si sólo hay hermanos heredan por partes iguales. Si hay medios hermanos, heredan la mista de los que sean de ambos padres. Si hay sobrinos, hijos de un hermanos premuerto, incapaz o que haya renunciado su herencia heredarán por estirpe su parte. Cuando el cónyuge concurra con hermanos, tendrá derecho a dos terceras partes de la herencia, y la parte restante corresponde a los hermanos. Cuarto: Cónyuge o concubina. Si no hay descendientes, ascendientes o hermanos, heredan en su totalidad. Quinto: si no existe ninguno de los anteriores, heredan los parientes hasta el cuarto grado. Sexto: a falta de todos los anteriores hereda la beneficencia pública. ...

Palabras: 3330Páginas: 14Leer Ensayo

Sucesiones! Derecho Hereditario

1. DERECHO HEREDITARIO. 1.1 Concepción del dominio como perpetuo y origen del derecho hereditario. Entre los fundamentos del derecho sucesorio existen diferentes posturas: 1.- Este derecho encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una persona el derecho se encuentra entre la disyuntiva de disponer lo conducente al patrimonio de aquel que falleció, a fin de que no quede desprovisto de un titular. Para esto existen tres posibilidades: a) reconocer que ya no existe propietario y cualquiera se apodera de ellos. b) Declararlos bienes del estado. c) O conceder al titular que disponga de ellos, lo cual lo trascendería en su existencia. En primera instancia y como resulta lógico, la tercera de estas posibilidades resulta ser la menos sostenible, pero la que ha prevalecido en los sistemas jurídicos occidentales. El derecho a disponer de los bienes ya sea por voluntad expresa o presunta, ha inspirado la tradición de nuestro sistema jurídico desde sus inicios. Esta postura tiene dos fundamentos: • el concepto de propiedad romana que lo considera perpetuo; y • la voluntad del titular, ya que en vida libremente dispone de sus bienes, aunque resulte su aplicación en un acto futuro que los trasciende de su vida. Estos conceptos son la base de la sucesión testamentaria, y corolario para la sucesión legítima, ya que al no existir testamento que de fe clara de la voluntad del difunto, se presume la voluntad de éste, en razón de la cercanía de parentesco por la afectividad que ésta conlleva. De aquí se infiere, que en el orden de sucesión los parientes cercanos excluyen a los lejanos. 2.- No podemos olvidar dentro de los fundamentos del derecho sucesorio, los que tienen que ver con cuestiones de tipo afectivo, sociológico y económico también han esgrimido consideraciones para apoyar este derecho: a) se considera que el hombre en vida trabaja para asegurar la asistencia y manutención de su descendencia, por lo cual resulta lógico pensar que sea así, aún después de su muerte. b) El patrimonio, aunque aparezca a nombre del padre, implica en su creación la participación de todos los miembros de la familia, constituyendo sistemas de propiedad familiar. 3.- También se pretende fundar el derecho sucesorio sobre algunas otras especulaciones. Ejemplo de ello, es el saber si hombre trabajaría y ahorraría en el transcurso de su vida a sabiendas de que a su muerte se perderían esos bienes. Importante es mencionar, los prejuicios que causaría el dejar patrimonios enteros que no cumplieran con sus obligaciones, y cuyas fuentes de riqueza no se podrían seguir explotando. 4.- Por último, y ante estas concepciones de tipo personalista, surge otra, la llamada concepción social de la riqueza, que pretende fundarse en el concepto de la propiedad como función social, estableciendo: a) Que con base en la función social de la riqueza, toca a la sociedad representada por el estado, decidir el fin y destino de la misma, ya que aunque individual, es siempre producto del quehacer colectivo. Por ello, a la muerte su titular, la riqueza acumulada por aquél debe pasar a la comunidad. b) Que la herencia es una fuente de injusticia que coloca a algunos miembros de la sociedad en situación de privilegio, pues tienen a su disposición recursos que no produjeron o ganaron, sino que obtienen de forma gratuita y sin esfuerzo. Esta postura respecto de la herencia proviene de sistemas que niegan en absoluto el derecho a heredar a otros y que, por medio de impuestos a las sucesiones, pretenden ir desgastando los capitales hasta su desaparición en varias herencias sucesivas. Por último: La teoría del patrimonio, como universalidad de derecho, encuentra en la sucesión mortis causa una de sus más claras aplicaciones, pues no permite que la muerte separe bienes y derechos de las obligaciones, aunque éstas no tengan una garantía específica (real), permitiendo a los acreedores cobrar sus créditos de la garantía total del patrimonio. Permite también la subsistencia de determinadas relaciones que, de terminarse con la vida de uno de los sujetos de la relación, acarrearía graves perjuicios a la economía general. La herencia en derecho romano es una conjunto de derechos, un patrimonio con todos los bienes que lo componen, su activo y pasivo. Esta concepción, profunda y técnica, ha adquirido en todas las legislaciones un triunfo universal. Por su parte, el derecho germánico , por el contrario, miró más bien, específicamente, cada cosa sin tener una visión de conjunto de la universalidad. Todavía son de gran actualidad las palabras de los autores de derecho romano, que básicamente decían que técnicamente la sucesión universal es una adquisición en bloque, como unidad, de todos los derechos comprendidos en un patrimonio o hacienda, por medio de una acto jurídico personal, producida en una instante y por virtud de un título único. Se transmiten igualmente las deudas; pero el adquiriente no responde de ellas en persona,, sino con los mismos bienes heredados, o por decirlo de otra manera, la que responde es la herencia. a) El patrimonio del difunto se mantiene en unidad con sus derechos y obligaciones y como unidad, en bloque, pasa a los herederos: se conserva uno e indiviso. b) Se transmiten las obligaciones, al igual que se transmiten los derechos, como valores patrimoniales independientes, y aun cuando no hubiere activo, en rigor se transmitirían. La sucesión hereditaria universal, así concebida, es antiquísima en el derecho romano y peculiar y exclusiva de él; aquí la herencia es la subrogación en la personalidad patrimonial del difunto. Fue la ley romana la que abrió los cauces del progreso, demostrando su ideal de superioridad sobre el régimen hereditario de los germanos, y esta superioridad le abrió el triunfo en el derecho de Pandectas y en los modernos códigos. El heredero no sólo de subrogar en los deberes de culto y hospitalidad, sino en las relaciones patrimoniales. 1.2 La sucesión en sentido amplio y la sucesión mortis causa. El derecho sucesorio implica un cambio en los titulares de un derecho u obligación, ya que un titular sigue y sucede a otro. En sentido amplio entendemos la sucesión como cualquier cambio meramente subjetivo (cambio de sujeto) de una relación de derecho; aquí claramente podemos observar que interviene de manera importante la voluntad de las partes para llevar acabo determinado acto; por otra parte, en sentido estricto se define como la subrogación de una persona en los bienes y derechos transmisibles dejados a su muerte por otra (mortis causa), es decir la transmisión de todos los bienes del difunto, así como de sus obligaciones, que no se extinguen con la muerte. Es así, como observamos que una sucesión puede ser: 1.- A título particular, respecto de un derecho individual como el de propiedad de una cosa. Ejem. Comprador sucede al vendedor, el donatario sucede al donante, el legatario lo es de una cosa determinada. A su vez esta sucesión puede darse: a) en vida del primitivo titular; inter vivos. b) Por la muerte del primer titular: legado. c) A titulo oneroso: compraventa. d) A título gratuito; donación o legado. 2.- A título universal, respecto de la totalidad de un patrimonio, y que se caracteriza por: a) se efectúa por causa de la muerte; mortis causa. b) Es gratuita. Así pues, una diferencia clara que existe entre la sucesión mortis causa y la sucesión intervivos, recordando que la primer puede ser universal y singular, mientras que la segunda no pude ser más que singular, pues significando a la universal como un desprendimiento o desviación de la entera personalidad patrimonial o del conjunto de derechos que ostenta una persona, esto no puede ser causado sino por la muerte. Elementos de la sucesión por causa de la muerte (mortis causa). 1.- Personales: elemento personal o subjetivo que está representado por el causante (llamado también autor de la herencia, de cuis), o testador, en el caso de sucesión testada, y por el causahabiente o sucesor (heredero o legatario). La relación jurídica entre el muerto y el sucesor es exclusivamente causal o sucesoria, es decir, justificativa de la adquisición de titularidades por parte del segundo, y no puede ser, en ningún caso, relación de derechos y pretensiones y deberes u obligaciones recíprocas entre el causante y el causahabiente, simplemente por que ambos no llegan a coexistir con ese carácter. 2.- Elemento real u objetivo: está constituido por el conjunto de las titularidades pertenecientes al causante y que no se extinguen por su muerte. El elemento objetivo, se concreta en el conjunto de bienes, derechos y obligaciones del difunto que no se extinguen por su muerte. Por supuesto, no caen dentro de este elemento las titularidades que la muerte extingue inexorablemente, tales como los de la personalidad, los de usufructo uso y habitación, los derechos políticos, los honoríficos, las posiciones jurídicas creadas en consideración directa a las cualidades, condiciones o aptitudes especiales del sujeto, y otros más. 3.- Elemento causal: es la delación o vocación, que significa el llamamiento a suceder u ofrecimiento de la sucesión a la persona con derecho a ella, por la voluntad expresa del testador (delación testamentaria) o por voluntad presunta del causante (delación legítima). Tipos de la sucesión mortis causa. a) Por sus efectos: sucesión universal o sucesión a título singular. Sucesión universal Estas dos dan como aparición la figura de heredero y legatario. El heredero se define como aquel que recibe a título universal, los beneficios de la sucesión, ya sea testamentaria o legítima. En el momento que se produce la muerte del causante los herederos adquieren derecho a la masa hereditaria como un patrimonio común, mientras no se hace la división. El heredero responde de las cargas de la herencia hasta donde alcance la cuantía de los bienes que hereda. Por consiguiente, no responde por las obligaciones del causante más allá del límite de lo heredado. Sucesión a título singular El legatario es el sucesor a título singular, sin que puedan imponérsele más cargas que las que expresamente señale el testador, sin responsabilidad de su responsabilidad subsidiaria con los herederos. b) Por su origen: voluntaria, legal y mixta. Sucesión voluntaria Surge de una manifestación expresa del causante, que es el testamento, por lo que se define como sucesión testamentaria. Sucesión legítima Tiene su origen en la falta de testamento válido, quedando sujeta al orden establecido al efecto por el legislador, como se contempla en nuestro código civil. Sucesión mixta Es la que se presenta cuando el testador no dispone de la totalidad de sus bienes, dejando otros cuyo destino se resuelve según las reglas del intestado. DERECHO HEREDITARIO El derecho de sucesiones es el conjunto de relaciones jurídicas que regulan la sucesión, no en todas sus formas y variedades, sino tan sólo en el concepto técnico de la sucesión mortis causa, y equivale a la sustitución , por la persona viviente, de la difunta en todos sus bienes y relaciones jurídicas transmisibles, que éste mantuvo en vida. Por lo tanto, es una parte del derecho civil que hace referencia a la sucesión por causa de la muerte, como forma particular del fenómeno jurídico de la sucesión, que es la única forma admitida por nuestro sistema legal de sucesión a titulo universal. Tres condiciones que deben de existir en la sucesión: a) que haya una relación jurídica transmisible b) que ésta continúe existiendo, pero cambie de sujeto; y c) que esta transmisión tenga lugar por un vínculo o lazo que una jurídicamente a trasmitente y sucesor. Confusión e imprecisiones Hay una ficción al declarar que el heredero tiene una personalidad jurídica, la del difunto, ya hay una inexactitud al decir que continua todos sus derechos: también existe una ficción al declarar que el heredero es una es un representante del difunto. La representación supone casi siempre la coexistencia del representante con el representado. 1.3 Justificación económica- jurídica de la sucesión por causa de la muerte. La herencia tiene un objeto de naturaleza económica: lograr la continuidad patrimonial. El derecho hereditario tiene por objeto, en cuanto a su aspecto relacionado con el derecho público, la estabilidad del crédito, la firmeza de la contratación y la regularidad de las relaciones patrimoniales: el heredero es un continuador del patrimonio. La finalidad económica es esencial para el régimen de los contratos, que perderían su valor si la muerte del acreedor o deudor extinguiesen sus derechos y obligaciones: garantiza así, el derecho hereditario los derechos de terceros. Son derechos patrimoniales los que, según su contenido, no están ligados a la personalidad individual de su titular, y que por tanto pueden ser separados de él y transmitidos a otros. Las diferentes teorías que se han elaborado en torno al fundamento de la sucesión mortis causa, pueden clasificarse en dos grupos las negativas y positivas. Negativas: rechazan la sucesión por causa de muerte, basándose en que la voluntad humana no debe de ser eficaz después de la muerte de quien la expresó en vida, por lo tanto “los bienes del difunto se convierten en vacantes que, a juicio de unos, caen bajo la ocupación del primer ocupante y a juicio de otros pertenece al Estado. Desde el punto de vista de un socialismo extremado se combate el derecho de sucesión mortis causa como consecuencia lógica de su posición frente al derecho de la propiedad individual, pero en la práctica de ciertos regímenes de significación socialista se admite la sucesión en ciertos bienes, los llamados de consumo o goce, limitando la negativa a la sucesión, a la propiedad de la tierra y a los instrumentos de producción. Positivas: dentro de esta postura existen diferentes corrientes, pues unas lo fundan en el derecho a la propiedad individual, otras en el derecho de familia, y otras optan por una postura ecléctica. Para CASTAN el problema de la fundamentación del derecho sucesorio no puede separarse del problema de la propiedad, en atención a que la sucesión hereditaria no es otra cosa que el modo de continuar y perpetuar la propiedad individual. El fundamento de la sucesión está, para CASTAN, en la necesidad de perpetuar los patrimonios más allá de los límites de la vida humana, pero esta necesidad se funda, a su vez, en la necesidad de dar estabilidad a la familia y en la de dar fijeza a la economía social. Con base en este punto de vista se puede asegurar que el mantenimiento del derecho sucesorio mortis causa no tiene únicamente su fundamento en la tutela del interés individual, sino que también lo tiene en la necesidad de la protección de intereses sociales cuya indefensión produciría resultados igualmente perniciosos para el individuo y la sociedad. 1.4 Principios fundamentales del Derecho Sucesorio. En primer termino, es necesario señalar la separación que existe entre el patrimonio del autor de la herencia, de los que heredan. Mientras no se efectúa la partición, los bienes forman una comunidad cuya titularidad se transmite, al momento de la muerte del autor de la sucesión (art. 1165), a los herederos, quienes adquieren derecho a la masa hereditaria pero no a las cosas particulares que lo constituyen, esto sucede hasta la adjudicación previa liquidación de deudas. Por lo tanto, los herederos solamente pueden disponer de los derechos hereditarios, más no en lo particular. (art. 1166), derecho del tanto (art. 1169). HEREDERO Y LEGATARIO El heredero (art. 1160), es a quien le corresponde todo o una parte alícuota de una universalidad, esto es, bienes, derechos o relaciones jurídicas que correspondía al de cujus. Puede ser instituido por el testador o por la ley, es el sucesor del autor de la herencia, entra a la masa hereditaria como patrimonio común, tiene responsabilidad directa de las deudas de la herencia, en principio es el encargado de cumplir los legados y cargas señaladas por el testador. El legatario (art. 1161), es un adquirente a título particular, ya que le corresponden exclusivamente los bienes que el testador le haya asignado, su institución puede ser hecha únicamente por testamento, no se sucesor del de cujus, es adquirente por causa de la muerte. Este responde únicamente de las cargas que le imponga el testador. Ahora bien, cuando los bienes de la herencia no bastan para cubrir las deudas del de cujus, el legatario responde subsidiariamente con los herederos. El testador puede establecer que el legatario pague una o más deudas. Si la totalidad de la herencia se distribuye en legados, se tendrá a los legatarios como herederos. (art. 1162). Ni legatarios ni herederos podrán disponer de las cosas hasta antes la adjudicación. La frontera entre ambos conceptos nunca ha sido del todo clara. 1.5 Características y elementos esenciales para la sucesión legítima. La sucesión legítima es la que defiere por ministerio de ley, cuando concurren los presupuestos establecidos el efecto. Esta no se basa en la voluntad del causante; pero en realidad no es que exista dicha voluntad, sino que, en lugar de ser expresa, es presunta. Consideró poco afortunada la denominación, ya que si bien es cierto que las para suceder están prescritas en la ley, también es cierto que con dicha denominación de impresión de la sucesión intestamentaria fuera ilegítima. Momentos en que se abre la sucesión intestamentaria: a) Cuando no haya testamento, o el que se otorgó es nulo o perdió validez. b) Cuando el testador no dispuso de todos sus bienes c) Cuando no se cumple la condición impuesta al heredero d) Cuando el heredero muere antes que el testador, repudia la herencia o es incapaz de heredar, si no se ha nombrado sustituto. Herederos por sucesión legítima: son aquellos que tienen derecho a recibir los bienes del causante, a falta de disposición testamentaria, por disposición de ley. (artículo 1158). Reglas generales: 1. En este tipo de sucesión únicamente tienen derecho a heredar las personas designadas en el artículo 1464. 2. Los parientes más próximos excluyen a los más lejanos, excepto en los casos de sustitución o estirpe (art. 1466); tampoco aplica en el caso de concurrir ascendientes con descendientes, puesto que estos últimos, aún siendo del mismo grado o más lejano, excluyen a los primeros, quienes únicamente tendrán derecho de alimentos; los parientes en línea recta descendente excluyen a los parientes en la misma línea pero ascendente. 3. Los parientes que se hallen en el mismo grado heredaran por partes iguales (art. 1467), excepto que hayan entrado en la herencia por estirpe, la porción que le hubiere correspondido al sustituido. Esta regla no es aplicable en el caso de la herencia por líneas de los ascendientes de segundo o ulterior grado. 4. Los parentescos que dan derecho a heredar de manera intestamentaria son el consanguíneo y el civil, debido a que el parentesco por afinidad no da derechos a heredar. (art. 1465). 5. La línea recta excluye a la colateral. 6. En línea recta los descendientes excluyen a los ascendientes. 7. Si el testador dispone legalmente sólo de una parte de sus bienes, el resto de ellos forma parte de la sucesión legítima. (art. 1463). Modos de suceder: • Por cabeza cuando el heredero es llamado directamente a suceder. • Por estirpe se forma por la descendencia de un sujeto a quien ella representa y toma su lugar, • Por líneas a favor de los ascendientes, cuando los ascendientes que sobrevivan sean de siguiendo o ulterior grado, se abren una o dos líneas. Orden de los herederos: Primero: los hijos heredan por partes iguales. El cónyuge, si carece de bienes, hereda la parte de un hijo, y si sus bienes propios no alcanzan la porción de un hijo, heredará la parte que falte para igualar dicha porción. Si alguno de los hijos muere antes que el testador, renuncia a la herencia o es incapaz de heredar su parte se repartirá entre sus propios hijos, los que se dividirán por partes iguales la parte del hijo. (estirpe). Si hubiere ascendientes del autor de la herencia, éstos no heredaran, por no corresponder a este orden, pero tendrán derecho a alimentos. En el mismo caso estará el adoptante del de cuius. Segundo: si no hubiere descendientes, heredarán los ascendientes. Si viven ambos padres, heredaran por partes iguales; si sólo uno de ellos subsiste recibe toda la herencia. Si el cónyuge concurre con los ascendientes, la mitad de la herencia le pertenece, y la otra se divide entre los ascendientes. Tercero: los hermanos o el cónyuge. Si sólo hay hermanos heredan por partes iguales. Si hay medios hermanos, heredan la mista de los que sean de ambos padres. Si hay sobrinos, hijos de un hermanos premuerto, incapaz o que haya renunciado su herencia heredarán por estirpe su parte. Cuando el cónyuge concurra con hermanos, tendrá derecho a dos terceras partes de la herencia, y la parte restante corresponde a los hermanos. Cuarto: Cónyuge o concubina. Si no hay descendientes, ascendientes o hermanos, heredan en su totalidad. Quinto: si no existe ninguno de los anteriores, heredan los parientes hasta el cuarto grado. Sexto: a falta de todos los anteriores hereda la beneficencia pública. 2. EL TESTAMENTO Y LOS LEGADOS 2.1 Elementos esenciales de validez La sucesión testamentaria es la que se basa en la existencia de un testamento válido, hecho en cualquiera de las formas legalmente autorizadas. En las primeras sociedades no existió sucesión testamentaria, ni siquiera derecho de sucesión, porque, o no estaba reconocido el derecho de propiedad individual, o lo estaba con un carácter temporal y revocable, que hacía que a la muerte del individuo volviera el patrimonio a la colectividad de que procedía y que si bien más adelante aparece el derecho de sucesión, éste no empieza bajo la forma de sucesión voluntaria, sino con el carácter de sucesión necesaria y familiar, y, ordinariamente, como transmisión del patrimonio indiviso. Es así como algunos autores definen al testamento diciendo que es un acto jurídico en virtud del cual una persona expresa libremente su voluntad para que se disponga de sus bienes para después de su muerte, y surta sus efectos una vez que éste no exista (Puede cumplir también deberes). El testamento es un acto jurídico, debido a que se requiere de la manifestación de la voluntad para que lleguen a producirse las consecuencias de derecho, perfeccionándose el testamento desde su otorgamiento, aunque sus efectos traslativos se actualicen hasta el momento de la muerte del autor de la herencia. El código civil lo define diciendo en su artículo 1172 que es “un acto personalisimo, revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos y declara y cumple deberes para después de su muerte”. La palabra testamento como: a) acto de última voluntad; y b) y documento en que esta voluntad se encuentra. En torno a la naturaleza jurídica del testamento se han intentado diferentes explicaciones concibiéndolo como un contrato, como una obligación condicional, pero es evidentemente un acto unilateral con las características que nuestra legislación le impone. EL TESTAMENTO NO DESPLIEGA TODA SU EFICACIA SINO DEPUÉS DE LA MUERTE DEL TESTADOR. Contenido del testamento. Entendemos que el testamento no es, simplemente, un acto de transmisión de bienes, puesto que es evidente que puede tener y tiene, en la generalidad de los casos, un contenido mucho más complejo. El testador puede nombrar tutor testamentario, reconocer hijos, confesar deudas, aconsejar y orientar a sus familiares respecto a lo que sea conveniente para ellos hacer una relación con determinados negocios pendientes o con la educación de sus hijos, disponer sobre su entierro, etc., expresiones de voluntad que, si bien no tienen todas la misma fuerza legal, no por ello dejan de ser disposiciones de última voluntad y cuya eficacia es en todo caso innegable. No se puede decir con exactitud, que el testamento es un acto de naturaleza exclusivamente patrimonial, puesto que es susceptible de admitir disposiciones de carácter distinto. Características del testamento De la definición legal de testamento se deduce que este acto jurídico tiene como características el de ser personalisimo, revocable y libre. Puede añadirse a estas características la de su riguroso formalismo. Personalisimo Como consecuencia de ser el testamento un acto personalisimo “no pueden testar en el mismo acto dos o más personas, ya en provecho recíproco, ya a favor de un tercero” (art. 1173), “ni la subsistencia del nombramiento del heredero o los legatarios, ni la designación de las cantidades que a ellos corresponda pueden dejarse al arbitrio de un tercero” (art. 1174). Con referencia al carácter personalisimo del acto de última voluntad, escribe KIPP que el testamento, por su importancia, no puede quedar expuesto a que le representante se desvíe de la verdadera voluntad del testador. Esto no obsta y así sucede la generalidad de los casos para que el testador pueda buscar el consejo de un tercero, especialmente de in jurista, en relación con el contenido y redacción del testamento. El consejo del jurista en tales casos recae sobre la manera de manifestar la voluntad del testador, sin que se le pueda atribuir otra trascendencia. Revocable La revocabilidad del testamento es posible mientras viva la persona que lo ha otorgado. Precisamente por ser un negocio mortis causa o de última voluntad, del que únicamente se derivan efectos jurídicos o atribuciones de derechos a partir de la muerte del otorgante el testamento es, mientras el testador vive, una mera previsión o puro proyecto que ni a nadie asigna derechos actuales, ni vincula al otorgante a preservar en su decisión, y de aquí la revocabilidad ilimitada del testamento, que sólo cristaliza como fuente de efectos jurídicos al morir el causante cual expresión de la última y definitiva voluntad de éste. El poder revocatorio del testamento, connatural al hombre mientras conserve la facultad de querer y pueda ejercitarla en las formas adecuadas, es de derecho público, no está en nuestra libre disponibilidad y es irrevocable. La revocación puede ser expresa, tácita o material. La revocación expresa requiere de una manifestación inequívoca de la voluntad; la tácita se deduce del otorgamiento de otro testamento posterior que contenga disposiciones incompatibles con las del anterior, y la material se produce por la circunstancia de destruir el testador su propio testamento. La renuncia de la facultad de revocar el testamento es nula. Libre Un requisito esencial del testamento es también que sea libre. Testamento libr e es aquel que ha sido otorgado por la voluntad del testador no afectada por coacción alguna, física o moral. Se puede decir a este respecto que los casos de violencia física son raros y que, por el contrario, la coacción moral es mucho más frecuente y desde luego, más eficaz. El testamento es un acto rigurosamente formal, puesto que necesariamente ha de otorgarse según la manera establecida previamente por el legislador. No hay testamento sin formalidad preestablecida, por somera que ésta sea. Este acto jurídico es solemne o formal por que su validez está ligada indudablemente a la observancia de ciertas formas especiales que no pueden ser suplidas ni modificadas por el otorgante; antes bien, están impuestas por el legislador como condición sine qua non de la eficacia y validez del testamento. Por lo tanto, debe sostenerse, en relación con la forma de los testamentos, que no existe más acto de última voluntad válido que aquel que es otorgado en la forma predeterminada por el legislador. La rigurosidad formalista que mantienen los códigos civiles en relación con el testamento tiene un sólido fundamento, en la naturaleza misma del acto de última voluntad, en su trascendencia jurídico- económica y en la necesidad de garantizar eficazmente la prueba de la existencia de las disposiciones testamentarias. Libertad de testar Esto significa la posibilidad de parte del testador de transmitir su patrimonio a aquella o aquellas personas a quienes, según su criterio, le parezca conveniente, sin traba alguna, salva la obligación de dejar alimentos a otras, que tiene un indicación expresa. El código civil considera irrenunciable el derecho a pedir alimentos. Elementos de existencia y de validez en el testamento como acto jurídico. Como acto jurídico requiere de sus elementos de existencia: voluntad, objeto y solemnidad. Voluntad: debe de ser libre y cierta; ha de encontrase libre de error, ya sea éste puramente fortuito o fruto de maquinaciones, dolo o fraude; tampoco debe de expresarse bajo el vicio de violencia, amenazas o coacción. Objeto: Las causas ilícitas se tendrán por no puestas, sin que pierda su validez el resto del testamento. Transmitir bienes y cumplir obligaciones. Solemne: Debe de cumplir los requisitos expresos por la ley para el tipo de testamento de que se trate. 2.2 Causas y casos de ineficacia de los testamentos El testamento, en su calidad de acto jurídico, es susceptible de ser afectado por idénticas causas de ineficacia que los demás actos de esta naturaleza. La ineficacia puede provenir de la nulidad, de la revocación o de la caducidad. NULIDAD. El código civil hace no solo sólo referencia a la nulidad del testamento, sino también de la institución de heredero y legatario. La institución de heredero o legatario hecha en memorias o comunicados secretos es radicalmente nula, sin posibilidad alguna de ser tenida en cuenta como expresión de la voluntad del testador. En cuanto al testamento , son nulos: a) El que haga el testador bajo influencia de amenazas contra su persona o sus bienes, o contra la persona o bienes de su cónyuge o sus parientes. b) El captado por dolo o fraude; c) Aquél en que el testador no exprese cumplida y claramente su voluntad, sino por señales o monosílabos en respuesta a las preguntas que se les hagan; d) El otorgado en contravención a las formas prescritas por la ley. El testamento puede ser nada más valido o nulo. REVOCACION. La revocación del testamento no puede confundirse con la nulidad. El efecto de la revocación es agotamiento de la eficacia de su contenido. El testamento anterior recobrará, no obstante su fuerza, si el testador, revocando el posterior, declara ser su voluntad que el primero subsista. Para la revocación del testamento no se exige que aquel en que se revoque otro sea de la misma especia del que es objeto de revocación, sino que baste que sea cualquiera de la especies admitidas en el ordenamiento sucesorio legal, con tal de que sea valido de acuerdo con las normas de la especia de que se trate. CADUCIDAD La caducidad de los testamentos consiste en la perdida de su eficacia por causas extrañas a la voluntad de los testadores. a) Si el heredero o legatario muere antes que el testador o antes de que se cumpla la condición de que dependa la herencia o el legado. b) Si el heredero o legatario se hace incapaz de recibir la herencia o el legado. c) Si renuncia su derecho. De los testamentos inoficiosos. Un testamento es inoficioso cuando en él no se deja la pensión alimenticia a favor de las personas que conforme a la ley tengan derecho. El artículo 1245 establece las personas a que el testador tiene obligación de dejar alimentos. Respecto de las personas que tienen derecho a la pensión alimenticia sucesoria, tan sólo son aquellos que tuvieran derecho a heredar conforme a la sucesión legítima y que hayan sido excluidos de la herencia y siempre y cuando se encuentren en los supuestos siguientes:  A los descendientes respecto de los cuales tenga obligación legal de proporcionar alimentos al momento de su muerte.  A los descendientes que estén imposibilitados para trabajar, cualquiera que sea su edad, cuando exista la obligación a que se refiere la fracción anterior.  Al cónyuge supérstite cuando no tenga ingresos o bienes suficientes. Salvo disposición expresa del testador, este derecho subsistirá en tanto no contraiga matrimonio o no viva en concubinato y viva honestamente.  A los ascendientes.  Al concubinario que se encuentre en el supuesto del artículo 289.  A los hermanos y demás parientes colaterales dentro del cuarto grado, si están incapacitados o mientras no cumplan los dieciocho años, si no tienen bienes para subvenir sus necesidades. El beneficiario de la pensión alimenticia que la ley establece sólo tendrá derecho a ella, sin que se afecte para nada el contenido del testamento. El derecho de pensión alimenticia sucesoria sólo nacerá cuando el acreedor alimentista tenga necesidad de la pensión y, además, no tenga un pariente más próximo a quien le corresponda dicha obligación, o en caso de tenerlo esté imposibilitado para cumplir con esa obligación. El derecho a la pensión alimenticia sucesoria nace al momento mismo de la muerte del autor de la herencia, y cesa al extinguirse el supuesto de causación, o de que el acreedor observe mala conducta, tenga o adquiera bienes. Este derecho no renace,. La pensión alimenticia sucesoria no es renunciable, ni puede ser objeto de transacción. Fijación de la pensión alimenticia. Esta no podrá exceder el total que le pudiera corresponder si fuere heredero en sucesión legítima, ni podrá bajar de la mitad de dicha cantidad. Concluimos, que sólo tienen derecho a pensión alimenticia, aquellos que hubieran participado en la sucesión legítima. Ejemplo: el hermano no hereda, si es que existen hijos del autor de la herencia. Por otra parte, el legislador señala que en caso de que la masa hereditaria sea insuficiente para pagar todas las pensiones alimenticias se pagarán en el orden establecido en la ley. Es imposible esta regla, ya que las pensiones sólo se dan respecto de los productos de la masa hereditaria, por lo tanto Hijo póstumo. 2.3 La institución de heredero y legatario relativas al término y la condición. La institución de heredero puede ser hecha en forma PURA O BAJO CONDICIÓN. En la primera se producen todos los efectos cuando la sucesión se causa. En la segunda quedan subordinados a la realización de una modalidad. Si bien el testador es libre para establecer condiciones, la designación de día en que deba comenzar o cesar la institución de heredero se tendrá por no puesta. Sin embargo, un legado si puede estar sujeto a término. La diferencia entre el término de una realización incierta y la condición es diferente. El primero concluirá algún día: no se sabe cuando. La condición puede cumplirse o no. Por lo tanto el término sólo puede afectar a los legatarios, en tanto que la condición puede afectar a los legatarios y herederos. Diferencias entre la condición y la carga. La condición apunta a la persona y la carga a los bienes. En la primera el sujeto que da subordinado a la realización de algo, y en la segunda, el favorecido queda obligado a emplear su objeto, total o parcialmente como lo ordena el de cujus. Así pues la carga: a) La carga es una determinación del empleo que se ha de dar a una atribución o parte de ella a la cual va vinculada. b) Una carga pude constituir todo el contenido del testamento. c) Pese a la naturaleza especial, la carga está sometida al derecho de obligaciones, ante todo, el fin de la carga no puede atentar contra las buenas costumbres o la ley. d) Es carga toda suerte de determinación accesoria a los negocios jurídicos lucrativos por lo cual el que adquiere la liberalidad queda constreñido a dar, hacer o a no hacer alguna cosa. Efectos de la condición: a) mientras no se cumple la condición suspensiva el heredero no puede hacer efectivo su derecho ni entrar en posesión de los bienes. b) Si fallece antes del cumplimiento de la condición no transmite ningún derecho a sus herederos. c) La falta de cumplimiento de la condición, si es suspensiva, o el cumplimiento de la resolutoria, extingue la institución de heredero. 2.4 Modalidades de las disposiciones testamentarias (clase de términos y condiciones) Condición suspensiva: Las obligación no nace y al tenerse la certeza de que no se realizará, las cosas quedan como si no hubiera acto jurídico condicional. Condición resolutoria: Esta nace como pura simple y desde luego es exigible, pero, realizada la condición, las cosas se retrotraen al momento de la celebración del acto y destruyen todos sus efectos; es decir, se debe devolver lo que se haya recibido por el acto condicional. Las modalidades que es posible establecer de acuerdo con nuestro ordenamiento jurídico, son la condición, la causa y el modo. A) TÉRMINO: La institución de heredero no puede quedar nunca, de acuerdo a nuestra legislación, sujeta a término, aceptándose , sin embargo, esta posibilidad para el legado. Por lo tanto, la fijación de día en que deba de comenzar o cesar la institución de heredero se tendrá por no puesta (art. ). B) CONDICIÓN: Las disposiciones testamentarias pueden someterse a condición. Ahora bien, la falta de alguna condición impuesta al heredero o legatario no perjudicará a éstos, siempre que hayan empleado todos los medios necesarios para cumplir (art. ). La institución de heredero o de legatario se llama condicional cuando sus efectos se encuentran subordinados a la realización o no de un acontecimiento futuro e incierto. Clasificaciones de las condiciones: a) Suspensivas y resolutorias. Las suspensivas son aquellas de las que depende la adquisición del derecho a la herencia o al legado; las resolutorias, son las que produce su extinción. La condición que solamente suspende por cierto tiempo la ejecución del testamento, no impedirá que el heredero o legatario adquieran derecho a la herencia o legado o lo transmitan a sus herederos. (art. ). La carga de hacer alguna cosa se considera como condición resolutoria (art. ). b) Potestativas, causales y mixtas: Las condiciones potestativas son aquellas que dependen de la voluntad del heredero o legatario; causales, las que dependen del acaso; y mixtas, las que dependen a su vez de la voluntad del heredero o legatario y del azar y de la voluntad de un tercero. El Código civil (art. ) preceptúa que si la condición es puramente potestativa de dar o hacer alguna cosa, y el que ha sido gravado con ello ofrece cumplirla, pero aquél en cuyo favor se estableció rehusa aceptar la cosa o el hecho, la condición se tiene por cumplida para todos los efectos. La condición potestativa se tendrá también por cumplida, según el Código civil (art. ) aun cuando el heredero o legatario haya prestado la cosa o el hecho antes de que se otorgara el testamento, a no ser que pueda reiterarse la prestación, en cuyo caso no será ésta obligatoria sino cuando el testador haya tenido conocimiento de la primera. (art. ), cuando la condición fuere causal o mixta bastará que se realice en cualquier tiempo, vivo o muerto el testador, si éste no hubiere dispuesto otra cosa. Si la condición se hubiere cumplido al hacerse el testamento ignorándolo el testador, se tendrá por cumplida si ya no puede existir o cumplirse de nuevo (art. ). Según el criterio legal, son nulas: las condiciones físicas o legalmente imposibles de dar o hacer impuestas al heredero o legatario, las que imponen al heredero o legatario que hagan en su testamento alguna disposición a favor del testador o de otra persona. Se tienen por no puestas la condición de no dar y de no hacer (art. ), la de no impugnar el testamento el testamento o alguna de las disposiciones que contenga, la impuesta al heredero o legatario de tomar o de no tomar estado. C) CAUSA: Es aquella que contiene el motivo determinante de la misma. (art. ) las disposiciones hechas a título universal o particular no tienen ningún efecto cuando se funden en causa expresa que resulte errónea, si ha sido la única que determino la voluntad del testador. Por lo que respecta a la expresión de una causa contraria a derecho, aunque sea verdadera, establece la ley que se tendrá por no puesta (art. ). La causa, tiene un sentido subjetivo, no objetivo, y sólo entendida de este modo adquiere su propia significación. C) MODO: Es aquella en la que se impone una obligación o carga. Es una disposición agregada a una institución de heredero o aun legado, por el cual el testador ordena una carga o gravamen o impone un fin, objeto de destino o aplicación a toda a parte de la herencia o legado, y que implica para el heredero o legatario una obligación de dar, hacer o no hacer, pero sin que atribuya a otro un derecho subjetivo, pues nadie puede exigir para si la prestación 2.5 Efectos. Se consideran tres momentos: A) antes de que se cumpla la condición. Si es suspensiva, el derecho del heredero legatario no puede nacer. Si se trata de condición resolutoria, nace desde luego el derecho del heredero legatario, como si fueran puros y simples; pero su existencia jurídica dependerá de que no se realice la condición; el heredero o legatario reciben lo que les corresponde, con los frutos desde el día de la muerte del autor, con la obligación de restituirlos si la condición resolutoria se cumple, salvo orden expresa del testador. B) una vez cumplida la condición suspensiva, se retrotraen sus efectos, y el derecho del heredero o legatario se tiene por existente desde el día y hora de la muerte del de cujus. Tratándose de condiciones resolutorias, una vez cumplidas se destruye o resuelve el derecho del heredero, también con alcance retroactivo. C) En los casos en que no exista la certeza de que la condición suspensiva no podrá cumplirse, entonces el derecho del heredero no llega a nacer, y debe abrirse la sucesión legítima. Cuando se trate de condición resolutoria, al tenerse la certeza de que no se va a cumplir se consolida la situación jurídica. 2.6 Condiciones validas y nulas puestas en el testamento 2.7 Capacidad e incapacidad para testar y sus características Como todo acto jurídico, el testamento requiere que el testador sea un sujeto capaz. La capacidad para testar, es la regla general, y tienen capacidad para hacerlo todas aquellas personas a quienes la ley no se los prohíbe expresamente. La capacidad para testar es más amplia que la común; así en materia testamentaria: 1. Se adquiere antes que la capacidad general para realizar actos jurídicos por sí mismo, ya que el menor de edad, pero mayor de 16 años, tiene capacidad para hacer testamento, siempre que éste no se ológrafo. 2. Los incapaces sujetos a interdicción por locura o demencia pueden otorgar testamento durante un intervalo lucido, a diferencia de los otros actos jurídicos, que no pueden celebrar personalmente, sino a través de sus representantes legales. 3. Otros sujetos, no tipificados como incapaces, como los analfabetos, los invidentes y los sordomudos, o los que desconozcan el idioma castellano, no están privados de la capacidad para testar, aunque deberán sujetarse a las formas que para tal efecto señala la ley. 2.8 Formas de los testamentos Como se ha mencionado, el testamento es un acto jurídico que expresa la voluntad del testador, la cual debe de ser exteriorizada para poder conocerse; de ahí la necesidad de tal exteriorización adopte una forma determinada. Como acto llamado a producir sus efectos después de la muerte del autor, el testamento requiere rodearse de seguridades que garanticen las exacta expresión de su voluntad, pues no cabe la posibilidad de aclaraciones o rectificaciones en el momento de su aplicación. Por lo tanto, se requiere que el testamento sea un acto solemne. La ley ha establecido ciertas formas obligatorias para que la voluntad pueda producir efectos jurídicos como testamento. No importa que la forma sea expresada de forma indubitable; si no se le dan las formas expresamente establecidas, no será testamento. A fin de dar seguridad al acto, la ley: 1. Establecer la incapacidad de heredar del notario y de los testigos que intervengan en el testamento. En este caso el testamento valdrá, pero la institución de herederos o legatarios está afectada por tal incapacidad. 2. Prohibe que determinadas personas sean testigos en los testamentos, como los empleados del notario que intervengan en el acto, los menores de 16 años, los que no estén en su sano juicio, los ciegos, los sordos o mudos; los que no entiendan el nombre del testador, los herederos y legatarios nombrados en el mismo testamento, ni sus parientes o cónyuge ni los que hayan sido condenados por delito de falsedad. 3. Establece que la presencia de los herederos o parientes no afecta la solemnidad del acto, sino que produce la nulidad de la institución. Debemos deducir que la violación a la prohibición de otros testigos, si afecta la formalidad solemne del testamento y éste no producirá efectos ni siquiera parciales Nuestro Código Civil clasifica a los testamentos en cuanto a su forma, y los divide en ordinarios y especiales. Testamentos ordinarios: Es aquel en que, en condiciones normales, cualquier persona puede manifestar su voluntad de disponer para después de su muerte. Dichos testamentos pueden ser: público abierto, público cerrado y ológrafo. Estos tipos tienden a garantizar la autenticidad de la voluntad y el secreto de la disposición cuando así lo desea el testador. Requiere la presencia de funcionarios públicos expresamente autorizados en razón de su cargo, para dar fe del otorgamiento. 2.9. El Legado. Es la institución testamentaria mediante la cual el legatario adquiere a título particular el derecho a una prestación de dar o de hacer, sin más modalidades que las expresamente impuestas por el testador. Es preciso señalar, que esta institución es la forma idónea de manifestar la voluntad del testador, por ello, se deberá de respetar íntegramente ésta. Pudiera afirmarse, que los legados son preferentes ante los herederos. Tiene dos acepciones: • acto por el cual se transmite a título particular por causa de la muerte • cosa- objeto o hecho- objeto materia propiamente del legado. Elementos personales: Testador, gravado y legatario.  Reglas generales: • Las reglas para los herederos se aplicarán de manera supletoria respecto de los legados. Salvo que el testador disponga lo contrario. 1268 • La cosa legada debe de entregarse al legatario en el estado en que se hallaba al morir el testador, así como todos los accesorios que le correspondan, incluyendo los frutos que se hayan producido desde la muerte del de cujus. 1272 • La aceptación del legado es absoluta, o se acepta o se repudia, no se puede aceptar una parte y repudiar otra. 1274 • Legada una cosa se comprende con todos los documentos. 1279 • El legado de menajes solo comprende muebles. 1280 • Si el que lega una propiedad agrega nuevas adquisiciones no se consideran parte del legado, salvo que le testador así lo manifieste. 1281 Transmisión y entrega de la cosa legada. a) Cuando el legado sea de cosa determinada específicamente y no esté sujeta a plazo o condición, el legatario adquirirá la propiedad de la cosa al momento del fallecimiento del de cujus. Deberá solicitarla al albacea y será después de inventarios y avalúos. b) Cuando el legado es de género susceptible de determinación, la propiedad no puede adquirirse hasta que se realice ésta. En el caso de que los bienes de la herencia no alcancen para cubrir todos los legados, el pago se hará según el orden que señala el artículo 1291. Modalidades en los legados. a) Los legados pueden sujetarse a término suspensivo y resolutorio. b) Puede sujetarse a condición suspensiva o resolutoria c) Puede sujetarse a carga. Varios legados, o legatario y heredero al mismo tiempo. • Si se designa a una persona al mismo tiempo como heredero y legatario, podrá aceptar lo uno y repudiar lo otro. • Si existen dos o más legados se aplicarán las siguientes reglas: 1. Si todos los legados son onerosos o gratuitos, se pueden aceptar o repudiar los que se desee. 2. Si hay legados onerosos y gratuitos se aplica lo siguiente: se pueden aceptar los onerosos y repudiar los gratuitos, más no a la inversa. 1276  Derechos y obligaciones de los legatarios. • Derechos: a) El de exigir que el heredero otorgue fianza en todos los casos que pueda exigirla el acreedor ( 1283 ). Si sólo existieran legatarios podrán exigirse entre sí la constitución de la hipoteca necesaria ( 1284 ). a) El detener la cosa legada, si estuviere en su poder, sin perjuicio de devolver, en caso de reducción lo que corresponda conforme a derecho (286). b) El de recibir la indemnización del seguro del bien legado que perezca incendiado después de la muerte del testador. 1293 • Obligaciones: a) abonar los gatos necesarios para la entrega de la cosa legada, salvo disposición en contrario del testador. 1273 b) La del pago de las contribuciones correspondientes al legado, que se deducirán del valor de éste, a no se que el testador disponga otra cosa. c) En el caso de que toda la herencia se distribuya en legados la satisfacción a prorrateo entre todos los partícipes de las deudas y gravámenes a proporción a sus cuotas, a no ser que el testador haya dispuesto otra cosa. 1288 • Clasificación de los Legados: 1. Por su forma: a) Puros y simples: no están sujetos a modalidad alguna b) Condicionales: sujetos a condición resolutoria o suspensiva. c) Sujetos a plazo: esta institución si puede estar sujeta a plazo. d) Alternativos: son aquellos en que se lega una de varias prestaciones, de dar o de hacer. e) Onerosos y gratuitos: onerosos en los que se imponga al legatario alguna carga o gravamen. f) Remunetarios: son los que el testador establece como una forma de agradecimiento por un servicio prestado, por el cual no tenía obligación de pagar. 2. Por quien debe prestarlo: • Legado, aquel que es a cargo de los herederos, en base a la masa hereditaria. • Sub-legado, aquel que es con cargo a otro legatario. 3. por su materia u objeto. (dar y hacer) a) Legado de cosa propia determinada: Nulo legado que a la muerte del testador no se halle en la herencia (dispuso de ella en vida, se pierde o destruye la cosa). Si existe en la herencia pero en número y cantidad designados tendrá lo que hubiere. b) Legado de cosa ajena: consiste en la disposición testamentaria que deja al legatario una cosa que al morir el testador, no era de su patrimonio.  Si la cosa era ajena y el testador lo sabía, el heredero debe de adquirirla para entregarla al legatario, y si no la puede adquirir dará su equivalente en dinero.  Si la cosa fuera ajena, pero el testador le creyera propia, el legado no tiene validez.  Si el testador adquiere después de testar lo que no sabía que era ajeno, el legado es válido.  Si la cosa es propia en parte, solo se entiende legada la parte perteneciente al testador.  Si el legatario adquirió la cosa después de hecho el testamento, se entiende legado el precio. c) Legado de cosa mueble indeterminada:  Es de cosa indeterminada, pero comprendida en genero determinado, será válido, aunque en la herencia no haya cosa alguna a que la cosa legada pertenezca.  Cuando las cosas que comprenden género son de diversa calidad y valor, debe entregarse una de mediana calidad y precio.  Si la cosa indeterminada fuere inmueble, sólo valdrá el legado existiendo en la herencia varias del mismo género, siguiendo las reglas para la osa mueble indeterminada. d) Legado de género: Es aquel que no se encuentra especificado en su objeto.  Comprende cosas que se determinan por su cantidad, peso o medida.  Es válido aunque no exista el género en la herencia. Ejemplo: se lega menaje para casa.  Dentro de este legado se comprende el legado de dinero. Si no lo hay en la masa hereditaria, deberán venderse bienes de la misma para pagarlo, o ,lo pagará el heredero de su peculio si a él se le cargó con el legado. (legado de especie). e) Legado de servicio: Puede ser un servicio prestado por el heredero o por otro legatario. En todo caso el servicio debe de cuantificarse en especia para efectos del monto del inventario. f) Legado de especie g) Legados alternativos: Disposición testamentaria en que se designan diversas cosas para que por elección del heredero alguna de ellas sea entregada al legatario;  A falta de disposición expresa del testador corresponde al heredero.  Heredero entrega la de menor valor y legatario escoge la de mayor valor.  En caso de que no pueda elegir a quien corresponde el derecho, eligiran sus representantes o sus legítimos herederos.  El juez a petición de parte legítima hará la elección si en el tiempo que fue determinado para ello no se realizó la elección.  Este legado es de cosa, y se debe de elegir entre varias. h) Legado de cosa en prenda o cosa hipotecada.  El legado que consiste en la devolución de la cosa recibida en prenda, o en el título constitutivo de una hipoteca sólo extinguen este derecho, más no la deuda, a no ser que se exprese por el testador.  Esta disposición se observará también para las fianzas. i) Legado de crédito.  El legado hecho a un tercero de un crédito a favor del testador, sólo produce efecto en la parte del crédito que esté insoluto.  El que debe de cumplir con esta clase de legado entregará el título de crédito y cederá todas las acciones que correspondan al mismo.  Un vez entregado el título, el que lo entregue queda libre de saneamiento por insolvencia de los deudores.  El legatario subroga el derecho del testador y se convierte en acreedor. j) Legado de deuda.  El legado de deuda hecho a favor del deudor extingue la obligación y quien debe cumplirlo entregará además del recibo correspondiente, desempeñar los objetos que se dejaron en prenda, cancelar fianzas e hipotecas y librar al legatario de toda responsabilidad.  Legado el título se entiende legada la deuda.  Este legado comprende los intereses que se deban.  Subsiste el legado de deuda aunque el testador haya demandado judicialmente al deudor, siempre que el pago no se haya realizado.  Se entiende por perdonadas las deudas que existen al momento de la muerte del testador, más no las posteriores.  k) Legados de alimentos educación y pensión. l) Legado de usufructo, uso habitación o servidumbre: disposición testamentaria que concede al legatario el uso y goce, más no el dominio de la cosa legada.  En principio estos legados son vitalicios, salvo que el testador disponga otra cosa.  Si se establece un plazo y el legatario muere antes, no transmite ningún derecho a sus herederos. m) Legado de menaje. 3. BENEFICIARIOS DE LA HERENCIA 3.1 Capacidad para heredar. 3.2 Razones por las que se determina la incapacidad para heredar.  Falta de personalidad, entendida en términos del artículo 1191;  Delito;  Presunción de influencia contraria a la libertad del testador, o a la verdadera integridad del testamento;  Utilidad pública; y  Renuncia y remoción de algún cargo conferido en el testamento. 1. Falta de personalidad, entendida en términos del artículo 1191. 2. Delito. Artículo 1193. Perdón del testador. Testamentaria: El heredero indigno recobra su capacidad cuando conociendo el testador la causa de indignidad revalida al sucesor su institución de heredero y legatario, si ya lo había instituido cuando se dio la causa de la indignidad, o si conoce ésta con anterioridad al otorgamiento del testamento lo instituye en él, la indignidad es perdonada. (art. 1196). Legítima: Cuando se trata de una sucesión intestada, la causa de indignidad deben de ser perdonadas mediante declaración expresa o por hechos indubitables del de cujus. (art. 1195). Los descendientes del incapaz de heredar por delito heredaran al autor de la sucesión, no siendo excluidos por la falta que el progenitor cometió; pero éste no puede, en ningún caso, tener en los bienes de la sucesión, el usufructo, ni la administración que la ley acuerda a los padres sobre los bienes de sus hijos. 3. Presunción de influencia contraria a la libertad del testador, o a la verdadera integridad del testamento. Alude a los casos en los que puede presumirse que la voluntad del testador ha sido influida en el momento de testar como cuando se instituye heredero al médico que haya asistido al testador en su última enfermedad, o a parientes cercanos (ascendientes, descendientes y hermanos) si durante ella hizo el testamento; a no ser que sean herederos legítimos del autor del testamento. En la misma situación se encuentra el notario, los testigos y sus parientes. (art. 1200 y 1201). Es necesario notar que la falta de legitimación no aplica cuando los sujetos que se contemplan con anterioridad sean sucesores legítimos, pues sin testamento heredarían. Cuando se trata del testamento de un menor sujeto a tutela, por la misma razón no puede heredar el tutor o el curador. (art. 1198). A no ser que sean instituidos antes de ser nombrados para el cargo o después de la mayoría de edad de aquél, estando ya aprobadas las cuentas de la tutela. No se comprende en este caso a los ascendientes y hermanos del menor, salvo que hayan cometido delito. 4. Falta de reciprocidad internacional. Esta prohibición recae sobre los extranjeros cuando en su país no se permita heredar a los mexicanos. (art. 1205). La ley no aclara si el testador debe ser mexicano para que opere esta ilegitimación o si también se impone a los testadores extranjeros radicados en el país, y si sólo se refiere a los bienes ubicados en territorio nacional, o también lo ubicados en el extranjero. 5.Utilidad pública. Se refiere a los casos de conveniencia para la colectividad, por ellos se prohibe a los ministros de algún culto que hagan testamento a favor de otros ministros que no sean sus parientes, se trata de evitar que de esa forma se acumulen riquezas en las congregaciones religiosas y se vuelva al sistema de manos muertas, que el poder civil combatiera desde las Leyes de Reforma. Asimismo, se prohibe que los sacerdotes hereden de los creyentes a los que hubieren asistido en su última enfermedad o de los que hayan sido directores espirituales. Esta limitación se extiende a los familiares de los religiosos mencionados. (art. 1202). 6. Renuncia o remoción de algún cargo conferido en el testamento.  Son incapaces de heredar por sucesión testamentaria aquellas personas que al ser nombradas en el testamento como tutores, curadores a o albaceas, renuncien (sin causa, ya que con causa sería excusa) al cargo o hayan sido separados judicialmente de su encargo por mala conducta. Esta incapacidad se llama sobrevenida, ya que es posterior a la muerte del autor de la herencia. (art. 1208).  No comprende a los que una vez desechada la excusa ejerzan el cargo. (art. 1209).  Las personas llamadas por la ley para desempeñar la tutela legítima y que rehusen sin causa legítima a desempeñarla, no tienen derecho a heredar de los incapaces de quienes deben de ser tutores. (art. 1210). Momento en que debe juzgarse la capacidad del heredero. El heredero y el legatario para ser apto de heredar debe de existir, ser capaz y digno; dichas características debe tenerlas al momento de la muerte del autor de la herencia. (art. 1211). En cuanto a la incapacidad sobrevenida, que ya se realizó antes, se da en el caso de renuncia o remoción de los tutores, curadores o albaceas que hayan sido designados en el testamento, no son causas que surtan sus efectos después de la muerte del de cujus, sino que su carácter de herederos o legatarios está sujeto a una condición resolutoria legal, que en caso de actualizarse el supuesto condicional, se destruirá retroactivamente todo lo acontecido, como si nada hubiese pasado. Lo anterior significa que quien parecía heredero, al renunciar o ser removido de su cargo, nunca fue heredero. Por otra parte, y de conformidad con el art. 1212 que habla de la institución condicional, existirán entonces dos momentos para determinar la capacidad, a la muerte del de cujus y al cumplimiento de la condición. Esta disposición carece de técnica jurídica ya que debe recordarse que la transmisión de los bienes del autor de la herencia nace con la muerte del de cujus. Efectos de las incapacidades e indignidades.  No obstante que las llamadas incapacidades de heredar (falta de legitimación) son en su mayoría de interés público, la ley no permite que el juez las declare de oficio, sino que se requiere previo juicio promovido por quien tenga interés en que el indigno no herede. (art. 1218).  La acción para determinar la falta de legitimación prescribe en tres años cuando se tutele un interés privado; si la violación fuere de orden público, es imprescriptible y puede hacerse valer en cualquier tiempo y no puede ser dispensada por el testador. Las indignidades que responde a una presunción de la voluntad del de cujus, si pueden ser perdonadas por él.  La incapacidad, una vez que ha sido declarada, tiene efectos retroactivos, pero se establece la debida reserva a favor de terceros de buena fe, por razones de seguridad jurídica en el tráfico de los bienes, pero el heredero declarado incapaz queda obligado a resarcir al verdadero herederos de los daños y perjuicios que le resultasen. (art. 1220).  El heredero por testamento declarado incapaz, que muera antes que el testador o antes de cumplir la condición y el que renuncia a la herencia, no transmite ningún derechos a sus herederos, puesto que no adquirió nada. (art. 1213). En el caso anterior la herencia pertenece a los herederos legítimos. (art. 1214).  Los deudores hereditarios, que sean demandados requiriéndoseles el cumplimiento de su obligación, y no son al mismo tiempo herederos, no podrán negarse al cumplimiento, oponiendo como incapacidad la de los herederos designados. Esto se debe a que el pago se realiza al albacea, quien posteriormente deberá rendirle cuentas a los que efectivamente sean los herederos. (art. 1216).  El que hereda en lugar del excluido contraen las mismas cargas y obligaciones que éste. (art. 1215).  La incapacidad para heredar no priva de los alimentos que por ley le corresponden al afectado, salvo en los casos de incapacidad por comisión de un delito. (art. 1217). 3.3 Características y principales causas de la sustitución de herederos. El heredero está considerado como el elemento central de la teoría testamentaria, ya que se trata del sustituto del de cujus en la titularidad de su patrimonio. Esta institución es el nombramiento que debe de hacerse en el testamento, o bien el que designa la ley en caso de intestado, de la personas o personas que han de heredar del autor de la herencia. Esta institución es a título universal. La sustitución puede ser llamada segunda o ulterior institución de heredero. Definición: la disposición testamentaria en virtud de la cual el testador designa un segundo sucesor, para el caso de que el nombrado en primer término no quiera o no pueda aceptar la herencia, así que hay una o varias personas para recibir la herencia después de que el primer señalado falte, no lo desee o no pueda heredar solamente uno de los dos. . La substitución es una institución de heredero subordinada a otra. Clases de substitución. En relación con estos diferentes tipos de substitución, se distingue entre la directa y la indirecta. 1. Vulgar o Común. Se da cuando el testador designa a un segundo o ulterior heredero por si el primero falta, no quiere o no puede aceptar la herencia. 2. Recíproca. Es aquella que se da cuando el testador nombra dos sucesores; cualquiera de ellos puede heredar la totalidad si uno premuere, renuncia o es incapaz. 3. Fideicomisaria. Llamada de esta manera en Roma, era aquella en la que el testador imponía al heredero la obligación de conservar los bienes para transmitirlos a otra persona; el primer heredero instituido no podía disponer de la herencia, sino que debía conservarla para que a su muerte pasara a otro, tal era el caso de los mayorazgos, en los que el testador disponía que la herencia, a la muerte del heredero, se transmitiría al primogénito de la misma forma, de manera indefinida. Este tipo de substitución esta prohibida en nuestro sistema legal. 4. Pupilar y cuasi pupilar. Esta se encontraba regulada en el anterior Código Civil para el Distrito Federal, y consistía en que el autor de la herencia instituía heredero de su heredero menor de edad o incapaz, si es que morían si haber hecho testamento. Se trata también de substituciones fideicomisarias, ya que el primer heredero sólo es puente para otro. El código Civil faculta al testador para substituir a una o más personas al heredero o herederos instituidos, para el caso de que mueran antes que él, o de que no puedan o no quieran aceptar la herencia. Los substitutos pueden ser nombrados, según el Código Civil, conjuntamente o sucesivamente. Los substitutos recibirán la herencia con los mismos gravámenes y condiciones con que debían recibirlos los herederos, a no ser que el testador haya dispuesto expresamente otra cosa, o que los gravámenes o condiciones fueran meramente personales del heredero. Está prohibida la substitución fideicomisaria. No se reputa fideicomisaria la disposición en que le testador deja la propiedad de todo o de parte de sus bienes a una persona y el usufructo a otra, a no ser que el propietario y el usufructuario queden obligados a transferir a su muerte la propiedad o el usufructo a un tercero. Puede el padre dejar una parte o la totalidad de sus bienes a su hijo, con la carga de transferirlos al hijo al hijo o hijos que tuviere hasta la muerte del testador, teniéndose en cuanta lo dispuesto en el artículo del Código Civil, en relación con la incapacidad para adquirir por testamento, en cuyo caso el heredero se considerará usufructuario. Esta disposición será nula cuando la transmisión 3.4 Aceptación y repudiación de la herencia.  Son actos cuya determinación depende únicamente de la voluntad del nombrado heredero.  La herencia necesita de la aceptación para surtir sus efectos definitivos.  Aceptación: Es el acto mediante el cual una persona a cuyo favor se defiera la herencia, por testamento o intestado hace constar su resolución de tomar la calidad de heredero con todas sus consecuencias legales. (art. 1514)  Es voluntaria, libre, irrevocable, pura, indivisible y retroactiva.  Repudiación: El acto en virtud del cual el llamado a la sucesión declara formalmente que rehusa la herencia deferida.  La aceptación o repudiación se retrotraen a la muerte del otorgante. (art. 1521)  La herencia común será aceptada o repudiada por los 2 cónyuges, resolviendo el juez en discrepancia.  Si el heredero fallece antes de aceptar o repudiar se transmite ese derecho a sus sucesiones. (art. 1520)  Las personas morales pueden repudiarle por su representante. (art. 1529)  Aceptación (1517) tácita, son actos que pueden tomarse razonablemente como inequívocos. Expresa, por medio de palabras claras, que no permiten duda legítima de la voluntad de aceptar.  La repudiación y aceptación No puede ser en parte, a plazo o condicional.  La repudiación debe de ser por escrito ante el juez o por instrumento entregado ante notario público. (art. 1522)  Si es llamado por testamento intestado; si repudia a uno se entiende que a los 2. (art. 1524)  Si repudia por intestado, si sabe de título testamentario puede aceptar ese. (art. 1525).  No se puede aceptar o repudiar la herencia si la persona está viva. (art. 1526 y 1527)  Son irrevocables Art. 1531.  Acreedores artículos 1534, 1535, 1536, 1537. ALBACEA Del árabe al-waci, que significa ejecutor o cumplidor. Tiene su origen en el derecho germánico, siendo desconocido para el derecho romano. Su difusión en los países romanizados se debió al derecho canónico quien lo sancionó para asegurar el pago de los legados piadosos. En nuestra legislación los códigos de 1870 y 1884 designaban a los albaceas como los ejecutores de la última voluntad. NATURALEZA JURIDICA • mandato: con características especiales, aunque no se puede considerar así por que no existe la relación entre mandante y mandatario. No • Representante: del testador, pero no puede trascender a éste. De los herederos y legatarios. No • Pero la realidad es que nuestro derecho positivo señala que el albacea es el administrador de un patrimonio liquidación, que además en nuestro derecho, es una auxiliar de la administración de justicia, debido a que debe velar por el exacto cumplimiento de la ley antes que fungir como el ejecutor de las disposiciones del testador, por que si éste dispusiese de modo prohibido, sería su obligación impedir que se llevará acabo. • Definición: Auxiliar en la admnistración de justicia encargado de liquidar los bienes que forman el patrimonio de una persona que ha fallecido, y por mandato de ley está facultado para realizar ciertos actos necesarios, aun contra la voluntad de los heredros, para lograr dicha liquidación. CAPACIDAD PARA SER ALBACEA Todo aquel que disponga libremente de sus bienes. Se menciona de manera indirecta que no podrá ser albacea el que no disponga libremente de sus bienes. (art. 1540) Art. 1679 CCDF. “La mujer casada, mayor de edad, podrá serlo sin la autorización de su esposo”. El menor de edad emancipado (ya se trate del varón o de la mujer) por que no tiene la libre disposición de sus bienes, no puede ser albacea, teniendo en cuenta que el albaceazgo por su propia naturaleza, impone a quien lo desempeña, la administración de bienes ajenos. De manera enumerativa el artículo 1541 nos señala quienes no podrán ser albaceas. El impedimento de la fracción I tiene lugar, por que quien se encuentra a cargo de la administración de la justicia, no puede ser al mismo tiempo auxiliar de ella. Las otras causas, origina prohibiciones fundadas en que el desempeño del cargo requiere absoluta honestidad e idoneidad en la administración de bienes ajenos y sobre todo en el auxilio de la administración de justicia. En el procedimiento sucesorio se hallan comprometidos el fiel cumplimiento de la voluntad (testamentaria o presunta) del autor de la herencia y el interés público, que se cifran en la adecuada gestión y legal transmisión de la propiedad de los bienes de la herencia. Aunque no se establece directamente, pueden ser albaceas las personas físicas y morales, siempre y cuando las segundas establezcan esa posibilidad dentro de su objeto social. DEL NOMBRAMIENTO. Testador (testamentario), herederos, legatarios (legitimo) y el Juez (dativo). Art. 1542 El testador puede nombrar uno o más albaceas. Este caso simplemente es aplicado en la sucesión testamentaria. En relación con los siguientes, si no hay albacea nombrado por el autor de la herencia, o el nombrado no desempeña el cargo, los herederos nombrarán un albacea, lo cual excluye la posibilidad de que puedan ser nombrados dos o más albaceas conjuntos. La designación de dos o más para desempeñar el cargo no significa que al nombrarlos hayan de actuar conjuntamente. Si no lo ha dispuesto expresamente así el autor de la herencia, se entenderá entonces que entrarán en el ejercicio del cargo sucesivamente en el orden de su nombramiento, a falta o por imposibilidad del designado primeramente. (art. 1553) Art. 1543 En la sucesión testamentaria, el juez en el mismo auto en que haga la declaración de herederos citará a estos a una junta que deberá de celebrase a los 8 días siguientes en la que hagan por mayoría de votos la designación de albacea. Art. 1544. También relativo a inventarios, avalúo y partición de la herencia. Si ni existieren herederos el albacea será nombrado por el Juez, o en por los legatarios en caso de que existieran éstos, pero en todo caso será albacea de manera interina, hasta en tanto no se realiza la declaratoria de herederos, y estos a su vez nombren albacea. Cuando toda la herencia se haya constituido en legados, los legatarios nombraran al albacea, el cual será definitivo y será encargado de cumplir con los legados. DIFERENTES TIPOS DE ALBACEAS. Por el origen de su nombramiento: • Testamentarios: nombrados por el testador. • Legítimos: los nombrados por los herederos o legatarios • Dativos: los nombrados por el Juez. Forma del ejercicio del cargo: • Simples • Solidarios o mancomunados Por sus facultades: • Particulares: aquellos que ejercer el albaceazgo sobre un asunto en particular. • Universales: Aquellos que se encargan de cumplir todo la aplicación de los bienes de la herencia. Éstas pueden coincidir en un mismo albaceazgo. RENUNCIA Y EXCUSA. Según nuestra legislación existe esta posibilidad. El que se excuse de ocupar el cargo sin justa causa perderá lo que le hubiera dejado el testador. Los mismo sucede cuando la renuncia sea por justa causa, si lo que se le deja al albacea es con el único objeto de remunerarlo por el desempeño de su encargo. Por la propia naturaleza voluntaria del cargo de albacea, puede éste presentar excusa, pero mientras se resuelve tendrá que desempeñar el cargo, pudiendo ocurrir en caso contrario en responsabilidad de daños y perjuicios. La persona que pretenda excusarse del ejercicio de cargo de albacea, tendrá que hacerlo a los tres días de enterarse del nombramiento, o si ya lo sabia a los 6 días de que tuvo conocimiento de la muerte del testador. Pueden excusarse de la aceptación del cargo: • Empleados y funcionarios públicos • Militares en servicio activo • Los que sean tan pobres que no puedan atender el albaceazgo sin menoscabo de su subsistencia. • Los que, por el mal estado habitual de salud, o por no saber leer ni escribir, no pueden atender debidamente el albaceazgo. • Los que tengan 60 años cumplidos. • Los que no tengan a su cargo otro albaceazgo. OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL ALBACEA. • Presentación del testamento • Aseguramiento de los bienes de la herencia • Formación de inventarios • Administración de bienes y la rendición de cuentas del albaceazgo • El pago de deudas mortuorias, hereditarias y testamentarias • Petición y adjudicación de los bienes entre herederos y legatarios • La defensa, en juicio y fuera de él, así de la herencia como de la validez del testamento • Representar a la sucesión en todos los juicios que hubieren de promoverse a su nombre o que se promovieron contra ella. • Las demás que imponga la ley. 1. Presentación del Testamento. Si una persona ha sido designada albacea en un testamento y lo tiene en su poder, es su obligación presentarlo dentro de los 8 días siguientes al fallecimiento del autor de la herencia. 2. Asegurar los bienes de la herencia. El albacea tiene obligación de impedir que alguien tome pos sí mismo alguna cosa que forme parte del caudal hereditario, excepto que conste que la cosa fuera ajena en el mismo testamento, por medio de instrumento público, o por los libros en caso que el de cujus hubiera sido comerciante. 3. Formular el inventario y los avalúos. Una de las más trascendentes obligaciones del albacea es la de formular el inventario; así se determinarán los activos y pasivos de una herencia, y se específica cuales son los derechos, las obligaciones y los bienes que forma el patrimonio relicto. • Facción. Dentro de los diez días siguientes a la aceptación del cargo, el albacea debe iniciar la formación del inventario, y de ello dará aviso al juzgado, a efecto de que se nombre el perito valuador. • En este caso, es su obligación formular el inventario, pero sin realizar los avalúos, más es su obligación vigilar que ellos se realicen. • Presentación. El albacea tiene la obligación de presentar el inventario dentro de los sesenta días siguientes a la aceptación del cargo. • Inventario solemne. El inventario deberá de ser realizado por el actuario del juzgado o por notario público designado por la mayoría de los herederos, cuando la mayoría de los herederos lo constituyan incapaces, o cuando establecimientos de beneficiencia tengan interés en la sucesión, bien como herederos o como legatarios • Consecuencias de su elaboración. El inventario que se haya realizado cumpliendo con todos sus pasos o no, beneficia a todos los interesados, pero solo perjudica a los que lo realizaron y aprobaron. • El inventario que ya fue aprobado, bien sea de manera judicial o por los herederos, no podrá modificarse si no hay una sentencia definitiva que establezca que el inventario había sido aprobado, con error o dolo. Lo anterior es correcto si se quiere modificar el inventario por parte de alguno de los herederos o contra la voluntad de éstos, pero si todos estuvieren en la reforma (adición o disminución), consideramos que no es necesaria la sentencia definitiva mencionada, basta con el acuerdo unánime de los herederos para su corrección. • Personas que deben citarse. Para la elaboración del inventario del patrimonio relicto, la ley señala que se debe citar, por medio de correo, al cónyuge supersitite, a los herederos, legatarios y a los acreedores, y el juez puede concurrir o no. • El inventario para producir efectos debe ser aprobado por el Juez; en caso de que haya inconformidad deberá resolverse ésta primero, para después recaer la aprobación judicial correspondiente. • Valuación. La obligación de albacea es avisar a los interesados de la facción del inventario, a fin de que nombren a uno o varios peritos valuadores, los que sean necesarios según las características de cada uno de los bienes que integran el caudal hereditario. • La elección del perito valuador es a cargo de los herederos, quienes decidirán por mayoría de votos (por porciones), y en caso de no nombrarlo lo nombrará el juez. • Descripción. 4. Administrar los bienes hereditarios. Esta administración debe de estar regida por el principio fundamental de que el patrimonio relicto es una patrimonio en liquidación, esto es, que le estará permitido hacer nuevas operaciones, pero éstas no deberán de constituir un fin en sí mismas, sino que serán transitorias, su duración debe de ser lo menos posible 5. Rendir cuentas. La rendición de cuentas es una obligación inherente a cualquier administrador, ya sea de una persona física, de una persona moral, etc. quien maneja dinero ajeno debe de rendir cuentas de él. • clases. Es albacea está obligado a rendir cuentas a los herederos; la ley establece que debe rendir cuentas de manera general, anula y mensual, pero existe inconveniente en que los herederos convengan algún otro plazo para la rendición de cuentas. • Plazo. La ley señala como plazo para que el albacea rinda cuentas el de cinco días inmediatos posteriores al término del año, tratándose de la cuenta anual, pero en los demás tipo de cuentas no señala un plazo específico por lo que estaremos a las reglas de las obligaciones. 5. INTERVENTOR La gestión de albacea puede ser, en ciertos casos, sometida a intervención. Esta intervención es una institución de garantía, establecida para la tutela de los intereses que puede afectar la gestión del albacea. Cuando procede. El heredero o herederos que no hubieren estado conformes con el nombramiento de albacea hecho por la mayoría tiene derecho de nombrar un interventor que vigile al albacea. (Art. 1589) Si la minoría inconforme en el nombramiento de albacea la forman varios herederos, el nombramiento de interventor se hará por mayoría de votos, y si no se obtiene mayoría, el nombramiento lo hará el juez, eligiendo al interventor entre las personas propuestas propuestos por los herederos de la minoría. Con el propósito de resguardar los intereses de los incapaces, de los ausentes y de determinados herederos, ha creado el legislador órganos especiales de control y vigilancia como es el caso del interventor. Según nuestra legislación debe nombrarse un interventor (art. 1592): a) Siempre que el heredero esté ausente o no sea conocido. b) Cuando la cuantía de los legados iguale o exceda la porción del heredero albacea. (en cuanto a este respecto es necesario recordar que si la porción de masa hereditaria que le corresponde no fuera suficiente para prestar la garantía, estará obligado a dar fianza, hipoteca o prenda por lo que falte para completar esa garantía. c) Cuando se hagan legados para objetos o establecimientos de beneficencia pública. Según el CPC (art. 790) autoriza el nombramiento del interventor por parte del juez en los siguientes casos: • Cuando pasados diez día de la muerte del causante no se presente el testamento. • Si en él no está nombrado el albacea • Si no denuncia el intestado. Este durará después de que se nombre o se de a conocer el albacea. Su función viene a ser la de un simple depositario. Requisitos. Para ser interventor se exige ser mayor de edad y capaz de obligarse. De manera supletoria el CPC menciona los siguientes requisitos: a) Ser mayor de edad. b) De notoria buena conducta c) Estar domiciliado en el lugar del juicio; d) Otorgar fianza judicial para responder de su manejo. (a los 10 días siguientes o será removido de su cargo). En consecuencia, no podrá recaer el nombramiento de albacea en los interdictos y los que se encuentren privados de la administración de sus bienes. Tipos de interventor. Aunque estas reglas sobre la intervención parecen referirse a una sola figura, es evidente que de la lectura de los artículos del Código de Procedimientos Civiles referentes a esta institución se deduce la existencia de dos especies de interventores el interino o provisional o definitivo. Funciones del interventor. En todo caso las funciones de interventor se limitarán a vigilar el exacto cumplimiento del cargo de albacea. (art. 1590) Cuidará que el albacea, en el ejercicio de sus funciones observe siempre una conducta orientada al exacto y cabal cumplimiento de los deberes que le impone el cargo. El interventor no puede tener la posesión, ni aún interina, de los bienes de la herencia. (art. 1591) El interventor no está legitimado para ejercer directa o indirectamente, un poder de hecho sobre la totalidad o parte de los bienes del caudal El interventor recibirá los bienes por inventario y tendrá el carácter de simple depositario, sin poder desempeñar otras funciones administrativas, que las de mera conservación y las que se refieran al pago de deudas mortuorias con autorización judicial. (art. 791 cpc). Si por cualquier razón no hubiera albacea, después de un mes de iniciado el juicio sucesorio, deberá el interventor, con autorización del tribunal, intentar las demandas que tengan por objeto recobrar los bienes o hacer efectivos derechos pertenecientes a la sucesión. Para contestar demandas no es necesaria la autorización del tribunal, pero el interventor deberá informar del trámite dentro de los tres días siguientes. (art. 863 cpc). En los casos muy urgentes, podrá el juez, aun antes de que se cumpla el plazo anterior, autorizar al interventor para que demande a nombre de la sucesión Duración y retribución. Los interventores durarán mientras no se revoque su nombramiento y tendrán la retribución que acuerden los herederos que lo nombren, y si los nombra el juez, cobrarán conforme al arancel, como si fueran apoderados. El cargo de interventor termina: I. Por término natural del encargo. II. Por muerte. III. Por incapacidad legal, declarada en forma. IV. Por excusa que el juez califique de legítima con audiencia de los interesados y del Ministerio Público, cuando se interesen menores o las instituciones de asistencia social V. Por terminar el plazo señalado por la ley. VI. Por revocación de su nombramiento, hecha por los herederos. VII. Por remoción. La revocación puede hacerse por lo herederos en cualquier tiempo, pero en el mismo acto debe de nombrarse al sustituto. Por otra parte, según el cpc, el interventor cesará en su encargo una vez que se nombre o de a conocer el albacea; entregará éste los bienes, sin que pueda retenerlos bajo ningún pretexto, ni aun por razón de mejoras o gastos de manutención o reparación. Art. 865. • 3% del importe de los bienes sin no excede de 10,000 días de salario mínimo. • 1.5% (sobre el exceso) si excede de 10,000 pero es menor a 50,000. • 0.5% si excede de esta cantidad. La partición de la herencia. La partición constituye un acto de clasificación, de asignación, tendiente a localizar los derechos de cuota; tiende a substituir el derechos de una parte alícuota – la mitad, el tercio, el décimo de determinado bien o determinada universalidad -, por un derecho exclusivo privativo, que recae sobre bienes determinados; antes de la partición, las partes de los derechohabientes se traduce en una fracción numérica, después de dicho acto, se materializan en objetos determinados, asignados privativamente a los diferentes copartícipes; hay, a la vez, materialización y localización de los derechos. Definiéndose como el conjunto de operaciones hechas sobre ciertas bases, que se denominan supuestos de hecho y de derecho, y medianre las cuales, después de determinar el activo y el pasivo del caudal hereditario se fija el haber de cada partícipe, se le adjudica a cada uno la cantidad suficiente para el pago del mismo, y en su sentido estricto dicha partición se define como el conjunto de operaciones, por medio de las cuales se pone término a la indivisión de una sucesión, distribuyendo el caudal entre los coherederos, adjudicándoseles la parte que les corresponde. Resumen: Es el conjunto de operaciones realizadas para determinar el activo y el pasivo del caudal hereditario, fijar el haber de cada partícipe y adjudicarle el que le corresponda. La partición de la herencia supone la existencia de una pluralidad de herederos, pues existiendo uno solo es innecesaria. La participación como derecho de los coherederos. Constituye la partición de un derecho de los coherederos, a quienes no se puede obligar a permanecer en la indivisión de los bienes, ni aún por prevención expresa del testador, debiendo realizarse previa la aprobación del inventario y de la cuenta de la administración de la herencia y constar en escritura pública siempre que en la herencia haya bienes cuya enajenación deba de hacerse con esta formalidad. Puede suspenderse la partición en virtud de convenio expreso de los interesados. Habiendo menores entre ellos deberá oírse a su representante legal y al Ministerio Público, y en el auto en que se apruebe el convenio, determinará el tiempo que debe durar la indivisión. Cuando todos los herederos sean mayores, y el interés del Fisco, si lo hubiere, esté cubierto, así como pagadas todas las deudas de la sucesión, podrán los interesados separarse de la prosecución del juicio y adoptar los acuerdos que estimen convenientes para el arreglo o terminación de la testamentaria o intestado. De acuerdo con el artículo 866 del Código de Procedimientos Civiles tiene derecho para pedir la división de la herencia: 1. El heredero que tenga libre disposición de sus bienes, en cualquier tiempo en que lo solicite, siempre que hayan sido aprobados los inventarios y rendida la cuenta del albaceazgo; puede sin embargo, hacerse la partición antes de la rendición de cuentas o de su aprobación, si así lo conviniere la mayoría de los herederos. 2. Los herederos bajo condición, luego que se haya cumplido ésta; 3. El cesionario del heredero y el acreedor de un heredo que haya trabado ejecución en los derechos que tenga en la herencia, siempre que hubiera obtenido sentencia de remate y no haya otros bienes con que hacer el pago; 4. Los coherederos del heredero condicional, siempre que aseguren el derecho de éste para el caso de que se cumpla la condición, hasta saberse que ésta ha faltado o que no puede ya cumplirse y sólo por lo que respecta a la parte en que consista el derecho pendiente y a las cauciones con que se haya asegurado. El albacea o el contador partidor, en su caso, proveerá al aseguramiento del derecho pendiente; y 5. Los herederos del heredero que muere antes de la partición. Formas de la partición. La partición de la herencia se clasifica en extrajudicial y judicial. Extrajudicial: puede ser testamentaria o hecha por el testador o por persona designada por él para este efecto; convencional o hecha por los herederos; notarial; que es factible cuando todos los herederos son mayores de edad, siempre que hayan sido instituidos en testamento público, y mixta, que es realizada en forma privada, pero con aprobación judicial. Cuando el autor de la herencia haya realizado la partición a ella deberá estarse, salvo el derecho a terceros. (art. 1633). La partición convencional requiere la participación del Ministerio Público. Cuando median los intereses de menores esta partición, requiere además la aprobación judicial. La partición judicial debe realizarse en juicio voluntario de testamentaria o en juicio necesario. Procedimientos sucesorios. Finalidad. Consiste en que los bienes y derechos del autor de la herencia pasen a título universal a sus herederos, para lo cual es necesario determinar los siguiente: • Quiénes son los herederos. • Qué bienes constituyen el acervo hereditario y • Cómo deben distribuirse esos bienes entre los herederos. La finalidad del procedimiento sucesorio es, en esencia, aplicar a cada heredero lo que le correspondió desde el momento mismo de la muerte del de cujus. Naturaleza jurídica. Son las características principales de los procedimientos sucesorios: • Son juicios universales: Se le considera de esta manera por que tienen por objeto liquidar el patrimonio dejado por el autor de la herencia, se refieren a una universalidad de derecho y no tan sólo a determinadas relaciones jurídicas o a determinados bienes. • Son juicios declarativos: Se dice que son juicios declarativos por que reconocen los derechos de los herederos, derechos que fueron establecidos por el testador o por la ley, supliendo la voluntad del testador; el procedimiento sucesorio nunca crea ni genera derecho alguno, simplemente los declara. • Son juicios dobles: Se les considera de esta manera por que los herederos son al mismo tiempo actores y demandados, recíprocamente, en lo relativo a la declaración de sus derechos, pago de las deudas, adjudicación de los bienes, etc. • Son juicios atractivos: Por que atraen, por que acumulan en ellos a todos los juicios relativos al caudal hereditario, tal y como lo dispone el Código de Procedimientos Civiles. • Las sentencias no causan estado: Las sentencias que se dictan respecto de la declaración de herederos, aprobación de inventarios, partición y adjudicación de bienes, pueden ser modificadas por sentencias posteriores, como por ejemplo del heredero preterido. Apertura de la sucesión. La apertura de la sucesión se da en el momento mismo de la muerte del de cujus, o en el momento en que se declara la presunción de muerte de un ausente. Es conveniente recalcar que la apertura de la sucesión es distinta a la denuncia de la misma, ya que la primera se produce automáticamente, simultanea a al muerte del autor de la herencia, mientras que la denuncia debe ser realizada por alguna persona, que tenga interés jurídico, bien sea ante el juez competente, bien sea ante el notario público correspondiente. Petición de la herencia. El derecho a reclamar la herencia, dispone el artículo, prescribe a los diez años y es transmisible a los herederos. Aquí surge la incógnita de a partir de que fecha se cuenta los diez años. Ver arts. , y de éste último, se puede concluir que los diez años deben contarse a partir de la declaratoria de herederos, puesto que dispone que el heredero que se presente después de los plazos fijados para declararse a los herederos, no será admitido deduciendo derechos hereditarios, pero les deja a salvo su derecho para que lo hagan valer en contra de quienes hayan sido declarados herederos. Si no han transcurrido los plazos mencionados con anterioridad y no han sido designados los herederos, todos los aspirantes de la herencia tienen derecho a solicitar que se les declare herederos, derecho que nunca prescribe si no se han declarado herederos dentro de la sucesión. Delación o vocación. Esta es el llamamiento a los herederos al caudal hereditario, hecho por el testador o por la ley. Es necesario hacer notar que aunque nuestra legislación señala que la sucesión legítima se abre cuando el autor de la herencia no dispuso de todos sus bienes. Pero aún en caso de dejar testamento se llamará al hijo póstumo, quien le corresponderá una porción igual que correspondiera en caso de intestado. Competencia. El juez competente para conocer los juicios sucesorios, es aquel cuya jurisdicción corresponde a donde haya tenido su último domicilio el autor de la herencia; a falta de éste, lo será el de la ubicación de los bienes raíces que forman la herencia, y si estuvieren en varios distritos, el juez de cualquiera de ellos; a falta de domicilio y de bienes raíces, el del lugar del fallecimiento del autor de la herencia. Ver domicilio en el Código. Art. 29 Secciones. Todo juicio sucesorio, según el código de procedimientos civiles, se formará de cuatro secciones, aclaremos que la cuarta sección carece de objeto en el caso de heredero único, y que la tercera también resulta inoperante en caso de que haya heredero único y sea al mismo tiempo albacea. Primera sección, Sucesión: • testamento o testimonio de protocolización o denuncia del intestado. • Citación a los herederos y la convocación a los que se crean con derecho a la herencia. • Nombramiento y remoción de albacea e interventores, y el reconocimiento de los derechos hereditarios. • Incidente sobre el nombramiento o remoción de tutores. • Resoluciones que se pronuncien sobre la validez del testamento, la capacidad legal para heredar y la preferencia de herederos. Segunda sección. Inventarios: • inventario provisional del interventor • inventario y avalúo que formen el albacea o los herederos. • Los incidentes que se promueven. • La resolución sobre el inventario y avalúo. Tercera sección. Administración: • todo lo relativo a la administración, tanto de los interventores como de los albaceas. • Las cuentas, su glosa y calificación; y • La comprobación de haberse cubierto el impuesto fiscal, si lo hubiere. Cuarta sección. Partición: • proyecto de distribución provisional de los productos de los bienes hereditarios. • El proyecto de partición de los bienes. • Los incidentes que se promuevan respecto a los proyectos a que se refieren los anteriores. • Los arreglos relativos. • Las resoluciones sobre los proyectos mencionados. • Los relativo a las ventas y aplicación de los bienes. Avisos e informes de testamentos. Para poder aceptar o repudiar una herencia es necesario verificar la existencia o no de testamentos, y en caso de existir, comprobar cuál de ellos es el último. Como la materia sucesoria es del orden del derecho civil, su regulación le corresponde a cada entidad federativa, lo que desafortunadamente nos lleva a no tener control único de disposiciones de última voluntad de carácter federal, puesto que la coordinación entre las diversas entidades que constituyen nuestro país, en esta materia, como en otras, es completamente nula, lo que ayudaría en gran medida por lo adelantos tecnológicos que a la fecha existen. El notario ante el cual se otorga un testamento debe de dar aviso al Archivo General de Notarias. Por su parte, el juez o el notario ante el que se vaya a tramitar la sucesión debe recabar informes acerca de la existencia de testamentos ante el Archivo General de Notarias y el Registro Público de la Propiedad. Disposiciones Generales. Art. 788. Cuando el Tribunal tenga conocimiento de la muerte de una persona (por la denuncia que ante éste se presente) y mientras se presentan los interesados, dictará con audiencia del Ministerio Público las providencias necesarias para asegurar los bienes de la sucesión. Las mismas providencias se tomarán, si el difunto no era conocido o estaba de transeúnte en el lugar o si hay menores interesados o peligro de que se oculten o dilapiden los bienes. Art. 789. Providencias de aseguramiento: • inventariar los bienes susceptibles de ocultarse o extraviarse. • Cerrar con llave las puertas de las habitaciones del autor de la sucesión, cuya entrada no sea indispensable para quienes continúen viviendo en la casa. • Colocar sellos en las puertas mencionadas anteriormente, y en las cajas seguridad u otros muebles. • Reunir los papales del autor de la sucesión que cerrados y sellados se depositarán en la caja de seguridad del juzgado. • Ordenar a la administración de correos que remita la correspondencia dirigida al autor de la sucesión con la cual hará lo mismo que con los demás papeles que se refiere la fracción anterior. • Mandar depositar el dinero y alhajas en un establecimiento autorizado por la ley. • Las demás que se estimen convenientes. Art. 793. Al promoverse el juicio sucesorio, debe presentarse la partida de defunción del autor de la herencia, y no siendo esto posible otra prueba o documento bastante. (declaración de presunción de muerte) Si durante el procedimiento con fundamento en la declaración de presunción de muerte, se hace constar la fecha de la muerte, desde ella se entenderá abierta la sucesión, y se procederá al nombramiento de interventor o albacea. Art. 794. Al radicarse la sucesión, el juez solicitará informes al archivo General de Notarias y al Registro Público de la Propiedad, sobre la existencia de testamento a nombre del autor de la herencia. Art. 796. En los juicios sucesorios en que haya herederos o legatarios menores, que no tuvieren representantes legítimos, si son mayores de 16 años los nombrarán. Si no los nombran, son incapacitados o no tiene esta edad será nombrado por el Art. 797. Si el tutor o cualquier representante legítimo de algún heredero menor o incapacitado, tiene interés en la herencia, proveerá el juez a éstos de un tutor especial, pero solo con lo que respecta a la incompatibilidad que exista entre ambos. Art. 799. Son acumulables a los juicios testamentarios y a los intestados: • pleitos ejecutivos incoados contra el finado, antes de su fallecimiento. • Demandas ordinarias por acción personal, pendiente en primera instancia contra el finado. • Los pleitos incoados contra el mismo por acción real, que se hallen en primera instancia, cuando no se sigan en el juzgado del lugar en que se esté sita la cosa inmueble o donde se hubieren hallado los muebles sobre los que se litigue. • Todas las demandas ordinarias y ejecutivas que se deduzcan contra los herederos del difunto, en su calidad de tales, después de denunciado el intestado. • Los juicios que sigan los herederos deduciendo la acción de petición de herencia, ya impugnando el testamento o la capacidad de los herederos presentados o reconocidos, o exigiendo su reconocimiento, siempre que esto último acontezca antes de la adjudicación. • Las acciones de los legatarios reclamando sus legados, siempre que sean posteriores a la formación de los inventarios y antes de la adjudicación, excepto los legados de alimentos, educación, de pensiones y de uso y habitación. Art. 800. Representación del Ministerio Público: • A los herederos ausentes, mientras no se presenten o no acrediten su representante legitimo. • A los menores o incapacitados que no tengan representante legítimo. • Las instituciones de asistencia social cuando no haya herederos legítimos, dentro del grado de la ley, y mientras no se haga reconocimiento o declaración de herederos. Dentro de tres días a su nombramiento el albacea mencionará si acepta o no el mismo. Tipos de procedimientos y su radicación. El procedimiento que ha de seguirse depende de si existe testamento o no. Los procedimiento testamentarios pueden clasificarse en judiciales y extrajudiciales, siendo los primeros la regla y los segundo la excepción, puesto que solo pueden tramitarse en determinadas condiciones como mas adelante lo veremos. Judicial Formas de partición testamentaria o hecha por testador Extrajudicial Convencional Notarial Testamentaria: Si el autor de la herencia hiciere la partición de los bienes en su testamento a ella deberá de estarse, salvo los derechos de tercero. (art. 1632) Si el autor de la herencia dispone en su testamento que a algún heredero o legatario se le entreguen determinados bienes, al albacea, aprobado el inventario, les entregará esos bienes, siempre que garanticen suficientemente responder por los gastos y cargas generales de la herencia, en la proporción que les corresponda. (art. 1632) Si el testador hubiere legado alguna pensión o renta vitalicia, sin gravar con ella en particular a algún heredero o legatario, se capitalizará el interés legal y se separará un capital o fondo de igual valor que se entregará a la persona que deba percibir la pensión o renta, quien tendrá todas las obligaciones de mero usufructuario. (art. 1636) Convencional: Cuando todos los herederos sean mayores, y el interés del fisco, si lo hubiere, esté cubierto, así como pagadas todas las deudas de la sucesión, podrán los interesados separarse de la prosecución del juicio y adoptar los acuerdos que estimen que estimen convenientes para el arreglo o terminación de la testamentaria o intestado. Cuando haya menores se dará vista al ministerio público Intestados.  Pueden presentar la denuncia los presuntos herederos y los mismos que en el caso de testamentaria.  El que promueve tendrá que justificar el parentesco o lazo que lo hubiera unido con el autor de la herencia, en el grado en que pueda considerarse heredero legítimo.  En la misma denuncia debe indicar los nombres y domicilios de los parientes en línea recta o del cónyuge suspérstite, o a falta de éstos de los parientes colaterales dentro del cuarto grado, y de ser posible presentar las partidas de nacimiento.  El juez tendrá por radicada la sucesión y mandará notificarla por cédula o correo certificado a las personas señaladas como descendientes, ascendientes y cónyuge suspérstite, o en su defecto a parientes colaterales hasta el cuarto grado, haciéndoles saber el nombre del finado, con los demás particulares que lo identifiquen, y la fecha y lugar del fallecimiento, para que justifiquen sus derechos a la herencia y nombren albacea.  Los herederos abintestato que sean descendientes, ascendientes o cónyuge suspérstite ( si existe ésta no podrá la concubina) del finado podrán obtener la declaración de su derecho, justificando con los correspondientes documentos o con pruebe legalmente posible, su parentesco con el mismo y la información testimonial.  La testimonial se practicará con presencia del MP quien dentro de los tres siguientes días, ver código.  Practicadas las diligencias, haya o no pedimento del MP, sin más trámite el juez dictará el auto declarando herederos abintestato si lo considera procedente, o si no podrá desechar dejando a salvo los derechos.  Hecha la declaratoria de herederos el juez en el mismo auto citará a una junta de herederos, dentro de los 8 días siguientes para que designen albacea. Se omitirá esta junta si solo existe un heredero, o bien si en su presentación los herederos dieran su voto por escrito; en éste caso el juez en la junta de herederos hará también la designación de albacea.  Si la declaración de herederos la solicitarán parientes colaterales dentro del cuarto grado, después de recibir los justificantes de entroncamiento y la declaratoria se mandará fijar avisos en los lugares públicos de costumbre del lugar del juicio, del lugar del fallecimiento y en el del origen del finado. En esto anuncios se mencionará la muerte, los nombres y grados de quien reclama la herencia, para que se presenten los que se crean con igual o mejor derecho dentro de los 40 días siguientes a su publicación. Este plazo puede ser ampliado a consideración del juez. Será también necesario publicarlo en un periódico de mayor circulación si la cuantía de los bienes excede el equivalente a 2000 días de salario mínimo.  Transcurrido el plazo de los edictos, contados la día siguiente de su publicación, si nadie se presenta se hará la declaración de herederos.  Si comparecieren otros parientes, el juez señalará en un plazo no mayor de 15 días para que con audiencia del MP presenten los justificantes de parentesco.  Si dentro de un mes de iniciado el juicio no se presenta descendientes, ascendientes, concubina o colaterales dentro del cuarto grado, el juez mandará fijar edictos en los sitios públicos de costumbre, de la manera y por el plazo expresados anteriormente, anunciando la muerte de la persona y solicitando se presente los que se crean con derecho a ello. ...

Palabras: 16607Páginas: 67Leer Ensayo

Derecho Hereditario

Derecho heredit...cho hereditario El derecho hereditario o también llamado sucesorio encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una persona el derecho se haya en la en la disyun ...

Palabras: 17489Páginas: 70Leer Ensayo

Derecho Hereditario

Derecho romano. Conjunto de normas jurídicas, principios y preceptos, que rigieron la vida del pueblo romano desde que la pequeña aldea se fundó por Rómulo, su primer y legendario rey, el 21 de abril del año 753 a. C, pasando por la fase en que el Im ...

Palabras: 247Páginas: 1Leer Ensayo

Derecho Hereditario

DERECHO SUCESOR... ...

Palabras: 496Páginas: 2Leer Ensayo

Derecho Hereditario

C. JUEZ DE LO CIVIL EN TURNO P R E S E N T E Daniel Arévalo Alonso, Mexicano, mayor de edad, por mis propios derechos y señalando como domicilio para oír y recibir notificaciones el despacho marcado con el número 212 de la calle Independenci ...

Palabras: 471Páginas: 2Leer Ensayo

DERECHO HEREDITARIO O SUCESORAL

TEMA 1: DERECHO HEREDITARIO O SUCESORAL Es el conjunto de normas y principios jurídicos que gobiernan la transmisión de los derechos y del patrimonio en general de una persona que muere a quienes van a sustituirlo en esos derechos, es decir, que es el ...

Palabras: 2801Páginas: 12Leer Ensayo

DERECHO HEREDITARIO ROMANO

CARDA DE LA PRUEBA Todo hecho negativo, pues, si es elemento constitutivo del hecho jurídico que se alega, debe probarse como los hechos positivos. En el fondo, toda negación se reduce a una afirmación de la posición contraria y por en ...

Palabras: 7270Páginas: 30Leer Ensayo

Principios Del Derecho Hereditario

Principios fundamentales del derecho sucesorio mexicano Principios fundamentales del derecho sucesorio. En las cuestiones sucesorias el aspecto principal que da lugar a este evento de tan trascendencia es la muerte, pues debido a és ...

Palabras: 651Páginas: 3Leer Ensayo

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL DERECHO HEREDITARIO

EL DERECHO HEREDITARIO ANTECEDENTES Esta figura surgió por primera vez en la civilización romana, de la cual provenimos, jurídicamente hablando; y por consecuencia la estudiaremos para establecer su origen e importancia; con su correspon ...

Palabras: 2645Páginas: 11Leer Ensayo

DERECHO HEREDITARIO O DE SUCESIONES

DERECHO HEREDITARIO O DE SUCESIONES. En lo que respecta al Derecho Hereditario o Derecho de Sucesiones, podemos decir que es el conjunto de normas y de principios jurídicos, que gobiernan la transmisión del patrimonio que deja una persona que fal ...

Palabras: 30672Páginas: 123Leer Ensayo

Derecho Hereditario

Derecho Hereditario: Es el que se encarga de regular la transmisión de los bines de una persona a otra con ocasión de la muerte. El Derecho Hereditario o Derecho Sucesoral ,ART 807 C.C, es el conjunto de normas y principios jurídicos que g ...

Palabras: 242Páginas: 1Leer Ensayo

Derecho Hereditario

CLASES DE SUCESIÓN. SUCESIÓN ABINTESTATO, INTESTADA O LEGÍTIMA. Cuando el causante no dispuso sus bienes para después de su muerte o cuando habiendo dispuesto no lo hizo conforme a derecho o no han tenido efecto sus disposiciones, es la ley la ...

Palabras: 2764Páginas: 12Leer Ensayo

Derecho Hereditario

Derecho Heredit...cho hereditario El derecho hereditario o también llamado sucesorio encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una persona el derecho se haya en la en la disyuntiva ...

Palabras: 17454Páginas: 70Leer Ensayo

Derecho Hereditario

DERECHO HEREDITARIO. El derecho hereditario o también llamado sucesorio encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una persona el derecho se halla en la en la disyuntiva de disponer ...

Palabras: 1237Páginas: 5Leer Ensayo

DERECHO HEREDITARIO Paraguay

Titulo: De la justicia a la injusticia en el Paraguay Basados en lecturas de diarios e informes que a diario vemos por los canales de Televisión, donde notamos que a diario la Constitución y las leyes paraguayas son pisoteadas. Antes que nada ...

Palabras: 560Páginas: 3Leer Ensayo

Derecho Hereditario

Facultad de derecho y ciencias políticas Derecho civil bienes Tema: Unidad 4 Catedrático: Lic. Juan Nepomuzeno Chacon. Alumno: Grado y grupo: 6° “c”...DEL TESTAMENTO Definición.- El testamento es un acto jur ...

Palabras: 5098Páginas: 21Leer Ensayo

Derecho Hereditario

AUTOEVALUACIÓN TEMA VIII 1.- COMO SE DENOMINA AL DERECHO HEREDITARIO? R.-El derecho hereditario o también llamado sucesorio encuentra su justificación en la característica de perpetuidad del derecho de propiedad, ya que a la muerte de una pe ...

Palabras: 1284Páginas: 6Leer Ensayo

Consecuencias Del Derecho Hereditario

Consecuencias del Derecho Hereditario Consecuencias de transmisión Entendemos por consecuencias jurídicas del derecho hereditario, las diferentes situaciones jurídicas concretas que se constituyen con motivo de la creación, transmisión, modifi ...

Palabras: 1107Páginas: 5Leer Ensayo

La Comunidad Hereditaria, Derecho Español

LA COMUNIDAD HEREDITARIA CONCEPTO Y NATURALEZA JURÍDICA DE LA COMUNIDAD HEREDITARIA Como sabemos, en virtud de la aceptación, el llamado adquiere la condición de heredero. Cuando hay un solo heredero, la titularidad del caudal hereditario le correspo ...

Palabras: 3634Páginas: 15Leer Ensayo

Hirtoria Del Derecho Mexicano

1.1 Los olmecas La importancia de la cultura olmeca mas que por su antigüedad posiblemente radique en el hecho de que transmite muchos de sus rasgos a la cultura maya, teotihuacana, zapoteca y totonaca. El derecho olmeca: Es poco lo que se pue ...

Palabras: 3288Páginas: 14Leer Ensayo

Derecho Civil Hereditario

DERECHO HEREDITARIO. -Sucesión testamentaria –ART 1295 Por voluntad del testador -Sucesión legitima – ART 1599 – Por disposición de la ley Se abre cuando no hay testamento, cuando no se cumpla lo dispuesto por el testador. -Disposiciones comun ...

Palabras: 506Páginas: 3Leer Ensayo

ESCRITO POR EL QUE SE RECONOCE EL DERECHO A HEREDAR Y MANIFESTAR A QUIEN SE DA EL VOTO A FIN DE QUE SE LE NOMBRE ALBACEA

ESCRITO POR EL QUE SE RECONOCE EL DERECHO A HEREDAR Y MANIFESTAR A QUIEN SE DA EL VOTO A FIN DE QUE SE LE NOMBRE ALBACEA...CIO SUCESORIO INTESTAMENTARIO A BIENES DE _______________________ EXP. NUM.: _______...nC. JUEZ DE LO FAMILIAR P R E S E ...

Palabras: 391Páginas: 2Leer Ensayo

Institucion De Heredero En Derecho Romano

Institución del Heredero El testamento podía contener variadas disposiciones, como la institución de heredero, legados, manumisiones de esclavos, desheredación, nombramiento de tutor, fideicomisos, etc. De todas ellas la más importante es la institu ...

Palabras: 600Páginas: 3Leer Ensayo